Contestshipping * Fans

**Click en la imagen**
*Para cerrar: click en no anunciar*
Últimos temas
» Te Baneo
Hoy a las 16:38 por Fire.

» Bitácora de Buzz Lightyear (?
Jue 20 Sep - 22:09 por Fire.

» May y Drew historia de dos coordinadores
Dom 16 Sep - 22:27 por *Sab--loid09*

» [Roll]Exile
Dom 16 Sep - 2:15 por Fire.

» [Roll] New Generation
Dom 16 Sep - 1:17 por Fire.

» [One-Shot] Debut
Mar 28 Ago - 19:25 por *Sab--loid09*


[Roll]Exile

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ir abajo

Re: [Roll]Exile

Mensaje por Mar. el Sáb 8 Oct - 3:43

-¿Y qué nombre te pondré a ti? – La peli turquesa se encontraba sentada contra un tronco viejo. Aquel lugar parecía haber sido un hermoso parque en su buena época…ahora era un simple campo de residuos. El pequeño can corría entre sus piernas. Había encontrado un poco de agua con lo que lo había bañado y quitado las feas manchas de sangre de sus patitas dejándolo nuevamente de su color natural.
-Eres muy lindo ¿te lo han dicho? – sonrió mientras él daba un par de ladridos. –Vale, no me coquetees mucho que ya he decidido quedarme contigo. Ahora solo buscarte un nombre. ¿Sabes lo difícil que es eso? Por eso no tuve nunca una mascota. Bueno, estaba eso y el hecho que nunca tuve una casa que digamos. En fin. ¿Cuál podría ser? – El pequeño perrito dio un ladrido y se tiró de espaldas moviéndose de un lado para otro. Para luego acercársele y lamerle los dedos a la joven.
-¿Tienes hambre? ¡Lo hubieras dicho antes! ¡Yo también muero de hambre! A ver, ¿Qué sacamos hoy del mercado? – La joven abrió su mochila y sacó el frasco de leche fresca y un poco de pan. Sacó un platito y lo colocó en el suelo, sirvió la leche y remojó el pan allí y se lo entregó al cachorro, mientras ella tomaba de la botella y comía el resto del pan. El pequeño no objetó y comió. Al terminar todo, la joven guardó lo que quedó y tomó al perrito en brazos para iniciar su camino.
-No te hagas ilusiones enano, no te cargaré siempre. Es solo que tengo que ir a recoger unos encargos y me retrasarás si no lo hago – el perrito lamió su rostro y ella siguió su caminar.

Llegó a un edificio maltrecho, casi desierto, en una calle totalmente desolada. Entró y subió hacia el cuarto piso, sacó una llave y entró en uno de los departamentos. El lugar no era el mejor del mundo, pero daba la impresión de una vivienda, adaptada pero habitable.
-Bienvenido a casa. No es la gran cosa pero es mi hogar. – La chica dejó su mochila a un lado mientras se dirigió a lo que podría ser un cuarto de baño. El pequeño cachorro se quedó observando y analizando el lugar. Lyana salió de la habitación atándose el cabello mientras veía al pequeño jugar.

Mientras tanto, desde afuera del edificio un joven castaño la observaba por la ventana. La había vuelto a ver la calle y la había seguido guiado por aquella sensación extraña. Tenía que saber por qué ella era distinta. ¿Por qué esa mujer era diferente al resto? En aquel momento su vista se dirigió a unos hombres que platicaban fuera del edificio.
-Estoy seguro jefe. La encontramos.
-Maten a esa perra.

Un disparo al aire. Lyanna se puso en guardia. Aquella zona era completamente desapercibida, muy pocas personas caminaban por esos lares y una bala… significaba problemas. Tomó su maleta y añadió rápidamente algunas cosas que pensó útiles: armas, balas, comida, alguna que otra provisión más que pensó útil. Tomó el poco dinero que tenía. Se puso la chaqueta y cogió al perro, ahora él se movía con ella. Y salió del lugar rápidamente. En la entrada se detuvo y observó, dispuesta a actuar y enfrentarse al peligro, pero solo vio cuatro cuerpos en el suelo y un mar de sangre. Salió rápidamente y giró hacia ambos lados buscando al responsable. Nada. No había ni un rastro ni un alma. Examinó los cuerpos. Aquel gordo del Quemador no se había quedado tranquilo. Suspiró
-Lamento que hayas terminado así. Y de todas formas, no es seguro estar aquí.
La chica, se dirigió hacia el lado del edificio y movió un contenedor de basura, el cual escondía una motocicleta negra.
-Bueno amiguito, métete aquí y sujétate – La chica puso al cachorro en la mochila y lo sujetó muy fuerte, se subió a la moto y arrancó.

No llevaba mucho conduciendo cuando su mirada se centró en una silueta en la calle y se detuvo.
-¡Hey tú!- El chico volteó. Lyanna creyó que fue una ilusión pero el rostro de aquel muchacho había cambiado repentinamente. -¿Eres el chico de esta mañana, verdad?
Él asentó con la cabeza.
-¿Qué haces por aquí? ¿Me estás siguiendo? – se burló. El chico no se inmutó y guio su mirada al cachorro en la mochila que parecía emocionado por salir. –Es broma. Parece que el pequeño se alegra de verte- sonrió mientras sacaba al pequeño. -¿Quieres acariciarlo?
El chico solo reaccionó a asentar con la cabeza luego de unos segundos y se acercó a la moto, acarició al pequeño que parecía muy a gusto a su tacto.
-¿Tiene nombre?
-Aún no…pero me gusta el nombre Snow, por lo blanco que es.
-Snow… -
-Sí. Por cierto, la vez pasada no nos presentamos. ¿Cuál es tu nombre?- el chico pareció meditar si respondía o no.
-Zack.
-¿Zack? Ese también es un lindo nombre. ¿Es diminutivo de Zackary? ¿O de Zackarías? ¿O quizás es simplemente Zack a secas?
-De Zackary.
-Oh vaya, es un hermoso nombre. Leí por algún lado que tiene un lindo significado. Yo me llamo Lyanna – respondió con una sonrisa la joven. -¿Y Zack, que haces aquí?
-Solo paseaba.
-Oh, entiendo. Bueno no es una bonita zona para pasear… No es que haya lugares bonitos aquí tampoco pero esta es peor. ¿Quieres que te lleve a algún lugar? Quizás tú casa o dónde te estés quedando. – El chico no respondió al instante.
Un ligero movimiento de cabeza había bastado para que la peli turquesa le insista a subirse a su moto para sacarlo del lugar. A sus ojos, aquel castaño de bonitos ojos verdes era un chico solo e inocente que se encontraba pagando alguna culpa absurda en ese horrible lugar, y por alguna razón, así como a Snow, cuando lo vio, le habían invadido unas ganas de acompañarlo y protegerlo. Era algo inexplicable.
-¿Cuántos años tienes? Estoy segura que no pasas de los 18, a pesar de que eres más alto que yo, tienes pinta de joven. A que sí. –
-Tengo 16. – respondió el mientras sujetaba a Snow contra sí, mientras se sujetaba para no caer de la moto.
-¿16? ¿En serio? No parece. Y no lo digo solamente porque eres el doble que yo eh. Sino porque tienes una mirada bastante particular y misteriosa. Me agrada. – Lya aceleró.


-----------------------------------------------------------------
Es todo lo que tengo. No me juzguen(?






avatar
Mar.
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.

Géminis Femenino Perú

Edad : 23
Cumpleaños!! : 30/05/1995
Mi llegada : 27/12/2009
Mis Mensajes : 2376
<b>Listones</b> 226 <b>Medallas</b> 1630

http://weheartit.com/xiyozaqui

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll]Exile

Mensaje por Amelia el Sáb 8 Oct - 16:37

¡Ugh! – volvío a repetir, ese sonido cuando algo no te gusta, ya estaba cansado de siempre cazar pájaros y comerlos, quería probar algo diferente.
 
Había ahorrado un poco de dinero y había oído hablar de un mercado no muy lejos de ahí donde vendían comida y varias otras cosas muy necesaria, también había oído que siempre hay problemas y disturbios pero a Aaron le daba igual, entonces tomo su abrigo largo, se guardo una pistola y salió de su “cueva” en busca del mercado, caminó varios minutos y empezó a ver que había mucha gente por calles, sabía que estaba cerca, caminó más rápido y llegó al mercado, apenas entro percibió la comida, le estaba entrando hambre, vio muchísimos puestos donde vendían literal de todo, desde lo más normal comida y ropa hasta cosas como veneno, munición y armas
 
Aaron fue directamente a un puesto cercano  donde vio a una señora que parecía muy amable y podía percibir la comida que vendía, para todo lo que había olido desde que llegó a Exile esa comida olía como un manjar, exquisito. Aaron sacó su dinero y le habló a al señora
 
-Hola, quisiera saber si me puedes dar un plato de comida con lo que traigo – le enseñó su palma con el varias monedas relucientes
-Querido, te puedo vender la tienda si quieres con todo ese dinero – Aaron se sorprendió no sabía que cargaba tanto dinero, nunca lo ocupaba, todo lo hacía desde internet así que al final solo le dio una moneda a aquella mujer
-Aquí tienes, lindo – le dio en una bolsa un plato de comida sellada y otro plato se comió al instante
-Gracias, tal vez venga por aquí seguido – le dijo a la señora ya con su barriga repleta
-Cuando quieras querido, así te vuelves otro más de mis clientes regulares – le dedicó una sonrisa y se fue
 
Aaron estaba caminando con una felicidad muy poco común, había comida bien y no había comido otro pájaro así que se sentía satisfecho, prendió un cigarrillo mientras tarareaba su canción favorita. Iba con dirección a su casa y entro a un callejón, una corta ruta que conoce, casi al salir de ahí una persona sale de las sombras y se acerca al ojimiel, él estaba tan feliz y distraído que no se dio cuenta que al instante aquella persona de las sombra saca un cuchillo he intenta clavarle en el pecho, Aaron del susto se retuerce y su atacante le quita la funda de comida y el dinero que llevaba, el ojimiel se dio cuenta que el cuchillo no se clavo en el, sino solo le rozó, así que antes que saliera corriendo lo atrapó y lo hizo caer al suelo tirando así todo lo que había robado
 
-Odio, la gente como tú – dijo Aaron mientras le inmovilizaba los brazos
-Entonces, te odias a ti mismo, aquí todos somos una mierda – dijo el atacante tratando de escaparse pero sin resultados
-Puedo ser una mierda, pero yo no mato gente solo para robarle comida
 
Sin aviso el atacante se liberó y tomo el cuchillo para intentar clavárselo a Aaron, él cayó al suelo y sacó su pistola apuntándolo, pero el otro no paró y fue directo a clavarle el cuchillo, el ojimiel por un impulso por sobrevivir disparó tres veces, donde el hombre cayo rendido al suelo,  Aaron quedó tan sorprendido que no se dio ni cuenta que le había clavado el cuchillo en la barriga
 
-¿Acabo de…. Matarlo? – susurró mientras se levantaba
 
Le dio la cabeza, en su mente estaba reviviendo todo lo que paso antes de aislarse en Exile, todas esas imágenes, su jefe muerto, sus compañeros muertos, todo a causa de él, después de 2 años lo estaba reviviendo y no le gustaba
 
   
Salió corriendo de esa escena que había creado retorciéndose del dolor.


-----------------------------------------------------------------------
RIP mi tiempo y mi imaginación (?
avatar
Amelia
**Miembro*Contest**
**Miembro*Contest**

Géminis Femenino Sin Bandera

Edad : 21
Cumpleaños!! : 08/06/1997
Mi llegada : 01/01/2014
Mis Mensajes : 83
<b>Listones</b> 20 <b>Medallas</b> 71

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll]Exile

Mensaje por *Sab--loid09* el Miér 12 Oct - 0:17

-Particular y misteriosa… -Repitió Zack en un murmullo, el frío viento acariciaba su rostro mientras la moto iba andando- … ¿Te… te agrada? –Se cuestionó de repente, más a sí mismo que a la chica, pero ya había hablado en voz alta, y ya lo habían escuchado.
-Pues sí, me parece intrigante y además tienes un color muy bonito de ojos –Respondió con ánimo Lya.
-… -No supo qué responder.

Siguieron andando por unos minutos, recorriendo mayormente calles desoladas u otras muy poco pobladas. El joven bajó su mirada hacia el can, el cual rápidamente cruzó sus ojos con los de él y empezó a mover su colita con emoción al tiempo que le lamía el rostro al muchacho. Tal vez fuese porque los lengüetazos le hacían cosquillas o quizás era porque al chico le causaba alegría esto, ya que sonrió mientras el cachorro le mostraba ese afecto. Acarició la cabeza del perrito y subió la mirada hacia el frente, notó por el reflejo del retrovisor que Lyanna estaba observándolo y con esto se le borró la sonrisa del rostro.

-Oh, lo siento, es que no te había visto sonreír y no pude evitar quedarme mirando –Se excusó la peliazul sonriéndole- Lamento que se haya borrado por mi intromisión –El chico simplemente bajó la mirada.

Pasaron unos pocos minutos más, ninguno de los dos había hablado, esto era normal para el castaño pero el hecho de Lya no hubiese dicho una palabra era lo raro. Esto ocurrió debido a que tenía la atención puesta en el camino para no chocar, claramente, pero también porque se había dedicado a pillar a Zack haciendo alguna expresión facial gracias a Snow. Hasta el momento, había conseguido ver su habitual rostro indiferente, otra sonrisa y una vez que guiñó el ojo porque el perrito estuvo a punto de lamerlo allí, pasando por su mejilla. La muchacha sonrió cada vez que notó un cambio en el rostro del muchacho, por alguna razón le parecían momentos que no ocurrían usualmente, y eran dignos de observarse. Se preguntaba por qué con el cachorro se mostraba animado y con ella sólo mantenía esa cara inexpresiva.

-Un misterio… -Se puso una mano en la barbilla, soltando ese lado del volante- ¡Como la magia! –Puntualizó, el chico la miró desde atrás, alzó una ceja en señal de desconcierto puesto que el comentario había sido muy inesperado. Ella rió- Para ser tan seriecito, tienes muchas expresiones, sólo hay que saber sacarlas a la luz, ¿Verdad, Snow? –El perrito ladró animosamente.
-Aquí… -Susurró de repente Zack.
-¿Eh? –Lya aminoró la velocidad.
-Me… Bajaré aquí –El chico miraba hacia la calle.
-¿Por aquí vives? –La joven miró en varias direcciones, él no respondió- Pues bien, puedes bajar –Detuvo por completo la moto.
-… -Se bajó en silencio, quedando a un lado de la chica, le entregó el cachorro- … Gra… Gracias. –Dudó un poco al hablar y, sin mirarla, se alejó lentamente.
-Por nada, me alegra haberte ahorrado la caminata –Habló Lyanna, al final con un mayor tono de voz, ya que el castaño se alejaba más y más.

