Contestshipping * Fans

**Click en la imagen**
*Para cerrar: click en no anunciar*
Últimos temas
» [Roll] Endless World Lie
Ayer a las 19:40 por Fire.

» [Único] ¿Qué estás escuchando ahora?
Ayer a las 11:28 por Fire.

» Bitácora de Buzz Lightyear (?
Jue 16 Ago - 19:07 por Fire.

» Te Baneo
Jue 16 Ago - 19:05 por Fire.

» ¡Holis!
Sáb 28 Jul - 0:46 por ChachosBane

» Infinity: Palabras Entrelazadas ∞
Lun 23 Jul - 18:11 por *Sab--loid09*


[Roll] La Edad Dorada

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

[Roll] La Edad Dorada

Mensaje por Nya el Sáb 5 Nov - 5:23


Historia
Sphira es un mundo antiguo invadido por los monstruos donde el engaño y la muerte son constantes en todos los lugares. Lo único remarcable del mundo son sus viejas ruinas de antigua gloria humana, la naturaleza invasora y una belleza que esconde pena y muerte tras su apariencia.
La gran destrucción y mortalidad obligó lo poco restante de la humanidad a esconderse tras duras y altas murallas cuya labor no siempre cumplen pues muchas criaturas las pueden sobrevolar. Aún así, en cierta ciudad lejana, tras siglos de paz, se oye el clamor de la victoria, donde sus valientes soldados planean sueños de conquistas en busca de nuevas tierras, nuevas ciudades (si existieran) y de una Sphira mejor para la humanidad. Ha comenzado la búsqueda de la Edad Dorada y por primera vez, recordarán lo arduo que era el mundo exterior tras las seguras murallas. Y mientras la guerra por la vida volvía a aflorar... los guerreros solo encuentran mas preguntas como respuestas cuyos manuscritos ya no decían nada: ¿Que había pasado en el pasado?


Nota
·   Los personajes super poderosos no tienen cabida en este rol. No aceptaré fichas así.
·   Existen elfos y enanos. Pero son hostiles, los personajes son humanos 100% ni mestizos hay. La idea es de un mundo antiguo y muy hostil, todo es peligroso. Básicamente aventura sobre la edad media.
·   En algunos clanes hay subtipos. Solo se puede escoger uno.
·   Este rol no permite el uso de personajes ajenos, al menos sin autorización. Así que se rolea individual.


Ficha Modelo
Nombre:
Edad:
Apariencia:
Personalidad:
Clan: Visite review.
Extras:
Pareja:

♥~♥~♥~♥

Nombre: Lucina Ruht
Edad: 20
Apariencia:
Spoiler:
Personalidad: Lucina es una líder innata pues casi siempre toma las decisiones más acertadas. El aura de liderazgo que desprende siempre atrae seguidores cosa que ella no aprecia mucho ya que sabe que ella no es perfecta y el día en que se equivoque decepcionará a muchos. Es madura, tranquila, honesta y paciente, con una imagen delicada pues sus modales y orígenes son de la alta nobleza. Bajo su perfecta, delicada y recatada imagen, se esconde una valiente guerrera cuyos ideales defiende con toda convicción y en ese sentido, es algo terca. También posee un fuerte sentido de la justicia, odia ver la muerte y por eso está en contra de ello tanto para inocentes como culpables de pecados.
Aunque parezca seria porque lo aparenta casi todo el tiempo, también sonríe como cualquier otra persona. Su sentido del humor es denso, de tal manera que no entiende los chistes hasta pasado mucho tiempo.
Clan: Tigre - Espadachín
Extras:
- Carece del sentido de la moda.
- Es difícil verla comiendo o bebiendo alcohol.
Pareja: Caesar ♥


Última edición por Ice el Sáb 5 Nov - 18:28, editado 1 vez
avatar
Nya
**Fan*Contest**
**Fan*Contest**

Virgo Femenino España

Edad : 22
Cumpleaños!! : 12/09/1995
Mi llegada : 13/03/2011
Mis Mensajes : 455
<b>Listones</b> 65 <b>Medallas</b> 365

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll] La Edad Dorada

Mensaje por Fire. el Sáb 5 Nov - 14:11

Nombre: Caesar (Shiza) Zeppeli

Edad: 20

Apariencia:
Spoiler:

Es hermoso. *^* (?

Personalidad: Las personas como Caesar, son consideradas, lo que es conocido como: Delincuente juvenil. Siempre en peleas, aunque la culpa no sea de él. A pesar de que en este caso, la culpa siempre será de él. Él es torpe e inmaduro, y esto último es porque no tiene paciencia, y es fácil hacerlo ofuscar, por lo que cuando algo no le agrada, lo primero que hará será pegar gritos de molestia o refunfuñar para sí, sin fijarse en su entorno, siendo un escandaloso, y rebelde. A pesar de esto, es bastante comprensivo con las personas que considera amigos, siendo una buena compañía a la hora de echar plática. Es bueno bromeando sobre la situación presente, pero los chistes se le dan fatal, casi que puede matar de agrio a quien le escuche. Es alegre, calmado y sonriente cuando está de buen humor, y normalmente comete errores sin percatarse, pero eso es porque es medio bobo (?, diciendo cosas que no debería, se avergüenza cuando cae en ello, pero no deja su actitud reacia a aceptarlo. Pero cuando rompe algo, es el primero en disculparse, y ofrecerse a pagarlo de inmediato.


Clan: Marcial

Extras:

- Mide 195 cm. Por esta razón, cuesta que las personas se le acerquen sin miedo, especialmente por su corpulenta complexión.
- Viste de manera extravagante, para él eso es moda. Por lo que se lo puede considerar afeminado, en cuanto a cuidado personal. Detesta estar sucio.
- Las marquitas rosas en sus pómulos son de nacimiento.
- Desde pequeño se ha tenido que valer por sí mismo, por lo que es demasiado independiente, y detesta que se metan en sus asuntos.
- Es orgulloso, y un guerrero de temple, por lo que no hay ninguna razón para no tomarlo en serio.
- Se decepciona mucho cuando los lugares son pequeños, especialmente las casas en donde le toca agacharse para entrar. Lo que le incomoda porque toda una vida ha tenido una postura correcta. Al aire libre es su estilo de lucha, al menos que haya un cuarto lo suficientemente grande para que quepa bien (?.
- Aunque se muestre egoísta, si se le insiste termina cediendo cuando trata de amigos, además de ser bastante protector con estos.
- Tiene una extraña negación a la magia, no le agrada. (?

Pareja: Lucina's Toy (????


Personajillo extra (?


Nombre: Liv Ruht.

Edad: 18

Apariencia:
Spoiler:

Personalidad: Brillante y encantadora. Así es considerada por sus conocidos. Puesto que es como una niña pequeña. Infantil, caprichosa y enérgica. No es raro verla correteando por ahí, y haciendo unas cuantas bromas a las personas, pero de esas que se pueden considerar: Inocentes, por no tener repercusiones, ni física, ni psicológica.

Clan: Grulla - Arquero

Extras:

- Adora el amanecer. Uno de sus sueños es poder apreciarlo en la tranquilidad de su hogar sin necesidad de las murallas.
- Uno de sus fuertes de escalar.
- Hermana de Lucina, con quien es celosa, no es extraño verla agredir verbalmente a quien encuentre como sospechoso. (? Además es bastante torpe en comparación a ella.

Pareja: ella es libre como el viento ~

De todas maneras si no desean no le presten atención, simplemente me hacía falta un grulla en el equipo (?



Última edición por Fire el Sáb 8 Jul - 16:09, editado 3 veces
avatar
Fire.
.::♡.Moder*Contest.♡::.
.::♡.Moder*Contest.♡::.

Leo Femenino Ecuador

Edad : 22
Cumpleaños!! : 03/08/1996
Mi llegada : 30/06/2010
Mis Mensajes : 1275
<b>Listones</b> 291 <b>Medallas</b> 1120

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll] La Edad Dorada

Mensaje por *Sab--loid09* el Sáb 5 Nov - 16:37

Nombre: Ryan Dawson.
Edad: 20
Apariencia:
Spoiler:

Personalidad: Es muy amable, sencillo, de temperamento tranquilo, de hecho es bastante dulce en su trato. No es fácil sacarlo de quicio pero si lo haces no dudará en defenderse, aunque con la calma siempre presente. Suele estar más pendiente del ambiente que de las personas que lo rodean, siempre está contemplando la belleza de la naturaleza. Tiene cierta dificultad al mantener conversaciones con otras personas, se podría decir que es algo reservado pero siempre buscará que sus amistades estén a gusto en su presencia. Le gusta ayudar a sus seres queridos, siempre es el primero en ofrecerse como apoyo. Tiene muy buenas ideas, más no el don del liderazgo. Es algo ingenuo y fácil de sorprender. Sentimental e intuitivo, es capaz de ponerse en los zapatos de los demás y será el primero en notar el cambio de ánimo de los demás. Si lo hieres en demasía, puede llegar a llorar, aunque detesta hacerlo en frente de las personas.

Clan: Misterio – Brujo.

Extras:

○ Sobre sus poderes: Los utiliza en buena medida, es muy capaz de controlarlos. Pero tampoco es un Avatar.
Para él es primordial analizar y hacer estrategia antes de actuar, si no le es posible acude a la improvisación, y de hecho la desempeña bien por ser ingenioso.
Ama todos los poderes que controla por igual, les encuentra la belleza natural.

Agua: La usa para atacar y defenderse.
Fuego: Trata de no usarlo como poder destructivo, sino de apoyo.
Aire: También para atacar y sobretodo evadir golpes enemigos. Puede elevarse.
Tierra: Puede sentir los movimientos que en esta suceden y predecir ataques,
siente gracias a ella gran conexión con la naturaleza.


-AMA la Naturaleza, desde muy pequeño ha sentido una enorme conexión con ella, y muchísima admiración.
-Su pasión es la poesía. Sí, escribe poemas. Le gusta leer textos fantásticos.
-Cuando puede, se sienta a meditar para canalizar sus energías y relajarse.
-Le encantaría recorrer grandes extensiones naturales, añora la libertad. Esta fue su razón de salir de las murallas.
-Las comidas dulces son sus favoritas y le encanta tomar agua.
-Le gusta dormir.
-Tiene buena condición física, es decir, no se cansa con facilidad, pero le gusta ir a su ritmo tranquilo.
-Tiene un pasado trágico en cuanto a su familia: Sus padres vivían en una zona donde los habitantes eran muy conservadores. Sospechaban que estos tenían poderes mágicos, y tras un suceso desafortunado, Ryan siendo un bebé tomó el bastón mágico de su madre y realizó algo de magia, muy básica. Algunos vecinos se percataron y los acusaron de brujos. Una noche quemaron su hogar, sus padres no sobrevivieron pero una tía logró salvarlo a él, siendo tan sólo un bebé.
-Ese bastón es el mismo que usa actualmente para realizar sus conjuros y es su tesoro más preciado. En la imagen su tamaño original (Largo, puede apoyarlo en el suelo estando de pie) y puede encogerlo de ser necesario.
Spoiler:

Pareja: Tali Seiran ♥


Última edición por *Sab--loid09* el Jue 10 Ago - 1:26, editado 5 veces
avatar
*Sab--loid09*
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.

Cáncer Femenino Sin Bandera

Edad : 21
Cumpleaños!! : 09/07/1997
Mi llegada : 29/11/2009
Mis Mensajes : 1670
<b>Listones</b> 262 <b>Medallas</b> 1570

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll] La Edad Dorada

Mensaje por Mar. el Sáb 5 Nov - 18:15

Nombre: Tali Seiran
Edad: 18
Apariencia:
Spoiler:
Personalidad:
Es una chica muy amable y lo suficientemente madura para cuidarse por sí misma.
Es alegre, motivada y osada, y hasta algo rebelde cuando se lo propone. Es una mujer de confianza con gran voluntad de seguir adelante. Siempre dispuesta a aprender más de lo que sabe, llegando a ser muy curiosa y aventurera. Tiene un carácter sereno y tranquilo, pese a esto puede arriesgarse cuando se trata de defender a sus seres queridos. Se preocupa mucho por la gente que la rodea.
No es alguien rencoroso, por más daño que le causen, suele tomar las palabras por quien viene. No teme a decir lo que piensa pero se toma el tiempo de escuchar la situación. Es una chica bastante risueña y femenina. Aprendió a vivir y disfrutar su día al máximo. Valora muchos sus lazos: con su gente, su familia, su orígenes, por lo que siempre tiene sus pies en la tierra. Es muy tierna y alegre. Se toma enserio su misión y es muy trabajadora. No le interesa mucho su apariencia personal, lo que le trae una atención por parte de todos que pasa inadvertida por ella, sin embargo, como toda chica a veces puede esmerarse. Es un poco ingenua, cayendo constantemente en diversas bromas o en situaciones que no comprende, haciéndola ver adorable. Es bastante enamoradiza.

