Contestshipping * Fans

**Click en la imagen**
*Para cerrar: click en no anunciar*
Últimos temas
» Mini Comic: Espinas
Lun 7 Mayo - 23:39 por *Sab--loid09*

» [Roll-P] Siniestra aventura.
Lun 7 Mayo - 0:29 por Fire.

» [Roll] New Generation
Vie 27 Abr - 20:45 por *Sab--loid09*

» Buscando el reino Esmeralda.
Jue 19 Abr - 16:32 por angelise2407

» Bitácora de Buzz Lightyear (?
Mar 17 Abr - 22:23 por Fire.

» [One-Shot] Pokémon Go: ¡el gimnasio es mío!
Jue 12 Abr - 3:08 por *Sab--loid09*


[Roll] New Generation

Ir abajo

[Roll] New Generation

Mensaje por Fire. el Sáb 31 Dic - 23:26

-
New Generation
Back to the past

El destino regresa lo que es arrebatado, pero también quita lo que es dado.


"Llanto de sirena" era el nombre de un majestuoso y temido barco pirata, abordado por el capitán Crown y su tripulación. Un grupo de hombres y mujeres reconocidos por sus vastos enfrentamientos ante lo desconocido, y por estar en la principal lista de buscados de uno de los ejércitos marinos más imponentes de la época: Milenio; acogido como homenaje a la ciudad que vio nacer, no solo a los soldados, sino también a los ladrones de agua.

Se dice que aun con toda la tecnología y habilidades que poseían los marines, estos nunca pudieron atrapar a toda la embarcación; muchos decían que era porque mandaban incompetentes tras los bandidos, otros, creían que la razón era una superioridad en habilidad. Mas la realidad era otra, algo que solo poseen las personas con un objetivo firme, un objetivo que les daba el temple para continuar por sus anhelos. Eso es algo a lo que le llamamos: Terquedad.

Estos piratas no seguían la reglas de nadie, y hasta violaban la lógica humana, pero todo era por esa terquedad, con la cual vivían día tras día; y aunque no suene propio, con pesar. Porque esto, no era algo propio de cada uno, era una fuerza más grande, una fuerza que los obligaba a arrastrarse, para poder vencerla: Una maldición.

Una maldición tan espantosa, que no les permite descansar en paz, pues por un mal que ellos hicieron, inocentes, pagarán sus consecuencias. Y no hablamos de cualquiera, hablamos de su descendencia, lo más valioso e importante para el ser humano; su sangre, sus lazos. Todo manchado por un error, y un encantamiento.

Pero esto es algo de ignorancia para terceros, pues aun en estas fechas que corren, se habla de la aventuras del Capitán Crown y su maravillosa tripulación; sin saber que existe algo especial, un libro mágico, que nos cuenta más que ello, más que sus hazañas y victorias, más que su simple presentación. Nos cuenta un pasado real, y muy palpable, tanto que quien sea capaz de tocarlo, como descendiente, vivirá un viaje inimaginable, y una aventura deseada, dónde su participación, contará como clave para determinar si esta maldición continuará.


¿La sangre pirata corre por tus venas?
¿Estás seguro?
¿Por qué no lo comprobamos?


Embárcate en la aventura, y decide cómo romper una tradición tan antigua y tan atroz, buscando cómo regresar a tu realidad, a tu tiempo. Porque ¡Eres la fuerza, el coraje, la esperanza! ¡Eres la nueva generación!



Reglas y aclaraciones:

▬ Porque ponerlo por separado es muy mainstream (?
▬ Tengo una vaca lechera ~~~~~
▬ Reglas del foro.
▬ No sé ni para que pongo esto, es costumbre, pero bueeeeeeeeno.
▬ Divertirse, o tratar. (?
▬ Viajan a un pasado, dónde es un mundo más de fantasía(Tipo piratas del caribe, un poco más colorido, please (?, no nos perdamos mucho). Y como piratas, son humanos comunes y corrientes, sin poderes especiales ni nada de eso. Solo se valen de habilidades. Pero tampoco exageremos.
▬ Cada personaje, tiene un ascendente, que es parte de la tripulación del "Llanto de Sirena" Esta tripulación será colocada en el Review (Ya está más presentable, yai ~), dónde iré aumentando a los personajes de a poco. Pues no solo está la embarcación, están los aliados, enemigos, unas que otras criaturas, la marina (???. Que irán apareciendo y así como vayan apareciendo, los iré aumentando xDD.
▬ Creo que eso es todo... creo...
▬ ¡Ah! Nuestros personajes, son reunidos por una profesora, la que les mostrará el camino. Onda la loca de turno que no le importa sus lindos alumnos de kinder (???
▬ Me olvidé de qué trata la maldición lel. Luego rebusco el mensaje donde decía (??

Ficha base:

Código:
[b]Nombre:[/b] - No es necesario que el apellido concuerde con el ascendente, después de todo son muuuchas generaciones después xDD
[b]Edad:[/b] 20 - 23 (El rango de edad no es muy amplio, pues se supone fueron al mismo garden y la mayoría se encuentra en el mismo curso. zankyu (?
[b]Apariencia:[/b][spoiler][/spoiler]
[b]Personalidad:[/b]
[b]Ascendiente:[/b] Revisar Review. It's ready! or something like that.
[b]Estilo:[/b] También revisar Review.
[b]Extras:[/b]
[b]Pareja:[/b] Un pirata no tiene tiempo para esto ¿O sí?



