Contestshipping * Fans

**Click en la imagen**
*Para cerrar: click en no anunciar*

"¡Siguiendo mi camino!"

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

festejando "¡Siguiendo mi camino!"

Mensaje por BlueAngel75 el Vie 4 Nov - 0:08

Hola!!! bueno nunca me anime a subir mi fic por miedo ya saben lo típico, pero hoy me dije que lo peor que puede pasar es que nadie me lea XD así que aquí les dejo mi fic de está hermosa pareja Drew y May... la historia comienza justo cuando Max y May entran al barco a comerse la comida que Brock les preparó, en fin veremos como me irá. Mucho gusto!




Capítulo 1
MAY



Entramos a comer luego de que perdimos de vista a Ash y a Brock, al parecer Max ya no estaba triste y eso me tenía más calmada. Acomodé los platos de mis pokemons y comencé a sacar los tarros de la comida especial pokemon de Brock mientras Max colocaba acomodaba la mesa, era extraño estar sólo nosotros dos cuando hace momentos estábamos con nuestros amigos; sería difícil tener que acostumbrarme estar solo yo y mis pokemons, dije mientras intentaba pensar en cómo sería todo una vez partiera.
- ¿May? ¡Hey! – sentí que alguien me tocaba el hombro y al subir la vista Max me miraba preocupado.
- ¿Qué sucede? – no debía de estar tan distraída.
- Te he estado llamando hace rato, incluso lo estás preocupando a ellos – miré hacia mis pokemons y efectivamente ellos se notaban preocupados, terminé de servir su comida y me fui a sentar en la mesa en dónde Max ya había acomodado los sándwichs y refrescos que Brock nos había empacado.
- No pasa nada, solo estaba pensando en todo lo que tendré que hacer una vez lleguemos a casa – suspiré y luego sonreí – estoy emocionada y tengo un poco de miedo no lo puedo negar, pero estoy segura que nos irá genial en Jhoto – dije mirando a mis pokemons quienes comenzaron a asentir – y ahora coman que se enfría – dije mientras yo también tomaba mi sándwich.
- May ¿te estás arrepintiendo? – casi escupí lo que estaba comiendo, iba a contestarle bruscamente, pero me di con la sorpresa de que él me miraba serio y entonces comprendí que Max seguía preocupado por mí.
- ¿Sobre ir a Jhoto? – él asintió – para nada – comencé a sonreír – sé que no será sencillo, pero estoy decidida a convertirme en una gran coordinadora y empezar a buscar mi propio estilo de batalla – había hecho como una promesa con Drew y me encantaría que la próxima vez que nos viéramos yo ya tuviera mi estilo con que enfrentarlo.
- ¿Cómo puedes estar tan calmada? Tú nunca has viajado sola y no hace mucho que te interesaste por los pokemons y los concursos además de que… - le puse una mano sobre el hombro y lo mire a los ojos.
- Max sé que te preocupas por mí, pero creo que olvidas que no estaré sola – no me había dado cuenta que mi hermano estaba con los ojos llorosos hasta que se los limpió disimuladamente con el brazo, quise reír él a veces era un exagerado – acaso los olvidas a ellos – le dije señalando a mis compañeros, él asintió despacio como si comenzará a procesar la información que acababa de recibir. Iba a ser un reto irme por mi cuenta, pero me sentía preparada.
- Es verdad no estarás sola y además que con Blaziken nadie se atreverá a acercarse – dijo asintiendo – si efectivamente creo que te irá muy bien en Jhoto – aquello sonó como si mi Blaziken fuera a ser mi guardaespaldas.
- Claro Max lo que tu digas, ahora terminemos de comer para ir a buscar nuestros cuartos y dejar las cosas – él asintió y comenzó a comer, me fije en que mis pokemons aún seguían comiendo bueno todos menos Munchlax que ya estaba durmiendo su usual siesta luego de una comida.
Al terminar de comer decidimos limpiar para luego buscar nuestro cuarto y dejar ahí nuestras mochilas ya que no llegaríamos hasta mañana en la tarde, no quise guardar a mis pokemons para que no se perdieran nada del viaje de regreso por lo que todos menos Blaziquen estaban explorando la habitación. Al poco tiempo de llegar todos se pusieron a jugar con Max así que decidí salir a tomar un poco de aire por lo que decidí salir a caminar un rato así que haciendo el menor ruido posible salí hacia la cubierta, ahí tendría una vista hermosa del atardecer.
Había estado mirando a la nada y no me había percatado que mi pokemon inicial estaba a lado mío en silencio, el cambio de temperatura fue lo que avisó que tenía compañía y es que gracias a que ahora había llegado a su última etapa de evolución Blaziken emanaba calor.
- ¿Tú tampoco quieres jugar con Max? – le dije a mi compañero, pero el ladeó la cabeza – entonces me vienes a acompañar – él asintió y yo sonreí – no te parece todo esto increíble Blaziken, hemos participado en dos festivales y hemos conocido grandes amigos, pero sobre todo… - creo que nunca le agradecí apropiadamente a mi pokemon por todo lo que había ganado – te estoy bastante agradecida y es si no fuera por ti, yo jamás hubiera logrado conocer que mi sueño era la coordinación – le sonreí mi amigo evolucionado había dejado de ser tan expresivo como antes, pero estaba segura que seguía siendo el mismo solo que daba la ilusión de ser más serio.
- ¡Vaya es un Blaziquen! – era la voz de una niña la que nos interrumpió – es muy bonito – le sonreí, no todos podían decir que mi compañero se veía bonito.
- Pues muchas gracias por tu comentario – le dije sonriendo a una pequeña niña rubia con dos graciosas colitas, pero llamó mi atención el peluche que tenía en brazos ya que era de un pokemon que no había visto antes, incluso ella estaba usando una ropa similar a aquel peluche, tenía puesto un polo blanco debajo de una chompa marrón con detalles en blanco y una bonita falta color rosa, se veía adorable – mi nombre es May y como ya viste este es mi mejor amigo Blaziken – dije sonriéndole.
- ¡Ya sé! Eres May, la coordinadora que quedó entre los cuatro mejores en el festival de Kanto por eso me parecías conocida – le asentí mientras miraba a mi compañero un poco intimidada, la pequeña un poco alto – mi hermana te adora y a mí me encantas, es todo un sueño conocerte, yo me llamo… - ella no pudo terminar de hablar porque fuimos interrumpidas por la voz de alguien más.
- ¡Nina! Te he dicho miles de veces que no te vayas por tu cuenta ¿por qué nunca me haces caso? – al parecer la chica no se había percatado de mi presencia al estar regañando a su pequeña hermana así que no quise interrumpir.
- ¡Pero Nadia! Eres muy lenta y además quería ver de cerca al Blaziken de May – en ese momento la chica se giro en mi dirección y soltó un grito bastante alto, tanto Blaziken como yo nos cubrimos las orejas, la recién llegada era la versión más grande de la niña y más gritona.
- No puedo creerlo en verdad eres May – ella me había tomado de las manos y me las sacudía de arriba abajo – es mi fantasía hecha realidad conocerte, he visto todos los concursos en los que has participado y sin duda tú debiste ganar el Gran Festival – decía mientras me soltaba al fin para después darme una gran sonrisa – mi nombre es Nadia y recién he comenzado mi viaje como entrenadora pokemon y a decir verdad me dirijo a Hoen porque tenía la esperanza de encontrarme contigo, pero nunca pensé que fuera a ser tan pronto yo… - su hermana menor le comenzó a decir que no se le entendía nada porque había comenzado a hablar muy rápido.
- Es un gusto conocerte – ella pareció apenada y yo me reí, era bastante divertida y ahora que me fijaba bien estaba vestida casi igual que su hermana con la diferencia de que ella tenía una blusa blanca con una bonita corbata y encima traía una chompa negra, parecían dos muñequitas – hace rato que intentó identificar al pokemon que tienes de peluche, pero no lo reconozco ¿me puedes decir cuál es? – le dije a Nina y las dos fijan su mirada en él y comienzan a sonreír.
- Creo que sería incluso mejor que te lo enseñe – dicho eso Nadia saca una pokebola y la lanza al aire – Buneary sal por favor – la luz roja dio forma a un pokemon orejón, pero viéndolo en vivo seguía sin reconocerlo.
- Pero que lindura, así que eres Buneary. Mucho gusto mi nombre es May – me había agachado para observar bien al pokemon nuevo y le di mi mano, no quería asustarlo ni nada parecido, y mi sorpresa fue en que el pokemon también cogió mis manos y las agitó como anteriormente había hecho su entrenadora – sigo confundida y sin reconocer a tu pokemon, lo siento – dije luego de que Buneary me soltase y era cargado por Nadia.
- Bueno creo que se debe a que no es de esta región – asentí aquello tenía sentido, pero dado que mis conocimientos sobre pokemons no eran muchos nunca podía estar segura - la verdad es que nosotras venimos de Sinnoh – interesante, no había oído nada sobre aquella región.
- Así que Sinnoh, es una región bastante alejada y no tengo mi pokédex conmigo así que me encantaría saber un poco más sobre tu pokemon, ¿es de tipo normal? – ambas asintieron – wau acerté mm ¿tiene evolución? – ambas volvieron a acertar, pero aprender de nuevos pokemons así era un poco aburrido – aprender así no es tan divertido, ¿qué te parece una batalla Nadia? Estoy segura que tampoco conoces los pokemons de Hoen – ella asintió, pero no se le veía tan confiada me estaba preguntando si había hecho mal en pedirle una batalla.
- Verás yo recién acabó de iniciar mi viaje y a decir verdad solo tengo a 2 pokemons conmigo, sin contar a mi pokemon inicial solo he logrado atrapar a uno – se había puesto nerviosa.
- ¡May! – voltee y era Max que venía con mis pokemons – no debiste dejarnos si planeabas salir a conocer el barco – todos me estaban reclamando, yo me reí.
- Vamos que no ha pasado ni media hora desde que salí, simplemente quería tomar aire con Blaziquen y ellas dos vinieron después - Max no se había dado cuenta de ellas ni tampoco mis pokemons – deja que te las presente Max, ellas dos son mis nuevas amigas de Sinnoh, son Nadia y Nina – Max las saludó – y mira tienen un Buneary es muy bonito ¿verdad? – mi hermano miró hacia los brazos de Nadia y agarro sus orejas.
- En verdad es bonito y sus orejas son muy suaves, es tan diferente leer sobre los pokemons de la región Sinnoh que verlos en la realidad – no me sorprendía que él tuviera conocimientos sobre una región tan lejana después de todo él leía revistas pokemon casi todos los días.
- No deberías hacer eso – dicho esto, Nina se comenzó a alejar, yo opté por alejarme un poco también por precaución y efectivamente Max terminó siendo atacado.
- Vaya Buneary utilizo puño mareo, estoy sorprendido – dijo mi confundido hermano en el suelo.
- ¿Acaso nunca aprendes? Siempre te pasa esto por estar tocándolos sin que los conozcas bien, ya sabes que no a todos les gusta eso – dije mientras lo ayudaba a pararse.
- Es que me emocionó cada vez que logró conocer a un pokemon nuevo y… - se volvió hacia Nadia y la miró con sus ojos de cachorro – podrías enseñarnos tus demás pokemons ¿siiii? – no cabía dudas de Max no desperdiciaba la oportunidad.
- Vale lo haré, pero ya no me mires así es algo incómodo – Nadia sacó otra pokebola de su bolsillo – Tutwig ven a saludar – salió un pokemon pequeño bastante bonito, verde así que suponía que se trataba de un pokemon de planta aunque me podría equivocar.
- Así que tu primer pokemon fue un Tutwig, yo hubiera elegido a un Chimchar – fue mordido y luego golpeado por el pequeño pokemon que sin duda no estaba alegre de los comentarios de mi hermano, me recordó a cuando criticó a mi Torchic – acaba de utilizar su embestida y mordida, duele – suspire, él nunca aprendería.
- No Tutwig no debes morder a las personas – mientras Max estaba en el suelo por el ataque Nadie se acercó a coger a su pokemon – lo siento, es bastante expresivo y cuando alguien dice algo que no le gusta ataca – dijo dándole reverencias a Max, yo me comencé a reir y la detuve.
- No te preocupes por eso Nadia, a Max casi siempre le atacan los pokemons es lo usual – trate de quitarle la importancia, quería volver a hablar sobre el desafió - que me dices sobre la batalla, creo que será divertida – me miró temerosa, pero luego aceptó.
- Pero apostemos algo – dijo la hermana menor que me miraba con confianza, mientras Nadia la miraba horrorizada, yo sonreí asintiendo a su reto – bien si Nadia gana que te parece que le des uno de tus listones, sería una forma de poder motivarse a mejorar cada vez que la vea – no me parecía tan buena idea ahora – y si tu ganas te daré las piedra evolutivas que nos encontramos de camino aquí – a cualquiera le parecería un trato justo, pero yo era incapaz de apostar mis listones. Sentía que era apostar mis recuerdos y los esfuerzos de mis pokemons, comencé a negar simplemente no podía y tenía que decírselo a Nadia antes de que se hiciera ideas equivocadas sobre lo que significan los listones para un coodinador.
- Me encantaría entregarle algún listón, pero me temo que es algo que no puedo hacer –Nina se entristeció y yo me apresuré a darle una respuesta clara, primero me dirigí a Nadia – verás cuando comiences a ganar tus propios listones te darás cuenta que representan lo mucho que se esforzaron tus pokemons por ti, por eso que no podría darte ninguno de mis listones – ella asintió como si entendiera y luego me dirigí a Nina – ¿qué te parece mi bandana y una cena pagada? – se le iluminaron los ojos y comenzó a asentir efusivamente.
- Bien entonces creo que tenemos un reto – ambas hermanas asintieron y fueron a colocarse a un extremo del improvisado campo de batalla que utilizaríamos – bien te dejaré escoger a los pokemons con los que te enfrentarás – les dije con una sonrisa y mis cuatro compañeros se pusieron delante de mí para que ellas tuvieran una mejor visión de ellos y así escoger.
- May ¿estás segura de darle la ventaja de escoger? – le sonreí y asentí, debía de ser una de las primeras batallas de Nadia y yo quería el reto de estar en desventaja, además de que me ayudaría en mi búsqueda de mi propio estilo de batalla – te veo demasiado confiada, no debes de subestimarla – dicho eso Max se fue a poner en su lugar como árbitro de la batalla y me dejo pensando.
- Bien daremos inicio a la batalla entre Nadia y May, entrenadoras manden a sus pokemons – los dos de Nadia dieron un paso adelante mientras yo estaba esperando a que ellas escogieran.
- Bien escogemos a ese y aquel – Nina era una versión femenina de Max habían escogido a Munchlax y a Squirtle, claramente el tipo no me favorecía a mí y de cierta forma tampoco a ella, sería una batalla interesante.
- Bien es hora, Munchlax y Squirtle está será su primera batalla juntos, pero confió en que ganaremos – me dirigí a mis pokemons que también tenían las mismas ganas de ganar que yo – Eevee y Blaziken vayan con Max y anímennos – mis otros dos pokemons asintieron y se fueron.
- ¿Listas? – preguntó mi hermano menor, ambas asentimos – entonces ¡que inicie la batalla! – decidí esperar a que ella diera el primer ataque como una forma de darme una idea del trabajo en equipo de sus pokemons y de pasó crear una estrategia.
- Tutwig y Buneary ¡embestida! – aquellos ataques no hacían nada por favorecer a sus pokemons y me daban la oportunidad de atacarla.
- Squirtle haz giro rápido mientras utilizas burbujas, no dejes que le den a Munchlax – mi pokemon de agua no se demoró en seguir mis indicaciones – Munchlax carga tu rayo solar – esperé que Squirtle diera contra los objetivos – bien hecho Squirtl, ahora ponte detrás de Muchlax – tal vez el rayo solar no fue tan buena idea porque se estaba demorando en cargar y ella podía devolverme el ataque en cualquier momento.
- ¡Qué hermoso! – Squirtle había logrado que ambos pokemons retrocedieran y a la vez había llenado el campo con sus burbujas.
- ¡Hey Nadia! No te distraigas, estás en una batalla manda algún ataque - aquello reafirmaba mi sospecha de que Nina también era una hermana menor que creía saber más, sin duda era una mini Max. Me reí de aquella idea, pero la descarté rápidamente porque yo también tenía que concentrarme.
- ¡Tutwig hojas filosas y Buneary bola sombra, denle a Munchlax! – su reacción había sido lenta y el rayo solar ya estaba por terminar de cargarse.
- ¡Squirtle hidrobomba y Munchlax dispara el rayo solar! – la hidrobomba freno ambos ataques haciendo que regresaran contra los pokemons de Nadia para luego ser atacados por el rayo solar que si bien ellos no estaban fuera de combate si se encontraban bastante heridos – bien es hora de terminar, ¡Munchlax golpe centrado y Squirtle embestida! – Nadia les decía que mandarán ataques, pero ambos pokemons estaban cansados y con el golpe final quedaron K.O
- Tutwig y Buneary no pueden continuar, los ganadores son Munchlax y Squirtle –mis dos pokemons se acercaron a mí y yo los felicite abrazándolos, a pesar de que no había sido una pelea difícil si me había ayudado en darme cuenta que el primer ataque puede ser decisivo en un concurso – necesita descansar así que regresen – los regresé a sus respectivas pokebolas y me acerqué hacia Nadia que también estaba guardando a los suyos.
- Muy buena batalla Nadia – dije, dándole la mano.
- Gracias, aunque a decir verdad no te presente batalla – dijo mientras se levantaba y me daba la mano, yo le sonreí mientras negaba con la cabeza.
- Tu error estuvo en mandar como primer ataque embestida, si hubiéramos estado en un concurso real hubieras perdido puntos – ella asintió.
- También que no lograste que tus pokemons trabajarán en equipo mientras que May aprovecho todo eso para lucir a los suyos – Max se había acercado – bueno puede deberse a que no tengas experiencia – mi hermano cuando no de bocazas, aquel comentario debió de caerle como una piedra en la cabeza a Nadia y que su hermana menor también estuviera comentando sus fallos no debía de ser muy agradable, pero yo no podía decir nada porque a pesar de que las críticas duelen es lo que te hace siempre mejorar. Solo por eso no me podía quejar del todo de los comentarios de Max e incluso los de Drew que casi siempre hacían que deseará ahorcarlo.
-------------------------------------------
Luego de que tanto Max como Nina le dieran sus críticas a Nadia optamos por ir a la pequeña enfermería del barco, era bueno que los pokemons fueran revisados luego de alguna batalla así que ambas los dejamos para la revisión y dado aquello tomaría un tiempo decidimos ir por un postre al restaurant, mientras nos encontrábamos comiendo una señorita se nos acercó.
- Disculpen, ¿quién de ustedes es la señorita May? – le di mi atención porque estaba con el uniforme blanco de la tripulación
– Soy yo - le dije, me intimidaba lo seria que estaba - ¿sucede algo? - habría pasado algo con Munchlax o Squirtle, esperaba que solo fuera algo sobre el cambio de cuarto.
- Le informó que tiene una llamada en espera, si es tan amable de seguirme por favor – me levanté rápidamente, no tenía la menor idea de quién me estaría llamando pero debía de ser importante...