Clan: Misterio- Subclan: Invocación.
Extras:
-Le gusta mucho leer y aprender cosas nuevas, siempre tiene a mano un libro o una libreta para hacer apuntes.
-Su madre era farmaceutica hierbalista, por lo que conoce mucho acerca de diversas plantas y sus efectos. Debido a ello, desarrollo un gran amor por el bosque y la naturaleza en general.
-Sus invocaciones son:
*Lumi
Spoiler:
Su nombre es que significa: "nieve" en finés.
Es un lobo siberiano. Puede incrementar o disminuir su tamaño.

*Pyro
Spoiler:

Omitan el fuego de su ojo, sus ojos son verdes como los de Tali
Su nombre hace referencia al elemento prefijal de origen griego para la formación de palabras con el significado de ‘fuego’
NO ES UN TIGRE. Es un gato montañez que puede incrementar o disminuir su tamaño.

-Sus dos invocaciones representan al Yin y el Yan.
-Su madre falleció cuando era niña, su padre se fue un año después y sus abuelos maternos la criaron, sin embargo, ambos fallecieron cuando ella tenía diecisiete. ---Aprendió sobre magia con ellos.
-Le gusta mucho cantar o tararear, la música es parte de ella y no lo hace nada mal, es más, tiene una voz muy dulce.
-El arte es uno de sus pasatiempos.
-Ama las cosas dulces y es poco resistente al alcohol.
Pareja: Ryan Dawson~♥


Última edición por Mar. el Dom 4 Dic - 20:31, editado 3 veces
avatar
Mar.
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.

Géminis Femenino Perú

Edad : 23
Cumpleaños!! : 30/05/1995
Mi llegada : 27/12/2009
Mis Mensajes : 2376
<b>Listones</b> 226 <b>Medallas</b> 1630

http://weheartit.com/xiyozaqui

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll] La Edad Dorada

Mensaje por Nya el Sáb 5 Nov - 22:51

Ciudad de Syl


El viento recorría las angustiosas calles de Syl, con fuerza y temperamento para luego morir contra la ventaba del carro. El constante traqueteo de una carretera llena de baches, dejaba a Lucina en un trance que se perdía entre pensamientos y en un paisaje monótono y desganado casi sin vida.
Observó tras la ventana la notable presencia de soldados que había aumentado considerablemente los últimos días, pues pronto la expedición comenzaría en busca de respuestas tras las altas y firmes murallas. El júbilo era considerable, pero el miedo conquistaba la mas mínima duda.
Quedaban siete días para salir, siete días para disfrutar de la vida. Si el exterior aún era tan peligroso como contaban los manuscritos sagrados, sería una tortura o mejor dicho, era una locura salir. Pero si el mundo se había atenuado de ira, valía la pena asegurar terreno para la ciudad.
- Señorita, hemos llegado. -
Ante la frase del chófer y la parada del carruaje, Lucina regresó al mundo de los vivos, descendiendo sin mas dejando en el aire un eco del tintineo de su armadura. Pagó el viaje y una vez que el hombre recibió la moneda, hizo un ademán de aprobación y volvió a su ruta para deambular en busca de nuevos clientes.
Miró el edificio que se postraba ante ella y entró con con paso decidido. Abrió la puerta y un agradable aroma la invadió, dejándose abrazar por sus suaves fragancias. Divisó el pelo rubio de cierta persona en una esquina del lugar y se dirigió a él. Cuando la vio, la saludó, ella lo correspondió y se sentó frente a él dejando escapar un profundo suspiro.
- Fue horroroso. - Dijo Lucina. - Faltan siete días y aún no está claro nuestro papel. Y el mayor sigue ofreciéndome el liderazgo. - Se apoyó en la mesa y miró a la ventana. - ¿Tienes planes Caesar?
Observó al rubio. Era una de las pocas personas que había conocido durante su asignación de escuadrones. Concretamente, ellos estaban en el escuadrón de apoyo que a su vez se dividía en grupos mas pequeños de unas ocho personas como mucho. Los días de preparación se hacían eternos y amargos así pues de casualidad habían entablado amistad y en ocasiones se veían para pasar el tiempo.


Sueño xD
avatar
Nya
**Fan*Contest**
**Fan*Contest**

Virgo Femenino España

Edad : 22
Cumpleaños!! : 12/09/1995
Mi llegada : 13/03/2011
Mis Mensajes : 455
<b>Listones</b> 65 <b>Medallas</b> 365

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll] La Edad Dorada

Mensaje por Fire. el Sáb 5 Nov - 23:52

- ¿Planes, eh? - Murmuró dejando la espalda al recostar de la silla, y observando con cuidado el semblante de la mujer frente a él. No tenía mucho que decir, pues no era de los que veían el futuro más allá de cinco segundos. Aunque ponerse a deambular en supuestos, de vez en cuando, podría ser divertido. - Que pregunta tan repentina. - Sonrió levemente.
- ¿Crees? - Él asintió.
- Y también creo que deberías aceptar la oferta de liderazgo. Te pega bastante. - Ella suspiró y le observó con preocupación. - Oye... Que es difícil que yo siga órdenes. - A eso ella dejó escapar una pequeña sonrisa. Él recordó ese día. En el que, de buenas a primeras, sin darse cuenta, había doblegado a ante las órdenes de Lucina. - No solo eso, no creo que quieras que alguien como yo sea el líder.
- En primer lugar nunca te lo pedirían.
- Al menos dame ánimos y di algo como: "Harías un mejor trabajo que yo"
- No soy buena mintiendo.
- ¿Eh? Harás que llore. - Caesar no era una persona fácil, pero cuando se lo sabía llevar, era bastante alentador el hecho de poder conocerlo. Sus reacciones eran sin duda lo más divertido de él. - ¿Tienes hambre? - Preguntó y sin que ella contestara, había llamado a uno de los encargados. Ella le observó confundida. - He visto la cara que has puesto al entrar. - Hizo el pedido, sin mucho que añadir, lo conocían en ese lugar, por las ocasiones de ocio en las que se apareció por ahí con la misma acompañante, y aunque los primeros días todos le quedaran observando con temor por su inusual complexión; no tardaron en averiguar que solo se trataba de alguien a quien no debían de gastarle el poco temperamento con el que contaba. Pero, también se lo conocía por su buen trato si esto no ocurría.
Ya muchas veces se lo había visto en peleas con terceros por malentendidos, en dónde había terminado noqueando a más de uno, aun cuando no fuese su verdadera intención, y donde le tocaba pagar los platos rotos, no solo con dinero, sino hasta con trabajo por daños en propiedades, especialmente en los condominios pertenecientes al ejercito.

Viva lo corto (?
avatar
Fire.
.::♡.Moder*Contest.♡::.
.::♡.Moder*Contest.♡::.

Leo Femenino Ecuador

Edad : 22
Cumpleaños!! : 03/08/1996
Mi llegada : 30/06/2010
Mis Mensajes : 1275
<b>Listones</b> 291 <b>Medallas</b> 1120

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll] La Edad Dorada

Mensaje por Nya el Miér 9 Nov - 13:39

Un plato de bolas de carne picada de tamaño bien generoso en salsa de tomate y acompañada de patatas cortadas en finas rodajas, asadas y a punto de sal. Todo mas un extra de sopa caliente de champiñones y aunque su nombre echaría para atrás a cualquier niño, estaba delicioso con un sabor suave y ligero.
- Espero que todo sea para ti. -
- Vamos, ayúdame al menos. -
- Por lo menos hazte cargo de lo que pediste, ni siquiera me dejaste responder. Me pido las patatas. - Dijo mientras tomaba una.
- Pero... -
La comida no era abundante, pero en ese momento el estómago de Lucina exigía poco que digerir por el momento.
Lo único que le rondaba en la cabeza era la gran expedición donde se había preparado de todo: infantería, caballería, fusileros, todo tipo de personas, todo tipo de armamento desde ballestas, a espadas y todo tipo de ingenio e instrumentos como arietes, catapultas y arpones diseñados para penetrar enemigos voladores.
Los viejos libros históricos ya considerados manuscritos sagrados, relatan un exterior lleno de penuria, tantas criaturas hostiles de tantos diversos tipos, que era como si toda la naturaleza se hubiera vuelto en contra de la humanidad y es que hasta existían fantasmas extraños y letales.
Pero por suerte, ella estaba en el equipo mas pequeño e ignorado del ejército, un equipo dedicado exclusivamente al apoyo tras las líneas cuya presencia solo es para reforzar la primera línea de infantería.
- Deberíamos practicar como equipo. -
- ¿Hm? - Respondió con los mofletes hinchados de comida lo cual activó un malestar en Lucina.
- Digo que solo quedan siete días y aún ni siquiera conocemos mucho al resto. -
- Está bien. - Dijo tras tragar. - Tampoco es como si fueramos a hacer mucho. - Restó importancia. - Nada nada, todo irá bien. -
Lucina suspiró. Se había unido porque se le daba bien la espada y además, quizás podría ganar prestigio social. La idea la había aterrorizado en un principio pero unos manejos de hilo la colocó en la posición mas protegida.
- Entonces, ¿te hace dar un paseo? - Preguntó. El rubio ya iba apurando la sopa a velocidades sobrehumanas (?)
- Hay que hacer la digestión, buena idea (?) -
avatar
Nya
**Fan*Contest**
**Fan*Contest**

Virgo Femenino España

Edad : 22
Cumpleaños!! : 12/09/1995
Mi llegada : 13/03/2011
Mis Mensajes : 455
<b>Listones</b> 65 <b>Medallas</b> 365

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll] La Edad Dorada

Mensaje por Fire. el Sáb 12 Nov - 23:24

El galope de los caballos y el traqueteo de las carretas al rodar sobre aquellas calles rugosas se mezclaban con las voces de las personas que agradecían el poco sofoco que el cielo les regalaba ese día, mas,era maldecido por los mercaderes con artículos ligeros, que más de una vez hicieron su intento de escapar de los puestos callejeros.