Mi/s Ficha/s:

1:
Nombre: Jolyne (Yolain) Holyfield.

Edad: 21

Apariencia:
Spoiler:

Personalidad: Si hay que buscar una manera para referirse a ella, esa es: "Bad Girl". Ella no es la típica chica que con una sonrisa te dará la solución a tus problemas, no. Ella es de esas chicas que con una mano en la nuca e indiferente, te dirán la cruda realidad. Ella no es el tipo de persona a la que se puede controlar, y mucho menos intimidar; para ello debe de haber una fuerza que la haga entender a ella que no es lo suficientemente capaz de llevar la situación; lo cual es un mínimo de probabilidad, pues tiene mucha confianza en sus habilidades y aptitudes. Sabe mantener la cabeza fría en cuestiones de sigilo, pero es fácil de hacerla rabiar si alguien se atreve a meterse con lo que le importa o le gusta. Tampoco se la verá sonreír muy a menudo, es bastante reservada, con su vida y expresiones. Pero cuando se emociona, llega a ser algo difícil de controlar para ella misma. Muchas veces en situaciones de peligro. Es de las que no están cuando se las buscan, pero que tiene un talento innato para aparecer en el peor momento(Lo que demuestra que es un poco torpe). Habla bastante, puede ser para bien o para mal; pero no se deja sus pensamientos de justicia para sí, y le gusta echar plática(Mientras sea trivial), pues es de las que se aburren con facilidad.

Ascendiente: Clive Tyson. - Descendiente directa. Por sangre también de Clark Tyson.

Estilo:

- Entorno. Toma lo que encuentre en el follaje, desde trinches de mesa, hasta un arpón. Mientras tenga viabilidad contra lo que se enfrente; puede usar hasta la silla en la que se sienta. es más defensivo que ofensivo, pues aunque utilice lo que encuentre, no es como que sepa utilizarlo de manera correcta, y usa mucho su creatividad para hacer que funcione. Lo cual llega a ser poco ortodoxo.
- Espada (Complementario).

Extras:

- Práctica los denominados "Deportes callejeros" siendo el Skate su principal pasión. Es conocida en este mundo por mezclar piruetas con esto. No es gimnasta ni nada, solo hace lo básico, suficiente para resaltar, y lo mínimo para no matarse.
- Se ha metido más de una vez en problemas con la policía por ello. pues muchas veces se ha pasado en la calle, y hasta sobre los autos.
- Tiene miedo a los bichos, pero trata de controlarse, para no demostrarlo. De hecho, puede sufrir ataques de pánico si uno grande pasa por su cabeza.
- Es verdad que no es muy abierta, pero no le agrada ver a las personas desanimadas, así que siempre y a su estilo intentará consolar.
- Básicamente es una oveja en el pelaje de lobo.
- Si hay algo que no le gusta es que la queden mirando sin una razón aparente, no porque le enfurezca(Que es lo que aparenta). Más bien es porque le incomoda.
- Vive con su hermano menor y su padre. (Su madre murió, siendo descendiente de los Tyson.)
- Sabe entonar la guitarra acústica, de vez en cuando se la puede escuchar tarareando o cantando bajo. Posee una voz de matices profundos, que solo se agudiza cuando entra en pánico.
- No es raro que use el sarcasmo.
- Se le puede acortar el nombre a Joho. Pronunciado se asemeja a Yojo~, es posible fastidiarla con esto. (Les doy permiso(?) Después ya se acostumbrará.

Pareja:

2:
Nombre: Koujaku Kniest

Edad: 23

Apariencia:
Spoiler:

Personalidad: Siendo una persona con un carácter fuerte, es también alguien amable y compasivo. Es coqueto, y no lo neguemos, es un don juan, que no duda en liarse con la que le guste, y lo intenta, si consigue algo genial, sino, ya será en otra ocasión. Es alguien positivo, que de vez en cuando hará comentarios divertidos en las peores situaciones. En lo general, alguien con mucha chispa, que llama la atención, aun tratándose de alguien que aparenta tranquilidad por la constante sonrisa apacible que mantiene en su rostro.
Es de los que se van por las ramas en una conversación, hablo de esto ahora al siguiente segundo de algo completamente diferente. Y aunque no es nada nervioso cuando habla ni acerca de lo que habla, llega a serlo cuando se trata de su verdadero ser y sentir, llegando a tener trabas, y evitarlo. Le gusta actuar de manera heroica, y de hecho llega a serlo si se lo propone realmente. No le gusta demostrar su debilidad por tanto, si es algo referente a ello, cambiará las cosas a un tema alegre que divierta a las dos partes, siempre manteniendo el ambiente ameno y relajado.

Ascendiente: Jaden Griffin.

Estilo:

- Espada bastarda. (?
- A fuerza bruta (Complemento).

Extras:

- Tiene tatuajes en el rostro, brazo derecho y pectoral izquierdo.
- Mide 1.86 metros.
- Es una persona que se detesta a sí mismo. Por un error que cometió. (Siendo la maldición la principal causante de ello). Lo que le lleva a ser alguien solitario en su interior.
- Su nombre significa: Gorrión Rojo.
- Fuma de vez en cuando, pero solo en exteriores, y después de cenar.
- Gusta de la música instrumental tradicional.
- Practicó kendo en la adolescencia.
- Su familia pertenece a la mafia. Algo de lo que él se alejó.
- Es bueno en peluquería. Si quieres saber el mejor tratamiento para el cabello. él es tu hombre. (?
- Muchos de Dicen Kou, y otros Nice(Kniest, ¿Entienden? lol) (?.
- Oculta los tatuajes de su rostro con su cabello.