La verdad, Zachary se había bajado lejos de lo que llamaba “su casa”, estaba confundido y además no creía conveniente que alguien supiera dónde se quedaba, en esa ciudad no confiaba. Él nunca había confiado. Pero aún así ella… Era… Diferente…

-Diferente… -Susurró largo rato después cuando entró a la vieja casa, cerrando la puerta tras de sí.

No entendía nada. A ella le agradaba él, ¿No es así? Le agradaba… ¿Le agradaba? ¿A alguien?. Pues a él no le agradaba ella. ¿O sí? No… A él no le simpatizaba nadie y mucho menos en esa ciudad. Pero es que no la odiaba, por alguna razón no podía hacerlo. Ella hasta se había ofrecido a llevarlo, con tanta confianza. Y él… Él la había ayudado. Ese grupo de hombres la habían estado buscando para matarla… Y él…

Se miró las manos. Impidió que eso pasara. No pudo dejar que le hicieran algo a ella. ¿Por qué?

Se encaminó a la ventana, cuyos vidrios estaban agrietados en algunas partes, miró hacia afuera. Inconscientemente, buscaba avistarla en alguna parte de las calles que podía divisar por allí, entre la muchedumbre, aunque sabía que la había dejado atrás hace rato y además por otro camino. Tomó la cadena de su collar en una de sus manos y empezó a moverlo con ansiedad, haciendo que las placas se chocasen entre sí. No se había agitado al estar con ella, extrañamente, pero ahora la confusión lo había hecho entrar en la ansiedad. No le gustaba esa situación, no entender nada, contradecirse a sí mismo.

Permaneció un rato así, hasta que de pronto detuvo su acción con el collar. Tenía una corazonada, algo le decía que volvería a verla.

-Lyanna… -Mencionó, recordándose a sí mismo el nombre de aquella muchacha.

Lo que no sabía es que además de la corazonada, una parte de él simplemente deseaba verla de nuevo y eso lo llevaba a pensar que se encontrarían otra vez, una parte de él quería volver a sentirse aceptado y ella… Ella era la única que lo había hecho sentir así, aunque en el momento el joven castaño no lo había pensado de esa manera tan profunda.

-Pero si se entera –Volvió a mirarse las manos. En apariencia limpias pero, metafóricamente, estaban manchadas de la sangre de todas sus víctimas. Cerró las manos suavemente- … No tiene que enterarse. –Sentenció volviendo la mirada a la ventana.

Por primera vez, Zachary Blake había decidido ocultar su “oficio” y no tomar a alguien como una víctima. Y antes, de nuevo por primera vez, había actuado en beneficio de alguien más y volvería a hacerlo si era necesario, para proteger a la joven de exóticos cabellos azules. Proteger…



avatar
*Sab--loid09*
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.

Cáncer Femenino Sin Bandera

Edad : 21
Cumpleaños!! : 09/07/1997
Mi llegada : 29/11/2009
Mis Mensajes : 1678
<b>Listones</b> 264 <b>Medallas</b> 1579

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll]Exile

Mensaje por Fire. el Vie 14 Oct - 1:42

Tocó la puerta por tercera vez, seguía sin conseguir respuesta, y su cara de harto se hizo presente, no quería llegar a aquello pero, ella seguía rechazándolo, lo cual no le convenía.
Abrió aun sabiendo que eso le disgustaría, y bien estaba en que le miró de manera desafiante cuando ingresó, pero la sentía más tranquila ante su presencia que el día anterior.
- Buenos días. - No recibió respuesta, más que a la rubia señalando la línea que había dibujado horas antes. - ¿En serio? - Ella mostró desagrado.
- ¿Qué quieres? - Preguntó secamente, y le dio la espalda.
- No nos podemos quedar aquí por siempre, no somos recién casados en su luna de miel, tu sabes.
Compuso rostro de asco, cosa que Reese no pudo ver.
- Es demasiado temprano, no quiero escuchar tus estupideces.
Él resopló.
- Eres un hueso duro de roer. - Dijo finalmente y a un lado dejó un envoltorio. Nia sabía que se trataba de alimento.
- Ya te dije...
- Eso fue ayer... - Suspiró. - Además no es la misma. Así que no te preocupes, hasta las ratas sobreviven. - Salió dejando a la chica con duda de si debía o no tomar aquello.

◘▬◘▬◘


Caminaba nuevamente observando su espalda; no entendía ni siquiera el porqué había accedido a acompañarle. No quiso decirle dónde iban pero reconocía las calles por lo que se hacía una idea. Por lo que sabía debía de tener alguna idea en mente ¿Qué? Imposible de saber; pero estaba relacionado con lo de la noche anterior.
Había escuchado cuando salió, mas no cuando regresó; y solo por eso se pudo valer de que decía la verdad respecto a la comida que había dejado en su habitación.

Cuando le vio detenerse, lo supo, sabía que habían llegado a "El quemadero" sin tener la necesidad de observar alrededor. El ambiente estaba demasiado callado.
- Hermoso paisaje. - Dijo de repente Reese y la miró de soslayo. - ¿Quién habrá podido hacer tal cosa?. - Aquellas palabras iban dirigidas hacia ella, pero no tenía necesidad de responder. Por su parte Resse observaba el lugar con una sonrisa, pero, solo por eso, no podía percibir su estado de animo.
El lugar se veía rodeado de cuerpos inertes, por el suelo, escaleras, sobre la misma comida y con la mitad del cuerpo colgando desde unas ventanas.
- ¿Y? - Volvió a preguntar.
- Y... ¿Qué?
Él giró sobre sus pies y la observó atento, ella mantuvo su expresión. No parecía molesto, tampoco feliz, más bien complacido.
- Tienes que estar bromeando. - Se acercó a ella demasiado rápido, tanto que ella misma, alguien capacitada para deshacerse de las peores lacras en el mundo, se sorprendió. - Fuiste tú. - Ella solo hizo silencio, no tenia porqué darle razones. - Otra vez...
- No he hecho nada.
- ¿No?
Aun contra los reclamos por parte de la chica, la sujetó de los brazos y rebuscó bajo la capa. Y antes de que ella asestara golpearlo, la soltó, de lo que podría haber sido un dolor de semanas.
- Eres un... - Trató de golpearlo nuevamente, pero gracias a la furia que sentía solo de recordar que se había atrevido a tocarla, no la dejó pensar bien. Reese pudo esquivarla por los pelos.
- ¿Qué es esto? - Un envase estaba en sus manos, y lo observaba detenidamente. En su interior una porción de un líquido transparente reposaba. - ¿Agua? No lo creo. - Se lo guardó en el bolsillo. Sabía que la rubia estaba histérica, y que cuando regresara a su actitud normal, seguramente intentaría matarlo de verdad. Pero... Era algo que resolvería cuando eso llegase.
- ¿Alguna otra mentira? - Alcanzó a decir cuando pasos, fuertes, rápidos y en cantidad, se hicieron presentes.
- ¡Es ella! - Gritó el hombre a quien tanto Reese como Nia recordaban bien. Su rostro denotaba la cólera que sentía. Y pronto se vieron rodeados.
- Regresamos a esto. - Reese dejó escapar una sonrisa divertida ¿Cuántas veces ya le iba pasando lo mismo?
En cambio Nia sentía que pronto podía comenzar a matar a más personas, solo con un mal movimiento que viese.
- ¿Estás con ella en esto? - La voz de Yun se hizo presente, llamando la atención de todos. Parecía que pronto perdería su propio juicio; la ira y dolor que sentía ante una gran pérdida, no solo de miembros de su organización, sino también de lo que alguna vez fue conocido como "El quemador" y que tanto trabajo le había costado. Una vez más le había arrebatado lo que él sentía preciado.
- ¿De qué hablas? - Dijo su antiguo compañero sin quitar la sonrisa de sus labios. Nia lo observó ¿No la iba a delatar?
- Reese, te conozco, y no creo hayas provocado esto, no tienes ningún interés en ello. Pero esa mujer...
- Ella no ha hecho nada. - Le interrumpió. - A veces me pregunto si respira.
- Fue la única vista en el deposito, justo antes de que comenzara esta locura. No trates de defender una mentira como esa.
- Lamento no poder apoyarte en ello.
- Entonces... - Apretó los puños. - Tómenlos, serán prisioneros.
- ¿No los mataremos señor?
- ¿Te crees que lo que ha pasado merece algo tan honorable como una muerte rápida? - Aquella voz rabiosa, intimidó al hombre y solo asintió.
- ¡Ya escucharon!
- ¿Estás seguro de esto? - Preguntó Reese calmado. - Ni siquiera has escuchado opiniones, no es propio de ti. - Después volvió la mirada a Nia a quién veía preparada para aceptar aquello. Él tampoco pondría resistencia, solo sería armar un alboroto sin razón.
- Tan seguro que si es necesario vender mi alma para hacerles pagar... Así será.

Ya... Llegué hasta ahí, ya le toca (?
avatar
Fire.
.::♡.Moder*Contest.♡::.
.::♡.Moder*Contest.♡::.

Leo Femenino Ecuador

Edad : 22
Cumpleaños!! : 03/08/1996
Mi llegada : 30/06/2010
Mis Mensajes : 1280
<b>Listones</b> 292 <b>Medallas</b> 1124

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll]Exile

Mensaje por Nya el Dom 16 Oct - 6:15

Antes de poder apresar al par, un eco a la lejanía traía el peor sueño de todo gobernador, una turba furiosa dispuesta a sacrificar todo en busca de venganza.
Y así fue como hombres armados tanto rutinariamente como con armas de fuego, aparecieron intentando masacrar todo el personal que Yun había traído. Nia aprovechó para empezar a correr y de hecho tomó la muñeca de Reese para que la acompañara. Yun intentó detenerlos pero una lluvia de balas impedía aquello.
- ¡Mierda! - Masculló y al rato, dejó escapar un grito de ira bastante fuerte de tal modo de que si hubiera sido vikingo, Reese estaba seguro de que habría sido un buen grito de guerra terrorífico.
- Si que esta enfadado. - Dijo.
Lejos del lugar, cuando ya los disparos solo eran un suave ruido de fondo apenas audible, Nia se detuvo y se encorvó cansada, con las manos en las rodillas y con profunda respiración. Miró de reojos a Reese quien estaba en mucho mejor estado que ella.
- ¿Acaso eres humano? - Le preguntó. Parecía el hombre perfecto y no amorosamente, sino porque no tenía defectos. Reese sonrió levemente.
- ¿Por que me has traído? -
Nia deslizó una mirada acusadora como solía hacer, pero esta vez mucho mas amigable que de costumbre. Aflojó su capa para dejar respirar su cuerpo.
- Tú y todos los de tu calaña sois lengua de serpiente. -
- Vamos, no me puedes comparar con ellos. - Nia carraspeó de burla. - ¿Significa que confiarás en mi? -
- Yo no confío en nadie. Solo te mantendré vivo hasta que vea que opción es mejor. -
Reese sonrió al escuchar aquello. Básicamente estaba teniendo ya en sus manos al mejor subalterno que podría encontrar o había visto hasta ahora. Quizás un poco mas de persuasión harían surtir los efectos que él quería pero no pensaba en faltar a su palabra. Y nunca debía pues pensaba con cuidado con que cosas prometía.
De pronto el sonido de un motor empezó a hacer eco en oídos de Nia. Miró a Reese quien seguía en la misma postura y dedujo que el azabache no era tan perfecto después de todo. El sonido se hizo mas y mas fuerte hasta ser perceptible hasta estar casi al oido y de pronto se detuvo.
Unos pasos precedieron al silencio y Nia entró en modo de combate nuevamente hasta que por la esquina apareció una figura femenina con pelo azul y dejó escapar un sencillo, honesto y rápido "Ups" mientras se llevaba una mano a la boca de sorpresa.
- Tranquila. - Se apresuró a decir Reese con calma. El aura asesino que echaba Nia era mas que peligroso.
- Lamento interrumpir. - Dio media vuelta dispuesta a volver a su vehículo.
Pero cierto can rehusó la idea y escapó hasta ponerse en los pies de Nia quien miró con desgracia, mal de ojo y todas las maldiciones del mundo sobre el chucho mientras este seguía con una mirada de amor y ternura.
- ¡Snow vuelve! - Gritó su dueña.
La batalla visual (?) siguió hasta que Nia se rindió y se acercó a acariciarlo y este le recibió con alegría
avatar
Nya
**Fan*Contest**
**Fan*Contest**

Virgo Femenino España

Edad : 23
Cumpleaños!! : 12/09/1995
Mi llegada : 13/03/2011
Mis Mensajes : 455
<b>Listones</b> 65 <b>Medallas</b> 365