Les adjunto las imágenes de Nadia y Nina, en caso mi descripción fue pobre...
Pd me encantaría saber que piensan ... ya saben para darme de baja honrosa y retirarme sutilmente o vale la pena que continué :3



Última edición por BlueAngel75 el Mar 8 Nov - 22:08, editado 1 vez (Razón : Redacción)
avatar
BlueAngel75
**Nuevo*Miembros**
**Nuevo*Miembros**

Libra Femenino Perú

Edad : 16
Cumpleaños!! : 07/10/2000
Mi llegada : 07/09/2016
Mis Mensajes : 5
<b>Listones</b> 3 <b>Medallas</b> 6

https://www.wattpad.com/user/BlueAngel75

Volver arriba Ir abajo

festejando Re: "¡Siguiendo mi camino!"

Mensaje por *Sab--loid09* el Sáb 5 Nov - 0:01

¡Hola, Blue Angel! Bienvenida a CF, me alegro muchísimo de que te hayas decidido a subir tu historia, aquí a todas nos pasó igual pero gracias a esa valentía nos motivamos a seguir con la escritura y es así como fuimos desarrollando más esa habilidad. Así que mucho ánimo, seguro encontrarás lectoras que sigan tu bonita historia ♥

Vengo a avisarte una cosita.

Cuando subes un fic aquí, debes registrarlo en --> Este Tema <-- Simplemente vas allí, rellenas la fichita con los datos de tu fic y lo posteas.

Gracias por tu atención ♥

Saludos~
avatar
*Sab--loid09*
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.

Cáncer Femenino Sin Bandera

Edad : 19
Cumpleaños!! : 09/07/1997
Mi llegada : 29/11/2009
Mis Mensajes : 1424
<b>Listones</b> 187 <b>Medallas</b> 1346

http://sab--loid09.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

festejando Actualización

Mensaje por BlueAngel75 el Dom 20 Nov - 5:31

Tengo en mente hacer que la historia sea contada desde la perspectiva de May como de Drew, me encantaría saber sus opiniones...