- El día está gris. - Mencionó Caesar observando hacia el cielo.
- Es lo suficientemente claro para dar un paseo. - Lucina tenía la atención al frente, y a veces a los lados; no por alerta, más bien por costumbre. Sabía, que como siempre, más de las miradas que quisiera estaban sobre ella. Y no solo por caminar junto a un monstruo de casi dos metros de altura, sino por su reconocible linaje y apariencia; la armadura no era algo considerado apropiado al ser modelada por una mujer. Y no es que no le importase a Lucina, pero no sentía que algo se adaptase a ella mejor que esa armadura, y trataba de que aquello no le molestase, pues desde siempre, ese había sido el pensamiento, y por ahora solo podía esperar.
- Llamas mucho la atención. - Aquello le dejó con un amargo sabor de boca, hasta ahora, él, nunca había mencionado nada respecto a ello, lo que la hizo sentirse decepcionada. - Pero... - Se quedó pensativo, sabía que como siempre había dicho algo que no debía. - Tu sabes... - Lucina negó con la mano, sabía que se estaba esforzando, pero no había nada que hacer respecto a ello.
- También lo haces. - Le observó de reojo, simplemente con una leve sonrisa.
- Es porque soy apuesto.
- Ah... Eso me recuerda... Cuando este muchacho... - Caesar se tapó los oídos en seguida. Ella no dijo más y rió para sus adentros. Una vez el rubio le contó que otro hombre se le había declarado de la nada. Y que... Aunque no lo golpeó y solo dejó el asunto como algo para olvidar, obtuvo pesadillas con ese momento por toda una semana, a cambio del terrible rechazo que le había hecho. Pero aquello solo lo sabían él, el muchacho y Lucina, a quién se lo contó sin pensar. Solo por abrir conversación.
- Por favor, no. - Pidió. - Tendré pesadillas de nuevo. - Y la mujer rió levemente. Caesar a esto también sonrió, y volvió a bajar los brazos.
- Te recomendaría agacharte. - Dijo al romper la risa de una manera abrupta, que dejó al hombre confundido, pero no tardó mucho en comprender, y obedecer.
Ella observó la trayectoria de lo que reconoció como una manzana cuando ésta golpeó con el pequeño letrero colgante, dejándolo con un leve chirrido por la oxidación, y el repentino balanceo.
- Esa mocosa... - Masculló con molestia, no necesitaba ni preguntar, ya sabía de quién se trataba. Y recobró la postura, la vio, escondida entre la gente, se acercaba con una lenta corrida mientras con una gran sonrisa saludaba animada.
- Lucina. - Dijo con gran animo al llegar a ellos, tomando el brazo de la nominada en un abrazo.
- Tú... - La señaló el más alto. - ¿Quién te crees, eh? - Se inclinó levemente para observar a la menor con una molestia creciente. Ella simplemente le ignoró. - ¡Mocosa del demonio! - Chilló, y le tomó la oreja. A lo que la menor se quejó.
- ¡Bestia! - Le reclamó observándolo con la misma rabia que él, una vez la soltó. - No mereces caminar junto a Lucina, eres una desgracia.
- Repite eso... - Sus nudillos traquearon. Lucina que se encontraba en medio de ese problema suspiró.
- Liv... - La miró en regaño, la nominada simplemente infló las mejillas y después de una batalla de miradas, en dónde Lucina ganó, se soltó y resopló.
- Lo siento. - Hizo una mueca. Entonces la mayor le sonrió en aprobación y después observó al hombre.
- ¿Qué? - Conocía esa mirada, y aquello le estaba haciendo sudar frío. - Ella empezó. - Y le insistió sin decir nada. - Bien, bien. También lo siento. - Se rascó la nuca con exasperación.

La recién llegada fue hacia una pequeña caja donde la manzana había caído para su suerte. No estaba sucia, por lo que se encogió de hombros y comenzó a comer. Pasando por el mercado tuvo la suerte de encontrarse con un conocido, y le regaló aquella manzana por ayudarle con unas cuantas cajas; y estaba a punto de comerla, pero al reconocer aquella cabellera rubia no evitó lanzar con toda su ira al saber que estaba con su hermana. Él nunca le había caído bien, y menos desde que Lucina comenzó a ser su amiga. Por lo que siempre encontraba la ocasión para agredirle a propósito, y no le daba ni una pizca de pena reconocer aquello en voz alta.
avatar
Fire.
.::♡.Moder*Contest.♡::.
.::♡.Moder*Contest.♡::.

Leo Femenino Ecuador

Edad : 22
Cumpleaños!! : 03/08/1996
Mi llegada : 30/06/2010
Mis Mensajes : 1275
<b>Listones</b> 291 <b>Medallas</b> 1120

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll] La Edad Dorada

Mensaje por Nya el Lun 14 Nov - 9:15

- ¿No tienes deberes? -
- No~ - Canturreó.
- Igual, no es tiempo de estar jugando sabes... -
- Pero es que... -
Liv volvió a aferrarse en el brazo de Lucina en felicidad, esta vez demasiado babosa para el gusto de Lucina. Liv siempre había estado con ella en todos los momentos posibles, de tal forma que a veces era hasta insoportable y cuyas la mayoría de su memoria, ella estaba presente en casi todos.
Y mientras ella ignoraba a Caesar (quien le lanzaba miradas sigilosas de maldiciones), seguían caminando por las ruinosas calles de Syl cuyas viejas calles pasaron de ser hechas por bloques de piedra a piedras redondeadas. El tacto en el pie era un incordio y casi un tercio de la calle, ya ni tenía asfalto decente.
Tras girar por una esquina, vieron un tumulto de personas que se dirigían a ellos y por sus apariencias, era una turba enfadada, probablemente partidarios del "no a la expedición". Sus gritos se repetían en "Solo traeréis la desgracia" "Moriremos todos" y frases cuyos significados entraban en la misma gama de sinónimos.
Del gentío, una anciana corrió hasta Lucina, aferrándose a su armadura en desesperación y súplica.
- ¡Milady, no permitáis esto! - Gritó con voz ya ronca de edad. - ¡No dejéis marchar a mis nietos! -
Las profundas y marcadas arrugas de la anciana la denotaban como una de las mas veteranas en la vida. Y la desesperación que mostraba, hizo una combinación que penetró en la mente de Lucina, confundiendola por completo.
- Yo... - Tartamudeó. Pero antes de poder haber dicho cualquier frase, una fuerza empujó a la anciana, concretamente una patada. Lucina observó atónita al hombre que lo había hecho, un guardia de la ciudad.
- ¡Milady! ¡Es peligroso estar aquí, por favor acompáñeme hasta que venga la guardia! -
- ¿Tienes idea de lo que acabas de hacer? - Inquirió.
- Por favor, no es seguro, no es el momento de... -
- Acabas de usar la fuerza contra una anciana. -
- Pero yo solo... -
Un jarrón voló hacia ellos y Lucina captó el movimiento de reojo. Solo tuvo tiempo de alzar el brazo a modo de escudo pues era mejor que un golpe en la cara. Sin embargo, una patada giratoria de Caesar desvió el objeto, mandando con el talón el jarrón lejos de ellos hasta destrozarse en una pared.
- Creo que no es el momento de discutir. Podría haberte dañado el rostro sabes. -
- Aún así no puedes hacerle eso a una anciana. -
- Uh. -
En un breve intercambio de miradas, Liv y el guardia arrastraron a Lucina a otra parte mientras Caesar les seguía el paso, intentando no ser golpeado de forma bastante cómica para Liv, pues con aquella altura que tenía era un objetivo tan fácil que daba hasta risa la forma en que tenía que esquivar todo.
avatar
Nya
**Fan*Contest**
**Fan*Contest**

Virgo Femenino España

Edad : 22
Cumpleaños!! : 12/09/1995
Mi llegada : 13/03/2011
Mis Mensajes : 455
<b>Listones</b> 65 <b>Medallas</b> 365

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll] La Edad Dorada

Mensaje por Fire. el Lun 14 Nov - 15:50

Los cuarteles del ejército eran conocidos por su monumental e impenetrable barrera, que se alzaba en orden de proteger a sus miembros, y de ocultar sus prácticas diarias, por la seguridad mental y física de toda la ciudadanía.

Y a pesar de todas las protestas que llegaban a su entrada, no irrumpían en la paz banal que aún en sus días más duros de prácticas se esforzaban por mantener, pues todos sabían que si perdían ese pequeño trozo de tranquilidad, una vez fuera de las murallas, hasta la esperanza que había crecido en ellos, se perdería junto con sus vidas.

- Sé que este lugar es seguro, pero... - El guardia insistía, Lucina pidió silencio.
- Es mejor para todos, no podemos permitir que esto se expanda a más lugares. - Observó el lugar, las expresiones de los guerreros variaban, entre tristeza, despreocupación, y algunos hasta alegría. Nada cambiaba, no debía cambiar. - Mientras permanezcamos dentro, las personas, especialmente los familiares de todos los guerreros, no se resignarán a la esperanza de evitar la salida de sus seres queridos. - Concluyó. El hombre se resignó con un suspiro, y después de una reverencia se alejó. Los cuarteles eran lo suficientemente seguros para cualquiera que perteneciese a las tropas, aun cuando fueran simples novatos.
- ¿Realmente crees eso? - Preguntó Caesar, su postura poco prolija decía claramente que lo que vivieron antes no le había agradado en lo más mínimo, especialmente por ser el objetivo de la mayoría de ataques.
Lucina le observó y asintió levemente.
- Creo que es algo que debemos aceptar, aunque nos lancen piedras y nos maldigan hasta nuestras últimas generaciones. - Él resopló y lanzó una alta, seca y corta carcajada.
- ¿No íbamos a practicar? - Comenzó a caminar con las manos tras la nuca, había dado un bostezo de aburrimiento. Ella a veces quería comprenderlo. pero sus formas de vida habían sido completamente diferentes desde siempre, por lo tanto era imposible en su totalidad.
- ¿Practicar? - Liv observó a su hermana, no se habían tardado en alcanzar el paso del más alto.
- Hay un equipo formado... - Suspiró. Pero él había dicho que era mejor dejarlo pasar.
- Eres tonta, eh... - Se burló Caesar. La menor lo miró desafiante y lanzó una patada tras su rodilla, que él dobló antes de que lo tocara. - Muy tonta...
- Los dos...
- En serio... ¿Por qué te justas con este? - Le chilló a su hermana mayor, ella quedó pensativa.
- ¿Qué no sabes? - Decidió contestar él. - Nosotros tenemos "ese" tipo de relación.
- ¡¿Qué?! - Sintió infartar ante las risas del rubio. A quién esta vez si alcanzó a hacerlo caer con un empujó de su tacón.- Bestia...
avatar
Fire.
.::♡.Moder*Contest.♡::.
.::♡.Moder*Contest.♡::.

Leo Femenino Ecuador

Edad : 22
Cumpleaños!! : 03/08/1996
Mi llegada : 30/06/2010
Mis Mensajes : 1275
<b>Listones</b> 291 <b>Medallas</b> 1120

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll] La Edad Dorada

Mensaje por *Sab--loid09* el Lun 14 Nov - 22:31

Había salido de su hogar temprano en la mañana, hacía un día gris. Pero a él le gustaban esos días. Eran frescos, ventosos, meláncolicos, refrescantes para el alma. De hecho hasta había escrito algunos poemas sobre ello.

-¿Vas a la práctica?
-Sí, tía -El joven sonrió.
-Pero es aún muy temprano -Una mujer de unos treinta y seis años le hablaba apoyada a un lado de la puerta principal de la casa.
-Quiero pasear un poco antes de llegar. Y también así estaré a tiempo allá -Volvió a delicarle una suave sonrisa.
-Bien, cuídate, pequeño -Siempre le decía así, sin importar que cada año se acercaba más a la adultez.
-Sí -Asintió él- Gracias por la comida -Hizo una pequeña reverencia y se marchó, luego de haberse despedido de su único familiar con un abrazo.


El pensamiento se le cruzó por la mente y en sus labios se formó una sonrisa de ánimo. Esto también lo haría por ella. Sin más, se dirigió a la fortaleza de los cuarteles del ejército. Ya había paseado por un buen rato y le parecía prudente empezar su camino al lugar de destino que lo esperaba.

...

-Su identificación, joven -Un guardia que custodiaba la enorme entrada habló con voz grave.
-Tenga -El pelinegro sacó un pergamino corto que estaba sellado y firmado.
-Puede pasar -Dijo el hombre al revisar que el documento estuviese en orden.
-Gracias, señor.

Inclinó levemente su cabeza con respeto y avanzó, las puertas se abrieron ante él. Respiró profundamente mientras caminaba, soltó el aire y volvió a llenarse de ánimos, no podía negar que todo esto le emocionaba aunque estaba en apariencia bastante tranquilo.

Pasó unos diez minutos examinando el lugar, nada fuera de lo común teniendo en cuenta que allí se encontraban los cuarteles del ejército. Vio entrenar a varios grupos de soldados y su energía lo emocionó áun más, sabiendo que él también acudiría a prácticas, claro que de otra índole.

En el momento en que contemplaba todos estos pensamientos, la imagen de tres jóvenes se cruzó ante sus ojos. A dos de ellos los reconocía, el día en que lo asignaron a un grupo le indicaron que ellos serían sus compañeros, más fue de lejos y no pudo entablar conversación con ellos. Se encaminó hacia las figuras de los demás muchachos y, al llegar frente a ellos, se detuvo, haciendo que lo imitaran.