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll]Exile

Mensaje por Fire. el Dom 23 Oct - 2:49

- Un cachorro te ha ganado. - Aquello salió como burla de los labios del Jail, a lo que Nia solo le observó en amenaza. - Vamos, desde que he cruzado palabra contigo solo sueltas veneno. - Y recibió el escalofrío del asesinato. - De manera muy literal. - Susurró lo último de manera tranquila, con las manos en los bolsillos encontrándose nuevamente con el frasco que había arrebatado a la rubia. - Es hasta sorpresa el que bajes la guardia en este lugar.
- Ni que te fueras a aprovechar de ello. - Sabía que aquello era verdad, tanto que hasta Reese quedó mudo, y simplemente se quedó observando al perrito ser acariciado, hasta que la dueña decidió acercarse, y le miró de soslayo.
- Oh, disculpen, disculpen. - Repitió con una gran sonrisa mientras saludaba tranquilamente a distancia. - Todavía está siendo entrenado. - Se agachó para palmar sus piernas y llamar al pequeño, quien giró la cabeza para observarla, lo cuál le resultó extraño, normalmente iría a ella inmediatamente. - Snow... ¿Ocurre algo?
- Parece que se encariña rápido. - Dijo Reese, la muchacha de cabellos azules lo quedó mirando, sentía haber visto a ese hombre en otra parte, pero realmente no estaba segura, pero era bastante chistoso ver vestido de esa manera a alguien, teniendo en cuenta el tipo de lugar que es Exile.
- ¿No te da calor? - Preguntó. Él sonrió simplemente y negó.
- Se llama costumbre.
- Conozco eso, no soy tonta, pero es raro ver a alguien en esas fachas. - Se reincorporó para acercarse, el cachorro al fin se acercó a sus pies, y Nia también regresó a su antigua postura. - Después de todo, aquí ser formal no es la moda. Tú sabes, es más bien andar con algo que se puedan mover, o con lo que por lo menos puedan respirar.
Reese no evitó reír.
- Respiro, en serio. - Bajó la mirada al cachorro, el que se había quedado dando vueltas. - Está bien cuidado.
- No sé si me estás alabando, o simplemente quieres hacer conversación, pero es extraño, normalmente con los que me encuentro fuera del mercado, lo único que quieren es atacarme, por lo que me sorprende que este no sea el caso, de hecho, escuché mucho ruido de ahí, por lo que desvié el camino al notar las cosas un poco locas ¿Sabes? - Sonrió. - ¿Tienen idea de qué pasó?
- Turba. - Se encogió de hombros, Nia hizo una mueca, hasta parecía que iba a mantener eso por siempre.
- Eso no me dice mucho en realidad... - Giró la cabeza, pensó que se estaba extendiendo de más, pero tenía tiempo sin poder conversar tanto con alguien. - Por cierto, siento que te he visto en alguna parte. Bueno de tanta gente que se ve a diario, nunca se está seguro. Pero...
Fue interrumpida.
- Jail.
Ella abrió la boca de manera manera moderada, recordaba ese apellido, definitivamente, después de todo era el gobernador, o al menos eso recordaba de antes de entrar a esa ciudad.
- Reese Jail. - Completó. - Yo también te conozco. - Sonrió. Ella se cruzó de brazos, esperando a lo que tenía que decir. - Los Hood. - Dijo, ella solo podía quedar más sorprendida. - Vi tu última actuación de hecho. Es una pena que les hayan encerrado.
- ¿Estabas ahí? - Su sospecha comenzó a mostrarse en su rostro, a lo que Reese asintió.
- Pero solo era un expectante más. Por lo que debo añadir, aplaudo tus habilidades. - Lya sonrió, los Hood no habían sido olvidados eso le calmaba, y lo agradecía. - Y por lo cual... ¿Qué te parece un trato?
- ¿Eh? - Bien, de todas las cosas que se podía esperar, eso era simplemente inimaginable hasta para un adivino profesional.
- Es beneficioso para ambos.
- Te escucho. - Dijo sin más, después de todo, tiempo, era algo que había desperdiciado desde que había entrado ¿Qué más daba unos minutos más?
- Te ayudaremos en tu búsqueda.
- ¿Mos? - Nia lo miró confusa, la estaba metiendo en eso también. De hecho... ¿Cómo podía estar tan seguro de eso que decía?
- ¿Cómo sabes...? - Una sonrisa irónica apareció en el rostro de la dueña del cachorro, el que se había quedado tranquilo, a su lado, sentado, como si escuchase también.
- Eso no importa, sé que fueron distribuidos en diferentes sectores, pero para ahora, obviamente se han movido, y hay más maneras que solo la información que te pueden dar vándalos. - Lya quedó pasmada, pero no dejó que eso le afectase, aunque ahora denotaba seriedad. - Si es que no están muertos ya, claro.
Ella resopló.
- No pueden estar muertos... - Giró el rostro, eso nunca lo aceptaría; y aunque le llevara la vida, les encontraría, y regresarían a ser ese grupo que tanto extrañaba.
- Entonces, Aférrate a eso, y yo te llevaré a ellos.
- Gracias, pero puedo sola...
- Has estado así desde que llegaste ¿No? ¿Conseguiste algo?
- Estoy cerca, lo sé...
- Eso es que no hay nada... - Sonrió. - Lo que te propongo no es solo información, también es protección, así cuando necesites una tendrás la otra. No solo tú, también la bola de pelo....
- Snow.
- Snow. - Repitió después de un suspiro.
- ¿Y a cambio de qué harías eso?
- Tus habilidades de Hood. - Dijo. Ella simplemente rió.
- Que simple.
- Por algo tan sencillo obtienes algo más complejo... ¿Qué dices?
Lya se quedó pensando, no estaba mintiendo, eso lo sabía, pero ella tenía su orgullo también. Después observó a Snow... Es verdad... ¿Y si en algún momento no podía protegerlo? Después de todo ella misma decidió recogerlo, ella no sería quien lo llevara al matadero.
- No entiendo qué buscas con esto, pero, creo que probar un tiempo no me hará daño. - Extendió la mano, y fue correspondida.
- Buena elección.
- Entonces, me voy. - Dijo Nia a lo que vio el trato cerrado.
- No. Recuerda que mi compromiso contigo es tan grande como el que he aumentado.
Ella chasqueó la lengua, y de hecho, no podía dejarlo, aunque la estuviera comprometiendo a algo, a lo que nisiquiera estaba pidiendo su opinión.

Shit (?
avatar
Fire.
.::♡.Moder*Contest.♡::.
.::♡.Moder*Contest.♡::.

Leo Femenino Ecuador

Edad : 22
Cumpleaños!! : 03/08/1996
Mi llegada : 30/06/2010
Mis Mensajes : 1280
<b>Listones</b> 292 <b>Medallas</b> 1124

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll]Exile

Mensaje por Nya el Miér 2 Nov - 22:32

Silencioso como un amanecer y mas hermoso que un atardecer. Eso era lo que estaba tras Reese, un panda cuya presencia estaba muy fuera de lugar. Las dos chicas miraron perpleja mientras Reese no tenía ni idea de la presencia que estaba detrás suya hasta que se dio la vuelta.
- ¿Que? - Fue lo único que pudo decir.
- Tú. -
La voz provino del panda desconcertando aún mas a todo el grupo. Que hacía un panda parlante en aquel lugar como Exile.
- ¡Habla! - Remarcó Lyanna.
- Te destruiré. -
El panda pasó por al lado de Reese hasta ponerse delante de Nia. De ahí se apoyó a dos patas y de un zarpazo resquebrajó el suelo donde estaba. Si no lo hubiera esquivado tal vez la habrían partido en dos.
Nia chasqueó de nuevo. A parte de mas problemas solo quería matarla a ella por unas razones que desconocía.
- Que demonios quieres. - Ordenó Nia agachada por si tenía que volver a hacer acrobacias.
- Información clasificada. La venganza debe ser ejecutada. -
Aparte de tener mas problemas, un nuevo enemigo. Había mandado a Exile a tantas personas extrañas que dejó de sorprenderse por la presencia de panda parlante, pero que la pudiera reconocer si era algo de mérito.
- Haz algo. - Miró a Reese quien se encogió de hombros.
- Vamos... No puedo matar un panda, está prohibido según el convenio de 1990 y cua. -
- No quiero saber. - Interrumpió.
Nia tomó una barra de metal del suelo, una vara fina y oxidada y con un poco de carrera, consiguió clavarla en el animal, pero no tardó en retirar la mano de la vara y alejarse del panda mientras inspeccionaba su mano.
- ¿Acaso no tienes corazón? - Se burló Reese.
- Pobre panda... - Dijo Lyanna para sí mas que para el resto.
- Eso no es un panda. Es un robot y clavarle un trozo de metal a algo eléctrico no ha sido la mejor la idea. -
- Como sea... dile a tu amigo que nos ayude (?) - Continuó Reese.
avatar
Nya
**Fan*Contest**
**Fan*Contest**

Virgo Femenino España

Edad : 23
Cumpleaños!! : 12/09/1995
Mi llegada : 13/03/2011
Mis Mensajes : 455
<b>Listones</b> 65 <b>Medallas</b> 365

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll]Exile

Mensaje por Fire. el Vie 4 Nov - 2:11

- ¿Te parece mi amigo? - Lo miró molesta. Prometía cosas, la mantenía ahí como una sombra, y no era capaz ni de ayudarla, aún cuando se lo pidió.
- Es un panda, los pandas son amigos. - Se tapó la boca para evitar carcajearse. - Quizá te quería dar un abrazo.
Nia resopló y miró su mano, dolía por el cortocircuito. Lo que le decía que ese robot necesitaba una gran fuente de energía... Pero ¿Quién sería capaz de construir algo así en un lugar como ese?
- Dame tu mano. - Pidió Reese, ella solo frunció el ceño. - Vamos. - Insistió acercándose y extendiendo la de él. Ella continuó reacia. - No te vas a embarazar porque te tome de la mano.
- De hecho, en el siglo pasado había una serie donde si pasó eso. - Comentó la peliazul recordando. - Creo que fue entre un extraterrestre y una mutante, de hecho fue algo así como adulterio. - Sonrió. Reese solo sonrió pidiendo que n le metiera cosas en la cabeza a la otra chica. Y cuando el silencio reinó por largos segundos...
- Por la bola de pelos. - Aquella mala broma hizo que las dos chicas lo quedaran mirando extrañadas. Lyanna rió no muy después.
- Snow. - Volvió a corregir.
El perrito lanzó un pequeño ladrido, y después comenzó a jadear.
- ¿Ves? también te insiste. - Señaló al animalito que parecía sonreír.
Nia chasqueó la lengua y extendió la mano. Reese la tomó con delicadeza, algo que sorprendió a la rubia, pues de alguna manera lo suponía más tosco, por esa manera que tenía de imponerse a los demás. Y luego simplemente sintió unos cuantos apretones para que su mano regresara a sentirse como antes, exceptuando el hecho de que aún tenía una leve quemadura, pero no molestaba.
- Listo. - La soltó, pues ya empezaba a sobre reaccionar por el contacto. Y aunque aquello le daba gracia, ese no era momento para jugar. - Entonces... ¿Quién nos ha mandado a Po? - Se acercó con cuidado al robot y lo revisó con la mirada.
- Definitivamente un loco. - Lyanna también se acercó por curiosidad seguida del can, que comenzó a olisquear al rededor.
- Un loco brillante.
- De hecho.
- ¿Tienes idea de quién te querría muerta además de Yun? - La pregunta fue dirigida a Nia con tono divertido, pero también notó la seriedad tras esto. Y creyó comprender; después de todo, ahora ella era una fuerza primordial para él.
- ¿Crees que recuerdo a cada insignificante cucaracha que he pisado?
- Deberías. - Señaló a lo que ahora se podría considerar chatarra. - Bien, bola de pelos. - Observó al can. - Sigue el rastro.
- ¿Eh? - Lya solo le observó desconcertada. No solo no le decía por el nombre si no que le daba órdenes, y lo que la dejó sabiendo que ese hombre no era alguien para tomarlo a la ligera, fue que el cachorro obedeció, comenzando a olisquear el suelo, y después en una parte llamándoles para que le siguiesen. - Snow...
- Que bien entrenado está... Snow. - Dijo para después seguirlo. - Vamos, no se queden atrás. Podría ser un gran aliado. - Sonrió, las mujeres se observaron entre sí, y aún con pesar para la rubia, le siguieron. Después de todo, también querían saber, cómo podía existir algo como eso.
avatar
Fire.
.::♡.Moder*Contest.♡::.
.::♡.Moder*Contest.♡::.

Leo Femenino Ecuador

Edad : 22
Cumpleaños!! : 03/08/1996
Mi llegada : 30/06/2010
Mis Mensajes : 1280
<b>Listones</b> 292 <b>Medallas</b> 1124

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll]Exile

Mensaje por Nya el Jue 10 Nov - 13:11

- No se si es buena idea. - Dijo Nia.
Ya de por sí los edificios de Exile eran una ruina, pero este a parte de ser ruinoso, daba una sensación de peligro que espantaría al mas valiente y atraía al mas incauto e inocente de todo Exile... y ese era Reese tal vez.
- Vamos ¿y si al final resulta ser de utilidad? -
- Resultaría de utilidad irse corriendo. -
- ¿No quieres un panda bien gordito, grande y peludo? -
- No. -
- ¿Seguro? -
- Sí. -
- Bueno pues igual vamos, a Snow no lo dejarás solo. - Señaló. El can ya se estaba adentrando en los dominios del edificio mientras movía su cola enérgicamente.
- ¡Snow! - Lyanna fue a perseguirlo.
- Eres una molestia. - Dijo Nia siguiendo a la chica.
Caminaron por el patio persiguiendo a Snow quien contento olfateaba el suelo... hacía sus necesidades y seguí corriendo hasta la entrada del edificio donde Lyanna por fin pudo agarrarlo entre sus brazos.
- Ya no te irás a ningún sitio. - Le miró con pena. - No me pongas caritas, es peligroso ¿sabes?


Eh literalmente me echan y ya no puedo seguir mas, lo dejo así y si lo aumento, vuelvo a resubir xDU
avatar
Nya
**Fan*Contest**
**Fan*Contest**

Virgo Femenino España

Edad : 23
Cumpleaños!! : 12/09/1995
Mi llegada : 13/03/2011
Mis Mensajes : 455
<b>Listones</b> 65 <b>Medallas</b> 365

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll]Exile

Mensaje por *Sab--loid09* el Mar 15 Nov - 1:38

El cachorro lamió el rostro de Lyanna alegremente, acto que hizo a la peli azul ablandarse en su regaño y reía suavemente por las cosquillas que le hacía la pequeña lengua del can.

-Has de ponerle mano dura, o no aprenderá -Habló Reese, quien miraba con rostro sereno la escena.
-Oh, vamos, mira esa carita -Lya extendió a Snow con sus brazos cerca del joven, el perrito ladró feliz.
-No me fío de cáritas tiernas, pueden ser simples máscaras. Actuación para ganarse la confianza -Hablaba con seriedad, más no severo. Miró de reojo a Nia.
-¿Qué pretendes decir con eso? -La rubia lo miraba con el mismo odio de costumbre, adivinando la respuesta.
-Sólo digo, que hay buenos actores y actrices en este mundo, y más en esta ciudad -Ella le dirigió una mirada de desprecio aún mayor.
-Pues hay quienes no se sabe si son actores, o su naturaleza es así de extraña -Añadió ella.
-La vida encierra muchos misterios -Sonrió Reese para luego suspirar levemente con una pequeña sonrisa formada en sus labios, una muy sutil.

La "amena conversación" fue interrumpida por los ladridos de Snow, quien de pronto se encontraba muy inquieto. Con sus movimientos logró zafarse del agarre de su dueña y corrió hacia el lado derecho de la acera.

-¿Ves? Te dije, por malcriarlo pasan estas cosas.
-Snow no suele comportarse así -Defendió Lyanna- algo ha tenido que sentir...

Justo cuando los ojos de la joven siguieron al perrito y el camino que recorría, vio como el cachorro llegaba hasta la silueta de un individuo y trataba de escalarlo, ladrando enérgica y amigablemente.

-Zack -Dijo Lya sonriendo.
-¿Quién? -Preguntó la rubia, que estaba en guardia y miraba con cautela al recién llegado.
-¿Lo conoces? -Habló con calma Reese.
-Cómo puedes estar tan tranquilo? Podría ser un enemigo -Nia mantenía su postura de cautela.
-No es una amenaza, yo lo conocí hace poco. Nos hicimos... Compañeros, conocidos -Señaló la peli azul mientras el castaño se acercaba a ellos con Snow en brazos.

El chico le entregó a la antigua Hood su mascota sin decir palabra. Ni siquiera miraba a los demás.

-¿Qué haces por aquí, eh? -Preguntó con ánimo Lya, dedicándole una sonrisa de confianza.
-De paso -Zack se encogió de hombros con indiferencia.
-Bueno, tenemos algunos asuntos pendientes, así que... Nos veremos pronto -Reese no parecía apresurado ni habló con un tono de voz que pudiera ofenderlo, a pesar de lo que dijo.
-Espera, podría acompañarnos -Propuso Lyanna- Se conoce esta ciudad como la palma de su mano, nos puede servir de guía -Miró al chico, que por un momento pareció sorprendido de que ella quisiera que los acompañara, pero nadie lo notó en el momento.
-Mmm... Bien -Asintió Reese- Seguramente eres bueno en más cosas también, digo, para ser capaz de sobrevivir aquí. Y no aparentas ser más que un adolescente, admirable.
-¿Qué demonios? Por qué tomas esa decisión tan repentinamente? -Nia reprochó.
-Sólo digo, mientras más, mejor -Se encogió de hombros y caminó hacia el edificio.