Pareja:

3:

Nombre: Lyon Red

Edad: 22

Apariencia:
Spoiler:

Personalidad: Una persona con porte de gracia y actitud relajada, posee el trato de un caballero, con tendencia a ser doble cara. No es que él sea un mentiroso, no, simplemente prefiere ocultar los hechos que no les ve relevancia de que conozcan terceros; pero, solo porque es algo que lo ve conveniente para su persona, pues, cuando se conoce el lado oscuro de Lyon se aprende que en realidad es un chantajista y extorsionista, que sabe más de lo que el mundo quisiera, y se vale de ello, cada que lo ve propicio.
Habla bastante, de hecho es fácil mantener una charla de horas y hasta días con él, porque le gusta conocer a la gente, de tal manera que pueda serle de utilidad, en el futuro, sea a corto o largo plazo. Y agradece la existencia de personas charlatanas, o que solo hablan de sí mismos, pues son con quienes se le facilita el trabajo.
Cuando tiene una relación de verdadera amistad con otros; es decir cuando él ve a la otra persona importante en su vida, es preocupado, y utiliza cosas como su influencia si la otra parte está en problemas. Por tanto, aunque sea una persona que aparente normalidad, lleva consigo un corazón frío, pues no es nada compasivo, pero que puede llegar a ser un gran aliado.

Ascendiente: Ren Blue.

Estilo:
- Rapier. (Encontrada entre los objetos hurtados de la tripulación.)
- Bombas (Complementario).

Extras:

- Le gusta el dinero, aceptemoslo, es avaro, por lo que la idea de ser un pirata solo lo entusiasma por las ganancias.
- Alguna vez en su vida practicó Taekwondo. Pero no es algo que guste de hacer; por lo que lo dejó pronto. Sus conocimientos actuales van en lo básico de poder eludir, y dejar que el arma haga el trabajo.
- Es muy inteligente, leer es su mayor pasatiempo; desde novelas, libros sobre temas varios, ejemplo: psicológicos (De aquí que se le de bien el chantaje), hasta enciclopedias. De hecho su conocimiento de historia es muy amplio.
- No suda, o lo hace realmente poco.
- Detesta los sonidos agudos, tipo chirridos. Logran ponerlo de mal humor, y eso que es alguien que se lo verá muy feliz en su mayoría.
- Y si lo pensaban, no. No teme ensuciarse las manos. De hecho es una persona con un historial de hecho bajos. No tanto como arruinar la integridad física de las personas, pero sí ha logrado llevarlos que teman de su presencia.
- Gusta del póker. Ha ganado bastante con esto. Trabaja en un casino en tiempo de vacaciones. Aunque está pronto a graduarse, por tanto, quizá le dedique más tiempo en un futuro.

Pareja:


Última edición por Fire el Sáb 8 Jul - 16:33, editado 5 veces
avatar
Fire.
.::♡.Moder*Contest.♡::.
.::♡.Moder*Contest.♡::.

Leo Femenino Ecuador

Edad : 21
Cumpleaños!! : 03/08/1996
Mi llegada : 30/06/2010
Mis Mensajes : 1261
<b>Listones</b> 288 <b>Medallas</b> 1110

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll] New Generation

Mensaje por *Sab--loid09* el Lun 2 Ene - 2:16

Nombre: Selene Bright.
Edad: 20
Apariencia:
Spoiler:
Personalidad: Es una persona de actitud serena, sin embargo, nunca se niega a los momentos de acción pues le divierten. No le gustan los alborotos ni las personas exageradas. Inteligente y creativa. Aunque a veces algo ingenua, al descubrir las intenciones de otros, se volverá cortante y dejará de confiar. Le gusta juguetear y curiosear, aunque intenta ser lo más cautelosa para que no la descubran. Es fácil herirla, ofenderla e incluso ilusionarla. Se ríe con facilidad ante los chistes, mientras no sean ofensivos. Es la última persona en la que confiarías un puesto de pirata.

Ascendiente: Alice Young.

Estilo:
-Lanzamiento de cuchillas y objetos punzantes con precisión perfecta: Su estilo de lucha es enganchar a sus enemigos a una superficie asestando a su ropa, para dejarlos inmovilizados. Puede hacerlo aún estando ambas partes en movimiento. No es capaz de matar, a menos que sea como única instancia.
*Sus armas las lleva ocultas bajo sus mangas, muñequera y falda.
Armas:
-¿?

*Dato: Su habilidad con las cuchillas la adquirió con práctica propia, por momentos de aburrimiento y teniendo cerca utensilios de cocina, fue practicando su puntería. Es decir, no lo adquiere con los piratas, aún así, no lo utilizará desde el principio ya que lo único que querrá es irse a casita.