-Buen día -Su rostro níveo exhibía una sonrisa que denotaba amabilidad y cortesía, se inclinó- Señorita Lucina, señor Caesar...
-Puedes decirme sólo Caesar -El rubio de grandes proporciones seguía con una postura relajada, sus manos en su nuca.
-Entendido -Los miró- Discúlpeme, ¿Cuál es su nombre? -Esta vez, se dirigía a la otra chica.
-Yo... -Parecía distraída- Liv, mi nombre es Liv -La joven de ojos castaños se presentó, parecía acabar de reaccionar.
-Mucho gusto, señorita -El tono de voz del pelinegro era sutil y hablaba con cordialidad, más no se hacía para nada pesado para sus oyentes. Le salía con total naturalidad, porque así era él- Me presento, soy Ryan Dawson, fui asignado junto a ustedes -Dirigió su mirada al rubio y la chica de la armadura.
-Oh, Dawson -Lucina hizo memoria- Me alegra verte, apenas hoy es que nos reuniremos el grupo completo, aunque falta un integrante. -Puntualizó suavemente, seguro el faltante se les uniría pronto.
-Mientras tanto, ¿Nos quedaremos aquí? -Preguntó Liv a su hermana, aún abrazada a la extremidad de ella.
-Es lo mejor, se va haciendo la hora de empezar -Comentó Caesar.
-Nadie te preguntó a ti -Liv infló levemente sus mejillas, mirando con cierto odio al corpulento rubio, quien se encogió de hombros, dirigiéndole también una mirada de cierta molestia.