Jail podría parecer no tener un juicio muy pleno, o al menos no entendible por la mayoría, pero era capaz de percibir talento en quienes observaba.

Tras él, Zack clavaba sus ojos verdes en su espalda, ese hombre era extraño, no confiaba en él. Sin embargo, siguió a los demás, tan sólo porque se encontraba Lyanna con ellos, aunque siguiera sin entender por qué quería estar con ella... Había prometido protegerla y mintió hace unos momentos cuando dijo estar de paso, pues la había estado siguiendo.




~~~~~~~~~~~~
Luego pongo los signos de interrogación al inicio, que desde acá no puedo (?


Última edición por *Sab--loid09* el Lun 28 Nov - 18:52, editado 1 vez
avatar
*Sab--loid09*
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.

Cáncer Femenino Sin Bandera

Edad : 21
Cumpleaños!! : 09/07/1997
Mi llegada : 29/11/2009
Mis Mensajes : 1678
<b>Listones</b> 264 <b>Medallas</b> 1579

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll]Exile

Mensaje por Fire. el Dom 27 Nov - 19:14

El ingreso al edificio había sido mucho más tranquilo de lo que alguno esperase, pues, aquella sensación de calma, en un lugar como Exile, era lo mismo que peligro.

- La persona que viva aquí tiene muy buen gusto. - Comentó Reese. Fuera de aquella cárcel, él era alguien obligado a mantenerse hablando, por trabajo, o por delitos, nunca podía mantenerse callado, pues tenía que dar opiniones y órdenes, a lo que se había acostumbrado, y por lo cual, el silencio existiendo más de un presente, era algo inconcebible en su mente. Y aún así estaba ocurriendo.
- He visto mejores. - Lyanna dejó a Snow caminar por sí solo, y éste se coloco entre ella y Zachary, dando un pequeño ladrido y continuando tranquilo.
- Es verdad que su conservación no es muy buena, pero tiene un ambiente agradable.
- Solo vas buscando cuchitril tras cuchitril. - Nia desvió la mirada con ironía. No lo comprendía, todavía era un puzzle, y estaba segura de que no solo para ella. Estaba segura de que hasta los recién conocidos se preguntaban él porqué estaban en ese lugar, cuando ningún beneficio les traía.
- No es tan malo recolectar basura. - Reese se detuvo, haciendo que por inercia los demás también. - Siempre terminas encontrando elementos útiles e invaluables, a veces hasta se los puede considerar tesoros. - Para aquello, la rubia no tuvo que descifrar gran cosa, prácticamente les estaba diciendo desechos de la sociedad. - ¿Será bueno quedarnos aquí? - Observó el rededor, sabía que los demás ya lo habían hecho de manera disimulada, pero a él no le agradaba ocultar su interés en algo.
- ¿En serio?
- ¡Ah! No me refiero como casa... Sino en este momento. - Dio un paso más y con una sonrisa de su parte. Sus ahora compañeros retrocedieron. Nia hacia el costado, mientras que Zachary tomó a Snow en sus brazos, para apartarse junto a Lyanna en dirección a la entrada. - Ups.
Lo que había pasado en esos pocos segundos no fue más que una simple explosión, una que el pelinegro activó al dar aquel paso. Muy seguramente a propósito.

Entre el humo Nia avanzó una vez el estallido pasó, mientras se tapaba el rostro con la capa, evitando inhalar aquel tóxico que logró hacerla toser.
No encontró a quien se supone debería de estar, mínimo, sin una pierna. También había la posibilidad de que hubiera sido completamente desintegrado, y así eliminaba una molestia en su vida.
Pero ya sabía que no podía ser verdad, y que solo se estaba haciendo ilusiones.

Pensativa, y tapando el hocico del cachorro, Lyanna quedó observando el interior.
- ¿Y qué hacemos? - Preguntó de repente con una sonrisa. Zack solo la observó, por razones de confianza la siguió a ella; y con que ella y el animalito estuvieran bien, podía estar en calma consigo mismo; por lo que los otros dos nada le importaban; así que terminó encogiéndose de hombros. De hecho, si había la posibilidad, simplemente salir de aquello que no les correspondía.
La peliazul giró la cabeza aún sonriente, y después de unas caricias al cachorro, miró al castaño con mucho ánimo. - Me ha picado un poco la curiosidad... - Zack esperó unos segundos antes de pronunciar palabra.
- ¿Quieres regresar? - Ella asintió.
- No solo me da curiosidad, sino que, ahora me deben un trato. Quiero asegurarme que tan en serio iba aquello o si simplemente es el chulo de turno. - Y con ello, escuchó una inhalación pesada. - Si no quieres venir...
- Voy. - Dijo. No estaba dispuesto a dejarla sola, aunque se supiera cuidar sola, algo le evitaba simplemente irse.

- Vaya, quien diría... - Se sacudió el polvo que había recolectado su traje tras aquello, y después acomodó sus gemelos. Antes de que la explosión apareciese, sabía que no debía de perder su tiempo, pero claro, como ser humano, igual fue enviado por la potencia de ésta hacia una dirección diferente, una por la que no habían pasado.
Se preguntó mentalmente por los demás regresando la vista, y sonrió asegurándose de que claramente iban a estar completos. Porque así lo presentía, y así debía de ser.
Se arregló esta vez no solo los gemelos de su mano, sino también su corbata. Por suerte no parecía haber sufrido más daño que el ensuciarse de polvo que ya había retirado.
- Entonces... ¿A buscar a nuestro científico loco? - Se dijo para sí. Y continuó caminando.
avatar
Fire.
.::♡.Moder*Contest.♡::.
.::♡.Moder*Contest.♡::.

Leo Femenino Ecuador

Edad : 22
Cumpleaños!! : 03/08/1996
Mi llegada : 30/06/2010
Mis Mensajes : 1280
<b>Listones</b> 292 <b>Medallas</b> 1124

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll]Exile

Mensaje por Nya el Vie 9 Dic - 4:49

Planteó si irse era suficiente, nadie normal era capaz de soportar una explosión así... nadie normal.
Y cayó en la cuenta, de que ella especialmente, tampoco es que fuera normal. de hecho nadie lo era.
Sacudió el polvo que se había depositado en su ropa, no sin antes contener la respiración y mas tarde, pensó en que hacer. No es que algo la estuviera reteniendo ahí, pero de algún modo, seguía sin estar segura de abandonar el lugar.
De mala gana inspeccionó el lugar con la vista, nada destacable salvo escombros de manera que a cada paso que daba, levantaba una pequeña nube de polvo y cenizas. Había un enorme agujero en el suelo que daba paso a lo que parecía un escondite subterráneo. Lo primero que pensó fue en rezar en que Reese hubiera muerto.
De un buen salto ejecutado, entró en el agujero y aterrizó demasiado bien sin apenas perder el equilibrio. Siguió observando y dejó que el instinto la llevanse a donde fuese. Si en una hora no veía rastro de él, iría a darse unas merecidas vacaciones, ya había tenido suficiente con ayunas de medio días y sueños cortos, si seguía así iba a acabar como un palo, anorexica o ni viva.
Con una vara de hierro en mano, fruto de los escombros de la explosión, siguió caminando dejando sus pasos mas que despreocupadamente oíbles y de hecho, lo hacía a propósito, a ver si algún alma iría a recibirla. Pero lo único que fue a saludarle fue el eterno sonido del silencio que se moría a sus pies.
Nya pensó en volver, su mente ya estaba  punto de decidir dar marcha atrás hasta el la mala fortuna la elegió: ahí estaba una figura, que poco a poco, se estaba pareciendo mas y mas al insoportable, egocentrico y creido de Reese.
- No por Dios. -
- Hola. - Saludó él.
- ¿Eres inmortal? ¿Hiciste pacto con el diablo? - Dijo de mala gana. Además de insoportable, ni siquiera tenía un rasguño. Reese no iba a morir ni aunque ojivas nucleares lo golpeasen como el amanecer.
avatar
Nya
**Fan*Contest**
**Fan*Contest**

Virgo Femenino España

Edad : 23
Cumpleaños!! : 12/09/1995
Mi llegada : 13/03/2011
Mis Mensajes : 455
<b>Listones</b> 65 <b>Medallas</b> 365

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll]Exile

Mensaje por Fire. el Sáb 10 Dic - 23:03

Él solo sonrió, y con un ademán le pidió que lo siguiese.

- Este lugar está lleno de trampas, - Comentó. - se nos hará un poco difícil llegar hasta nuestro científico.
- No veo la necesidad. - Nia observó a sus costados, y nuevamente frente a ella, ya se estaba cansando de ver esa espalda, y no por rutina, pues a penas llevaba dos días en aquello, eso era necesario en la milicia, estar a espaldas de los mayores rangos, cuidando y obedeciendo su correcto juicio. Pero esa espalda era insoportable, tanto que le daban ganas de patearla cada tanto.
- La hay, - Recalcó echándole un vistazo a la menor. - Si piensas que solo lo busco como aliado, estás equivocada. - Supo que atinó al notar bajar el ritmo de los pasos. - Si es capaz de crear un robot como ese... - Con un movimiento suave, se giró quedando frente a ella, una vez más. - ¿Te imaginas el tipo de armas que podría crear? O mejor aún... Que ya creó. - Nia abrió los ojos grandes ¿Más armas dentro de Exile? Ese hombre estaba demente.
Por instinto, le apuntó con la vara de hierro, cualquier cosa que estuviera planeando no era nada bueno. - Oh, tranquila. - Pidió al notar el estado de la mujer frente a él. - No volvamos al inicio, estábamos avanzando bien.
Nia simplemente suspiró pesadamente y apartó el arma ¿De qué le servía a esas alturas amenazarlo? Penosamente, las palabras no eran suficientes para una sentencia de muerte; y sí, estaban en Exile, dónde aquello no valía nada, pero hasta personas como ella, tenía principios.
- Algo bueno, es que estamos cerca.
- ¿Cómo sabes?
- A menos que haya otro subterráneo, es imposible que esté sobre nosotros.
- ¿Ahora eres su mejor amigo? - Volvió a caminar, Reese no se movió ni un centímetro y lo pasó de largo. Y luego escuchó sus pasos, la estaba siguiendo, y sabía perfectamente por el peso que sentía a sus espaldas que la observaba.
- No. Pero, explosivos como esos, son la peor opción si quieres mantener una estructura ilesa.

Ya tengo sueño xDD

avatar
Fire.
.::♡.Moder*Contest.♡::.
.::♡.Moder*Contest.♡::.

Leo Femenino Ecuador

Edad : 22
Cumpleaños!! : 03/08/1996
Mi llegada : 30/06/2010
Mis Mensajes : 1280
<b>Listones</b> 292 <b>Medallas</b> 1124

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll]Exile

Mensaje por *Sab--loid09* el Mar 27 Dic - 17:48

-¿Qué clase de trato te ofreció? -La voz de Zack interrumpió el silencio.
-Oh, pues una clase de cooperación mutua -Respondió Lyanna sonriendo- Mis habilidades a cambio de... -su rostro se tornó melancólico.
-Espero que sea a cambio de algo bueno -Cortó el castaño, habiendo intuido que ella no quería completar su oración. La joven lo miró algo perpleja.
-Lo es... Bueno, al menos si realmente cumple con lo que dice que podrá conseguir... -Le dedicó al chico una mirada dulce y suspiró- ¿Por qué la pregunta?
-... Sólo curiosidad -Habló sin expresión alguna, aunque desvió la mirada.
-De acuerdo -El ánimo de Lya seguía inquebrantable- En fin... ¿Vienes conmigo? -Preguntó sonriente, el asintió.

Caminaron hacia el enorme agujero que se había producido a causa de la explosión. Ambos avanzaban con precaución y, en determinado momento, la peliazul mencionó un pensamiento que rondaba la cabeza de ambos.

-Es extraño -Miró hacia el interior- ¿Por qué una trampa...?
-¿...Llevaría directo a un escondite secreto? -Completó Zack.
-Y luego de la explosión nadie vino a buscarnos... Con esa alerta, es raro.
-Tiene lógica, si la persona quiere encontrarse con los intrusos -Observó el ojiverde, mirando a Lyanna- Y con alguien en específico.
-¿Te refieres a Reese? Pues, supongo que él va preparado para ello... No se le escapa nada, por lo que he visto -Vio que el chico hizo una mueca- ¿No te cae bien? -La joven no pudo evitar soltar una risa floja.
-... -Se limitó a asentir levemente.
-Pues, no te culpo, es misterioso y dice unas cosas... Yo aún no lo comprendo, pero lo descifraré -Dijo con decisión, pero más que todo divertida- Es como un truco de magia, tendrá la forma de ser descubierto.
-¿Te gusta la magia? -Preguntó de repente Zack.
-Oh, sí -La pregunta la tomó por sorpresa, pero con ella su sonrisa se amplió- Digamos que la practico -Se aventuró.
-... Me gustaría ver -Hizo una pausa, en la que Lya sólo lo observó- Si tú quieres -Dijo despreocupadamente, restándole importancia a sus palabras, al menos aparentemente.
-¡De acuerdo! Cuando salgamos de aquí -La peliazul le guiñó un ojo entusiasmada, él sólo afirmó con la cabeza, aunque internamente había sentido el impulso de sonreír.

Ambos se internaron en el agujero que daba a un espacio subterráneo y lúgubre. No pasó mucho rato cuando dieron con los otros dos integrantes del recién formado "grupo".

-Ya había pensado que no la contarían -Habló Reese con su voz serena, aunque se permitió un deje de sarcasmo: era obvio que sabía que habían estado bien.
-Jajaja, no te librarás tan fácil de nosotros -Snow ladró en brazos de Lya, apoyando su oración.

Siguieron andando, con las miradas de reproche de Nia clavándose de vez en cuando en el hombre de traje elegante, este último haciendo comentarios sobre lo que podrían conseguir al final del camino, y Lyanna siguiendo la charla animadamente, de hecho era la que más hablaba.

De repente, el castaño, quien iba de último con el can ahora caminando a su lado, se adelantó y tapó la boca de Lya con una de sus manos, sus ojos verdes fijos en los de ella, que se abrieron con sorpresa. La mirada de Zachary denotaba advertencia.

-Por allá -Habló en voz baja y señaló con la cabeza hacia un punto frente a ellos, a la derecha- Hay alguien. -Snow corroboraba aquello, pues su postura había cambiado a una rígida y cautelosa, y gruñía ligeramente.
-Vaya -Reaccionó Reese animado, intercalando su vista entre Zack y el perro- No fue un largo camino, pues... Vamos allá -Mencionó simplemente y se adelantó, sin prisa, metiendo las manos en los bolsillos de su pantalón, con su sonrisa confiada cruzándole el rostro.