Capítulo 2
DREW


Tenía que ser una pesadilla, no solo estaba siendo coaccionado a ir a Laurrose después de haber llegado a Jhoto para luego ser obligado a ir por sus abuelos a Kanto y serles de guía. Suspiró, ya que no puedo hacer nada para mejorar mi situación actual y siendo sincero no tenía ningún problema con tratar con su abuela Sarah, pero estar con su abuela también equivalía a tratar con el gruñón del abuelo Edmond y aquel hombre era un dolor de cabeza ya que se la pasaba criticando mis métodos para criar a mis pokemons y no estaba tan feliz de que fuera coordinador, suspiró. No solo tuve que escuchar nuevamente la charla en la que me repetía una y otra vez que debería de estar retando gimnasios y que no desperdiciará mi tiempo en los concursos, y lo peor de todo es que fue casi imposible el que me devolviera a mis dos pokemons que dejé con él porque supuestamente necesitaba ayuda en el campo, no podía haber hombre más desconsiderado.
- Espera May, me olvide de darte esto – aquello debía de tratarse de una broma no podría ser la May que conocía ¿verdad? Sería demasiada coincidencia encontrarme en el mismo barco que ella – son las rocas que te prometí que te daría si le ganabas a mi hermana – aquella pequeña rubia le estaba entregando a May dos objetos que parecían ser piedras, pero al estar tan lejos no podía estar tan seguro. Aunque vaya casualidad, si era la May que conocía y me gustaba fastidiar, me preguntaba qué diría al verme.
- Señorita debemos apresurarnos, la llamada no durará para siempre – aquella mujer me parecía sumamente sospechosa porque en primera todos los personas del barco tenían un uniforme azul oscuro y en segunda porque no habían teléfonos a bordo porque está era una ruta corta.
- Cierto, me había olvidado que me estaban llamando – May era una despistada como siempre, decidí que seguiría observando – Nina te agradezco las piedras y no te preocupes volveré dentro de un rato, pero ¿podrías decirle a Max para que recoja a mis pokemons de la enfermería?, por favor – la niña asintió y se fue feliz a darle el encargo al hermano, esto se pintaba peor es que acaso también ¿se encontraba sin pokemons la muy ingenua?
Lance dos pokebolas al aire, esta situación requería de más observadores y tenía a dos de mis pokemons más que perfectos para la situación, sonreí era bueno haber recuperado a mis dos amigos a pesar de las quejas del gruñón.
- Chaizard, Eevee necesito su ayuda – mis dos pokemons estaban más que dispuestos a ayudarme y sonreí porque algo bueno había resultado de ir hacia Kanto – sigan a May y traten de ser cuidadosos, no confío en aquella mujer que la está guiando – ambos asintieron y se fueron los más sigilosos que pudieron, si bien Chaizard no era tan pequeño para irse escabullendo como Eevee, pero podía ir volando para tener una vista desde lo alto mientras que Eevee la seguía de cerca. ¿en qué problema estarías metiéndote ahora May?
Decidí seguirlas también, después de todo aún quedaba toda la noche y medio día para llegar a Hoen y no es como si tuviera algo más que hacer. La actitud de la mujer se volvía cada vez más sospechosa conforme guiaba a May a un pasillo más alejado del barco, pero bastante amplio. Sin duda podría usar este espacio para practicar algunos ataques con mis pokemons, luego de solucionar esto ya que el pasillo tenía casi la dimensión de un pequeño campo de batallas.
- ¿Y bien dónde están los teléfonos? – casi me caigo, está chica seguía tan ingenua como siempre.
- Pequeña niña tonta – la mujer comenzó a reírse, está era mi señal de que iba a mostrar sus verdaderas intenciones – veo que los bobos siguen siendo bobos ¿verdad, Biff? – no estaba sola, de las sombras salió un chico y detrás de él, tres personas amarradas y siendo empujadas por un Mightyena y Sableye.
- ¡Qué me llamó Butch mujer! – era un chico de cabello verde oscuro y tenía puesto un uniforme similar al trió de inútiles que siempre estaban persiguiendo al grupo de May, la única diferencia apreciable era el cambio de color de blanco al negro.
- ¡May! Estos tipos son del equipo Rocket, Ash y Brock nos contaron sobre ellos – ese había sido el gritó del hermano de May, que estaba amarrado junto a la niña pequeña y una chica más, no podía creer que habían más de estos inútiles – son Cassidy y Bucho – la chica se sacó el disfraz revelando su cabellera rubia y un uniforme similar en color negro de la tal Jessie.
- ¡Mi nombre es Butch mequetrefe! Ahora niña danos a tu Blaziken y los piedras evolutivas – así que si eran piedras después de todo, pero ¿cómo sabían que May las tendría? – y dejaremos libres a estos tres – pude notar como May apretaba sus puños y se le notaba bastante molesta – es más como somos tan buenos te devolveremos a tu Munchlax y a tu Squirtle por tu bonito Blaziken – mostraba las dos pokebolas en sus manos, y se le notaba bastante confiado y convencido que May les daría a su primer pokemon, sentía pena por ese pobre iluso.
- ¿Por qué siempre están molestando? Son tan odiosos como el trío de perdedores – si efectivamente May estaba súper molesta, muy pocas veces la había visto así y de verdad que asustaba un poco.
- ¡Hey niñita! No nos compares con los inútiles de Jessie y James, es más te daremos la presentación para que notes las grandes diferencias – no debería sorprenderme que este par también tuviera un estúpido lema, le di una señal a Chaizard para que aprovechará la situación y pudiera rescatar a esos tres, vi el asentimiento de mi pokemon por lo que decidí acercarme un poco más - Prepárense para los problemas – tenía cierta duda sobre si cobraban por decir esas tonterías o algo porque siendo sincero no conocía a nadie que fuera feliz en estar recitando esas estupideces mientras hacía poses… No, si conocía a un rarito que disfrutaría de esto.
- ¡Y más vale que teman! – y el dejavú continuaba, ya había logrado posicionarme detrás de May.
- Para infectar al mundo con la devastación – muy bien seguía pareciéndome el mismo lema, incluso también se turnaban para decir las frases.
- Y dominar a los pueblos de cada nación – ya no quería seguir escuchándolos.
- ¡Basta! Están recitando el mismo lema que los otros tres y la verdad es que ya me aburrieron – sonreí, ambos estábamos de acuerdo en eso.
- Al fin dices algo cierto, May – ninguno se había percatado de mi presencia por lo que todos me miraban con sorpresa.
- ¡Drew! ¿Qué haces aquí? Pensé que ya estarías en Jhoto – me sonreía, al parecer se alegraba de verme, le devolví la sonrisa y acomodé mi fleco.
- Circunstancias familiares han hecho que volviera para ir hacia LaRousse, pero el sorprendido debería ser yo, ¿no deberías de haber vuelto hace mucho a Hoen? – teníamos mucho de qué hablar.
- ¡Nos están ignorando Cassidy! Y estos chamacos feos nos pararon el lema – al parecer Bliff era temperamental – y la información que nos dieron estaba errada nos dijeron que la chamaca iba a estar sola, nadie nos informó de su noviecito cabeza de césped – ¿noviecito? No quería ver a May ya que seguro me había sonrojado.
- Veremos que piensan de esto, sal Houndor y dales con tu lanzallamas a estos – estábamos en desventaja, pero no iba a dejar que estos dos se salieran con la suya.
- ¡Eevee protección! – May se había acercado a mi lado, intenté ignorar el gesto para centrarme en la batalla – buen trabajo, ahora dale con tu bola sombra – May sacó su pokebola, ella no iba a quedarse sin hacer nada.
- ¡Blaziken dales con tu megapatada! – aprovecharé la situación para liberar a esos tres mientras May pelea y los distrae.
- ¡Houndor no te dejes, muérdelo! – la sonrisa de May demuestra que se encuentra confiada y concentrada, sonrió.
- ¡Tú también Mightyena, no seas flojo! – veo como se dirigen hacia nosotros ambos pokemons, pero que sin necesidad de decirle nada el Blaziken de May está retrocediendo y esquivando sus mordidas para ponerse delante de nosotros, veo que con la evolución se ha vuelto mucho más fuerte.
- Drew, yo me encargo de estos dos libera a mi hermano y mis amigas, por favor – asentí, no creía que hubiera tanto problema con esos dos – por cierto, bonito Charizard, tendrás que responder muchas preguntas después ah – le miré en un instante confundido y luego ella señalo hacia arriba, en dónde mi pokemon estaba volando en círculos a la espera de la orden, estaba bastante sorprendido de que se hubiera percatado de su presencia.
- No eres tan distraída como pensaba ¿eh? – May me saca la lengua, pero me sonríe para luego indicarle a su pokemon que utilice lanzallamas – Eevee ayuda a May ¿de acuerdo? – mi pokemon asiente y veo como utiliza refuerzo - No creo que deba preocuparme mucho por dejarte a mi Eevee ¿verdad? Tú también tienes uno – digo mientras le sonrió y ella se enfada y decide ignorarme para seguir peleando contra el Houndour y el Sableye de Cassidy. Trato de acercarme hacia dónde están los tres prisioneros y le doy señas a Charizard para que también comience un descenso.
- ¡A dónde, el conde! ¿Es qué ya te ibas lechugin? – le sonrió al inútil y este mira confundido.
- Para nada solo pensaba que tal vez debería devolver esas pokebolas – al parecer iba a responderme, pero no le iba a dar el tiempo – ahora Charizard ¡as aéreo y luego garra dragón! – mi pokemon velozmente realiza el descenso del vuelo y se dirige directamente hacia Bucho.
- ¡Mightyena tacleada! No dejes que este feo nos malogre el plan – sonrió y sacudo mi fleco porque está batalla ya está decidida con mi victoria.
Observó como mi Charizard esquiva grácilmente la tacleada y se acerca velozmente hacia Bucho que se asusta y se tira al suelo pensando que él es objetivo de la garra dragón, pero mi pokemon rápidamente se dirige hacia los tres para liberarlos con su ataque.
- Eso fue asombroso – debía reconocer que Max no era tan malo después de todo, sabia reconocer los buenos ataques y tenia conocimientos sobre los pokemons – me llevaré esto – los tres al momento de ser soltados corrieron rápidamente a mi lado y debía aplaudir el rápido accionar de Max al recoger las pokebolas de May que Bucho soltó cuando se tiró al suelo.
- Bueno Bucho parece que perdiste la ventaja es mejor que te rindas ¿no crees? – le dije con mi mejor sonrisa de superioridad, esos dos inútiles estaban más que perdidos.
- ¡Mi nombre es Butch! – al parecer le fastidiaba bastante que se pronunciará mal su nombre, en verdad penoso ya que su nombre era complicado y sinceramente no daba ganas de aprendérselo – esto es solo el comienzo, nos llevaremos a tu lagarto volador también – el hombre debía de alucinar si creía que podía ganarme en batalla – dale al lagarto con tu aliento pescozudo y luego recuperemos esas pokebolas – el hiperrayo es un ataque poderoso, pero no servía de nada si no se daba en el blanco.
- Ni lo sueñes – mi pokemon esquivó el ataque sin ningún problema realizando maniobras evasivas aéreas y aunque nuestros rivales seguían insistiendo, el esquivar no representaba ningún problema – terminemos con esto, ¡aliento dragón! – el ataque verde salió con fuerza dándole de lleno al Mightyena, dejándolo fuera de combate, Bucho resignado llamo a su pokemon con la pokebola, mientras se iba corriendo hacia la rubia. Decidí ayudarle a May también para que terminará su batalla también, pero por lo que observaba me quede a lado, al parecer ella tenía el mando de la batalla haciendo que los pokemons esquivaran los diversos ataques que les lanzaban y luego aprovechar para atacar, había cambiado un poco su forma de pelear ya que no atacaba tan impulsivamente como antes sino que ahora aprovechaba para lucir mejor a sus pokemons. Definitivamente estaba más cerca de encontrar su estilo de batalla, aún estaba algo lejos de encontrarlo, pero ya era un poco diferente.
- ¡Ay, quédense quietos! Tsk veo que ya perdiste Butch – el otro solo suspiro – si quieres que las cosas salgan bien, tienes que hacerlo tú misma, céntrense en atacar a ese Eevee ¡denle con su pulso umbrío y lanzallamas! Le llevaremos ese Blaziken a nuestro querido jefecito y el lagarto volador también – iba a intervenir, pero la mirada de May me paro y seguí con los brazos cruzados observando la batalla, incluso Charizard estaba a mi lado también mirando.
- ¿No le ayudaremos a May? – era la chica la que preguntó dudosa, yo ignoré su comentario pues no tenía que responder a preguntas tontas.
- Tranquila May puede con esto, ya verás como los manda a volar – sonreí, Max había madurado un poco ya no era tan mezquino con su hermana y le daba el crédito que se merece.
- ¡Eevee colócate detrás de Blaziquen! – mi pokemon le obedeció rápidamente y se coloco detrás – Blaziken quémalos ¡súper calor! – el ataque choco con los dos ataques que mandaron los pokemons de Cassidy, pero la diferencia de poder era obvia y el fuego los hizo retroceder para luego estrellarse contra los pokemons adversarios y dejarlos fuera de combate, Cassidy regreso a sus pokemons junto con Butch nos miraron con una sonrisa fingida y se sobaban las manos como haciendo parecer que todo fue una broma.
- ¿Qué tal si olvidamos todos y charlamos? – decía la rubia.
- ¿Con un tecito y galletitas? - completo el otro, debían de tener ensayadas sus frases sin duda o simplemente está no era la primera ocasión en donde quedaban atrapados – ya ni siquiera recordamos a qué vinimos ¿verdad Cassidy? – que mal actor era…
- Si Si Butch, es más creo que es hora de irnos – estaban tratando de escapar, pobres ilusos.
- Oh ¿se van tan pronto? – May era vengativa, no había caso – creo que Blaziken y Charizard estarán más que felices de despedirlos ¿verdad? – ambos pokemons dieron un paso adelante, sin duda ambos imponían respeto y por las caras del equipo Rocket hasta miedo les daban.
- Oh no se molesten, ya nos íbamos – Bucho al parecer seguía insistiendo con su mala actuación, debía darle puntos por querer mantenerse sereno, pero ya deseaba que se fueran de una vez.
- Acabemos de una vez, ¿lista May? – ella me sonrió y diciendo “lista”, le devolví la sonrisa y juntos ordenamos lanzallamas a nuestros compañeros que fue directo hacía el equipo Rocket.
- ¡Quema! – soltaron ambos inútiles al ser alcanzados por el fuego que provocando una pequeña explosión hizo que fueron lanzados hacia quién sabe dónde - Noooos mandaron a volar… otra vez – no me cabía dudas eran lo mismo que el trió de sonsos, se parecían tanto que era estresante pensar en que se aparecieran otra vez, esperaba no volver a verlos.


avatar
BlueAngel75
**Nuevo*Miembros**
**Nuevo*Miembros**

Libra Femenino Perú

Edad : 16
Cumpleaños!! : 07/10/2000
Mi llegada : 07/09/2016
Mis Mensajes : 5
<b>Listones</b> 3 <b>Medallas</b> 6

https://www.wattpad.com/user/BlueAngel75

Volver arriba Ir abajo

festejando Re: "¡Siguiendo mi camino!"

Mensaje por Aiden el Dom 20 Nov - 7:03

Holaa blueangel! yo soy Aiden <3 un placer conocerte! bienvenida! Eres muy valiente amiga a mí me ha costado años decidirme a subir alguna histoira. ¡Me ha gustado tu historia, me gusta tu forma de escribir ya quiero saber que va a pasar! haber como nos sorprendes ^^ Tienes una nueva lectora. 