Las dos hermanas se colocaron en unos asientos a esperar el inicio de las actividades de su grupo, Lucina le daba un poco de brillo a una parte de su armadura y Liv alternaba su vista entre ella y Caesar, aunque en un momento su mirada se posó en Ryan, que estaba del lado contrario, viendo por el amplio balcón que daba vista a un enorme vestíbulo que se extendía en el piso inferior.



~~~~~~~~~
Se me hizo que Ryan tenía todo para ser de trato cordial, con más fuerza ahora al inicio y más adelante en momentos algo más específicos.
Pero no confundir: Es una cordialidad tierna, no sublime ni frívola.
avatar
*Sab--loid09*
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.

Cáncer Femenino Sin Bandera

Edad : 21
Cumpleaños!! : 09/07/1997
Mi llegada : 29/11/2009
Mis Mensajes : 1670
<b>Listones</b> 262 <b>Medallas</b> 1570

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll] La Edad Dorada

Mensaje por Mar. el Jue 17 Nov - 12:24

Corrió por los pasillos del lugar. Llegaba tarde, lo sabía, pero había sido imposible ignorar  a aquella mujer que había pedido su ayuda con unos medicamentos, y más aún cuando la había interceptado en la puerta de su hogar. Esperaba en bien que no la reprendan por ello. Cruzó las puertas de aquel salón entrando al gran vestíbulo. No sabía por qué la prisa, no sabía ni a dónde se dirigía con exactitud, solo sabía que estaba tarde.
-¡Tenga cuidado!
-¿Eh? -No fue un grito, fue más un aviso. La joven pudo a penas alzar la vista antes de esquivar a unos jóvenes que pasaban recargados de armas de entrenamiento.

-Me parece que llegó quién faltaba – mencionó el pelinegro manteniendo una sutil sonrisa sin alterar su tranquilo semblante. Los tres jóvenes tras él lo dirigieron una mirada sin embargo, él no se movió y permaneció con la mirada fija en la joven pelirroja que se encontraba en la parte inferior disculpándose con los dos muchachos quienes  solo sonreían restándole importancia.

-Fue mi error, disculpen el inconveniente.
-No fue nada señorita. Nos alegra que este usted bien –sonrío uno de los muchachos. La joven  esbozó una gran sonrisa y estos se quedaron anonadados.
-Bueno, bueno – la voz de una mujer los hizo salir del embelesamiento para girarse hacia la muchacha que venía acompañada del resto del equipo –Vuelvan a su entrenamiento.
-¡Si señorita!  - sin más, los jóvenes se alejaron, no sin antes voltear a despedirse de la pelirroja con sonrisas y  mejillas sonrojadas.
-Vaya, esto podría ser un problema – suspiró la mayor con cierta diversión en su voz -¿Tú eres…?
-Mi nombre es Tali, Tali Seiran soy parte de…
-¿De nuestro equipo, cierto? – la joven dirigió la vista al rubio y asintió con una sonrisa.
-Lamento  mucho mi tardanza. Sé que no es justificable pero prometo que no se repetirá de nuevo.
-Eso espero. Bueno Tali ¿Es necesario las presentaciones?-
-Bueno, la recuerdo a usted señorita Lucina y al joven Caesar pero al resto, me temo que no los conozco.
- Por favor, solo Lucina y Caesar, sin honorarios entre nosotros. – respondió la joven.
-Está bien.
-Yo soy Liv Ruht, hermana de Lucina…- la joven estiró la mano y Tali respondió al gesto. –Yo que tú, me mantengo lejos de este monstruo te puede aplastar – habló la joven en un susurro audible a lo que la pelirroja solo atinó a sonreír nerviosa.
-¡Liv! – reprochó su hermana.
-Vale vale.
-Bueno…- Tali se giró al último en la sala -¿Y tú eres?
-Ryan Dawson, es un placer conocerla – habló el pelinegro sereno sin dejar el trato cordial y encantador. La joven se había perdido en la mirada azul intenso del muchacho y en sus palabras aterciopeladas. A penas pudo asentir con la cabeza en forma de cortesía antes de esquivar la mirada un poco avergonzada sin que los demás pudieran notarlo.
-Bueno, ya que estamos todos creo que es hora de empezar con la práctica. Vamos a la zona de entrenamiento – anunció la peli azul mayor antes de ponerse en marcha y que el resto la siguiera. La joven pelirroja se quedó unos segundos rezagada paseando su vista ante los otros miembros del equipo. Si bien es cierto, había obtenido una impresión bastante particular en un inicio, podía asegurar que eran buenas personas. Sonrió para sí dándose ánimos y apresuró el paso para darles el encuentro.
 ----------------------------------------------
Lo siento! Ando contra el tiempo y contra todo!
Al menos quería dejar una conti aquí antes de "desaparecer" por algunos días :3 
Juro que si puedo, continuaré algún otro Very Happy  (aunque eso signifique que me tenga que escapar Twisted Evil  ) 
avatar
Mar.
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.

Géminis Femenino Perú

Edad : 23
Cumpleaños!! : 30/05/1995
Mi llegada : 27/12/2009
Mis Mensajes : 2376
<b>Listones</b> 226 <b>Medallas</b> 1630

http://weheartit.com/xiyozaqui

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll] La Edad Dorada

Mensaje por Nya el Lun 28 Nov - 14:24

Los cuarteles estaban en su mayor auge de labor. Algunos entrenaban practicando las posturas mas básicas, otros se retaban para pasar el tiempo y de vez en cuando, una pequeña escuadrilla caminaba a lo largo en un ritmo unísono que inundaba el mundo con el tintineo de sus pesadas y gruesas armaduras.
- ¿Que haremos? - Preguntó Liv.
- La verdad... no lo sé. - Confesó la mayor avergonzada.
- Tú eres la jefa. - Dijo Caesar con las manos en la nuca.
- Deja de llamarme así. - Regañó en un tono demasiado blando para ser considerado una regañina. Volvió a dar media vuelta para continuar andando, dejando ondear sus largos cabellos una vez más. - Quizás el mayor sepa que hacer. -
- Hablando del rey de Roma... -
La calvicie y la falta de armadura, destacó entre todas las figuras plateadas de la zona. Sus manos estaban tras su espalda, ya encorvado de cansancio y con una sonrisa permanente que dejaba a relucir sus mas destacables arrugas.
Su sonrisa se amplió tras notar el destacable cabello y armadura azul de Lucina a diferencia de todas las plateadas.
- ¿Ya reconsideraste mi oferta de empleo? - Tras un saludo formal el cual el resto imitó seguido, Lucina negó con la cabeza.
- Me temo que tendré que rechazar. -
- Así que aún no me jubilo. - Su sonrisa desapareció.
- Abuelete, no me digas que tienes miedo de ir afuera del muro. -
Los ojos del mayor se ensancharon inmediatamente, Dios sabrá si por la falta de respeto, la honradez de Caesar o su "inteligente" humor. Lucina le asestó un codazo el cual el respondió con una sonrisa y ella con una mirada desafiante, que aún así no intimidaba en absoluto. Pero el mayor dejó escapar una carcajada.
- No te diré que no. - Dijo tras recomponer su sonrisa habitual. - Pero estoy demasiado viejo para ir andando por ahí agitando una espada de decenas de kilos. -
- Aún así tiene mas experiencia. - Refutó Lucina.
- Algún día habrá un relevo. Tu tienes la carisma necesaria para ello. Sigueme. -

No tengo mas tiempo.
avatar
Nya
**Fan*Contest**
**Fan*Contest**

Virgo Femenino España

Edad : 22
Cumpleaños!! : 12/09/1995
Mi llegada : 13/03/2011
Mis Mensajes : 455
<b>Listones</b> 65 <b>Medallas</b> 365

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll] La Edad Dorada

Mensaje por Fire. el Vie 2 Dic - 16:19

La orden del hombre fue obedecida, pero la misma Lucina quedó observando al rubio, quien suspiró; pues aquella petición, solo era para ella, pero de alguna manera también para ellos, por lo que tuvo que avanzar junto a su compañera, así mismo como todo el grupo, quienes seguían el ritmo del mayor, sin adelantarlo, ni quedarse. Parecía tener algo importante que decir, especialmente por el camino que habían tomado; la capilla.
Ésta pertenecía única y exclusivamente al ejército, por todos aquellos que todavía conservaban la fe de sus antepasados, y más importante para tener un lugar en el cual pudieran sentirse en paz, y limpios de mal. Esclareciendo dudas y manteniendo su camino de honor.
Aún cuando llegaron frente el altar, ninguno hizo siquiera un ruido. exceptuando a Liv, a quien se le escapó un estornudo al llegar a la puerta, recibiendo una mirada de diversión de Caesar. Y ella dedicándole una de molestia, se percató de que Dawson también la observó, pero de otra manera, como si le preguntase por su salud. A lo que carraspeó y simplemente negó, ayudándose del tamaño de Caesar para ocultarse. Quién ahora se sentía confundido, así mismo como el otro joven, pero no preguntó nada.

- La juventud, es un regalo que solo llega una vez. - El mayor habló observando al libro que se resguardaba en una vitrina, atrás de todo y a una altura considerable. - No se la debe desaprovechar. - Y con una sonrisa, los observó a ellos. Más específicamente a Lucina. - Sólida, fuerte, joven y bella. - Ella abrió los ojos grandes, y se sintió avergonzada de tantos halagos, más frente a los demás. Además Caesar se había cruzado de brazos, y levantado una ceja, si no fuera porque estaban en ese lugar y con el mayor; seguramente hubiera reído de aquella expresión. - Aún hay mucho que experimentar, sin duda. Pero para ello, hay que tomar riesgos, y depende de ti, Lucina, que quieras aprovechar todo el talento que tienes, mientras aún posees juventud, dónde lo puedes llevar al máximo.
- Pero... - No pudo completar la frase, pues, sabía que el mayor no desconocía razones.
- Sé que hay dudas. - Hizo una pausa, dejando pasar el tiempo de manera tranquila, regresando su vista al libro. - Yo también las tuve en mi momento, pero hay cosas que son un hecho; estoy viejo, y si existe algo que rejuvenezca no conozco su existencia. - Con una sonrisa continuó. - Las personas tienden a seguirte, pero no solo por tu carisma, sino por tu buen juicio...
- ¿Podría decirnos a qué quiere llegar de una buena vez? - Caesar notaba desespero, sacudiendo la pierna y provocando golpes moderados al suelo.
- La paciencia es don de sabios.
- No poseo algo como eso. - Hizo una mueca, Lucina lo observó de nuevo desafiante, Caesar se sentó en la banca más cercana, en la que tuvo que acomodarse, pues el espacio no era lo suficiente amplio para sus piernas.
- Bueno... - Sonrió el mayor. - Simplemente quiero que Lucina me deje jubilar. - Escuchó un resoplido y rió poco. - Hay muchas cosas que debo decirte... Pero, por ahora medita en esto, no por nada te traje aquí.
- ¿No se rendirá? - Articuló una expresión de compasión. Él se encogió de hombros.
- Ser testarudo, también es parte de nuestra naturaleza. - Comenzó a caminar con dirección a la salida. - Y por eso mismo, al ser mayor, tengo que superarte en ello.
Al verlo marchar simplemente pudo dejar escapar un suspiro pesado.
¿Realmente sería así?
Entonces observó a los demás. No sabía si sentirse bien de que no la hayan dejado sola, o mal, por esa misma razón. Al final, quizá, simplemente debería dejar las cosas llevar su cauce.
- ¿Nos quedaremos aquí? - Preguntó Liv, subiendo hasta la sede, dónde tomó asiento.
- Oye, irrespetuosa... - Le regañó el rubio.
- No eres nadie para juzgarme. - Entonces la mirada de su hermana la hizo levantarse nuevamente.
- Disculpe, Lucina. - Tali se acercó, y le sonrió. - ¿Está segura de no aceptar la oferta?
- ¿Eh? Bueno es que... - Miró a otro lado. - Aún no me siento preparada para algo así.
- Bueno, si quiere mi opinión, creo que haría un magnífico trabajo. - Esto hizo que la mayor, inhalara con cierta presión. - Me he fijado antes, cuando me la he encontrado de vista por ahí, y se nota que confían en usted.
- Gracias, eso me reconforta, pero... -
- Acepta de una buena vez. - Y nuevamente, Caesar, había logrado que Lucina lo observara demandante.
avatar
Fire.
.::♡.Moder*Contest.♡::.
.::♡.Moder*Contest.♡::.

Leo Femenino Ecuador

Edad : 22
Cumpleaños!! : 03/08/1996
Mi llegada : 30/06/2010
Mis Mensajes : 1275
<b>Listones</b> 291 <b>Medallas</b> 1120

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll] La Edad Dorada

Mensaje por Nya el Sáb 3 Dic - 21:09

Conforme el Sol dejaba pasar otro día mas, puntos de luz comenzaban a brotar por toda la ciudad y poco a poco, se iban formando venas de luz anaranjado sobre la ciudad: un caudal de gentío y de bullicio que traía un día mas de descanso.
Lucina tan solo contempló las calles desde su habitación que se encontraba por encima del nivel del suelo a la que se construían casas plebeyas o burgueses. Los civiles vivían rodeando el castillo, pero un muro separaba las propiedades del castillo del resto de la ciudad. Los cuarteles y la nobleza por su puesto, vivían en dichos territorios del rey que se situaban en un terreno mas alto, seguramente para recordar a la plebe, quienes eran sus señores y amos que garantizaban su seguridad.
La presencia de Caesar no se hizo tardar en notar. El rubio se puso a su lado, sin decir nada, y ella tampoco hizo el amago de mirarlo, ambos tan solo se quedaron en la ventana observando la multitud que pasaba a lo lejos sobre las concurridas calles.
- No deberías invadir mi habitación. -
- No es ni será la última vez. -
- Liv te matará. - Lo miró con una amarga sonrisa que Caesar no digirió bien.
Caesar tragó saliva. Estaba vez estaba decidido, de hecho ya la había rodeado por la cintura y se estaba acercando lentamente hasta que Lucina la detuvo con una mano empujando su mentón.
- No. -
Le sentó como una piedra.
- ¿Por que? - Preguntó tras una pausa cuando ya se había zafado de sus garras.
- Pronto nos iremos. No quiero nada sentimental. - Le dio la espalda y siguió contemplando el paisaje. - No ahora. -
avatar
Nya
**Fan*Contest**
**Fan*Contest**

Virgo Femenino España

Edad : 22
Cumpleaños!! : 12/09/1995
Mi llegada : 13/03/2011
Mis Mensajes : 455
<b>Listones</b> 65 <b>Medallas</b> 365

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll] La Edad Dorada

Mensaje por *Sab--loid09* el Sáb 3 Dic - 23:22

El primer día había sido enteramente de charla, para guiar en su misión a los ya formados grupos que dentro de pocos días se enfrentarían al desconocido mundo externo. Fueron avisados, también, de algunas prácticas que tendrían para mostrar sus habilidades individuales, y afianzarse como grupo para empezar a idear estrategias ante los posibles peligros que pudiesen aguardarles fuera de las murallas.