-Estás demente... -Nia iba a un lado de él, más atrás, observándolo con desprecio, aunque estaba más preocupada de su alrededor y sostenía con fuerza la vara de hierro en una de sus manos. Miró expectante hacia adelante.
avatar
*Sab--loid09*
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.

Cáncer Femenino Sin Bandera

Edad : 21
Cumpleaños!! : 09/07/1997
Mi llegada : 29/11/2009
Mis Mensajes : 1678
<b>Listones</b> 264 <b>Medallas</b> 1579

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll]Exile

Mensaje por Fire. el Vie 6 Ene - 0:23


CAPÍTULO CUATRO:
EL CIENTÍFICO LOCO

(Con afición a los animales mecánicos(?)

No caminaron mucho para cuando encontraron, en lo alto de un muro a un hombre con bata, regordete, y con anteojos grandes y de marco grueso y negro. Parecía entretenido mientras tecleaba unas cuantas cosas en un computador conectado a diferentes sistemas, lo que provocaba un laberinto de cables por todo el lugar.

- Parece que encontramos a nuestro loco de turno. - Reese sonrió pasando una rápida mirada hacia sus otros compañeros, quienes no parecían muy conformes con lo que encontraron. - ¿Qué?
- Me lo esperaba un poco más... - Lya quedó pensativa. - ¿Precavido? - Dijo al ver lo distraído que se notaba. Reese regresó la mirada, y después se encogió de hombros.
- Me parece que está bien así.
- ¿Tienes esa clase de gustos? - Preguntó Nia, como una pequeña venganza de todo por lo que la había hecho pasar.
Reese echó una pequeña risa.
- No puedo decir que no, pero, si es para un asunto más privado, una rubia no estaría mal. - Se encogió de hombros y el chasquido que escuchó después le hizo sonreír en gracia.
- ¡Hey! - Lya se había acercado a llamar al hombre que denotaba más concentración en su trabajo que en ellos.
- ¿Segura de esto? - Preguntó Zachary a su lado, impasible, observando al mismo lugar, realmente le interesaba poco.
- Obviamente, mientras más rápido preguntemos cuál es el problema, más rápido salimos de aquí. - Sonrió. Y después de notar que no le hacía el mínimo de caso, llevó una mano hasta sus labios y colocando dos dedos entre estos chifló.
- ¿Eh? - El hombre giró el rostro y se inclinó para ver mejor a sus invitados, mostrando por fin su rostro, el cual denotaba unas cuantas pecas y dientes superiores sobresalidos.
Se acomodó los anteojos, y con tranquilidad dijo:
- Ah, si. Ya los atiendo. - Dijo para regresar a su trabajo. Los demás quedaron con rostro de duda. Menos Nia, ya lo había recordado, de quién se trataba, y el porqué estaba en ese lugar, que sin duda había sido por una de sus victoriosas misiones. Pero aunque fuera así, su rostro se deformó en desconfianza, cosa que no pasó desapercibida por el pelinegro.
- Debo de entender que el problema es contigo ¿No? - Preguntó en murmuro. Para que solo ella escuchara, y aunque la mirada de Nia solo le dedicó furia, supo que de alguna manera había acertado.
- Que su apariencia de idiota no te engañe. - Advirtió. - Es más problemático de lo que aparenta.
- ¿Es así? - Él sonrió ampliamente. - Entonces nos sirve.
- En serio ¿Qué es lo que intentas? - Lo observó de mala manera, y entonces, un estruendo llamó la atención de los cuatro. Hacia una pared en la oscuridad, un chirrido, y golpes pesados se acercaban a ellos. Hasta descubrir, lo más parecido a un conejo en dos patas, gigante, con mirada roja vacía y brillante; y sonrisa de sombrerero loco.
- Déjenme presentar. - Llamó la atención el hombre desconocido. - A quien los mandará al infierno. - Rió de manera lunática, y cuando Zachary tuvo suficiente de aquello, comprendiendo que si lo dejaba un poco más las cosas solo se complicarían, corrió en dirección al de bata, pero un sonido, acompañado de una ráfaga de viendo lo hizo retroceder.
Era un dardo que había caído al suelo.
Reese, silbó en sorpresa, no esperaba algo como aquello. La rubia volteó la mirada ante ello. y después, gran cantidad de metralletas aparecieron a espaldas del conejo.
- Oh, por favor no se asusten. - Pidió el hombre. - Solo pretendo matar a uno de ustedes. - Señaló a Nia. La que suspiró pesadamente. - Los demás quedarán como objetos de estudio. - Y volviendo a reír, las armas comenzaron a disparar. Si tenían algo que agradecer respecto a aquello. Era que esa cosa era controlada, y no poseía buena puntería.


lel
avatar
Fire.
.::♡.Moder*Contest.♡::.
.::♡.Moder*Contest.♡::.

Leo Femenino Ecuador

Edad : 22
Cumpleaños!! : 03/08/1996
Mi llegada : 30/06/2010
Mis Mensajes : 1280
<b>Listones</b> 292 <b>Medallas</b> 1124

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll]Exile

Mensaje por *Sab--loid09* el Sáb 7 Ene - 23:38

Nia suspiró cansinamente, ya había tenido que lidiar con ese tipo, y tener que hacerlo nuevamente, esta vez por culpa del insufrible de traje galante, era simplemente una situación insoportable. Corrió ágilmente para esquivar las pocas balas que podrían prometer asestar en los blancos y vio que Reese hacía lo mismo, pero con más calma, y de hecho se acercaba al científico, cuyo ceño se arrugó ante la acción 'imprudente' del muchacho.

-¡No me hagas agredirte, joven! -Exclamó, su voz tornándose algo chillona por la subida del tono- El blanco es aquélla.
-Sí, el punto es que no podría dejar que la hiera, aunque pudiera asestar un balanzo -Respondió calmadamente el pelinegro- Yo más bien deseo plantearle algo a usted...

¡BANG! Sonó una pequeña explosión, y luego sólo una cortina de humo que los separaba del científico y su campo de visión. Éste maldijo en voz alta y los disparos cesaron, en esas circunstancias menos podría apuntar y no iba a gastar municiones en vano, no era un estúpido.

-¿Cómo hiciste eso? -Preguntó la voz de Zachary.
-Cápsulas de humo compactado -La peliazul le mostró una que sostenía en la palma de su mano, sonrió- Creo que Reese no quiere perjudicar al loco aquél, así que habrá que hacerlo cooperar.
-Inmovilizarlo, y que escuche -Puntualizó el castaño.
-Exacto -Lyanna seguía sonriente y caminó a paso rápido junto al ojiverde.

En un punto se encontraron con Nia, con quien intercambiaron miradas, sobretodo Lya, y asintieron en una complicidad silenciosa. La rubia seria y de hecho ya hastiada, y la maga más bien animada.

Nia llegó hasta la computadora donde antes habían encontrado al científico trabajando, y desactivó con habilidad los controles que se conectaban a las funciones del conejo gigante. Al mismo tiempo que los otros dos daban con el científico: Lyanna lo despojaba del control remoto con una patada, asustando al hombre quien no la vio venir, y Zack lo tomaba desde atrás en una llave, para impedir que se moviera, pero sin hacerle presión mayor.

En ese momento, se despejó el humo y la escena se hizo visible para todos. Reese se encaminó directo a ellos y detuvo sus pasos frente al hombre, que seguía sujeto por el castaño. Lyanna miraba al pelinegro con su usual sonrisa, Nia le dirigía una mirada envenenada desde la computadora y Zack no tenía expresión alguna en el rostro.

Jail se sacudió levemente el traje, se acomodó el nudo de la corbata con toda la calma del mundo y alzó la mirada directo a la del científico. Se aclaró la garganta para continuar su discurso de alineación.

avatar
*Sab--loid09*
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.

Cáncer Femenino Sin Bandera

Edad : 21
Cumpleaños!! : 09/07/1997
Mi llegada : 29/11/2009
Mis Mensajes : 1678
<b>Listones</b> 264 <b>Medallas</b> 1579

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll]Exile

Mensaje por Fire. el Dom 8 Ene - 3:35

El hombre hacía muecas tratando de moverse, para zafarse, pero no contaba con la suficiente fuerza para ello.
- ¡Suéltenme! - Ordenó. - Todavía los puedo matar a todos. - Zack presionó un poco más haciendo que se callase.
- Oh, gracias. - Dijo Reese acercándose. - A todos. - Dijo observando a cada uno. Y después al científico. - Un gusto.
Nia volteó la mirada, no entendía por qué era así, pues la formalidad de una lacra como él, simplemente la quería hacer vomitar.
- ¿Qué es lo que quieren? - Exigió exasperado.
- Cálmate, a eso voy. - Tranquilizó el pelinegro. - Simplemente busco gente.
- ¿Gente? ¿En este basurero?
- ¡Por supuesto! - Afirmó con ánimo. - Y tú eres una oportunidad que no puedo dejar pasar. Así como los demás aquí presentes, que te aseguro están en lo más alto de las oportunidades.
- De la basura querrás decir. - Nuevamente intentó zafarse consiguiendo solo cansarse.
- Te propongo un trato. - Lya lo observó con atención, también había hecho eso con ella. Y al parecer, también con la rubia que lo miraba tan despectivamente. - Nos das tus armas, tu conocimiento, y mantenimiento.
- ¿A cambio de? - Soltó con burla.
- De venganza. - Se encogió de hombros. El hombre abrió los ojos grandes. - Porque eso es lo que quieres ¿No?
- ¿Me dices que me dejarás matarla? - Preguntó refiriéndose a Nia, la que solo se hostigaba más.
- No, eso nunca.
- Entonces, no veo dónde... - Fue interrumpido.
- Ella no es tu objetivo. - Aseguró.
- Lo es. - Entonces Reese rió un poco, pero eso hizo desconfiar a los demás. - ¿De que te ríes?
- No conoces a tu verdadero enemigo - El veneno que destilaban sus palabras se mezclaban con una sonrisa de pena ocultada por la amabilidad. El hombre iba a refutar pero nuevamente Reese no lo dejó terminar. - Ella no fue la que te metió aquí. Fueron sus superiores ¿Sabes? Ella simplemente es lo más bajo, menos que una rata, no te sentirás satisfecho si la matas a ella.
Mientras Nia odiaba cada palabra que escuchaba, Lya mostraba una pequeña sonrisa, ese tipo; estaba lavandole el cerebro, aunque para ello tuviera que degradar a otro.
- Pero fue ella la que...
- Es verdad que quizá ella fue la que te capturó, pero quienes hicieron todo eso posible fueron lo que la crearon ¿No te sabe mal? Que con menos intelecto y armas más sencillas, hayan logrado eso?
- Lo hace. - El hombre había comenzado a sudar, Reese agradecía que al parecer el adolescente no era asquiento.
- Entonces, déjame ayudarte, pronto, ellos entraran aquí, y yo sé cómo hacerlos caer, pero necesitamos de tu armas y de tu conocimiento superior. - Sonrió. El hombre frente a él era alguien quien amaba los halagos, adoraba los halagos, respiraba por halagos hacia su intelecto. Algo seguramente relacionado con su juventud y las recompensas que obtenía cada que su inteligencia sobresalía. - Nosotros ponemos la puntería, y la fuerza bruta que a ti te falta.
- Pero aun así. - Murmuró decidido. - Quiero asesinarla también. - Reese suspiró.
- Snow... - Llamó, el cachorro se acercó, el oji rojo le señaló al de la bata, y Snow se acercó.
- Espera... no... - Vio cómo el perrito levantaba la pata hacia él, y con Zachary obstruyendo sus movimientos no podía hacer nada. -¡Está bien! ¡Está bien! Armas e ingenio, pero aléjalo de mí.
- Snow... - El cachorrito se detuvo y se alejó del hombre para regresar junto a Lya. - Buen chico, bola de pelos.

Y sí había algo más que agradecer, era a lo poco que le agradaban, al científico, las suciedades de los animales reales sobre él.

- A ella no la tocaré, pero, quiero mi venganza ¿Entendido? - Exigió. Zack lo soltó y el hombre cayó al suelo por lo repentino.
- Entendido.


No sé que hice, lo siento (?
avatar
Fire.
.::♡.Moder*Contest.♡::.
.::♡.Moder*Contest.♡::.

Leo Femenino Ecuador

Edad : 22
Cumpleaños!! : 03/08/1996
Mi llegada : 30/06/2010
Mis Mensajes : 1280
<b>Listones</b> 292 <b>Medallas</b> 1124

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll]Exile

Mensaje por Nya el Mar 17 Ene - 8:01

- ¡Bienvenida! - Saludó Lya. Nia asintió levemente. - ¿Fue exitosa la caza? -
Para su respuesta, Nia dejó caer un saco. Lya lo abrió en su interior... solo había pan y agua, una comida tan pobre que parecía un atentado contra el paladar porque el pan ya estaba duro, comestible pero duro.
- Ew... - Puso mueca de asco.
- No hay nada mas. -
Con cuidado se sentó a su lado posicionando la capa para que cubriese el polvoriento suelo. Rodeó sus piernas con sus brazos y dejó que su mirada divagase en lo que sea que estuvieran discutiendo Reese y el chiflado.
Zachary no dudó en tomar una barra completa de pan y empezar a devorarlo.
- ¿Por qué no sonries? - Dijo Lya en un intento de sacar conversación. Nia la miró fría, como siempre hacía y volvió su mirada al frente. La maga suspiró resignada hasta que tras un tiempo recibió una respuesta.
- Este mundo es muy oscuro para eso. -
- Pero cosas como él iluminan. - Dijo poniendose a Snow demasiado cerca para su gusto, tanto que tuvo que apartarse. Consiguió dibujar una fina línea de satisfacción en el rostro de Nia y con ello se sintió satisfecha.
- Solo conoces la superficie del mundo. - Volvió a mirar a Reese.
- ¿Tiene algo que ver él? -
- Él es el peor de todos. -
En ese momento Reese observó al trío una vez finalizado las negociaciones. Se encaminó al pequeño grupo y de los tres integrantes, tan solo Nia ponía cara de asco que ni siquiera se esforzaba en ocultar.
- No me pongas esa cara. -
- Demuestro mi sinceridad. - Dijo.
- ¿Estás molesta por lo de antes? -
- No. -
- Estás molesta. - Sentenció Reese, con una sonrisa pícara.
- Dije que no. -
- Nunca te venderemos. - Abrazó Lya.
- ¡Dije que no! -
- Aw. -
avatar
Nya
**Fan*Contest**
**Fan*Contest**

Virgo Femenino España

Edad : 23
Cumpleaños!! : 12/09/1995
Mi llegada : 13/03/2011
Mis Mensajes : 455
<b>Listones</b> 65 <b>Medallas</b> 365

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll]Exile

Mensaje por Fire. el Sáb 11 Feb - 23:11

Las dos mujeres continuaron con su plática. Lya alegre y parlanchina, buscando matar un poco de tiempo, pues aquel lugar no era principalmente uno en el cual le gustaría quedarse una vida. Mientras Nia solo respondía repentina y cortante; si no fuera porque tenía que quedarse, ya fuese por lo que le habían dejado a cargo, o porque había la posibilidad de lograr lo que tanto anhelaba, ya se hubiera largado hace mucho. Aunque de hecho, no era la única que se quedaba por la segunda opción.