Besitos voladores! <3
avatar
Aiden
**Miembro*Contest**
**Miembro*Contest**

Aries Femenino España

Edad : 19
Cumpleaños!! : 06/04/1998
Mi llegada : 23/02/2014
Mis Mensajes : 65
<b>Listones</b> 9 <b>Medallas</b> 79

Volver arriba Ir abajo

festejando Re: "¡Siguiendo mi camino!"

Mensaje por BlueAngel75 el Miér 23 Nov - 1:02

¡Aiden! Muchas gracias por darle una oportunidad a mi fic :3 enserio muchas gracias... tu comentario me alegro el día por lo que te dedico el siguiente capi Wink tendrás que tenerme algo de paciencia porque aún no logro entender del todo esto de postear XD con las justas se poner color...
¡Nos leemos!Besitos para ti Very Happy
avatar
BlueAngel75
**Nuevo*Miembros**
**Nuevo*Miembros**

Libra Femenino Perú

Edad : 16
Cumpleaños!! : 07/10/2000
Mi llegada : 07/09/2016
Mis Mensajes : 5
<b>Listones</b> 3 <b>Medallas</b> 6

https://www.wattpad.com/user/BlueAngel75

Volver arriba Ir abajo

festejando Re: "¡Siguiendo mi camino!"