El joven de cabellos azabache salió de la fortaleza, con el debido permiso. En el momento se separaron: Lucina, Caesar y Liv fueron por un lado, a tomar una carroza que esperaba a la muchacha de la armadura. Por su lado, Ryan, se iría a pie, como había llegado. Se volteó para despedirse de la otra integrante del grupo, Tali Seiran, a quien encontró mirando hacia el cielo con algo de preocupación. Dudó un poco al hablarle, pues no se le daban demasiado bien los acercamientos sociales.

-Disculpe, ¿Se encuentra bien? -Dijo el ojiazul suavemente.
-Oh, esto... No es nada -La muchacha volvió en sí, algo apenada- Sólo pensaba que se me hace algo tarde y debo ir a pie.
-... ¿Quiere que la acompañe? -Se ofreció cordialmente. Siempre que podía, le gustaba ayudar a los demás.
-No es necesario que te tomes la molestia -La chica se enterneció por la amabilidad del muchacho.
-No es molestia -Sonrió dulcemente.
-De acuerdo -Correspondió la sonrisa, algo tímida.

El camino fue algo silencioso al principio. Dawson miró de reojo a la pelirroja, pensando qué decir para no hacerla sentir incómoda ante tal ausencia de conversación. Vio que en sus manos llevaba una libreta, le llamó la atención.

-Disculpe la intromisión, pero veo que lleva consigo una libreta, es interesante. No muchos lo hacen -Una sonrisa cerrada y suave irradiaba amabilidad en su rostro.
-Oh, sí, me gusta mucho leer -Ella se giró hacia él, sus ojos verdes empezaron a brillar, pues hablaba de algo que le gustaba- Y aquí anoto todas las cosas que voy aprendiendo -Señaló alegremente.
-Ya veo, me parece una idea muy brillante -Sus ojos azules estaban fijos en los de la muchacha, la cual se sonrojó levemente y desvió la mirada- Lo siento, ¿La incomodé?
-No, no, está bien -Tali sonrió con dulzura- Y... ¿A qué te dedicas tú? -Preguntó con curiosidad.
-Bueno, si se refiere a habilidad, magia -Volvió a sonreír- Y algo que me guste hacer, escribir poesía, leer poemas... Y también textos fantásticos.

Y así continuó la amena charla, en la que ambos, sobretodo Tali, comenzaron a hablar de sus textos favoritos. El joven Dawson la acompañó hasta su hogar, donde se despidió con una delicada reverencia.

-Muchas gracias por acompañarme, la caminata se hizo mucho más agradable con tu compañía -Agradeció Tali de todo corazón, dedicándole una sonrisa muy tierna.
-Que tenga buen día, señorita -Dijo al hacer su reverencia.

La muchacha iba a decirle que podía ahorrarse la cortesía y el decirle de esa manera, pero se detuvo antes de articular palabra. Por alguna razón, sus palabras dulces y respetuosas le generaban una linda sensación.

...

-Entonces, ¿Te ha ido bien hoy? -Se aseguraba la tía de Ryan.
-Sí, como dije, conocí un poco a mi grupo, son personas muy amables e interesantes -Parecía emocionado al hablar, pero su actitud era como siempre bastante calma.
-Bueno, lo mejor es que duermas de una vez, mañana tendrás que ir de nuevo -Lo tapó con las cobijas, a él no le molestaba que lo cuidase de esa forma- Buenas noches, pequeño -Depositó un pequeño beso en la frente del ojiazul, quien pronto se quedó dormido.

La mujer se le quedó mirando, su semblante se debatía entre nostalgia, tristeza, preocupación y cariño. El chico se había dedicado toda la cena a hablarle sobre su experiencia de ese día. Ella estaba feliz por un lado, al saber que él estaba cerca de cumplir uno de sus sueños, que era ser libre fuera de las murallas. Pero por otro, la preocupación no la dejaba tranquila, su "pequeño" afrontaría muchos peligros allí fuera, y sabía que también lo hacía por ella, lo que la hacía sentir algo culpable en esa decisión de salir de la ciudad.

Posó una de sus manos sobre la de él, con suavidad para no despertarlo, y volteó hacia la ventana de la habitación, su mirada se mantuvo en las estrellas, que resplandecían en el cielo nocturno.

-Cuídalo, hermana...


avatar
*Sab--loid09*
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.

Cáncer Femenino Sin Bandera

Edad : 21
Cumpleaños!! : 09/07/1997
Mi llegada : 29/11/2009
Mis Mensajes : 1670
<b>Listones</b> 262 <b>Medallas</b> 1570

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll] La Edad Dorada

Mensaje por Fire. el Dom 4 Dic - 2:28

Caesar solo la había quedado observando, por largos segundos cuando una pequeña brisa elevó levemente unos cuantos cabellos de Lucina. Vista en la que se perdió más de lo que desease, pues hasta terminó mascullando para sí. Pero, al mismo tiempo, también logró refrescarlo a él, dejando su frustración salir, alborotando sus propios cabellos, y lanzando un suspiro.
Quizá él, mejor que nadie sabía el estado de Lucina en esos momentos, y aunque no la quisiese agobiar, habían cosas que necesitaban aclarar, y sin la presencia de los guardias, ni de los demás el ejercito, especialmente sin Liv; ese era el mejor momento.
- ¿Ahora no, eh? - Murmuró para sí, pero estaba claro que Lucina le había escuchado. - ¿Cuándo?
Ante aquella pregunta sintió un escalofrío, que hizo que el paisaje se alejase, como si su vista le dijera la respuesta a ello. Lo que no estaba segura si su compañero aceptaría; pues aún cuando le había dicho eso, había insistido.
- No lo sé... Digo, nisiquiera puedo pensar en ello. - Lo escuchó chasquear la lengua, lo que la descolocó.
- Desde que el mayor quiere que le reemplaces, te la has pasado dudando.
- La verdad... - Miró al suelo unos segundos, - Eso ha hecho que piense más en la salida y todavía más en el regreso. - Había vuelto a levantar la mirada, como anhelando aquel paisaje, una vez más, después de tantas veces que lo había observado, aún cuando se había cansado de el y había preferido observar desde otra ventana, a tan pocos día de la salida, terminó encariñándose con éste. Y aunque no la ayudara más que a distraerse, el recordatorio de sus labores estaba nada más y nada menos que a su lado, diciéndole cosas de las que en un tiempo pasad, nunca pensó charlaría.
- Lo sé. - Dijo secamente. - Pero estás demasiado tensa ¿Sabes? - Observó a la misma dirección que ella, y mantuvo la calma.
- No hay razón para no estarlo.
- Si que las hay.
- ¿Cómo?
- No estás sola.
Aquello la hizo sonreír levemente, y aunque lo sabía, quizá era un poco de paz, para su cabeza. Pero también sabía las segundas intenciones que tenían aquellas palabras. Por lo que continuó observando el paisaje.
- Que no.
Lo escuchó resoplar.
avatar
Fire.
.::♡.Moder*Contest.♡::.
.::♡.Moder*Contest.♡::.

Leo Femenino Ecuador

Edad : 22
Cumpleaños!! : 03/08/1996
Mi llegada : 30/06/2010
Mis Mensajes : 1275
<b>Listones</b> 291 <b>Medallas</b> 1120

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll] La Edad Dorada

Mensaje por Nya el Dom 4 Dic - 17:38

Aquel día, la brisa ondeaba las banderas con una fuerza que nunca antes nadie había presenciado, no con una ira de querer desgarrarla, pero con aires de victoria que arrastraban una vez mas sueños de tesoros y conquistas.
Allá donde se clavase la vista, se podía apreciar las banderas de las grandes casas, de nobles, de clanes y por supuesto, del rey por encima de todo, bordado generosamente en todos dorados como el oro.
Y entre tanto emblema, hombres armados de un lado a otro, máquinas bélicas cuyos usos no se habían dado desde hace cientos de años: arietes, catapultas, sifones de fuego entre otros tantos artefactos de estraños ruidos y misteriosas luces mágicas, que a ojos de plebeyos imponían orden y respeto en el aire.
Quedaban escasos días para la gran marcha y devolver la edad dorada a la que pertenecía la humanidad pues la ciudad se estaba muriendo sin terreno en el que cultivar, en el que vivir y en el que crecer.
- " [...] En el pasado, luchamos por territorio, luchamos por la libertad, luchamos por el país. Durante cientos de años, hemos luchado por nuestra propia supervivencia contra monstruos genocidas. Pero es una lucha que no podemos continuar, la humanidad se enfrenta a la extinción. " -
Lucina prestó atención al discurso. El hombre mayor, lo reconocía como uno de los grandes mandatarios que iban a liderar la marcha, no había tratado con él, pero lo conocía. No tenía el deber de prestar atención, pero igualmente, no se imaginaba a ella misma dando un discurso como ese.
- " Soldados, lo que os pido ahora no es un favor, pero una necesidad. Si queremos sobrevivir, si queremos vivir lo suficiente, para ver la estaciones pasar, para ver a nuestros hijos crecer y conocer una paz que nunca hemos tenido, debemos correr el riesgo. " -
Varios soldados clamaron ante aquello con furia y ánimo. Ella sabía que el miedo estaba siendo acaparado por la ira y la energía. Si podían defender la ciudad tantos años, ir a fuera no debería ser peor, o eso pensaban los mayores.

Cuando aquel discurso había terminado, el enorme batallón comenzó a moverse, saliendo de los terrenos sagrados del rey hacia lo inesperado, pero antes, pasarían por la ciudad para salir de las altas murallas definitivas que separaban el exterior y por tanto, recibirían el júbilo de los ciudadanos.
A diferencia de la mayoría, el grupo de cinco saldría mas tarde, pues su presencia no era importante en las líneas. Así que tan solo observaron como los cuarteles se despejaban lentamente hasta quedar solitario, tan solo los guardias reales del rey y otros tantos grupos que pertenecían al mismo bloque que ellos, quedaron el enorme patio, claramente sin saber que hacer, pues no había mas instrucciones.
- ¿Y ahora? - Preguntó Liv.
Lucina meditó la respuesta. Habían pasado los días intimando, sin hacer nada importante salvo confiar uno en el otro. Como soldados, no quedaba nada pendiente. Como personas, podían hacer algo.
- Tan solo esperemos... -
Ante la falta de orden, el desperdigado batallón comenzó a reunirse en el centro de la plaza, platicando sobre temas banales de sin importancia, del día a día. Las pocas personas con tarea, tan solo dedicaban su tiempo a reunir carruajes ya llenos de embalajes o como transporte de personas.
Y mientras el día parecía un agradable sueño del cual nadie quería despertar, Tali pasaba su tiempo dibujando en su cuaderno.
- ¿Que dibujas? - Preguntó Lucina.
- ¿Eh? - Fue lo único que logro articular.
- ¿Puedo ver? -
Sin esperar al permiso, robó un vistazo del cuaderno, identificando en seguida el dibujo: su espada.
avatar
Nya
**Fan*Contest**
**Fan*Contest**

Virgo Femenino España

Edad : 22
Cumpleaños!! : 12/09/1995
Mi llegada : 13/03/2011
Mis Mensajes : 455
<b>Listones</b> 65 <b>Medallas</b> 365

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll] La Edad Dorada

Mensaje por Mar. el Mar 6 Dic - 3:58

Parecía mentira que aquel día había llegado por fin. Cuando se aventurarían a salir de su burbuja dispuestos a todo y sin saber el destino que les esperaría.
Aquel día se había levantado con el alba, se alistó y tomó el bolso que había preparado desde la noche anterior con todo lo que necesitaría. Algunas medicinas preparadas por ella misma, su fiel libreta, una pluma, un libro pequeño y otras monerías que le serían de utilidad. Se colocó la capucha sobre su cabello rojizo y se dispuso a salir de su hogar, lista para la caminata que le esperaba. El cielo aún no se aclaraba por completo, pero a ella no parecía importarle, respiró profundo para que la brisa mañanera le purifique los pulmones.
-Abuelitos, mamá, ya me voy – se despidió con una sonrisa de su casa. Cerró la puerta, salió del jardín y cerró la cerca y empezó a caminar con paso decidido, empezando a cantar su melodía favorita.
No pasó mucho tiempo antes de llegar a la parte del camino desde dónde se podía observar las murallas de la fortaleza en dónde aguardaba el ejército. Se quedó contemplándolo un instante antes de seguir su paso.
- ¡Bien, adelante! – gritó dándose ánimos
- ¿Siempre es usted tan animada? – esa voz. La había escuchado solo un par de veces, pero ya la reconocía casi de inmediato. Se volvió hacia el joven que se encontraba tras suyo con una sonrisa en el rostro. Las mejillas de la joven se tornaron rosas.
-Yo… bueno, es que creo que es la mejor forma de empezar un nuevo día- respondió con una sonrisa habiendo superado su reciente sorpresa. El muchacho se acercó hacia ella.
- ¿Va camino a la fortaleza?
-Así es.
-Pues… ¿podríamos ir juntos?
-Claro, me parece una buena idea – sonrió la chica. –Por cierto, buenos días.
-Buenos días a usted también. ¿Siempre se levanta tan temprano?
-Cuando son días especiales. Por cierto, hay algo que no te dije la otra vez...- La joven se giró hacia el pelinegro y este le devolvió la mirada antes de que ella la apartara nuevamente
- ¿Sabes? No tengo ningún problema en que me tuteases. Ya sabes, sin tanto formalismo.
-Oh ¿La incomodé? Disculpe…
- ¡No! ¡No! No es eso, para nada. Es solo qué… cuando me hablas de forma tan cortés me haces sentir más importante de lo que soy. No me mal intérpretes, es muy lindo que sigas tratando a todos con cortesía, pero creo que les va más a las personas como a la Señorita Lucina y no a mí.
-Entiendo. Es que no estoy muy familiarizado con ello.
-Bueno, tampoco es que te presiones. Solo procura intentarlo ¿sí? Así podrías llamarme Tali y yo podría llamarte por tu nombre. Ryan, ¿verdad? – El joven observó a la muchacha: mirada oliva inocente y caladora, mejillas un tanto sonrosadas y una dulce sonrisa, Ryan solo atinó a asentir con la cabeza.
- ¿Recuerda mi nombre?
-Pues claro, soy un poco despistada, pero se me dan bien los nombres. Además, se me hace fácil porque ya te traté un poco más. – Ella sonrió y Dawson solo la contempló un instante antes de volver su paso hacia adelante. Caminaron unos momentos en silencio, un silencio de paz y no incomodidad… hasta que Tali empezó nuevamente a tararear aquella cancioncita que tanto le gustaba.
-Tiene una voz muy bonita. Hace un rato también la oí cantar.
- ¿Me oíste cantar? – los colores empezaban a subirle nuevamente a las mejillas –Bueno, no es que tenga una linda voz ni nada. Es solo que…cuando se canta con el corazón empiezas a olvidar todo a tu alrededor. Lamento mucho si lo deje sordo.