Zachary observaba los diferentes proyectos realizados por aquel científico loco; unos eran gigantes, y otros del tamaño de su mano. Le daban curiosidad por sus formas, pues todos estaban basados en animales, unos reales, otros más bien mitológicos y otros quizás inventados, o desconocidos para su persona. Mientras tanto Snow lo distraía de vez en cuando pidiendo cariño o que lo cargara, y cuando veía la necesidad, regresaba a los brazos de Lya, y así se intercalaba entre las dos personas, plantando de vez en cuando a la mitad para observar al hombre de traje, y luego seguir con su camino, y en algún momento hacer sus necesidades, pues había sido alimentado no hace mucho.

- ¿Estás demente? – Preguntó el hombre de lente escandalizado.
- Más que tú no creo. – Dijo tomando lo parecido a una metralleta, y revisándola de extremo a extremo.
- Hago el mérito. – No convencido pidió a Reese que dejara el arma donde estaba, pero éste no obedeció. - Pero sé con quién no debo meterme.
- ¿En serio? – Sonrió acercándose a revisar otra de las armas y dejando la que había tomado al principio. El de lentes asintió. – ¿Y qué somos nosotros?
- Un tropiezo. – Suspiró. – Nunca supuse esa mocosa tendría la ayuda de más.
- ¿Por qué no? – Como si realmente estuviera sorprendido, lo miró sin dejar su constante gesto.
- Vuelvo a preguntar… ¿Estás demente? – Reese se encogió de hombros simplemente. – Esto es Exile, nadie ayuda a nadie. Hasta los subordinados traicionan a sus jefes a quienes juraron lealtad en cuanto ven la oportunidad.
- Eso no está bien. – Rió ante ello ¿Bien, mal? Qué más daba si era conveniente. – Después de todo, cuando se quiere lograr algo, necesitas ayuda. – Apuntó con la pistola que cargaba en ese momento. El de bata comenzó a sudar frío. – Por eso, más te vale no intentar hacer algo de lo que te arrepientas luego. – El científico dejó caer una esfera, sin duda era una bomba pero no alcanzó a encenderla. – Tú sabes… Solo intento cumplir lo que he prometido. – Dejó el arma y se acercó a recoger aquella esfera metálica, curiosamente tenía orejas y rasgos semejantes a un oso pardo. – Y para eso necesitamos muchas cosas.
- ¿Vas a llevarte todo eso? – Preguntó con espanto.
- No, solo unas cuantas… - Hizo una pausa revisando una vez más. – Después de todo, solo somos cuatro personas y una bola de pelos. – Alzó la voz en lo último, recibiendo su respuesta.
- ¡Snow! – El grito de Lya lo hizo reír complacido.
- ¿Y así piensas…- Fue interrumpido.
- No debería de sorprenderte lo que pueden hacer solo tres personas y un… Snow.
- ¿Tres?
- Bueno, soy pacifista, no me gusta usar armas. – Se encogió de hombros, aquella mentira, quizá se la comerían las personas fuera de esa cárcel, pero dentro, las probabilidades se reducían al 80%.



- ¿Sabes? Es extraño que nos hayamos reunido personas tan diferentes, quiero decir, apenas hay comodidad, y parece que unos no soportan a otros pero tiene su gracia ¿No te lo parece a ti? – Lya miró a Nia. Ella simplemente bufó. – Eso es que no te agrada en lo más mínimo.
- En realidad me es indiferente. – Contestó. No era eso, pero, al menos ya no estaba sola con ese tipo. El que apareció no muy después de un estruendo que llamó la atención de todos, había dejado caer algunas cosas al suelo, sin cuidado, y sin dignarse a verificar su estado.
- ¿Se divierten? – Preguntó tranquilo.
- He hecho mejores cosas en mi vida. – Contestó Lya poniéndose de pie y sacudiendo un poco el polvo que le había quedado. – Estamos encerrados aquí, no es vida.
- Bueno, aunque salgas de aquí seguirás encerrada.
- Pero entiendes a lo que me refiero.
- Sí, supongo.
- ¿Qué pretendes? – La voz de Nia lo hizo observarla, pues la suspicacia con la que lo dijo le dio curiosidad. Y de hecho, observaba las armas que había dejado caer anteriormente al suelo, y de vez en cuando intercalaba entre ellas y él.
- Es su día de suerte, vamos a divertirnos. – Dejó en silencio el ambiente mientras el castaño se acercaba a ellos. Aun con desconfianza a ese hombre de cabellos negros, quien no era santo de su devoción. Aunque no entendía cómo una mención así existía, definitivamente, ese hombre no le agradaba.
- No creo que tengamos el mismo concepto de diversión.
- Quién sabe. – Se encogió de hombros. – El punto es que somos una organización.
- No recuerdo cuando comenzamos a ser una.
- Desde que aceptaron mis propuestas. – Ante ello miró un momento a Zachary, de hecho, sabía que mientras mantuviera a Lya consigo, ese chico no iría muy lejos, por tanto, también contaba con él para lo que vendría.

Nia quería refutar pero no lo hizo, solo iban a perder tiempo ante los oídos sordos de ese hombre.
– Entonces… Como una, tenemos misiones.
- ¿Misiones? – Preguntó Lya, no se esperaba aquello, así como ninguno.
- Exacto, si quiero cumplir, necesito de ellas. – Zachary se mantuvo callado observando la montaña de diversas armas. Más normales que aquellos robots con formas de animales.
- ¿Qué hay que hacer? – Preguntó.
- Es sencillo… Exile está separada en zonas, nosotros nos encontramos dónde la mayoría no son más que vagos esperando a su muerte, pues está más cerca de la entrada, que es al mismo tiempo la salida; - Observó a Lya y luego a Zachary. – Ustedes que han estado aquí más tiempo, corríjanme si me equivoco. – No recibió más que simples asentimientos. – Bueno. Aún con la inestabilidad que posee este lugar, cada zona tiene su cabecilla. Y a eso es que vamos. – Sonrió.
- ¿Derrocar? - Nia frunció el ceño, eso no le valía de nada.
- No tanto así, solo vamos a hacer unos cuantos negocios… Y más que nada… por un poco de información. Después de todo, si es de la zona, han de saber más que nosotros.
- ¿Y sabes dónde están?
- Yo no… Pero seguro que nuestro joven amigo tendrá alguna idea. – Observó a Zack, quien no dijo nada, y miró a Lya, si eso servía para que ella alcanzara su objetivo, no veía el porqué negarse.



- Cada vez arruinas más tu imagen. – Nia se quedó un momento recostada en la misma pared que Reese, mientras éste observaba a Lya escoger el arma que le apeteciese. Podía haberles dicho cuál escoger, o dar una idea de cuál sería la indicada para cada uno, pero prefirió dejar que ellos se sintieran cómodos como primer instancia en ese pequeño juego que había dado comienzo.
- ¿Cada vez desconfías más? – Preguntó. Ella no contestó.
- No conmigo. Pero hay drones sobrevolando la ciudad.
- Por eso trato asuntos importantes dentro de edificios… – La miró dudoso. – Ya van siendo dos días.
- ¿Y?
- No sé cómo llamarte directamente. –
- No te incube.- Él suspiró.
- ¿No tomarás ninguna? – Señaló las armas.
- Es cosa mía el momento ¿Tú?
- No soy de usar esas cosas. – Negó.
- Y te creo. – Dijo sarcástica.
- Deberías. – Concluyó ella solo quedó en silencio. – El loquito nos dirá cuando el transporte estará listo, mejor apúrate.
- ¿Transporte?
- Si quieres caminar todo lo que vamos a recorrer, bien por ti. Pero – Revisó el reloj de su muñeca. – No es hora para que una chica ande sola por las calles.
Ella resopló. Si quería bromear no le daba ninguna gracia.


Hice lo que pude, se borró dos veces, y ya no quedaba igual, hasta los diálogos cambiaron lol, fruta vida.
avatar
Fire.
.::♡.Moder*Contest.♡::.
.::♡.Moder*Contest.♡::.

Leo Femenino Ecuador

Edad : 22
Cumpleaños!! : 03/08/1996
Mi llegada : 30/06/2010
Mis Mensajes : 1280
<b>Listones</b> 292 <b>Medallas</b> 1124

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll]Exile

Mensaje por Nya el Lun 13 Feb - 13:30

Revisó cada uno de los objetos rápidamente por encima con la vista y ninguno logró captar su atención. Podía manejar cualquiera, y simplemente no tenía preferencia salvo por lo mas conveniente a lo que se enfrenta lo cual en este caso, era completamente desconocido y aleatorio.
Pasó sus dedos por un artilugio cuya función dedujo que era disparar por su forma y antes de que tan siquiera pudiese agarrarlo, Reese le ofreció una espada. Nia tan solo miró indiferente, muy indiferente.
- Te queda bien. - Dijo una vez que ella se ató la funda de la espada a la cintura con un hilo. Ella lo miró casi de reojos al notar su clavada aún en ella, esperando respuesta.
- ¿Se supone que es un ligoteo? -
Desenfundó la espada dejando escasos centímetros entre el filo y el rostro de Reese, quien soportó bastante bien la presión sin pestañear y dudar. Ante todo aquello, cabía destacar que el arma estaba emitiendo un suave y leve zumbido, lo cual Nia reconoció como una espada sónica, un filo mas afilado si se le aplicaba vibraciones capaces de cortar acero como mantequilla... solo si era de capa delgada obviamente.
Reese tan solo apartó la espada con un dedo que agarrado bien, mas que cortes producía cosquillas agradables como rascarse la espalda.
- ¿Cuando confiarás en mi? - Se acercó.
- Cuando respetes mi intimidad. - Respondió una vez que ambos estaban demasiado cerca. Mas que romántico, parecía un desafío.
Volvió a guardar la espalda y dio media vuelta para alejarse y encontrarse con Lya, quien comparada con ella estaba infinitamente mas enérgica.
- Hey hey. - Llamó a Nia. - Acabo de recordar una cosa. ¿Por que querría matarte? -
La rubia dudó. No era muy profesional contarle la verdad, pero tampoco podía disimular mucho mas. Se puede esconder la verdad pero cuanto mas tiempo pasaran juntos, mas dificil iba a ser.
- Larga historia. - Murmuró. - En otro momento. - Añadió tras ver la cara de protesta de la maga.
- Cariño no huyas de mi. - Dijo Reese acercandose. En ese momento, Nia le dirigió una mirada de la muerte mortal (?)
- De todos los delincuentes, esos los odio mas. -
- No soportas la amistad. -
- Ha. - Bufó Nia. - Si por mi fuera preferiría no estar aquí, pero debo. -
avatar
Nya
**Fan*Contest**
**Fan*Contest**

Virgo Femenino España

Edad : 23
Cumpleaños!! : 12/09/1995
Mi llegada : 13/03/2011
Mis Mensajes : 455
<b>Listones</b> 65 <b>Medallas</b> 365

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll]Exile

Mensaje por *Sab--loid09* el Sáb 18 Feb - 1:33

Lyanna se resignó a la falta de respuesta por parte de Nia, pues realmente tenía curiosidad sobre lo que había formulado anteriormente, suspiró dejando ir aquello, algo le decía que más adelante se enteraría de lo que quería saber. Y con una sonrisa en el rostro, se giró hacia el arsenal que tenía a un lado.

-Veamos qué tenemos aquí -Repasaba los objetos sin sorprenderse en lo absoluto, todas le parecían corrientes, dentro de lo que cabe. Mientras, el muchacho castaño la seguía con rostro sereno.

Repentinamente, reparó en un objeto que, a su criterio, era fascinante: Un mazo largo, cuyo color plateado destellaba opacando cualquier oportunidad que pudo tener otra arma de ser escogida. Los ojos azules de Lya centellearon con viveza, mientras ahogaba un grito de emoción.

-¡Qué belleza! -Exclamó tomando el objeto en sus manos como si de un tesoro se tratase- ¡Eres tan lindo! ¿No creen que es lindo? -Preguntó sin darles tiempo de responder a los demás, y sin mirarlos siquiera- Lo llamaré Masi, serás Masi el mazo -Seguidamente, abrazó su nueva arma como si se tratara de su bebé. Su sonrisa se amplió más de lo usual, si eso era posible.

Zachary se le quedó mirando, con su habitual rostro inexpresivo, más sus ojos se intercalaban entre el mazo y su dueña: Trataba de entender por qué le causaba tal emoción a la peliazul a la vez que se preguntaba por qué lo acariciaba tanto, en todo caso, debía brindar ese tipo de atención a otros, a un ser vivo, como a... A Snow, por ejemplo, sí, a Snow.

-Ohhh, pensar que estuviste aquí todo el tiempo, sin mí -Le hablaba la muchacha a Masi- Eres tan li... -Un ladrido demandante de Snow la interrumpió y la hizo voltear hacia el can- Oh, pequeño, no te preocupes. También te quiero, lindura -Se agachó y acarició al perrito con su mano libre.

Mientras Zachary seguía en su dilema interno, Nia y Reese se limitaron a observar la escena, cuando advirtieron la presencia del científico en la habitación.

-El transporte está listo -El hombre aún sonaba entre indignado, molesto y asustado.
-De acuerdo, lo seguimos -Respondió Reese con ánimo, sin perder su toque cortés- Pase usted -Miró a Nia, quien sólo bufó e ignoró la petición. Ante ello, el chico esbozó una sonrisa y sin insistir más, caminó, ella detrás de él.
-Vamos Snow... -Llamó Lya quien había empezado a andar, y giró el rostro- ¡Oh! Zack, ¿Escogiste un arma ya?
-Mh... -El mencionado no esperaba que le hablara, y disimulando la sorpresa dirigió su vista al arsenal.

Lo recorrió con la mirada rápidamente, las pistolas fueron las primeras en descartar, eran demasiado ruidosas. Espadas, cuchillos, mazos (aunque ninguno como el modelo que tenía Lya), nada lo convencía. Hasta que llegó a un arma que llamó su atención y en la etiqueta que tenía al frente decía "Katar". Las tomó, pues eran dos piezas, una para cada mano, y se encaminó al lado de Lya, siguiendo a los demás.

-Oh, escogiste unas muy interesantes -Observó la peliazul mirando con curiosidad. Él sólo asintió- ¿Cierto, Masi? -La chica presionó un botón que accionó su arma, esto hacía que aumentara o redujera su tamaño, y al parecer también podía modificar un tanto su forma- ¡Increíble, cada vez es más perfecto! -El joven sólo deslizó su mirada hacia otro lado mientras se colocaba sus armas en las manos, ella le estaba dedicando demasiada atención a ese bendito aparato.

Salieron del lugar a través de un pasaje secreto que llevaba a una especie de almacén de equipos de transporte, donde los aguardaba una máquina encendida ya, lo suficientemente normal -en apariencia- como para pasar desapercibida ante ojos curiosos y miradas acusatorias.

-Me imagino que, a pesar de cómo se ve, está integrada con mecanismos de defensa, ¿No? -Intuyó Reese.
-Precisamente -Admitió el científico, subiéndose a la maquinaria, aún ofendido ante todo el revuelo anterior.