Mensaje por BlueAngel75 el Miér 23 Nov - 1:59

Espero les guste el capi nuevo Wink


Capítulo 3
MAY


- ¡Eso fue asombroso! Ya sabía que el Blaziken de May sería súper fuerte, pero no pensé que mi otro ídolo tuviera un Charizard, estoy tan contenta es todo un honor conocerte… pensé que con conocer a May ya había agotado toda la suerte de mi vida, pero creo que tengo más porque estás aquí y… - Nadia seguía hablando sin parar, pero era incapaz de seguirle la corriente y por la cara de Drew, el tampoco.
- Nadia ¡basta! Los estás asustando – Nina había jalado del polo a su hermana para que se calmara y está enrojeció de forma inmediata.
- Discúlpenme, cuando me emocionó siempre habló hasta por las puras – sonreí, ella era bastante divertida.
- No te preocupes, aunque no te haya entendido nada es divertido verte – le dije y Nadia se puso aún más roja – deja que te los presente, Drew ellas son mis nuevas amigas de Sinnoh, ella es Nadia y su Nina su hermana pequeña – le dije a mi aún confundido amigo.
- Mi hermana mayor se hizo coordinadora después de verlos a ti y a May en concursos, así que espero no te haya asustado demasiado – dudaba que con esos comentarios Nadia se sintiera mejor, pero al parecer a Drew le dio gracia porque comenzó a embozar su sonrisa arrogante y sacudió su fleco.
- Mucho gusto – le dijo a Nina porque Nadia se había desmayado o algo así, era un dejavú con lo antes vivido con Briana, pero trate de ignorar esa sonrisa que tenía – ¿y bien May? - ¿y bien qué? ¿Acaso quería que agradeciera por su ayuda? Maldito presuntuoso, suspiré y tratando de poner la mejor sonrisa.
- Gracias por tu ayuda Drew, aunque no era necesaria – puede que me hubiera demorado más en salir del problema, yo hubiera podido rescatarlos a todos – aunque a los que debo agradecer son a ti – me agaché para acariciar al Eevee del arrogante que era completamente adorable, el pequeño correspondió mi caricia y sonreí para luego acercarme a Charizard – y muchas gracias a ti también – le sonreí y aunque era un pokemon de mi amigo, no sabía si se dejaría acariciar por un extraño, pero cuando bajó un poco su cabeza asimile que si me daba permiso para tocarlo, acción que realice casi inmediatamente.
- Esto no se ve todos los días jovencita, debes caerle muy bien para que se deje acariciar ya que después de todo este Charizard es igual de misógino que el dueño – observe a Drew que hacia como si no estuviera escuchándolo y acariciaba a Blaziken, no sabía que se llevaran tan bien hasta hoy - ¿este Blaziken es tuyo? – asentí y pude notar como el señor desplazaba de su sitio a Drew para posicionarse él y aunque se encontraba cerca de mi compañero, no hizo ademán de tocarlo – veo que está bastante sano y es bastante poderoso, la verdad que es espectacular, sin duda como ninguno que haya visto en mucho tiempo – le sonreí y mi Blaziken luego de tales palabras es más que obvio que le bajo la cabeza para dejarse acariciar por el hombre robusto y de edad que había llegado, años que no se evidenciaban ni en su porte ni cara y además que de cierta forma daba la sensación de que me era conocido aunque aún no identificaba de dónde, era alto y de piel bronceada, pero llamaban más la atención sus ojos de gris oscuro y su cabello platinado, del que podía jurar que veía hebras verdes – ¿Drew no me piensas presentar? - ¿se conocían? – o discúlpenme ¿acaso mi nieto les debe? – ¿nieto? ¿deuda? Me confundían cada vez más.
- Calla viejo, sólo tú pagarías por tener amigos – estaba un poco en shock, si bien Drew había sido brusco en su forma de expresarse y bastante cortante algunas veces, nunca lo había visto como ahora tan afectado por las palabras de alguien y siendo provocado con tanta facilidad.
- Entonces me sorprende que tengas amigos con esa horrible personalidad que te manejas, la abuela se sentirá tan feliz de que no seas un antisocial – le soltó su abuelo seguido de una risa burlona, veía como a Drew cada vez más se le fruncía el ceño y todo se estaba tornando un poco raro.
- ¡Edmond! A dónde se habrá metido ese viejo, más le vale no haberse escapado – era la voz de un señora que llamaba insistentemente a alguien y se escuchaba un poco lejana – Persian búscalo – y con la velocidad de un rayo el pokemon antes mencionado apareció ante nosotros y se quedó sentado al lado del abuelo de Drew mientras maullaba cada vez más fuerte.
- ¡Gato traidor! – le susurró el abuelo y por la sonrisa que comenzaba a embozar Drew al parecer su abuelo tendría problemas – la próxima vez que llueva te dejaré afuera, ya verás – seguía murmurando el abuelo mientras el pokemon bostezaba y de cierta forma le era indiferente.
- ¡Aquí estás! – el abuelo fue apresado por su oreja, me hizo acordar a cuando Brock intentaba coquetear con alguna chica y Max lo detenía - ¿qué haces molestando a estos jovencitos y en especial a mi querido nieto? – decía la recién llegada mientras continuaba jalándole las orejas – seguro le estabas diciendo barbaridades sobre sus pokemons y te estabas quejando ¿no? – seguía jalándole la oreja al pobre señor Edmond que sentí algo de pena.
- Disculpe, pero el Sr. Edmond no ha dicho absolutamente nada malo – hice un reverencia pequeña – le estoy agradecida por los halagos hacia mi amigo ¿verdad? – pregunte hacia mis pokemon quién asintió.
- ¿Ves que siempre asumes lo peor mujer? – él ya había sido soltado y se sobaba la oreja, mientras ella se reía como si se tratará de una pequeña broma lo que había pasado anteriormente.
- Bueno no me puedes culpar, siempre que te desapareces estás criticando a los jóvenes por el cuidado o aspecto de sus pokemons, así que lo más probable es que estuvieras haciendo lo mismo – la señora lo miraba con el ceño fruncido, ella me dirigió ahora su atención – en verdad perdona si mi esposo te ha causado molestias, mi nombre Sara y de por si agradezco que cuides de mi nieto - fue interrumpida por su esposo y al parecer ella iba a darle una represalia cuando el señor Edmond le señalo a mi Blaziken.
- Mira el Blaziken de May, Sra. Doctora pokemon y dime si encuentras algo que criticar porque yo solo le dicho lo que pienso de tan asombroso pokemon, además mujer de cuando se puede ver a un Blaziken tan majestuoso y tan sano – me sentía sumamente contenta de que mi pokemon inspirará todos esos pensamientos y me enorgullecía, la Sra. Sara se encontraba mirando fijamente hacia mi pokemon y luego embozo una sonrisa que me distrajo un poco, gracias al gran parecido que compartía con Drew y es que aunque su cabello verde tuviera algunos mechones grises no hacían que ella se viera vieja sino que al contrario la hacían parecer más sabia, pero eran sus ojos los que me hacían sentir más nerviosa porque eran del mismo color verde esmeralda y tenían esa misma intensidad. Me estaba comenzando a ruborizar y mis pensamientos estaban volando así que decidí centrarme en la conversación y no en la apariencia de los abuelos de mi amigo/rival.
- Le agradezco las palabras Sr. Edmond ¿verdad que sí Blaziken? – mi pokemon soltó un rugido como si confirmará esas palabras.
- En verdad tu pokemon es bastante hermoso, bueno es todo lo que podría esperarse de la novia de mi nieto ¿verdad? – enrojecí totalmente, ni siquiera quería ver a Drew no sabría qué cara ponerle y mis pensamientos coherentes habían sido dispersados nuevamente.
- No digas tonterías Sara, con un pokemon como este es más que obvio que May es una gran entrenadora ¿verdad? – Drew soltó un suspiró y yo estaba confundida.
- Disculpe, pero creo que se está equivocando mi hermana es coordinadora como su nieto y se han enfrentado bastantes veces en los concursos – soltó mi hermano menor para hacer entender la situación e intente que no me molestará que mi hermano no haya mencionado que no soy la novia de Drew, pero el asentimiento que el señor Edmond le dio para luego mirarme con sorpresa hizo que me sintiera un poco incómoda.
- ¿Así que también eres coordinadora? – asentí y el señor soltó un suspiro, aquello me molesto un poco – es una pena, ganarías tantas medallas ains, Sara estaré en la habitación me siento triste – su esposa asintió – vámonos gato traidor hazle compañía a este viejo en su desgracia – Persian maulló y se fue caminando con él.
- May que no te moleste lo que diga mi abuelo, siempre suelta esos comentarios cuando se encuentra con coordinadores incluso a mi me sigue fastidiando con que participe en batallas y que gane alguna liga – suspiro Drew, vaya tenía que ser duro que tus familiares no te apoyen con tu sueño y conociendo lo orgulloso que era, hacia como si aquello no le afectará, pero yo sabía que de seguro si le molestaba un poco. Simplemente asentí.
- Vamos Drew, no digas eso – le reprendió su abuela – tú sabes que tu abuelo ha visto absolutamente todos tus concursos y tiene varios recortes de periódicos y revistas con tus apariciones – le decía su abuela con una sonrisa burlona y Drew volvió a suspirar para luego embozar una sonrisa.
- Es un viejo terco – y dicho eso, ambos se echaron a reír – ah es cierto, abuela deja que te los presente correctamente ellos son May y su hermano menor Max – nos dijo mientras nos señalaba.
- Mucho gusto – dijimos ambos y luego Drew señaló hacia nuestras dos nuevas amigas, pero no decía nada – ellas nos Nadia y su hermana Nina, son unas amigas que acabamos de conocer de la región Sinnoh – ambas chicas dieron una reverencia y sonrisa a la abuela de Drew – me parece terrible que no recuerdes los nombres si te las acabo de presentar – le susurre a mi amigo, quién con fingida modestia me dio un encogimiento de hombros.
- Soy malo con los nombres, no es mi culpa – me reí – además tienen nombres complicados no me fastidies, agradece que me acuerde del tuyo – el buscaba molestarme, pero solo hacía que me dieran ganas de seguir riendo y por ello le toque el hombro e incluso me puse seria.
- Deberías pagarme más por seguir siendo tu amiga entonces – y dicho eso solté carcajadas y Drew me miraba con el ceño fruncido.