-No, para nada. Cómo dije, tiene usted linda voz.
-Pues muchas gracias, pero ya te dije: tutéame por favor. – El joven sonrió
-Haré lo posible, pero no puedo prometerle nada.
-Bueno, algo es algo –

Y entre charla y silencio llegaron a la fortaleza en dónde todo empezó a correr rápidamente. Ambos magos se encaminaron hacia su grupo para luego ser llevados a presenciar aquella reunión de motivación para la salida triunfal. Un discurso largo y no es que no fuera interesante, es solo que luego de la primera media hora hablando, Tali había distraído su mente con otra actividad, había estado observando un poco de cada uno de sus compañeros de equipo buscando lo más relevante de cada quien y apuntándolo en su pequeña libreta, no porque no se acordarse de ellos, sino porque pensaba que así podría conocerlos un poco más. Después de todo, era mediante las hojas que ella aprendía.

Lucina había sido la primera que observó, como líder de su equipo y como un modelo de orden, nobleza y elegancia, se había percatado en múltiples aspectos de la joven, sin embargo, lo que más atrajo su atención había sido aquella espada. Bueno, considerando de que la peli azul era del clan Tigre sub clan Espadachín, era lógico que lo que más resaltase era su instrumento de combate, la cual contenía múltiples detalles y había fascinado a la pelirroja.

Empezó a trazar en cuaderno y cuando se dio cuenta, ya se encontraban saliendo del gran discurso. Guardó su cuaderno hasta nuevo aviso. Caminó junto a su equipo hasta el balcón de la fortaleza, en dónde decidieron esperar pacientes su hora de partida, y mientras todos volvían sus mentes al paisaje, ella volvió a las hojas de su cuaderno y sumergiéndose en sus pensamientos, no se dio cuenta cuando la mayor la había descubierto y había logrado echarle un vistazo a su obra incompleta.
-Es muy bueno. Tienes mucho talento.
-Yo…bueno, no es la gran cosa en verdad
- ¿Cómo? Pero si has dibujado hasta los más pequeños detalles. En realidad, eres buena. ¿Te dedicas al arte?
-Es solo un pasatiempo, una forma de conocer más el mundo – sonrió ella.
- ¡Yo también quiero ver hermana! – Liv se había estirado tras el hombro de la líder intentando ver el dibujo de la libreta, pero no lo había conseguido. Caesar se sumó al juego y se lo quitó de las manos a la peli azul.
-Es cierto, muy bueno. ¿Tienes otros? – Tali solo negó con la cabeza un poco divertida
-Aún no he podido hacerlo.
- ¡Dámelo! – se quejó la menor de las Ruht mientras intentaba quitarle la libreta al rubio, pero este solo alzaba más el brazo.
-Lamento mucho que tu cuaderno esté en medio de este aprieto. – Lucina sonrió de lado, ignorando el pleito tras suyo.
-No hay cuidado. Está bien. Estoy feliz que les haya gustado. – respondió risueña la joven.
En un rápido movimiento, la menor pudo obtener la libreta y observó el dibujo que con tanto anhelo quiso ver.
-Es cierto, es muy bueno. ¿Podrías dibujar también mi arco y mis flechas? De seguro te quedarán genial. – Liv se acercó a la joven y se sentó a su lado.
-Claro. Lo haré con gusto. – Y así, ambas empezaron a platicar de todo lo que a la peli azul se le ocurría preguntar. Tali por su parte, guardó su libreta y le siguió la conversación, Lucina y Caesar volvieron a perder la vista en el paisaje y Ryan permanecía sentado al otro extremo, muy tranquilo y relajado. Tali no pudo evitar dedicarle un par de miradas al joven que se encontraba tan calmado, quizás… solo quizás, él sería su próximo objetivo a retratar.

-----------------------------------------
Es todo lo que se me ocurrió, espero que esté bien, cualquier cosa me dicen ¿si? Smile
avatar
Mar.
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.

Géminis Femenino Perú

Edad : 23
Cumpleaños!! : 30/05/1995
Mi llegada : 27/12/2009
Mis Mensajes : 2376
<b>Listones</b> 226 <b>Medallas</b> 1630

http://weheartit.com/xiyozaqui

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll] La Edad Dorada

Mensaje por Fire. el Dom 11 Dic - 23:29

Liv, al notar la distracción de la joven a su lado, le prestó especial atención a la dirección en la que observaba, y cuando notó de quien se trataba sus ojos se abrieron grandes, y después su rostro solo pudo articular una sonrisa forzada, que hizo que sus mejillas se sintieran pesadas, pues nunca le había pasado algo como aquello.
- ¿Es muy apuesto, no? - Mencionó con un tono animado, haciendo respingar a Tali del susto, y de la vergüenza.
- S-Supongo... - Contestó regresando la vista a la chica, sus mejillas habían recuperado un rosa pálido, que disimulaba su bochorno.
- ¿Supones? - Preguntó confundida. - Pero... - Ella quedó muda unos segundos y después también le observó. - Es bastante apuesto, tu sabes...
A Tali le impresionó el hecho de que pudiera decirlo tan abiertamente, algo que ella no podría hacer, no por ahora.
- ¿Crees? - Preguntó ya con más confianza, la chica con su plática se la había dado, y siendo de esa manera todavía más.
Liv asintió.
- Pero claro que nunca se lo diría de frente. - La miró aterrada. - ¿No le dirás, verdad?
Tali rió bajo, y negó. Liv dejó escapar un suspiro de alivio.
- Acaso... - Se lo pensó mucho antes de soltarlo, pues solo eran sospechas vacías y no quería incomodarla, pero al no parecer de ese tipo de personas, tomó valentía. - ¿Te gusta? - Preguntó. Liv hizo una mueca, como si no comprendiera la pregunta, y después lo observó a él de reojo. - S-Si no quieres contestar...
- No es eso... - Ella se rascó la cabeza. - No sabría decirte... A penas y hemos cruzado palabra, se me hace difícil acercarme a él.
- ¿Difícil? - Tali recordó lo fácil que le resultó platicar con aquel joven, y la paz que aquello le entregaba, por ello le sorprendió que aquella joven, que parecía no poder callar, no pudiera echar plática con él.
- No sé... Con Caesar no pasa eso... De hecho nisiquiera puedo decir que sea apuesto... Es un horror. - Comentó despectiva, la pelirroja sonrió nerviosa.
- ¿En serio?
- ¿Acaso le ves algo lindo?
Tali quedó pensativa, había cambiado de tema.
- En realidad, no he prestado especial atención a ello...Pero parece una buena persona.
- Pues es un demonio, no te le acerques. - Le recomendó, a lo que Tali comprendió que todo lo malo que veía Liv en aquel muchacho era proporcionado por ese extraño rencor que le guardaba, lo que le extrañó. Observó hacia dónde se encontraba con la joven Lucina, y se preguntó si sería justamente por la persona en cuestión.


- Lucina - Llamó el joven con un ademán, pidiéndole que le siguiese. Ella extrañada lo hizo, pues debía de ser algo importante para alejarse del paso del ejército.
- ¿Qué pasa? - Preguntó, y notó su al rededor, aquel lugar, era dónde prácticamente, habló sus primeras palabras con aquel rubio. Quien por algunos desastres estaba trabajando de mano de obra, en el pequeño local que se encontraba a un lado de la calle en la que se encontraban.
- Simplemente quería ver este lugar antes de partir.
- ¿Acaso estás triste? - Preguntó, topando sus labios con su mano para ocultar la pequeña sonrisa que se había formado.
- ¿Tú no?
- Algo. - Dejó que la sorna se transformara en nostalgia y colocó sus manos a la espalda; no sin antes pasar una caricia a la empuñadura de su espada, su firmeza le daba determinación, para aceptar y enfrentar lo que deparaba el futuro. - Caesar... - Lo miró sin quitar su expresión. - Vamos a regresar ¿Verdad?
Él quedó pensativo, y después observó al cielo, que ese día, debatía entre un sol radiante a uno opaco.
- ¿Lo estás dudando?
Ella observó en la misma dirección y entonces negó levemente.
- Es una promesa. - El repentino resplandor la hizo cerrar los ojos pero después ya no sintió su rostro arder; ha variado nuevamente, pensó. Y cuando abrió los ojos supo que había sido la sombra de Caesar quien la había cubierto, y la tomó desprevenida para cuando él había decidido sellar aquellas palabras que salieron de sus labios. Quizá de una manera más rápida de lo que hubiera esperado.
- Es una promesa. - Sonrió, separándose de ella. A Lucina se le subieron los colores al rostro, y después observó el camino por el que había llegado sin poder ya dirigirse bien al rubio.
- Nos deben de estar esperando.
- Supongo. - Y se pusieron en marcha.

avatar
Fire.
.::♡.Moder*Contest.♡::.
.::♡.Moder*Contest.♡::.

Leo Femenino Ecuador

Edad : 22
Cumpleaños!! : 03/08/1996
Mi llegada : 30/06/2010
Mis Mensajes : 1275
<b>Listones</b> 291 <b>Medallas</b> 1120

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll] La Edad Dorada

Mensaje por Nya el Lun 19 Dic - 6:44

- Nos queda un largo camino. - Habló el mayor. Su subalterno iba a abrir la boca pero el anciano continuó. - Pero no hay prisa. - Miró a Lucina sigilosamente, quien llevaba un buen tiempo con el rostro perdido en el paisaje. - Si alguien hubiera aceptado ser la siguiente, yo estaría en un sofá con un buen whisky. -
Enseguida, Lucina volvió al mundo real entablando una mirada con su superior quien tenía una amplia sonrisa. Ella le devolvió la mirada cansada de su insistencia y aún así tampoco parecía enfadarse en absoluto.
- Le cedo todos los honores. -
- Las damas primero. - Bromeó.
- ¡Caesar! - El nominado se acercó rápidamente. - Te llaman (?) -
- ¿Que? - Con un dedo, Lucina lo golpeó en la frente por supuesto, con cariño, no con intenciones de provocar un headshot (?)
- Nada. - Respondió para aminorar la marcha y colocarse entre el resto: Liv, Tali y Ryan. El mayor y el rubio tan solo miraron extrañados.


- Capitana. - Dijo Ryan haciendo una reverencia rápida.
- Deja las formalidades para la corte. - Pidió. - Mas que amo y sirviente somos un equipo. -
- A mi no me importaría ser solo tuya ♥ - Dijo Liv agarrándose a ella.
- Está prohibido. - Ante aquello Tali dejó escapar una suave y cantarina risa.
- Veo que se quieren. -
- Supongo. - Dudó Lucina. Le echó un rápido vistazo al carro con dos vagones que le asignaron, uno lleno de armamento de repuesto como proyectiles y armas y otro simplemente de transporte por de decidían sentarse.
Lucina decidió unirse a Tali y Liv que se sentaban en el vagón de pasajeros, siendo Ryan el conductor de los cuatro caballos que tiraban del carro. Pronto, en la lejanía, se veía la presencia de Caesar asomarse también.
- Nunca he estado aquí antes. - Dijo Tali. Concretamente estaban afueras de la ciudad, el campo donde se cultivaba toda la comida. Pasado los campos estaría un pequeño y minúsculo bosque y tras ello, el muro gigantesco que daba lugar al exterior.
- Bueno, no hay mucha cosa que hacer aquí. - Dijo Liv mientras su hermana correspondía al saludo de dos personas a la lejanía, haciendo su trabajo de plantar las semillas que alimentarían el año que viene.
- Y sin embargo es donde empieza toda nuestra civilización. - Añadió Lucina. - Reconozco que estoy algo nerviosa por lo que hay afuera. -
- Leí que hay edificios de cientos de metros de altura, mares de arena y por supuesto... muchas criaturas... - Gritó Ryan. No podía mirar atrás y si lo hacía podría descarrilar el carro, pero si no lo hacía, a voz normal no lo escucharían.
- Estaremos bien. - Animó Tali mientras pasaba su mano sobre su vara mágica. - Mientras escuchen a nuestras oraciones, estaremos bien. -
avatar
Nya
**Fan*Contest**
**Fan*Contest**

Virgo Femenino España

Edad : 22
Cumpleaños!! : 12/09/1995
Mi llegada : 13/03/2011
Mis Mensajes : 455
<b>Listones</b> 65 <b>Medallas</b> 365

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll] La Edad Dorada

Mensaje por Fire. el Miér 28 Dic - 2:26

Atravesar el bosque no fue más que lioso. Los árboles, a pesar del poco territorio que gozaban, se daban el lujo de echar sus ramas hacia el cielo sin detenerse, tanto que terminaban cruzándose con ajenas, logrando entrelazar a más de uno y torciendo todavía más su ruta. Al igual que las raíces, las cuales gruesas, sobresalían entre camino haciendo que los carruajes saltaran de vez en cuando, incomodando mucho más a los pasajeros que a los que lo manejaban, o los que prefirieron caminar.

- Creo que sería bueno bajarse. - Liv se levantó levemente adolorida del último salto que vivió. Y por muy asombroso que le pareciese, sus dos acompañantes aceptaron aquello, y pidieron a Ryan que se detuviese.

Tali dejó escapar una melódica queja al estirarse.
- Extrañaba el suelo. - Sonrió divertida ante su propio comentario, y después observó el rededor. Nunca esperó que el bosque fuese tan espeso, como para que la luz del sol fuera mínima. La suficiente para no perderse y saber lo que había.
- Yo mi sensibilidad. - Dijo la menor de las hermanas sobando con sus manos la parte afectada (?.
- Liv... - Le regañó Lucina, la joven todavía no aprendía a comportare.
- Lo siento. - Murmuró avergonzada. Después retomaron el camino, Ryan dejó que los caballos fueran al ritmo de sus compañeras. Pero sin perder el rastro de los demás. A ello Caesar pronto los alcanzó.
- ¿Cómo así con los pobres? - Bromeó el rubio.
- Caridad. - Lucina se encogió de hombros. El chico volteó la mirada en ironía, mientras la muchacha de cabellos rojos reía suavemente de lo que escuchaba. Era verdad y lo había corroborado, eran buenas personas.
- Yo pensaba que te habías perdido. - Dijo Liv en claro desagrado.
- Que pena, pequeña bestia, te tocará soportarme. - Lucina suspiró y dejó que ellos se mataran con palabras entre sí. Acelerando suavemente para ir a la par de Tali.
- ¿Puedo hacer una pregunta? - Dijo la de cabellos rojos, Lucina le sonrió apacible.
- Te dejaré hacer la segunda. - Rió levemente, la menor quedó con las mejillas levemente rosadas por aquello.
- Bueno, este camino... ¿Sabe por qué este camino no está abierto para toda la ciudadanía?
Lucina solo la observó unos segundos, y después negó.
- Sé lo que todos, que está prohibido para los habitantes de Syl, pero al estar en su interior, creo sospechar muchas razones. - Dando un rápido vistazo terminó con la mirada al frente. - No es seguro. O al menos, no su superficie... Hasta siento que hay que agradecerle a los árboles por ocultarnos tan bien.