El resto del grupo subió al auto, el cual se puso en marcha inmediatamente después. Al ser un adelanto tecnológico del científico aquél, no necesitaba un conductor, más sí coordenadas de dirección.

-¿A dónde nos dirigimos? -Preguntó el mismo. Y Reese dirigió su mirada al chico ojiverde.
-¿Dónde podemos encontrar a las cabecillas de esta zona? -Le preguntó amablemente, aunque al menor seguía sin simpatizarle él.
-En la tercera avenida... La ruta que lleva a los mercados pequeños... Siempre he visto gente reuniéndose en ciertos edificios de allí... -Respondió Zack.
-¿Así tan descaradamente? ¿Sin intentar disimular? -Cuestionó Lya, que estaba al lado del muchacho y acariciando a Snow.
-Está claro que son malos actuando, y disimulando -Aclaró el castaño sin mirar a nadie, estaba ajustando los filos retráctiles de su arma.
-Bueno, como dije, esta es la zona menos "infectada", no es extraño que no sean unos aces en el escondite -Observó el pelinegro.
-En marcha entonces -Anunció el científico loco, quien mientras los demás hablaban, ajustaba las coordenadas de dirección y el auto giraba de una calle a otra.

Se instaló un silencio en el cual cada quien analizaba sus propios pensamientos, y éste silencio sólo era roto por el leve tintineo de la cadena de Zachary, quien la estaba agitando un poco entre sus manos. A ojos de los demás, parecía un acto de ocio, aburrimiento quizá, pero realmente la ansiedad había empezado a florecer en el chico.

Estaba en un auto. Pensaba.

En su mente se repetía una y otra vez la imagen del auto de sus padres.

La última vez que lo vio, que los vio.

El auto.






~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~
Les dejo imagen y descripción del arma de Zack:

Spoiler:

Katar: Arma estilo guantes, son dos, uno en cada mano.

El Katar tiene su origen en la India y se compone por una especie de brazalete conectado con un grupo de cuchillas afiladas, diseñado para ser una extensión del brazo de su portador. Con el Katar es posible ejecutar víctimas de forma silenciosa, rápida y precisa. También está diseñado para perforar materiales y hacer ataques rápidos.

*Los filos son retráctiles, de manera que queden al nivel del puño, y que se pueda utilizar la fuerza bruta (golpes) en pelea ayudándose de los pinchos que tiene en los nudillos.


Última edición por *Sab--loid09* el Lun 7 Ago - 3:01, editado 1 vez
avatar
*Sab--loid09*
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.

Cáncer Femenino Sin Bandera

Edad : 21
Cumpleaños!! : 09/07/1997
Mi llegada : 29/11/2009
Mis Mensajes : 1678
<b>Listones</b> 264 <b>Medallas</b> 1579

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll]Exile

Mensaje por Mar. el Lun 20 Feb - 20:10

CAPÍTULO CINCO:
PRIMERA PARADA

La oscuridad de su oficina le traía seguridad. Tenía el vaso con ron sobre el escritorio al alcance de su mano, mientras su mirada se paseaba fervientemente sobre las imágenes de una de sus revistas favoritas, aquellas con material prohibido, al cual había tenido acceso gracias al “cargo” que se proclamaba. No era mucho, pero suficiente para gozar de algunos privilegios-si se podrían llamar así- en ese infierno.
La luz de la luna se colaba por las persianas rotas y maltrechas, y la lamparita de mesa luchaba por mantenerse encendida. Le había dicho a sus hombres que se encontraría realizando cosas importantes. ¡Y vaya que importantes! Reía para sí con cada página transcurrida. Sus mejillas se encontraban excesivamente rojas debido al alcohol y al contenido explícito. Sonrió con el cigarrillo en los dientes. Llevó una de sus manos hacia la parte inferior…
-Ay no, si haces eso vomitaré – se sobresaltó. Aquella voz le había calado hasta lo más profundo de los huesos y no solo por haberse descubierto in fraganti, sino porque se creía solo en la habitación. Se quedó estático por unos segundos. Una risilla se escuchó a un lado.
-¿Quién anda allí?- le había costado soltar aquella pregunta y lo había reflejado en su voz entrecortada. Nuevamente una risa. Se encontraba paralizado. Una gota de sudor se resbaló por su sien.
-Ow ¿Asustado? Y yo que creía que eras un tipo rudo…- pasos. Él no movió más que los ojos intentando encontrar al intruso. –Pero… todos se equivocan ¿no?
-¿Dónde estás? ¿Cómo entraste? – logró ponerse de pie arrojando la silla para atrás y llevando su mano hacia la derecha de su pantalón, sacando una pistola de corto alcance.
Se escuchó cómo aquella mujer chasqueaba la lengua como negación y en tono burlón. –No, corazón…aquí las preguntas. Las haré yo-
-¡Mu-muéstrate! – había retrocedido hasta pegarse a la pared, sujetando torpemente el arma.
-¿Quieres verme?- su voz era seductora y juguetona, pareciera un coqueteo común y corriente pero algo en la voz de aquella mujer misteriosa le helaba la sangre. Quizás podría reconocer un poco de su locura… Tragó saliva. Hubo silencio. Y de pronto…
La luz de la lámpara se apagó y pudo escuchar claramente en su oído un susurro: Buu…
Y gritó. Un grito desgarrador que llegó hacia los exteriores, pero que nadie atendería.

Flash Back.
-Entonces… ¿Vamos y ya?- preguntó la peli turquesa mientras se dirigía hacia el pelinegro, que iba de copiloto del Científico Loco.
-Es el plan.
-Jo...muy simple – la joven se cruzó de brazos. Nia la observó de reojo y Reese sonrío desde la parte delantera. –Con que atrapemos a uno, largará en instantes dónde está el cabecilla principal.
-¿Oh sí? ¿Y lo harías tú sola?- preguntó el joven de ojos rojos con cierto tono de desafío y diversión. Sus ojos escarlatas se encontraron con los turquesas de la joven, quién solo sonrío con sorna.
-Claro. Si me deja, “jefe”. Y si a nadie le molesta–soltó en risa.
-¿Alguno se opone? – un paseo rápido por el rostro de los demás le dio la respuesta. Nia parecía no interesarse y Zack solo alzó un poco la mirada. -No hay objeción entonces
-Bien – celebró ella con una sonrisa de satisfacción en su rostro. Giró la mirada hacia su compañero de al lado. Zack seguía entretenido, aunque ahora su atención se la llevaba Snow, quién se encontraba recostado en las piernas del castaño. Lya lo observó un instante. Desde que conoció al joven, lo había podido observar con aquella mirada limón, intensa y apagada…pero ahora, era distinto, podía sentir la ansiedad del joven disfrazada en las caricias que le daba al pequeño animalito. Golpeó suavemente su hombro obteniendo una mirada de desconcierto del chico, ella solo sonrío y él agachó la mirada. Ya tendría tiempo después para saber el porqué de la reacción del muchacho.
-Llegaremos en unos minutos.- anunció el científico loco.
Fin del Flash Back.

-Entonces…retomemos en dónde nos quedamos corazón – hablaba Lyanna sentada sobre el escritorio mientras jugaba con su pie empujando la silla en dónde había atado al hombre de terno.
-Ya sé quién eres…eres aquella ladrona bruja que estafó al del Quemador.
-Oh, es un honor que me reconozca, pero se equivoca, yo no soy bruja, soy maga- corrigió la peli turquesa –No confundas, yo uso trucos, no magia de verdad. Si no, ya te hubiera convertido en gallo. Ahora…ya que nos presentamos, de alguna manera. Creo que es momento de que hables… ¿Dónde está? – Última frase y su mirada cambió junto a su voz. El hombre tragó saliva.

Mientras tanto, en las afueras del edificio de la tercera avenida: El carro del científico se encontraba estacionado directamente en la puerta, sin preocupaciones y sin ningún problema. Desde que Lyanna salió del auto, habían pasado apenas unos minutos, pero decidieron bajarse para estirar las piernas…según el “jefe”.
Nia, se encontraba sentada en el capot del coche observando hacia el piso más alto del edificio. Tenía una sola cosa en mente: Largarse lo más pronto posible. Mientras más rápido consiguieran la ubicación del pobre infeliz que se creía dueño de la zona, más rápido podría liberarse de esa panda de extraños. Hizo el ademán de pararse, pero la mano del pelinegro la detuvo.
-No, ella puede. – La joven se giró hacia el muchacho y una mueca de extrañeza se dibujó en su rostro. ¿De dónde había sacado una paleta de helado?
-¿Dónde…?
-¿Esto? – señaló la paleta antes de metérselo a la boca y volver a sacarlo. -¿De él? – y con su dedo señaló al Científico que se encontraba en el asiento del copiloto con otra paleta. Nia le volvió a dirigir una mirada de aquellas que lo hacían palidecer.
-No te enfades, si quieres te conseguimos una. Ya todos tenemos. – La joven se inclinó y pudo ver a Zack agachado, con una paleta en la boca y dándole otra a probar a Snow. La chica soltó un bufido. ¿Era enserio? ¿Paleta de helado?
En ese momento, la peli turquesa salía del edificio estirando sus brazos.
-¡Aia! Qué llorón resultó y yo que solo quería conversar – movió su cabeza relajando sus músculos. –Listo. Tardé un poco más por qué no pude evitar divertirme – sonrío.- ¡¿Esas son paletas?! ¡Yo quiero!
-Ten – Reese estiró un empaque y la joven lo tomó. -¿Y ahora, a dónde?
Lya mordió un trozo del dulce –A dos calles de aquí, en un sótano. ¿Vieron? Son unas ratas.


-------------------------------------------
Que quede claro que Lya no lo torturó ni nada pro el estilo, solo le sacó la información pacíficamente intimidándolo un poquito...
avatar
Mar.
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.

Géminis Femenino Perú

Edad : 23
Cumpleaños!! : 30/05/1995
Mi llegada : 27/12/2009
Mis Mensajes : 2376
<b>Listones</b> 226 <b>Medallas</b> 1630

http://weheartit.com/xiyozaqui

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll]Exile

Mensaje por Fire. el Mar 28 Feb - 1:31

Observó el exterior unos momentos, ese transporte no solo le recordaba a una mala imitación del "Catbus" sino que además no ayudaba a que sus largos cabellos se mantuvieran tranquilos; de hecho, tenía suerte de que su manera de verse le importase poco, pero no era lo mismo cuando tú propio cabello te cegaba a traición.

Resopló y se volvió a quitar por tercera vez los rubios de sus ojos; esa era una de las razones por las que prefería caminar, nisiquiera estaban tan lejos. Además, cualquier cosa que viniera de ese científico no era buen augurio para ella.
Por tanto probar esas paletas, por mucha sed que tuviese era un "No" rotundo.

Y lo peor de todo es que sabía que Reese la estaba observando, era obvio por ese constante peligro a sus espaldas; no podía ser otro que ese tipo. Podía estar con miles enemigos, que tuviesen resentimiento hacia ella, observándola; no tenía de qué preocuparse. Pero ese hombre era otra historia ¿Cómo pudo vivir en sociedad tantos años sin que otras personas se dieran cuenta de la rata que es?
Pero debía de recordar... ¿Por qué estaba ahí? No era tan complicado, menos cuando el principal problema estaba a unos asientos de ella. Se complicaba cuando de hecho, la estaba usando para cosas que debía de evitar.

- Hemos llegado. - Anunció el científico, los demás no tardaron en bajar.
- Sabes que te tienes que quedar ¿No? - Preguntó Reese asomándose por la ventanilla del copiloto, cuando se dio cuenta de que estaba a punto de acelerar.
- ¿Por qué debería de quedarme? - Sacó la lengua en burla e ignorancia, como si de hecho no debiera de estar ahí.
- Porque si te vas... Conocerás el verdadero infierno. - El pelinegro solo sonrió. Pero sus ojos rojos denotaban tal vacío al pronunciar unas palabras tan simples, que el hombre no hizo más que apagar el auto. Ante ello, el de traje se giró a los demás. Y como siempre, Nia no se veía nada contenta, Zachary parecía distraído, mientras que Lyanna no perdía aquel brillo de emoción en los ojos. ¿Acaso algo estaba mal? En realidad... Para él era suficiente. Nunca fue muy exigente.
- ¿Vamos a entrar o no? - Preguntó Nia, el pelinegro no hacía más que quedarse ahí sin hacer o decir nada, más que observarlos.
- Es que... me quedé pensando... - Se excusó.
- ¿Qué cosa? - Lyanna lo observó curiosa.
- Pues... Hemos venido con las manos vacías. - Dijo, y aunque parecía una broma, lo decía muy en serio. - Es una terrible falta de hospitalidad presentarse sin un obsequio.
- ¿Tú crees? - Aquello le divertía.
Él asintió, y después simplemente sonrió ampliamente.



- ¿Cómo están las cosas? - Pasó la carpeta con los documentos a un lado, el general frente a él quedó firme y con un rápido saludo procedió a informar.
- Los cadetes están en forma, para el tiempo que falta estarán más que listos para cualquier sorpresa.
El hombre tras el escritorio se llevó una mano al puente de la nariz y masajeando trató de quitarse todos los pensamientos, que inundaban su mente desde hace ya días.
- ¿Pasa algo malo?
- Simplemente hay algo que me inquieta... - Bajó la mirada nuevamente a los expedientes. - Mejor dicho... Alguien.
- Si es por Jail...
- Oh, no. - Rápidamente descartó aquello. Como si nisiquiera quisiera escuchar aquella mención. - Se trata de algo un poco más problemático. - Explicó.
- Pero señor... Si fueron fueron atrapados una vez...
- ¿Sabes? No todos están ahí por ser atrapados... Otros entran por voluntad.



Una explosión hizo que más de la mitad tomara sus armas, para comenzar a disparar a lo ciego, pues la enorme nube de humo formada, más la obscuridad de la noche, no permitía ni que un águila fuese capaz de observar lo que había más allá.
- ¿Qué ha ocurrido? - Preguntó uno apartando el humo de su vista, mientras abanicaba con fuerza.
- Como si fuera a saberlo. - Le contestó uno que parecía al menos más espabilado.
- La gente aquí no es muy amable con sus visitas... - Una voz se escuchó, venía de la entrada, justamente de dónde provino aquella explosión.
- Dicen que los fuegos artificiales no le gustan a todo el mundo. - Esta vez, era una voz que contrarrestaba pues era de mujer, y de hecho se escuchaba muy feliz.
- Me doy cuenta...