- No lo olvidarás ¿cierto? – negué con la cabeza, comenzó a murmurar por lo bajo aunque algo de ello le entendí – es culpa del viejo… porque no es un abuelo normal… - palabras que hicieron que riera más fuerte porque Drew estaba avergonzado y aquello solo pasaba muy pocas veces.
- Ustedes dos que tanto murmuran ¿ah? – la voz de su abuela nos hizo voltear a verla y aunque ambos negamos con la cabeza y dijimos que nada ella no se conformó – siento que ese nada en realidad es algo – nos decía con una mirada cargada de sospecha que comenzaba a ponerme nerviosa, luego desvió la mirada y dándonos una sonrisa – bueno no se puede interrogar a las personas con el estómago vacío ¿qué les parece si vamos a cenar? – tanto Max, Nina, Drew y yo asentimos a la propuesta en cambio Nadia se nos quedó mirando.
- Disculpen, pero Nina y yo debemos volver con nuestra prima – oh vaya así que estaban viajando con su prima, sería interesante conocerla y ver que pokemons de Sinnoh tendría ella – no le dijimos que saldríamos a pasear y debe de estar preocupada, vamos Nina – su hermana pequeña se aferro al brazo de Max, quién se sonrojo un poco… ¿quién lo diría? Mi hermano era un rompecorazones, sin duda Brock debería pedirle unos cuantos consejos – Nina, suelta a Max – ella se aferró con más fuerza a mi hermano – vamos Nina, no nos estamos despidiendo de ellos, los veremos más tarde o mañana ¿de acuerdo? – la pequeña iba entrando en razón – bien ahora despídete y vamos a buscar a Cintia – ella asintió y con su mano se despidió de todos, al parecer no quería hablar y al notar sus ojos llorosos asumí que estaba al borde de las lágrimas, me sentí un poco mal por ella por lo que quitándome mi bandana se la di.
- Tú ya me distes las piedras evolutivas, así que ten mi bandana – le dije con una sonrisa – espero les traiga la misma suerte que a mí en su viaje – dicho eso la pequeña me abrazo, gritando “gracias” y sonriendo se la puso a su Buneary en el cuello, me pareció adorable.
- May no debiste dárselo, tú me ganaste limpiamente – me susurró Nadia, pero no deje que continuara negando con mi cabeza.
- Ahora ella está feliz y eso es lo que cuenta ¿no? – ella asintió no muy segura, yo le di una sonrisa para quitarle importancia.
- Muchas gracias – dijo mientras hacía que Nina le diera la mano y se alejaron con destino hacia los dormitorios, mientras nosotros nos teníamos que dirigir en dirección contraria hacia el restaurant.
- Eso fue amable – soltó Drew, que se había quedado a mi lado mientras su abuela y Max ya se habían adelantado un poco bastante interesados en su conversación para notar si lo seguíamos o no – no pensé que le darías tu pañoleta – dijo con tono pensativo, como si esperará que me arrepintiera a lo que le saque la lengua porque yo era muy madura.
- Siempre soy amable Drew – él se rió de mi reacción y comenzamos a caminar – por cierto nunca pensé que tuvieras un Charizard o un Eevee, cuéntame ¿Dónde los atrapaste? – nuestros pokemons también nos seguían hablándose en su idioma, bueno al menos los pokemons de fuego porque el pequeño Eevee se hallaba dormido en los brazos de Blaziken – es curioso que se duerma ahí, mi Eevee lo hace en su hombro – dije divertida ante la escena que estábamos mirando, también era bastante divertido ver que tanto Blaziken como Charizard se llevarán tan bien.
- Sé que me fastidiarás hasta que te cuente así que lo haré – le inflé los cachetes, yo no era tan fastidiosa – a decir verdad Charizard fue mi primer pokemon – lo miré atónita.
- Pensé que era Roselia, vaya al parecer aún no sé mucho de ti ¿eh? – y era verdad casi no sabía nada de él a pesar de lo mucho que el siempre me ha ayudado.
- Bueno no es algo que muchas personas sepan ya que nunca hemos participado juntos en algún concurso oficial – eso era extraño – y antes que pienses cosas extrañas te contaré por qué – asentí, sumamente interesada – aunque nací en Laurosse he vivido prácticamente toda mi niñez en Kanto con mis abuelos – si mi cara demostrará la confusión, entonces ahorita debería parecer un Psyduck – te lo resumiré, mis padres eran inventores en Laurosse y bueno algo salió mal un día y fallecieron – ¿era huérfano? – y aunque mis tíos se hicieron cargo de mí en un principio con la carga de trabajo y dos hijos, era más que obvio que no podían conmigo y es por eso que fui a vivir con mis abuelos y es ahí donde recibí a Charizard al iniciar mi viaje y luego fui capturando más pokemons – dijo cortando abruptamente la historia.
- Lo lamento, no sabía que tenías todas esa situación familiar tan triste – esperaba que mis palabras sinceras le llegarán y que supiera que en mi siempre tendría alguien con quién hablar.
- No te preocupes, pasó hace mucho tiempo y siéndote sincero no recuerdo las caras de mis padres, por supuesto sé que me quisieron y fui un feliz junto a ellos hasta los dos años – asentí, era un bebé cuando los perdió así que era comprensible que no los recordará – o al menos las fotos demuestras eso, pero no puedo quejarme ya que nunca me faltó absolutamente nada con mis abuelos y ahora me encuentro luchando por cumplir mis sueños – le sonreí, ciertamente él no es de esas personas pesimistas que solo se limitan a sentir pena de ellas mismas.
- Así que esa es la historia del Drew presumido que conozco ¿eh? – dije sonriendo y a la vez un poco feliz de que me contará un poco sobre su pasado – aunque sigo preguntándome ¿por qué tu abuelo te fastidia por ser coordinador? – si seguía la carrera de Drew por televisión es que debía de estar sumamente orgulloso de él.
- A decir verdad, yo no estaba interesado en los concursos cuando inicie mi viaje – eso fue un shock para mí – ¿no es tan difícil de creer o sí? – asentí con mi cabeza, mientras él sonreía como si estuviera recordando – siempre estuve enfocado en las batallas e incluso a veces hacía que el abuelo me diera consejos o me contará historias de cuando él fue entrenador pokemon antes de centrarse en la medicina – asentí, su familia era tan interesante – bueno la primera discusión fue sobre mi primer pokemon, él estaba seguro que yo elegiría al mismo pokemon que él, es decir que comenzaría con un Bulbasaur – asentí – su cara casi se deforma cuando me aparecí con Charmander – ambos nos comenzamos a reír intentando imaginar su cara.
- Así que fue ahí cuando comenzaron sus pequeñas peleas ¿eh? – él asintió y miró a su amigo como si estuviera recordando el momento en que lo escogió.
- Bueno se podría decir que sí, aunque yo no hubiera hecho mejor elección ¿verdad amigo? – Charizard soltó un gruñido, me alegraba bastante que fueran tan buenos amigos – fue en el viaje que descubrí sobre los concursos, vi a alguien practicando para entrar en un concurso cuando ya íbamos de regreso - él comenzó a sonreír - y sabes... si no hubiera escogido a un pokemon de fuego, yo ciertamente aún estaría en el bosque de ciudad Fucsia – casi se me salen los ojos.
- ¿Tus abuelos viven ahí? – Drew asintió temeroso – ¿cómo es que no los vi? El centro no es muy grande – dije pensativa, aunque ciertamente cambiamos un poco las cosas con el viaje al pasado y todo eso, pero no iba a contarle aquello a Drew.
- Bueno ellos no viven en la ciudad, es más alejado – lo miré confusa – la ciudad tiene muchos pueblos y tú estuviste en el centro – asentí como entendiendo mejor – ellos viven en el pueblo Gema y trabajan como doctores pokemon, incluso ahora se encargan de darle los primeros pokemons a los entrenadores porque ir hasta el centro es demasiado peligroso para entrenadores novatos o algo así me estaba comentando la abuela – sus trabajos sonaban ocupados, ser doctores y también encargarse de orientar a nuevos entrenadores, seguro siempre debían de estar ocupados – es uno de los pueblos más grandes, así que en realidad no tiene nada que envidiarle al centro ya que incluso hay una escuela pokemon – eso sonaba interesante, me preguntaba si a Max le seguirá interesando asistir a una escuela.
- ¿Tú asististe a esa escuela? – el asintió, casi estaba sorprendida por todas las cosas que me estaba esterando de Drew que asustaba.
- ¡May, Drew! ¡Apúrense o comeremos sin ustedes! – Max nos llamaba, no me había dado cuenta que nos habíamos quedado tan atrás.
- ¡Vamos! O de verdad nos dejarán sin cena – y dicho eso tomé a Drew de la mano para llevarlo corriendo hacia la puerta del restaurant, dónde tanto Max como la Sra. Sara ya estaban sentados en una de las mesas del fondo – ¡llegamos! – dije tomando aire y sentándome en los cómodas sillas que tenía el lugar.
- ¿Para cuándo la boda? – dijo mi hermano, comentario que no entendí hasta que señalo nuestras manos y caí en la cuenta de que no se las había soltado, solté rápidamente la mano de Drew.
- Lo siento – susurre, aunque no le vi la cara porque me sentía avergonzada.
- No te preocupes – me respondió él - ¿ya ordenaron? – tanto Max como su abuela negaron con la cabeza y se centraron en observar el menú, yo por el contrario estaba aún un poco afectada por lo que trate de respirar hondo para calmarme. En verdad envidiaba que Drew pudiera estar sin alteraciones cuando yo era un desastre de nervios.
Estaba pasando un momento sumamente divertido conversando hasta que llegó el mozo para preguntarnos sobre nuestra elección, la abuela de Drew nos comentó que su abuelo se nos uniría dentro de un rato por lo que no nos dejo elegir y pidió un plato de todo porque según le habían contado la comida de aquí era exquisita, información que me pareció bastante interesante y luego recordé que mis pokemons también deberían de tener hambre.
- Max – dije para llamar la atención de mi hermano, quién me la dirigió casi de inmediato – ¿tienes las pokebolas de Squirtle y Munchlax? – él asintió dándomelas – gracias – dije mientras tiraba las pokebolas al aire, saliendo mis pokemons antes mencionados y mi Eevee.