Extras:
-Sus padres tienen un restaurante de comida italiana, es un negocio familiar. Ella trabaja allí con ellos como Sous Chef (Asistente de los Chefs principales, que son sus padres). Es muy apegada a ellos.
-Por ende, su talento principal es cocinar, lo hace desde niña. Especialmente comida italiana, y también dulces variados.
-Le gusta cantar.
-Sabe nadar a medias, le tiene terror a las profundidades.
-Le aterran las situaciones engañosas, pues se confunde y no sabe qué hacer.
-Su sentido de orientación suele fallar, así que cuando se deja llevar por su curiosidad, es común que se pierda.
-Su nombre se debe a la Diosa de la Luna. Y junto con su apellido, se forma la frase “Luna Brillante”.
-Ama y siente enorme admiración por la Luna.
-Le gusta que le digan Sel.
-Su tono de voz es suave y sereno, femenina y de joven adulta, no de niña.
-Sólo aclararé: No, no es tan moé. No se sonroja por cualquier cosa, no es torpe, ni tampoco inocente al mundo que la rodea. Simplemente es serena, y de trato suave.

Pareja:


Última edición por *Sab--loid09* el Lun 7 Ago - 3:15, editado 2 veces
avatar
*Sab--loid09*
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.

Cáncer Femenino Sin Bandera

Edad : 20
Cumpleaños!! : 09/07/1997
Mi llegada : 29/11/2009
Mis Mensajes : 1637
<b>Listones</b> 245 <b>Medallas</b> 1528

http://sab--loid09.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll] New Generation

Mensaje por Mar. el Lun 2 Ene - 2:51

Nombre: Luca Martínez
Edad: 22 años
Apariencia:
Spoiler:

Para que lo sigan amando~:
Personalidad: Es un chico amable, amigable y muy sincero, con un gran sentido de justicia e igualdad para todos. No teme enfrentarse al resto por lo que cree y por los que quiere. Puede ser aventado e irracional cuando la cólera se apodera de él, sin embargo, es un chico bastante dulce y protector. Es muy valiente, decidido, coqueto y muy popular entre todos. Alegre, cortés, atento y muy humilde. Es atlético e inteligente, tiene una gran habilidad para la música, la escritura y los deportes. Es un buen chico, aunque algo rebelde y descuidado.
Es bastante creativo e ingenioso. Destaca por sus ocurrencias, siempre tiene que responder en cualquier situación, incluso puede hacerlo gracioso. Además, es muy trabajador y suele conseguir lo que se propone. Le gusta ser un alma libre, pero es un chico bastante fiel, honesto y leal. Es muy carismático lo que provoca que se lleve bien con las personas, aunque eso no quita que se meta en líos. Tiene un alma aventurera y una curiosidad innata que lo pone en diversas situaciones algo problemáticas.
Ascendiente: Neil West
Estilo:
-Doble Espada
Spoiler:
-Alfanje (Complementario)
Spoiler:
Lo lleva lleva en el la cintura...

Extras:
-Le encanta meterse en líos ya que siempre sale libre de todos ellos.
-Es un poco presumido y galante. Es consciente de sus habilidades y las deja en claro.
-Tiene una buena condición física, es atlético, ágil y rápido. Es un buen deportista, ha practicado fútbol, básquet, natación y karate, entre otros.
-Tiene un rápido entendimiento en lo que se refiere a aprender nuevas habilidades y adaptarse al ambiente en que se encuentra.
-Le gustan mucho los dulces.
-Le gusta salir de fiesta y el alcohol no es problema para él, pero tiene su límite.
-Ama la música, le gusta cantar para olvidar problemas. Toca muy bien la guitarra entre otros instrumentos.
-Escribir también se le da muy bien.
-Aunque no lo aparente es muy detallista y romántico.
-Su color favorito es el rojo.
-Adora el mar y la idea de ser un pirata le entusiasma.
Pareja:


Y con todo el permiso~

Descendiente del Estrella Negra:

Nombre: Thara Rose
Edad: 21
Apariencia:

Personalidad:
Ella está llena de paciencia y compasión. Es muy madura. Posee un carácter de siempre pensar en los demás más que en ella misma. Es muy risueña y considerada. Es tranquila pero no teme a decir lo que piensa ni en arriesgarse por sus seres queridos. Es bondadosa y carismática. Muy empática y graciosa. Es muy buena compañía, sabe escuchar a los demás. Es dulce y tierna. Logra enamorar sin que se dé cuenta aunque puede ser algo torpe a veces. Le gusta ver el lado bueno de las cosas y de las personas. Es muy tranquila y algo callada, aunque asertiva. A veces puede seguir a los demás, pero nunca deja de ser ella misma. Es comprensiva y reservada pese a eso es muy divertida y amigable. Es inteligente e ingeniosa y le va estupendo en los deportes. Pese a su conducta, le encantan las bromas y seguir los juegos a los demás. No suele enfadarse, pero cuando lo hace muestra un carácter fuerte, cortante y hasta hiriente. (Ella no es de estarse con juegos) No teme en defender lo que ama. Uno de sus defectos, es que se guarda todo lo malo que la aqueja hasta que explota. Le gusta mucho la aventura aunque no apoya las peleas sin sentido.                
Ascendiente: Grace y Somer
Estilo:
- Pistola
- Rapier (Complemento)
Extras:
-Ella y Luca son los amigos más cercanos, llegando a tener una relación muy cercana. Ambos muestran una faceta "diferente" entre ellos. (Protección- celos)
-Le gusta el arte, tomar fotografías y escribir, así como también el canto y el piano. Siempre va con su cámara en mano o algo para distraerse.
-Siempre le ha ido bien en los deportes, por lo que es muy ágil y rápida.
-Su segundo nombre es Emma.
-Se le da muy bien y fácil aprender cosas nuevas.
-No apoya al violencia de ninguna clase.
-Aunque no parezca, ama comer. Siempre está comiendo algo sea dulce o no.
-Adora a los animales, la naturaleza y a los niños.
-Tiene una coquetería innata, con la que le gusta bromear a veces.
-Su color favorito es el rosado.
-Es floja para el alcohol.
-Le gusta las actividades al aire libre.
Pareja:



---------------------------------
Luca Martínez: Inspirado en Zen Wistaria de Akagami no Shirayukihime~
Thara Rose: Inspirada en Hikari Yagami (Kari Kamiya) de Digimon.