Aquellas voces no hacían más que acercarse, poniendo en alerta a los demás. Si no podían ver, no podían hacer mucho; pues el anterior arrebato hizo destrozar algunas de las pocas lámparas con las que contaban. Pero después una luz nuevamente les aclaro la vista. Era irónico, pues eran dos, y aparentaban una forma muy similar a los ojos de un gato.

- Trajimos Snowticks - Y una sonrisa tranquila, presentando lo más parecido a paletas, hizo que presenciaran la irrupción de a penas cuatro personas. - ¿Quién quiere?
- No me jodas... - Dijo uno, algunos hasta comenzaron a reír. - Este no es un garden. - Suspiró. - Mátenlos. - Ordenó inmediatamente. Para llevarse una que otra sorpresa, y más que nada un masaso en la cara (?, y por ende, la responsable de ello, recibió las miradas violentas de los demás.
- Están buenos. - Fue lo único que dijo, pero como siempre, nadie quiso escuchar, por tanto los disparos no se hicieron esperar.
- Te hago una nota mental... - Nia llamó la atención de Pelinegro. - Cuando quieras negociar, no lo hagas con paletas de helados. - Y sin más dejó su lado para avanzar hacia los que se estaban acercando a dónde ellos estaban.
- Tanto que me esforcé con el nombre... - Miró los helados y después al castaño, que tenía una paleta en la boca. - ¿Tú que dices? - Y sin recibir respuesta, también lo vio marcharse, corriendo para cubrir las espaldas de la peli turquesa. - Que ansiosos estamos. - Escuchó un ladrido a sus pies. - Me temo que todavía no es tu tiempo de brillas bola de pelos... suficiente con prestarme el nombre. - Sonrió, para después, avanzar simplemente, por donde el instinto le mandara, realmente no era su intención matar a nadie... Pero ya les había dicho antes de entrar, que si los vándalos se ponían violentos, ellos no tenían porqué tener piedad.

No me he fumado nada (?
avatar
Fire.
.::♡.Moder*Contest.♡::.
.::♡.Moder*Contest.♡::.

Leo Femenino Ecuador

Edad : 22
Cumpleaños!! : 03/08/1996
Mi llegada : 30/06/2010
Mis Mensajes : 1280
<b>Listones</b> 292 <b>Medallas</b> 1124

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll]Exile

Mensaje por Nya el Lun 27 Mar - 23:32

En el momento en que Nia puso pie frente a un grupo de aquellos matones, no tardaron en dejar escapar silbidos y entre otros tantos piropos de mal gusto. A pesar de tantos años de evolución, algunas cosas no cambiaban.
- Oí, parece que nos tocó el premio. - Celebro uno.
- Obviamente, yo iré primero. -
Nia compuso una mueca de asco y odio extremo en el momento que fue capaz de ver "la hombría" de uno, concretamente del único que avanzaba hacia ella con toda la seguridad del mundo y que en seguida aplasto con una hormiga con su espada.
- Eso si es que puedes tocarme primero. - Dijo sonriendo por primera vez aunque de burla y superioridad.

- ¡Mátenla! - Grito el hombre después de haber dejado en el aire alaridos de varios segundos de dolor. - ¡Mátenlos a todos! - Grito de nuevo sudoroso.

Con gracia sin desaprovechar ningún movimiento y sin moverse de sitio, Nia rebano a todo aquel que se acercara o lo mandaba lejos con una patada giratoria. Su pequeño cuerpo no podría desviar a alguien tan grande, pero lo menos hacer que diera paso atrás sí. Pero no lo convirtió con masacre, tan solo creo heridas en sus oponentes.
- Apártense, yo me encargo. -
El dueño de aquella áspera y masculina voz se hizo camino apartando a sus hombres con la mano de la forma más ruda posible. Si, con una mano, ya que la restante la sustituía un artefacto mecánico, una prótesis que en lugar de mano era una especie de tenaza, como la boca de un cocodrilo y que por su tamaño Nia dedujo que un apretón era suficiente para partir en dos.
- Ha, nos volvemos a ver. -
- Tienes muchos amigos. - Dijo Lyanna desde otra parte.
¿¡A donde miras!? - Grito uno de los contrincantes de la chica que esquivo perfectamente su cuchillo y con un salto de piernas abiertas, bum, otro golpe de maza.
- Tsk. - Fue lo único que articulo Nia.
- Te devolveré el favor de haberme enviado a este "paraíso". -
Para una persona normal, la batalla entre Nia y el grandulón era demasiado rápida para seguirla y que comparado con la de Lya era lo opuesto pues los movimientos de la maga parecían graciosos y cómicos.
La velocidad del matón seguía siendo igual tal como recordaba la rubia, hasta que de pronto el brazo mecánico acelero repentinamente, cosa que fue descuido de Nia y acabo entre los dientes de aquella tenaza.
- Mierda. - Aquella palabra escapo de la boca de Nia.
- Ja, no te esperabas eso. Esta vez me vengare, me asegurare de no matarte y de hacerte sufrir hasta que desees estar muerta. - Nia trago saliva, obviamente estaba en apuros, uno bien grande.
- Tanto tiempo para innovar y no se te ocurrió una frase mejor de villano. - Tras oír aquello, el hombre apretó las pinzas obligando a la joven gritar.
En ese momento, Zachary apareció, clavando las cuchillas de su arma en el brazo del hombre, quien al darse cuenta no evito sonreír y reírse a carcajadas. Nada parecía haber hecho efecto.

- ¿Acaso eres tonto? - Se rio. Pero cuando quiso mover su brazo, no hizo otra cosa que aflojarse y abrirse la tenaza hasta el punto de liberar a Nia. - Que... - Y entonces lo comprendió. Había cortado un punto vital del brazo, concretamente la que daba fuerza para aquel agarre. - Hm, al final será entretenido. -

~*~*~*~*~
Por el pasillo tan solo se podía oír a un hombre tarareando una canción que hacía eco tan lejos, que a pesar de que no lo veían, le podían escuchar sin poder concretar donde era estaba realmente.
- B-Bastardo. - Hablo el guardia por lo bajo a su compañero sin quitar vista del horizonte por el único lugar que se podía entrar. - Cuando te vea que llenare de balas. -
Y conforme apuntaban sus armas sudorosas con dedo en el gatillo todo mientras los latidos de sus corazones empezaban a opacar el sonido del tarareo, de pronto la canción se detuvo sin más. Un silencio más incómodo y tan mortal, que asesinarlo parecía provocar el fin del universo.
- Qué demonios... -
BU
Tiraron del gatillo mientras daban un grito de guerra tan fuerte que literalmente les estaba quemando la garganta del esfuerzo. Aquellos gritos alargados que se mezclaban con el sonido de las metralletas descargando todo su plomo, ceso al cabo de un minuto dejando una nube de humo y polvo.
El par de guardias respiraba profundamente, con esfuerzo. La tensión los había ganado y cuando escucharon pasos, volvieron a jalar del gatillo pero en lugar de disparos se escuchó un "clac". El cartucho estaba vacío.
- Vaya, ¿así es como reciben invitados? -
La figura del hombre por fin empezaba a tomar forma por la humareda, pero no se esperaron el ladrido de un perro que bueno, los asusto nuevamente doblegando sus piernas por lo que ambos cayeron de culo al suelo.
- He de suponer, que tras esa puerta esta su maestro. - Sonrió Reese ajustándose el traje. - Sé que no tengo cita, pero confió en que me dejaran pasar. - Y con la sonrisa amplia, y la confianza de todo un mundo, entro con seguridad.


Última edición por Nya el Sáb 1 Abr - 6:16, editado 2 veces
avatar
Nya
**Fan*Contest**
**Fan*Contest**

Virgo Femenino España

Edad : 23
Cumpleaños!! : 12/09/1995
Mi llegada : 13/03/2011
Mis Mensajes : 455
<b>Listones</b> 65 <b>Medallas</b> 365

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll]Exile

Mensaje por *Sab--loid09* el Sáb 1 Abr - 3:53

-¡Mocoso entrometido! –Gritó con furia y voz ronca el hombre.

Empuñó su mano real y la dirigió al ojiverde, quien lo esquivó por poco y se deslizó a sus espaldas, asestándole un golpe con puño cerrado en la espalda. En esta mano, su arma tenía los filos retraídos más le hizo un daño bastante desagradable con los pinchos de su empuñadura, haciendo que el hombre arqueara la espalda hacia adelante con un quejido. Oportunidad que aprovechó Nia para saltar y propinarle una potente patada en un costado de su cuello, con lo cual el hombre cayó al suelo duramente.

-Bruja de m… -Con un fuerte pisotón, la rubia descolocó la mandíbula de su contrincante, quien se quedó sin poder gesticular y sólo gemía de dolor.
-Ya me cansé de escucharte –Nia se arregló un largó mechón de cabello que se había deslizado frente a su rostro- … Eso no estuvo mal, chico –Se dirigió a Zack, que estaba de pie al otro lado del hombre caído.
-… Supongo –Masculló el castaño, quien veía indiferente pero atentamente la mandíbula fuera de lugar del tipo. Subió la mirada hacia ella- ¿Un conocido?
-Sólo un bastardo más –Se limitó a responder ella.

Zachary giró su rostro hacia Lyanna, quien parecía estarse divirtiendo con uno de sus oponentes, esquivándolo con gran agilidad. La mirada del muchacho se agudizó cuando vio que uno de los hombres que ella parecía haber derrotado se levantaba del suelo dispuesto a apuñalarla con su arma: Una larga y filosa cuchilla capaz de matar rápidamente. Corrió sin pensarlo dos veces estirando su brazo derecho.

En esa mano, su Katar sí tenía los filos deslizados hacia afuera, y en el mismo segundo ocurrieron dos ataques: Zack desgarró el lado izquierdo del cuello del maleante, y Lyanna asestó un mazazo en la cabeza del contrincante que peleaba con ella hasta ese momento. La peliazul se incorporó limpiamente, girándose de inmediato al escuchar un grito de dolor, y su mirada se encontró con el cuerpo del hombre tirado en el suelo, su cuello sangrando, y el castaño al otro lado del mismo, tan sólo ahí de pie. Por un momento, la escena la sorprendió, más luego sonrió al chico.

-Vaya, creí haberlo derrotado antes, sería el que más resistió –Contempló mirando por última vez al hombre, y de nuevo a su compañero- Gracias, Zacky –Dijo con alegría.
-De… De nada –Por un segundo, los ojos del muchacho se abrieron un poco más de lo habitual, lo había sorprendido con ese diminutivo. No le había molestado en absoluto, más no se lo esperaba.
-Creo que ya derrotamos a todos –Dijo Lya mirando a su alrededor, sin darse cuenta del cambio en el rostro de él- Y bien, mi querido Masi, gracias por tu gran utilidad, eres un hermoso mazo, mami te quiere –La joven, sonriente, acarició el mazo aferrándolo a su pecho.
-Eh… -Más que una expresión, el sonido había salido como un suspiro de la boca del ojiverde, su voz no había perdido el tono indiferente, más se había mezclado con una pizca de desilusión.

Le estaba agradeciendo más a un mazo que a él. No es que él quisiera que lo halagara, eso no le importaba. Pero… El mazo, nuevamente, se llevaba toda la atención de Lyanna.

-¡Nia! –Exclamó la peliazul- Creo que es todo por aquí. ¿Vamos con Reese?
-Tsk –Ante la simple mención de aquel sujeto, la expresión de la rubia cambió a enfado.
-Bueno, supongo que no hay opción, ¿No? –Rió la otra.
-Si por mí fuera, aprovecharía de irme.
-¿Y por qué no lo haces?
-…

Lyanna interpretó el silencio de la otra muchacha, sabiendo que no quería responder. No insistió más y se puso en marcha, canturreando una de las tantas canciones que le gustaban. Nia la siguió de mala gana, atenta a todo pero aún así enfrascada en sus propios pensamientos.

Por su lado, Zachary había posado su mirada en el cuello del hombre al que momentos antes había atacado, sus pupilas se dilataron un poco viendo como la sangre salía despedida de la herida. Sin quitar la mirada, se arrodilló frente al cuerpo y limpió las garras de su arma con la chaqueta de este en un solo movimiento.

-¡Zack! ¿No vienes? –La voz de Lya lo descolocó de sus pensamientos.
-Mh –Asintió hacia ella y se puso de pie.

Mientras caminaba para alcanzarla, agitaba con ansiedad su collar de placas de metal, llevaba tiempo sin escoger a una víctima, sin analizarla, sin matarla, empezaba a sentir el deseo de hacerlo. Y el ataque a ese hombre no sació esa sed de sangre, más bien la incrementó.

-Oye, cuando íbamos en el auto al salir del laboratorio… ¿Te ocurría algo? –Cuestionó Lya una vez que el muchacho llegó a su lado.
-…
-Te vi… Algo diferente. ¿Puedo saber? –Insistió, su mirada azul se deslizó hasta el collar de Zack, que tintineaba con el movimiento de sus dedos.
-Recordé algo. –Respondió secamente. Fueron palabras cortantes, pero no de manera fría, más bien muy distante.
-Ya… Puedes decirme en algún momento, si eso te ayuda –Sonrió ella.

Los ojos verdes del muchacho la miraron fijamente, a ese rostro níveo que le ofrecía una sonrisa sincera, luego de un ofrecimiento de apoyo. Un pequeño brillo apareció en sus ojos, casi imperceptible, cosa que nunca sucedía. Esto vino acompañado de una sensación -extraña para él- de calor en el pecho. Ambas cosas se desvanecieron al instante, pero eso no quitaba que estuvieron ahí. Ella… A ella le importaba, aunque sea un poco. Y a él, a él le importaba ella, ¿no? Sacudió su rostro levemente y volvió la vista hacia adelante, se sentía confundido de nuevo, y odiaba eso.


-Como le seguía diciendo, lo más apropiado sería… -La voz de Reese se extendía por la habitación, o bien, oficina, con total calma y naturalidad. Y fue interrumpida por la llegada de tres personas- Oh, mire qué conveniente, esto amerita presentaciones. Ellos son mis compañeros de negocios –Sonrió con calma, señalando con un ademán de la mano al grupo que se adentraba en el cuarto.

Se hubiesen quedado afuera pero, era tan aburrido. Además, a Nia le interesaba saber qué ridiculez estaba planeando ese hombre tan raro, Lya tenía curiosidad y ella también sostenía una negociación con el pelinegro, y Zack… Si la peliazul entraba, él también. Seguido de Snow, quien se había mantenido maravillosamente fuera de peligro durante la confrontación.

avatar
*Sab--loid09*
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.

Cáncer Femenino Sin Bandera

Edad : 21
Cumpleaños!! : 09/07/1997
Mi llegada : 29/11/2009
Mis Mensajes : 1678
<b>Listones</b> 264 <b>Medallas</b> 1579

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll]Exile

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.