- ¿Qué piensas hacer May? – me dijo mi hermano – no hace mucho que almorzaron así que no creo que deban comer aún – me advertía él como todo un sabelotodo, yo me limite a sacar los dispensadores con pokeblogs que siempre llevaba en mi canguro.
- Después de la pelea que tuvieron deben de estar hambrientos por eso solo les daré pokeblogs por hoy y ya mañana tendrán un buen desayuno ¿qué les parece? – todos asintieron menos Munchlax – te daré de las sorpresa rosas Munchlax, no te preocupes – dicho esto mi pokemon se puso feliz, era todo un tragón.
- Es una idea muy buena el que tengan una cena ligera, luego de cansadas batallas para que nada perturbe su sueño – dijo Drew sacudiendo su fleco y dándome asentimientos de aprobación – ya no eres tan mala coordinadora, ciertamente haz mejorado algo – le hice una mueca y seguí dándole pokeblog a mis pokemons, aunque luego vi que tenía más manos que alimentar y al levantar la vista me di con la sorpresa que tanto Eevee como Charizard se habían unido al grupo para cenar y que Drew también había liberado a Roselia, Absol y a Butterfree, me reí y seguí dándoles los pokeblogs a todos.
- Es desconcertante ver que los pokemons de Drew estén comiéndose el pokeblog de alguien más – dijo su abuela mientras me miraba asombrada – son bastante quisquillosos con la comida, en verdad que estoy impactada – decía mientras Drew se había dignado en ayudarme y también estaba dándoles de su dispensador, observé que los míos también aceptaban su pokeblog por lo que intuí que teníamos que tener recetas similares o algo.
- ¿Tendremos la misma receta? – dije mientras observaba como mi Eevee aceptaba un pokeblog de Drew – los míos también son quisquillosos después de acostumbrarse a la comida de Brock y son unos tragones – mis pokemons soltaron quejas ante esa afirmación, me reí.
- Puede ser, yo modifique mis pokeblogs hace algún tiempo luego de hablar con Brock – todos lo miramos sorprendidos – dejen de verme así, incluso yo acepto consejos – Drew estaba avergonzado y nosotros nos comenzamos a reír, incluso su abuela.
- Drew ¿Dónde están Flygon y Masquerain? – preguntó el curioso de Max, luego de que se nos hubiera pasado la risa a todos.
- Oh están en el campo, a cambio de liberar a Charizard y a Eevee su abuelo pidió que los dejará un tiempo con él – Drew suspiró – la verdad que su abuelo los usa de excusa para que Drew llamé más seguido – lo miré incrédula y luego me reí, el cariño de su abuelo era extraño.
- ¡Abuela! – le reclamó un sonrojado Drew – y deja de reírte May, a menos a mi no me confundieron con un Tentacool – me dijo con una sonrisa, yo mire con furia a Max, quién levanto las manos en señal de que me calmará, ya era terrible que Harley lo supiera, no podía creer que Drew también lo supiera.
- Yo no se lo conté – decía mi hermano menor, así que mire a Drew con el ceño fruncido para que confesará.
- Harley – dijo simplemente para que entendiera que se había ido de bocazas el rarito ese, ya iba a ver cuando lo viera – no pensé que fuera cierto – dijo con una sonrisa, esa no se la creía ni su abuelita.
- Oh ahora me ha dado curiosidad, tendrán que contarme – me horrorice con que la abuela de Drew se enterará de tan vergonzoso suceso y comencé a negar con mi cabeza, para luego mirar con advertencia a los dos presentes que sabían de tan horrible experiencia.
- Sra. Sara de verdad que yo solo quiero olvidar el suceso – dije apenada y esperaba que no insistiera, pero yo tengo mala suerte porque efectivamente ella no iba a dejarlo pasar.
- Vamos querida, dime solo Sara que digas señora me hace sentir vieja – dijo con una sonrisa y yo di un asentimiento derrotado, iba a tener que contar esa penosa historia.
- Pero si ya estás vieja – el abuelo de Drew había aparecido y había sido codeado en las costillas por Sara por aquel comentario, me reí sus abuelos eran en verdad divertidos – ¿qué estaban haciendo? – dijo después de un rato como si no hubiera pasado nada, el Persian que anteriormente apareció también se unió al círculo para recibir pokeblogs. Sonreí y le di unos cuantos que se engullo feliz, seguí dándole a los demás o mejor dicho a las patas que veía porque ya ni siquiera había un orden porque tanto Drew como yo les dábamos a nuestros pokemons como a los del otro y al parecer a nuestros amigos no les parecía mal la forma de distribución – estoy sorprendido, ese gato traidor no come comida que no sea sumamente cara – dijo mientras miraba con el ceño fruncido al dispensador que tenía en manos.
- Es una mezcla especial que me ayudo a hacer mi amigo Brock – le dije mientras sonreía y sacaba unos cuantos cubos para dárselos – pruébelos Sr. Edmond, estoy segura de que les parecerá asombrosos – al ponerlas en sus manos, él se las llevo a la boca y luego me dio una sonrisa.
- Efectivamente es un pokeblog delicioso May, han sabido mezclar la cantidad de moras para que sea nutritivo y también rico – sentí que mi comida estaba siendo probada por mi suegra por lo que su opinión positiva hizo que soltará un pequeño suspiro y borre lo de suegra porque evidentemente estaba fuera de lugar y debía ser señal de que estaba enloqueciendo, Drew era sólo mi amigo/rival – por cierto a mí tampoco me digas señor – asentí - Sara me ha dicho que te casarás con el horror que tengo por nieto así que el que me llames por mi nombre no es tan grave – decía mientras asentía y yo me ponía roja.
- Ya no sigan con eso de nosotros, sómos solo amigos y rivales ¿verdad Drew? – él asentía, pero también notaba que estaba sonrojado por lo que cuando nuestras miradas se encontraron, ambos desviamos la mirada. Incluso nuestros pokemons nos observaban y sentía que todos tenían una expresión de si claro y que no nos creían. Drew tosió falsamente para seguir alimentando a los pokemons, acción que también imite mientras sentía tres miradas penetrantes desde la mesa y aunque sentía mi cara un poco roja, intenté ignorarlos.
- Ah es verdad May nos iba a contar la historia – negué – vamos, a cambio nosotros te contaremos historias vergonzosas sobre Drew – aquello sonaba interesante, asentí y como ya se habían acabado los pokeblogs y todas estaban más que satisfechos fuimos a sentarnos en la mesa.
- A mí no me parece el trato ¿por qué les tienes que contar historias sobre mí? – decía un malhumorado Drew, dado que yo no iba a contar tan bochornosa historia mire a Max, mi hermano se moría por contarla, suspire.
- Adelante Max cuéntala – dije mientras me tapaba los oídos, no quería escucharla – jugaré con los pokemons en lo que terminan el terrible relato – y dicho eso me fui a sentar al piso nuevamente en dónde los pokemons jugaban como si se conocieran de toda la vida, bueno todos menos mi Munchlax que estaba tomando su respectiva siesta luego de una comida.
- Parece como si se conocieran de toda la vida ¿no? – me soprendió Drew con el eco del mismo pensamiento, y él también se había venido a sentar en el suelo, asentí a su comentario mientras volvía la vista hacia mis pokemons y sonreía – por cierto, ¿qué clases de piedras te dio la niña? – me había olvidado por completo de ellas, las saqué rápidamente de mi canguro.
- Vaya es una piedra trueno y esta es… - sabía que la había visto en algún lado – es un piedra día ¿verdad? – Drew asintió, sonreí y se la di, él estaba sorprendido mientras la cogía – no te hagas el sorprendido, con esta piedra puedes hacer evolucionar a tu Roselia y yo no tengo uso alguno para ella así que no seas orgulloso y acéptala – Drew me sonrió.
- He buscado está piedra por bastante tiempo, al parecer es sumamente difícil encontrarlas y tú la ganas en una batalla en medio del océano – me decía mientras negaba con la cabeza y parecía divertido.
- Lo dices como si fuera algo malo – reproché.
- Bueno May, tú siempre has tenido suerte – decía divertido, mientras yo lo miraba con el ceño fruncido - ¿así que Jolteon? – lo miré confundida y él me señaló la piedra – ¿acaso no piensas evolucionar Eevee con ella? – no lo había pensando ni por un momento.
- Si te soy sincera, me encantaría que Eevee evolucione para que se haga fuerte – voltee a ver a mi pequeña que jugaba con Absol – pero no creo que ella esté preparada para evolucionar, recién tiene cierta experiencia en batallas y la verdad es que aún ni siquiera me he planteado cuál de las cinco opciones elegiré – estaba pensativa.
- Querrás decir entre las ocho - ¿ocho? Drew había enloquecido porque no había oído absolutamente nada sobre las otras tres evoluciones – no me mires así, deberías de estar más enterada – me decía con altanería y luego se paro para ir hacia la mesa, yo imité su acción ya que al parecer ya habían terminado de reír.
- May no te sientas mal, las historias de Drew son mucho peores – me decía su abuelo mientras miraba a su nieto con una sonrisa diabólica.
- La verdad es que luego de ese suceso le comencé a tener miedo y cierto desprecio a los pokemons – dije con algo de pena, los tres me dieron su atención rápidamente por lo que proseguí mi relato – cuando inicie mi viaje no tenía ninguna intención en las batallas o los pokemons, siendo completamente sincera yo solo quería viajar y conocer nuevos lugares a la vez que probaba comida deliciosa – dije bastante apenada de mis pensamientos tan superficiales.
- ¿Qué hizo que cambiarás de opinión? – preguntó Sara totalmente interesada.
- Max fue quien insistió en que fuera por mi primer pokemon y de no ser porque Torchic se acercó a mí ese día, yo definitivamente no hubiera descubierto lo maravillosos que son los pokemons y que me encantan los concursos – dije mientras miraba como Blaziken y los demás se habían quedado dormidos.
- Así que sin Max tú no estarías aquí ¿verdad? – asentí a aquella afirmación de Sara, no había que mentir era la pura verdad – pues te felicito Max, gracias a ti – dijo mirando a mi pequeño hermano que se ruborizo – tu hermana es una de las mejores coordinadoras que hay – le sonreí y todos miramos como mi hermano se ruborizaba aún más, pero fue salvado por la llegada de la comida o mejor dicho banquete, Sara había pedido demasiado.