Última edición por Mar. el Jue 31 Ago - 23:35, editado 5 veces
avatar
Mar.
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.

Géminis Femenino Perú

Edad : 22
Cumpleaños!! : 30/05/1995
Mi llegada : 27/12/2009
Mis Mensajes : 2366
<b>Listones</b> 220 <b>Medallas</b> 1615

http://weheartit.com/xiyozaqui

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll] New Generation

Mensaje por Nya el Vie 6 Ene - 4:17

Nombre: Nea Mystic
Edad: 21
Apariencia:
Spoiler:
Personalidad: Ella es la primera en frenar todo tipo de locuras que vayan a afectarle directamente y eso es porque es una persona normal, esta dentro de lo que es lógico. Ella es la última línea que separa la cordura de la locura. No es que sea aburrida cortando todo tipo de travesuras, simplemente no quiere problemas. Si esforzarse para evitarlo es mas fácil que arreglar los problemas causados, entonces intentará detener a toda costa la locura. Tiene complejo de mal perdedora. Aunque no lo muestra abiertamente, por dentro se muere de angustia. Y aunque parezca indiferente a todo, esta escuchando y pensando. Si no es interesante no responde. Si le atrae la atención se nota enseguida.
Ascendiente: Mary Mystic
Estilo:
- Pistolas.
Extras:
- Es muy desordenada.
- No tengo ganas de rellenar esto.
Pareja:

Es la última vez que hago ficha.
- "Eso es lo que dijo ella."


Última edición por Nya el Jue 20 Abr - 4:26, editado 1 vez
avatar
Nya
**Fan*Contest**
**Fan*Contest**

Virgo Masculino España

Edad : 22
Cumpleaños!! : 12/09/1995
Mi llegada : 13/03/2011
Mis Mensajes : 454
<b>Listones</b> 65 <b>Medallas</b> 365

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll] New Generation

Mensaje por Fire. el Dom 22 Ene - 21:58



New Generation


"El nacimiento, la maduración y la muerte, todo tiene su tiempo y su lugar.

Mientras el sufrimiento es repartido para el mundo en medidas igualitarias, al igual que la felicidad; hoy haré un trato más justo.

Para aquellos que hoy han osado en desafiar el mar y sus peligros:

El profanar estas tierras fue su error, el despertarme su maldición.

No solo su destino precipitará, sino que su sufrimiento aumentará, y no solo ellos, sino también su descendencia. Siendo la última la poca esperanza... Pero...

¿Cuánto tiempo pasará? ¿Cómo llegarán a mí?
Cuando en un futuro, ni los vestigios de la fantasía rondaran las profundidades de nuestro océano."



- Los piratas van a buscar, por aquí y por allá, un tesoro que es de oro, y es dificil de encontrar, porque un barco que se hundió, escondido lo dejó, pero tengan mucho cuidado que anda cerca el tiburón.

Canciones felices inundaban el pequeño salón, mientras rondas envueltas en pequeñas palmadas complementaban la diversión.

No era un aula de clases, a pesar de aparentarlo, tampoco era una escuela, a pesar de haber juegos en el patio.

No se trataba de una maestra, o de un tutor, quizá una niñera. No, era una amiga más, que gracias a ciertas circunstancias de talleres extracurriculares, tenía tiempo de calidad con algunos de sus alumnos; a quienes siempre demostraba aprecio, y más que nada, les enseñaba a sonreír aun en las adversidades más grandes.

- No se sabe si sus almas vagan todavía por busca de más aventuras, pero lo que sí se sabe, es que su recuerdo perdurará. - Y con ello, cerró el libro, recibiendo unos cuantos quejidos infantiles, luego de su rostro de paz. - Oh ¿Quieren escuchar más? - Sonrió. Más de uno de los pequeños esbozó una sonrisa llena de ilusión. - Pero si seguimos así, nos quedaremos sin aventuras que contar...
- Pero queremos seguir escuchando. - La decisión y temple de esa voz, la hacía saber a la perfección de quien trataba.
- ¡Allen tiene razón! - Recibió una niña, todavía más animada.
- Bueno, bueno, ¿Que creen los demás? ¿Están de acuerdo con Allen y Tara?
- Yo quiero jugar. - Una pequeña levantó la mano.
- Pero Joly... - Pidió la otra pequeña a su lado. Cada que ella quería jugar era igual a salir de la tranquilidad del ameno salón.
- El columpio me llama, Nea. - Sonrió con un chillido de alegría. - Y me falta moverme. - Levantó los brazos.
- ¿No tuviste suficiente con el baile? - Aquella pregunta salió de quien se encontraba más apartado.
- Lyon... No deberías decir eso. - Defendió el conocido como Koujaku.
- Como sea... - Murmuró. - Yo quiero terminar de leer esto. - Mostró un libro, quizá demasiado complejo para alguien de su edad. La maestra solo los observaba con cariño, no le agradaba que discutieran, pero sabían que así formaban carácter.
- Entonces... - Miró a una de las pequeñas. - Selene... - Le llamó al notarla distraída con la vista al exterior que le daba aquella gran ventana. La niña dio un pequeño respingo y observó a la maestra, esperando a que formulase la pregunta. - ¿Qué opinas tú?
Quedó pensativa, y con una sonrisa señaló el exterior, no es que no quisiera seguir escuchando, quería, pero había mucho que la llamaba también fuera.
- ¿Y Luca? - El niño la observó, seguía con una gran sonrisa y ojos de ilusión, realmente quería seguir escuchando esas historias, lo hacían imaginar muchas cosas, siendo él uno de esos piratas, de los que tanto hablaban todos aquellos libros.
- Quiero seguir escuchando. - Dijo decidido, la maestra los observó un momento en general.
- Vamos afuera, sigo contando, y los que desean van a los juegos ¿Qué dicen? - Los niños sonrieron ampliamente, y asintieron. Excluyendo a Lyon, quien parecía no mantenerse muy a raya, de todo ello.