Tali iba a contestar cuando se vio interrumpida por la voz de Caesar.
- ¡Hey! Cariño ven a aclararle a tu hermanita que no es nadie para separarnos. - Aquello lo canturreaba como broma. A lo que Lucina solo se detuvo y se giró.
- Quien sabe. - Concluyó. Regresando a
- ¿Eh?
- ¿Ves? - Lo miró de manera victoriosa, a lo que el rubio descontento solo le siguió la corriente.

No tardaron en subir nuevamente al carruaje, esta vez Tali fue a un lado del conductor pues quería recibir el aire de frente. Y Lucina iba en la cabina con su hermana quien se notaba pensativa.
- ¿Qué ocurre? - Preguntó la mayor de manera suave.
- No nada. - Negó con las manos.
- Ya, y te creo. - Le sonrió cómplice, y le señaló con la mirada el puesto a lado de ella. - Te conozco mejor de lo que puedes creer. - Ante aquello la menor pareció reprimirse un poco, pero al final terminó obedeciendo y pasando de lugar.
- ¿Qué se siente enamorarse? - Preguntó, a su hermana se le colorearon las mejillas.
- ¿Qué clase de pregunta es esa?
- No sé... - Se encogió de hombros. - Simple curiosidad.
No convencida, la mayor arrugó el entrecejo.
- Es raro que vengas a preguntar algo como eso en tal situación.
- Lo sé. - Y ante aquello Lucina simplemente negó divertida.
- Supongo... ¿Simplemente lo sabes y ya?
- Que poco experimentada suenas...
- Quizá porque lo soy.


El viaje continuó de manera amena, hasta la detención obligada de las tropas. Habían llegado, por fin, estaban frente a la grandes murallas que los separaban del exterior.
- Aquí estamos ahora. - Dijo el mayor. Muchos lo miraban con pesar, otros con decisión. - Aún a mi edad, esto no ha sido algo fácil de escoger. Por supuesto, menos para ustedes. Desde este momento halago su valentía, y todavía más su resignación. Por lo que poniéndonos en manos de nuestro Padre, abriremos una vez más estas puertas y entonces, sabremos que cada pequeño grano de conocimiento que hemos ido cosechando, es de suma importancia, y no simples caprichos de los maestros. - Largos y silenciosos segundos pasaron para cuando la orden fue dada y las puertas comenzaron a abrir. Eran tan grandes y pesadas, que quienes las observaron con detenimiento entendieron cómo fue posible que la paz de Syl no fuese corrompida por el exterior.
Abiertas del todo un gran paisaje, lleno de un mundo brillante, embriagó la vista e los guerreros, tanto que al cruzar por el umbral, sentían ser como las aves al escapar de su jaulas. Era libertad; que se respiraba por todos lados, y por cada poro. El mundo no estaba acabado, a penas estaba comenzando o eso entendieron al notar la diferencia entre su civilización y lo natural de la extensión que divisaban con asombro.
- Que las apariencias no les engañen. - Advirtió. - Cuando hayamos salido por completo, cuando las puertas estén cerradas en su totalidad... Entonces, reconocerán que ahora estamos más encerrados que antes.
Y así fue, las puertas avisaron con un estruendo su atranque. Y continuaron su paso, pero este se volvió pesado, no solo para los más inocentes, sino hasta para los más bárbaros.
Se encontraban en territorio desconocido, y así, era como tenían que entenderlo, sin una práctica anterior; sin mentalizarse realmente, qué era salir de esas murallas sin un solo conocimiento, más allá de la teoría.
- Recuerden, este camino lo tomaremos igual, pero después, debemos separarnos por investigaciones. Y recuerden el mecanismo de localización. Por si se pierden, necesitan alimentos, armas, o con más urgencia, por un ataque ¿Comprendido? - Solo sintió el asentimiento de los demás, no el coro al que se había acostumbrado, y es que en esa situación, prefería que así fuese.

Uffff... Ya, me largo...
En serio que todavía no sé que hacer decir a Ryan, ya luego he de poder, por ahora... Déjenme ver cómo encuentro el momento (?

avatar
Fire.
.::♡.Moder*Contest.♡::.
.::♡.Moder*Contest.♡::.

Leo Femenino Ecuador

Edad : 22
Cumpleaños!! : 03/08/1996
Mi llegada : 30/06/2010
Mis Mensajes : 1275
<b>Listones</b> 291 <b>Medallas</b> 1120

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll] La Edad Dorada

Mensaje por Mar. el Sáb 31 Dic - 5:35

- ¡Alto! – La orden llegó de los alto mandos y fue transmitida por toda la caravana, logrando su cometido. Todos iban deteniendo sus carruajes y caballos.
- ¿Por qué nos detenemos? – preguntó la menor de las Ruth mientras se subía a un lado del carruaje para poder alcanzar más visión. –No hemos avanzado mucho y el camino aun parece seguir.
-Al parecer, es para tomarnos un pequeño descanso – mencionó el rubio.
-Pero si no hace mucho que hemos partido – refutó la menor.
-Son ordenes, debemos cumplir. Ya déjate de quejar enana de jardín.
-Serás de…

Mientras Liv y Caesar se centraban en una nueva discusión, Lucina no dejaba de encontrarse alerta a su alrededor, ahora se hallaban en territorio desconocido y debían de estar con todos los sentidos al máximo. Tali por su parte, se encontraba entretenida en su cuaderno, había aprovechado ese viaje al lado de su compañero para cumplir su cometido de dibujarlo. Se encontraba tan enfrascada dando los últimos toques que no se percató a la hora de que este se giró hacia ella.
- ¿Soy yo? – sus palabras habían salido casi como un murmuro, como si la pregunta hubiera sido formulada para él mismo, pero ella logró escucharlo y su rostro empezaba a tomar los colores de su cabello.
-Yo…este...bueno. – Tali había pegado su cuaderno al pecho y buscaba la forma de que la tierra la tragase.
-Lo lamento, no quise causar una intromisión. – El chico sonaba arrepentido, no había querido incomodar a la joven a su lado y ella lo entendió al ver su mirada.
-Quieres… ¿quieres verlo?
- ¿Podría? – Ella asintió antes de acercarse al joven y tenderle el cuaderno con el dibujo. Allí, sobre las hojas ámbar y a trazo de carboncillo, se encontraba retratado el joven Ryan Dawson guiando las riendas.
-No ha quedado tan bien porque el carruaje se movía mucho, aún le faltan detalles, pero…
-Es muy hermoso. Gracias por concederme el honor de ser tu modelo.
-Bueno, lamento mucho haberte retratado sin tu consentimiento, en un inicio…Es que mi intención era retratar un poco de cada uno para conocerlos…y pues…- El chico solo la observó y dibujó una sonrisa en su rostro. Y ella respondió de igual manera.

Liv se encontraba apoyada en un lado del carruaje escuchando aquella conversación, un sentimiento de intranquilidad la embargó pero no descifraba el por qué ni el qué lo ocasionaba.
-Parece que retomamos la marcha – habló Caesar, quién había logrado observar movimiento en las tropas. –Estaremos cerca de llegar al punto de quiebre, de ahí cada quién por su lado.
-Así es, es mejor no atrasarnos – dicho esto, la peli azul subió al carruaje, seguida de su hermana. Tali se había quedado en la parte delantera junto a Ryan y Caesar los seguía de cerca.


-----------------------------
Super corto, porque mi cerebro no da para más(?
avatar
Mar.
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.

Géminis Femenino Perú

Edad : 23
Cumpleaños!! : 30/05/1995
Mi llegada : 27/12/2009
Mis Mensajes : 2376
<b>Listones</b> 226 <b>Medallas</b> 1630

http://weheartit.com/xiyozaqui

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll] La Edad Dorada

Mensaje por Nya el Jue 5 Ene - 7:46

El camino continuó lento y a paso tortuoso, hasta como quien encuentra un oasis, se emitió una orden de parada. El descampado en el que estaban, desprovisto de árboles, parecía una buena zona para acampar y así lo hicieron, mientras la mayoría levantaba un campamento, todos los que no fueran imprescindibles en la tarea saldrían para patrullar alrededor.
Para mala suerte de ellos, tomaron la tarea de patrullar. Por supuesto, los caballos no podían cruzar entre el bosque así que un paje se acercó rápidamente para tomar las riendas de caballos no sin antes hacer una reverencia y desear buena suerte.
Si algo era de consuelo, la avanzada anterior habría limpiado todo y con suerte ni tendrían que estar en alerta constante.

Caesar avanzaba junto a Lucina quien de vez en cuando blandía su espada para cortar la maleza. Agitaba el filo como si de un palo se tratase, con tan precisión y elegancia que Tali y Ryan no pudieron evitar no mirar. Todo mientras el alto de Caesar estaba a su lado prácticamente haciendo nada.
- Eres demasiado alto. - Dijo Liv. - Monstruo. -
- Sabes, no hice nada y ya empiezas... -
- Es que me tapas la visión. No me culpes si luego una de mis flechas se queda entre ceja y ceja. -
- Ni creo que aciertes. - Se burló. - Tu empezaste. - Añadió tras ver la molestia de Liv.
- Caesar, ya eres mayorcito para seguirle los juegos. - Regañó Lucina con un suspiro.
- Perdón. - Se agachó y susurró. - Esposa mía. -
- Te voy a cortar. - Respondió sonrojada cosa que el correspondió con una amplia sonrisa satisfecho.
En ese momento, algo se movió entre el paisaje. Liv no estaba segura de aquello pero sabía que algo del paisaje de había cambiado y no era algo natural.
- Chicos... - Señaló hacia la lejanía. - Creo que vi algo. - Los cuatro miraron.
- Será un animal. - Le restó importancia Caesar.
- Que podría ser peligroso. - Añadió Lucina poniendose en marcha sin esperar respuesta. - Vamos. -
- Tu mandas. -
Se acercaron al lugar por donde Liv señalaba y no encontraron nada mas que mas árboles y un arroyo de aguas cristalinas, de tonos azules y verdosos claros. Junto al pequeño río, una pareja de patrulla descansaban y al notar al grupo no tardaron en saludar enérgicamente.
- Milady. - Saludó uno a Lucina
- ¿No habréis visto un animal por aquí? -
- Negativo. Llevamos aquí como cinco minutos. -
Tali observó como el soldado del fondo se disponía a beber agua del arroyo. Algo no le cuadraba. Parecía todo demasiado tranquilo para los largos manuscritos que dictaban el exterior y su infierno. Lo que mas inquietaba era el silencio, tan solo el convoy y el sonido del agua, era lo que se podía escuchar. No había ni el canto de un pájaro.
avatar
Nya
**Fan*Contest**
**Fan*Contest**

Virgo Femenino España

Edad : 22
Cumpleaños!! : 12/09/1995
Mi llegada : 13/03/2011
Mis Mensajes : 455
<b>Listones</b> 65 <b>Medallas</b> 365

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll] La Edad Dorada

Mensaje por *Sab--loid09* el Sáb 7 Ene - 23:09

-Todo está demasiado silencioso -Dijo Lucina desconfiada.
-No es cómo lo han descrito... Esto es raro -Comentó rápidamente Tali, quien llevaba unos segundos observando la situación.
-Y yo podría jurar que vi algo... -Esta vez fue Liv quien habló- Quizás eso es lo que ahuyentó a los animales que viven por aquí y por eso no se escucha nada...
-¿Estás segura de eso? En esa cabecilla tuya puede pasar cualquier cosa -Caesar alzó una ceja.
-¡Que sí! Oh, vamos... -Infló sus mejillas y dirigió su mirada al joven pelinegro que estaba a su lado- ¿Tú me crees? -Dijo con voz suplicante.
-Yo también creí ver algo -Le sonrió Ryan, a la chica le brillaron los ojos- De todas formas, puedo verificar...

El ojiazul dudó por un segundo ante la mirada de los demás, pero se decidió por sacar su bastón mágico, el cual tenía un tamaño "apto para bolsillo", que una vez en sus manos y a su voluntad, emitió un brillo y aumentó en proporción, de manera que podía apoyarlo cómodamente en el suelo estando de pie.

-"Tierra que te extiendes bajo mis pies,
Muéstrame a los seres, aliados u enemigos,
Que sobre tu jurisdicción se deslizan"
-Recitó en un susurro, únicamente para sí, aunque los demás escucharon uno que otro retazo.

Lucina miraba con atención y Tali, siendo quien mejor lo escuchó, esperó con ansias internas por lo que iba a suceder. Liv, por su parte, parecía embelesada con la mirada fija en el joven de cabellos negros. Caesar se limitó a cruzarse de brazos, concentrado.

Ante el conjuro, el orbe azul de su bastón mágico se encendió con mayor intensidad. Ryan cerró sus ojos, y aunque para los demás no había ocurrido nada, en la mente del muchacho ocurría la conexión entre la magia y su ser. Tenía una visión del terreno a su alrededor, a varios metros de distancia: Podía distinguir las siluetas de sus compañeros de equipo, de la pareja de patrulla, pero más allá... ¿Qué era eso? Y no era uno, sino tres de ellos... Abrió los ojos de golpe.

-¿Qué sucede? -Preguntó Lucina entre serena y apremiante.
-Los he visto, son unos seres extraños. Están por allá -Señaló con la mano con la cual seguía empuñando el bastón mágico.
-¿Son? ¿Hay más de uno? -Caesar abrió un poco más los ojos, con cierta sorpresa.
-¿Y qué eran? -Cuestionó la joven Tali, con su cuaderno de apuntes fuertemente aferrado a su pecho.
-Creo... Bueno, sólo había leído sobre ellos -Dijo Ryan encaminándose a paso rápido con los demás en dirección a las criaturas. Eran... -El mismo muchacho no podía creer lo que había visto, y era entendible habiendo vivido siempre tras las murallas.
-¿Qué? ¿Qué eran? -Ya Liv moría de la intriga, aunque se concentraba en preparar su arco y flechas.
-Duendes...
-¡¿Qué?! -Exclamaron los demás en unísono, a excepción de Lucina.
-Está claro que una vez fuera, encontraríamos peligro, pero no esperaba que fuese tan rápido... -Dijo algo preocupada mientras caminaba rápidamente, con su espada en mano.
-Oye, ¿Y la pareja de patrulla? -Preguntó Liv.
-Corrieron a avisar a los demás, creo. Aunque parecía más una excusa -Caesar se rascó la cabeza.
-Esperen -Ryan los detuvo con el largo del bastón, miraba hacia adelante- Están por allí.

Frente a ellos, habían varios arbustos de ramas enroscadas entre sí, y tras éstas, tres pares de ojos brillantes los observaban con cautela, y un coro de risas extrañas los recibieron. Prepararon sus armas.
avatar
*Sab--loid09*
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.

Cáncer Femenino Sin Bandera

Edad : 21
Cumpleaños!! : 09/07/1997
Mi llegada : 29/11/2009
Mis Mensajes : 1670
<b>Listones</b> 262 <b>Medallas</b> 1570

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll] La Edad Dorada

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.