---------------------
- Estoy llena, ya no puedo comer más – dije mientras me agarraba el estómago – estuvo delicioso – yo no desaprovecharía la oportunidad de probar tan deliciosa comida y me sorprendí al ver que Sara también comía bastante, los únicos que nos miraban asustados eran los chicos.
- Yo pensé que Sara era la única mujer que comía así – decía divertido Edmond – Drew anda ahorrando que May te llevará a la quiebra – todos reímos, había sido una cena divertida y en sí una noche interesante.
- Por cierto May quiere saber más sobre las evoluciones de Eevee – volvió a sacar el tema Drew – ella tiene ahora una piedra rayo, pero no está convencida de evolucionarla en Jolteon – le fruncí el ceño no quería que sus abuelos pensarán que era tonta.
- Oh te refieres a las tres recién descubiertas – decía Edmond pensativo – aunque el termino correcto sería decir que no son habituales de esta zonas – asentí porque sonaba interesante – el primero sería Leafon es la evolución que se realiza con la ayuda de una roca Musgo haciendo que Eevee adopte cualidades de un tipo hierba, es una de las evoluciones más drásticas – deseche esa opción, ya tenía a Bulbasaur y necesitaba variedad en mi equipo.
- Luego estaría Sylveon, se le dice el pokemon lazo porque Eevee evoluciona por el fuerte lazo de amistad con su entrenador y camina a su lado tomándolo con sus cintas - ¿cintas? – para simplificar son algo así como sus antenas - ¿era un tipo insecto?
- Mujer la confundes – dijo Edmond – Sylveon es un tipo hada, May – fruncí el ceño, aquella evolución no me llamaba la atención tampoco – al parecer ninguna te ha llamado la atención – asentí – entonces que te parece Glaceon, que es un tipo hielo – podría ser, un tipo hielo sería sumamente efectivo contra Flygon y Roselia reflexioné – Eevee evoluciona con la ayuda de una roca Hielo – Edmond se quedó pensativo - aunque la información que te doy en bastante básica y es nunca los he visto personalmente, así que... ¿por qué no vas a ciudad Cerezo? Estoy bastante seguro que encontrarás respuestas viendo a las opciones directamente - ¿ciudad Cerezo?
- Abuelo, May va a Hoen – Edmond lo miró como si fuera idiota, pues el barco tenía como puerto Raíz Chica.
- A lo que me refiero es que ella no irá a Jhoto solo para ver a las hermanas kimono – decía su nieto sumamente exasperado.
- ¿May acaso no les ha dicho? – me acusaba Max, mientras yo me ponía a jugar con mis dedos – Drew al parecer a la olvidadiza de mi hermana se le ha olvidado mencionar que también irá a participar en los concursos de Jhoto – le sonreí a mi rival – al parecer tu propuesta sumada a la de Harley ha hecho que ella también quiera conocer está nueva región y viaje sola – asentí y asentí.
- ¡Vaya querida! Eso es maravilloso, me parece increíble que busques ser independiente y viajes a una nueva región a cumplir tus sueños - me decía Sara con una sonrisa - además ustedes dos pueden viajar juntos – abrí muchos los ojos ante la sugerencia de Sara y es que aunque eramos amigos no me imaginaba viajando con Drew o tal vez si, nuestros pokemons se llevaban bien y los dos íbamos al mismo lugar, tal vez había que diseñar una forma para participar en los concursos, pero no era tan mala idea. Deseche tales pensamientos rápidamente y tenía ganas de darme golpes contra la mesa, ¡ya estaba planeando mi viaje junto a Drew! y yo aún ni siquiera les había hablado a mis padres de mi nueva aventura. Algo tenía que estar mal en mi porque ni siquiera estaba pensando en que debería de llevar ahora que Brock ya no cocinaría para mí o estaría para curar a mis pokemons, tenía muchas cosas que pensar… y definitivamente el ir junto con Drew a Jhoto no era una de ellas, si bien él podría ayudarme para que me acostumbre no quitaba el hecho de que seguíamos siendo rivales y que competíamos por la misma meta, pero nos habíamos vuelto muy buenos amigos…



Aclaro que no tengo la menor idea si existe aquel pueblo y sí existe fue mera coincidencia XD sobre lo de la reserva según el juego hay una zona safari, pero decidí que aquello no pegaba mucho en la historia por lo que lo cambie por una reserva pokemon...




Última edición por BlueAngel75 el Miér 23 Nov - 3:25, editado 3 veces (Razón : Redacción)
avatar
BlueAngel75
**Nuevo*Miembros**
**Nuevo*Miembros**

Libra Femenino Perú

Edad : 16
Cumpleaños!! : 07/10/2000
Mi llegada : 07/09/2016
Mis Mensajes : 5
<b>Listones</b> 3 <b>Medallas</b> 6

https://www.wattpad.com/user/BlueAngel75

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.