Introducción de pequeñitos :'D
Así sea algo chiquito, porque ni yo tengo mucha idea lel (? Es que ni sé qué he escrito.
Img Gracias a @Mar.

Comenzamos ~ *-*
avatar
Fire.
.::♡.Moder*Contest.♡::.
.::♡.Moder*Contest.♡::.

Leo Femenino Ecuador

Edad : 21
Cumpleaños!! : 03/08/1996
Mi llegada : 30/06/2010
Mis Mensajes : 1261
<b>Listones</b> 288 <b>Medallas</b> 1110

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll] New Generation

Mensaje por *Sab--loid09* el Vie 17 Feb - 21:03

La maestra les sonrió cálidamente y los animó a salir del salón con un gesto de la mano. Los pequeños no tardaron en acatar la petición y salieron de allí, unos a paso rápido y otros con más calma. Jolyne y Luca quisieron correr pero la mayor los detuvo para que fuesen más despacio y evitar así que se tropezaran.

Negó con la cabeza sin dejar de sonreír, esos niños tenían mucha energía; sus ojos se enfocaron a un lado de su cuerpo, a la izquierda, cuando sintió una mano pequeñita que sostenía la de ella.

-Oh, Sel, ¿Quieres ir conmigo afuera? -Le habló en tono dulce.
-Sí, maestra -Asintió la niña de cabellos platinados, con una voz tan tierna que derretiría hasta a la persona más seria.
-Vamos entonces -Empezó a andar, aquella niñita siempre era capaz de ablandarle aún más el corazón.

Cuando ya estuvieron todos fuera, Selene se separó de la maestra al distraerse con una pequeña mariposa azul que revoloteaba alegremente por el patio. La siguió riendo con dulzura hasta que llegó, por una graciosa coincidencia, hasta los juegos de cocina del lugar.

-¡Oh, sí! -Exclamó feliz- Hornito, hornito... -Canturreó- Prepararé unas galletas, ¿Me acompañas? -Le preguntó a la mariposa, que se había posado suavemente en la parte más alta de la cocinita de juguete.

Así, la pequeña de ojos azules empezó a jugar y, en base a su imaginación, creaba platos de deliciosa comida que le mostraba a su nueva compañera alada. Mientras ella estaba en su mundo, los otros niños se repartían por todo el patio:

Jolyne ya se había subido a uno de los columpios del lugar y se balanceaba con toda la fuerza que su contextura le permitía, riendo con fuerza y alegría.

-¡Maestra! ¡Maestra! ¿Puede columpiarme? Por fi, por fi -Pidió con ojitos de cachorrito, algo a lo que la mayor no se podía negar- ¡Ven, Nea! Es divertido -Ya la maestra la estaba ayudando a columpiarse, con cuidado de no usar mucha fuerza.
-Pero... -La rubia era más tranquila, sin embargo, al ver a su amiguita divirtiéndose, no se pudo resistir- Está bien -Sonrió y se subió al columpio aledaño, ahora la maestra columpiaba a ambas niñas al mismo tiempo mientras ellas reían, en sus mentes infantiles no había nada más que ese momento de risas y diversión.

A unos pocos metros, otros dos niños sostenían conversación.

-Oye, Tara -Llamó con voz traviesa un pequeño conocido como Luca- ¿Jugamos en el subibaja? -Comentó más como una afirmación que como una petición.
-¡Síi! -Exclamó la niña, cuyos ojos se iluminaron ante la mención del juego.
-Si juegan así, alguno se va a caer -Puntualizó de repente el niño pelirrojo, que los observaba desde un banquito cercano, su mirada asomándose por encima de su libro.
-Vamos, Lyon, no seas aburrido -Bromeó el peliblanco, aunque cierta razón tenía el chico serio, pues estaban balanceándose con demasiado ímpetu.
-Uh... -El pequeño desistió y concentró de nuevo su vista en el libro.
-¿Quieren galletas? -Habló de repente la voz dulce de la pequeña Selene, quien se había acercado con un pequeño platito en las manos.

La niña había conseguido un poco de ingredientes para prepararlas en el horno de juguete, y le había costado acercarse a ofrecer sus galletas pues era algo penosa, pero finalmente se había atrevido.

-No quedan igual si las haces ahí, no calientan como los de verdad -Analizó Lyon sin medir sus palabras, la pequeña bajó un poco la mirada.
-Yo probaré una -Mencionó de repente la voz de otro niño.
-¿De verdad? -El rostro de Selene se iluminó- Gracias Kou, espero que te gusten, las hice con mucho cariño -Habló risueña.
-Están ricas -Sonrió el mencionado dando un mordisco a la pequeña galleta que había tomado- Tienes talento, Sel.
-Mis papis y yo las preparamos en casa, y en su trabajo, eso y otros platos... -Habló ella con emoción, aunque aún un poco apenada, estaba muy feliz.
-Yo también quiero -Dijo la voz tranquila del niño de cabellos azulados, Allen.
-¡Igual yo! -Sonaron en coro las voces de los demás niños.
-¡Rico! -Dijeron en unísono Nea y Joly.
-Chocolate -Observó Allen cuyos ojos brillaron al haber saboreado el rico dulce.
-Yo quiero dos -Luca sonreía ampliamente y tomó una galleta extra animadamente.
-¡Oye! No te las comas todas -Rió Tara, quien se apresuró a tomar la suya y probarla.
-Bien niños, es hora de entrar -Anunció suavemente la maestra Holy, acercándose a ellos.
-¿Quiere una, maestra? -Selene le ofreció, con su pequeña mano, la última galletita que quedaba.
-¡Tiene que probarla! Están ricas -La animó Joly.

La mayor asintió con una sonrisa alegre y dulce, y se llevó a la boca la galleta, mientras señalaba su rico sabor y acompañaba a los niños adentro.

De último, iba Lyon, quien había sido insistido por los demás niños para que probara una de las galletas. Dudó un instante y al darle el primer mordisco y saborearla, en su rostro se mezclaba la impresión por el buen sabor, y cierta "molestia", pues su argumento de "Si lo haces en un juguete, no sabe igual de bien", había quedado prácticamente invalidado. Pero no lo diría. Se tragó el resto de la galleta y entró con los demás, su mirada clavada en el libro que sujetaba.


avatar
*Sab--loid09*
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.

Cáncer Femenino Sin Bandera

Edad : 20
Cumpleaños!! : 09/07/1997
Mi llegada : 29/11/2009
Mis Mensajes : 1637
<b>Listones</b> 245 <b>Medallas</b> 1528

http://sab--loid09.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll] New Generation

Mensaje por Fire. el Dom 26 Feb - 22:16

Lyon pasó otra página de su libro, realmente a veces no lo comprendía, y quería saber razones del porqué él, también debía de estar ahí, después de todo, aquel taller no le llamaba la atención, es más nunca había decidido algo así, y como los demás niños, estaba seguro de que muchos estaban ahí, por la influencia que causó Holy a los padres.

Quería entenderlo, pero, tampoco quería preguntar, pues, era más divertido descubrirlo por sí mismo, y no es como que la maestra le cayera del todo bien tampoco; era demasiado "Holy" para su gusto. De hecho todos o en su mayoría, eran algo así.
Bueno, todos eran niños después de todo. Pero aceptaba que individualmente lograban llamar su atención, unos más pronto que otros, pero es verdad que llegaba a dejar su libro de lado por largos ratos tratando de analizar cosas que a veces ni él sabía cómo llegaban a su cabeza.

Y de pronto también llegaban ideas como: "¿Qué pasaría si fuera más abierto? Así como los demás" Que parecían un mundo de expresiones en el cual él no podía aterrizar ni con una nodriza. Y siendo sincero consigo mismo, envidiaba eso. A una edad como aquella, conocía un sentimiento como ese, debería de ser pecado para un mocoso, después de todo, eso es algo en que los mayores nunca caerán en cuenta.

- ¿Qué les gustaría hacer ahora? - Preguntó la mayor sonriente. Los niños no parecían tener muchas ideas, y estudiar no era una muy atrayente. - Entonces... ¿Qué tal si usamos este tiempo para conocernos un poquito más? - Preguntó, algunos giraron la cabeza no muy convencidos, otros simplemente se encogieron de hombros. Ella lanzó una pequeña risa. - Nadie se los va a comer. - Sonrió, y después todos se sentaron en el suelo, haciendo una ronda junto con la maestra. Hasta Lyon, dejó su libro en un puestito para ir con ellos, pues no le pareció mala idea. - ¿Comenzamos? Bien... Ya todos sabemos nuestros nombres ¿No es así? - Algunos niños vociferaron afirmación, otros solo asintieron, y algún que otro solo quedó estático. - ¿En qué podemos curiosear? - Se preguntó para sí misma. - ¡Oh! Claro. ¿Qué tal la profesión de sus padres?
- ¡Yo! - Jolyne, levantó la mano. La maestra le dio paso para ello. - Papá es biólogo marino, y mamá editora. - Sonrió.
- Oh, ya veo, debes de estar muy orgullosa.
- Eh... - La niña dudó, de hecho no conocía esa palabra, por lo que solo quedó observando a la profesora sin comprender. - Papá a veces me trae regalos... - Fue lo único que pudo decir, la maestra, aprovechó para explicarle a qué se refería, la pelirrosa, solo hizo ademán de entendimiento, pero en realidad, eso no esclarecía mucho su duda, pues no era como se sentía realmente.
- ¿Quién más? - Selene levantó a medias el brazo, pues era algo de lo que le gustaba hablar. - Adelante.
- Chefs. - Sus ojos brillaron. - Y siempre que pueden me enseñan algunas cosas.
- ¿No es peligroso que andes en la cocina? - Selene negó.
- Siempre está mamá, papá, o los dos. - Se explicó.
- Que bueno. - Observó a los demás niños y antes de que alguno levantase la mano, Lyon ya había hablado.
- Abogados. - Dijo simplemente.
- Seguramente has de ser muy estricto. - Holy, sabía mucho de los niños, y hasta sabía más de ellos que ellos mismos, pero Lyon era cuestión a parte, siempre se mantenía alejado, y solo se acercaba por corregir ciertas cosas, o mostrar sus conocimientos. Y ahí entendió más que realmente no le gustaba relacionarse; pues el pequeño hizo una mueca de disgusto. Por lo que no dijo más. - ¿Y tú Kou? - Preguntó al niño de cabellos negros. Éste se mostró cohibido por primera vez en todo el taller.
- Pues... No sé. - Dijo sincero. La maestra lo dejó ser.
- Está bien, no te sientas mal por ello. - Pidió con comprensión, y continuó con su labor de seguir preguntando a cada uno, no es como si no supiese las profesiones de la mayoría de ellos, pero siempre era bueno afianzar sus relaciones padres-hijos, aunque fuese con el recuerdo. Ella sabía perfectamente que en un futuro lo necesitarían.

Espero no haber hecho algo que les haya estancado (?
avatar
Fire.
.::♡.Moder*Contest.♡::.
.::♡.Moder*Contest.♡::.

Leo Femenino Ecuador

Edad : 21
Cumpleaños!! : 03/08/1996
Mi llegada : 30/06/2010
Mis Mensajes : 1261
<b>Listones</b> 288 <b>Medallas</b> 1110

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll] New Generation

Mensaje por Mar. el Jue 30 Mar - 13:27

Conforme iba escuchando al resto de sus compañeros responder a su profesora, más empezaba a ponerse nervioso. Él nunca había sido bueno en hablar en público y eso le daba temor. Se encogió sobre sí, abrazando sus piernas y esperando que su turno jamás llegase… pero no tuvo suerte.
-Ahora… ¡Luca! – habló la mujer animada. El pequeño peliblanco alzó la cabeza encontrándose con la mirada curiosa de sus compañeros y de su profesora. -¿Luca? ¿Estás bien? - Él asintió. –Pues adelante – animó la mujer. El pequeño bajó sus piernas y respiró profundo.
–Mi…mi papá es embajador y mi mamá es…- había hablado con tal tono, que apenas se había escuchado –escritora…- su última palabra como un murmuro, solo había logrado crear más atención en los demás.
-¿Eh? ¿Qué has dicho?- preguntó Jolyne, mientras algunos la secundaban en murmuro –No te hemos oído nada -  Las mejillas del pequeño peliblanco empezaban a teñirse de rosa.
-Que mi papá es…- las palabras parecían atorarse en sus garganta. –Mi papá…mi papá…-
La pequeña castaña observaba. Su mirada iba desde su amigo, hasta los demás y de vuelta a su amigo, que cada vez empezaba a asemejarse a un tomate andante y creía ya ver pequeños rastros de lágrimas amenazando con salir de sus ojos.
-Ya, ya chicos. A Luca no le es fácil hablar en público y no podemos obligarle- empezó a calmar la profesora Holy, volviendo a la calma. Una mano se alzó entre todos llamando la atención de la mujer. -¿Si, Thara?
-¡Yo quiero hablar profesora! – dijo firme. Luca volteó a ver a su amiga, que con una sonrisa animada se ofrecía a participar.
-Pues, cuéntanos. ¿Qué hacen tus papás?
-Pues, papá es ingeniero y mamá arquitecta, así que trabajan juntos. Mamá diseña casas y papá ve que las construyan – habló calmada y con una sonrisa en sus labios.
-¡Eso es estupendo! Seguro hacen un buen equipo – Thara asintió con una gran sonrisa. Luca, quién la había estado observando solo volvió a bajar la mirada, cosa que no pasó desapercibida por  la castaña. Ella se acercó un poco a él y tomó su mano. Luca volteó a verla y ella solo le sonrío, lo que para él fue más que suficiente para darle ánimos.
-¿Alguien más? ¡Vamos chicos! -  Luca volvió a respirar profundo y levantó su mano decidido. La profesora volteó hacia el niño y sonrío. -¿Luca? – Los niños se volvieron a ver al pequeño, aún estaba sonrojado y se veía algo nervioso, pero tenía una expresión diferente en su rostro.  
-Mi -Mi papá es embajador y mi mamá es escritora.- Holy dibujó una amable sonrisa en su rostro.
-¡Muy bien Luca! ¿Y sabes que hace tu papá?
-Pues, él suele viajar mucho. Me dice que va a representar a todos a otros países.- con cada palabra, parecía que el peso de las miradas iba disminuyendo.
-¿Y tú mamá?
-Escribe cuentos para niños...-
-¡Oh qué bien! Quizás un día puede venir a contarnos una de sus historias – el pequeño oji ámbar solo asintió. Thara le sujetó nuevamente la mano dedicándole una sonrisa y él respondió de igual manera. En ese momento, la campana sonó, dando el aviso de terminada la reunión de ese pequeño taller al que sus padres los llevaban todas las semanas después de clases. ¿La razón? Ninguno de ellos la sabía realmente, pero ninguno se quejaba. Aquellos niños empezaban a volverse cada día más unidos.
-Bueno muchachos, supongo que es todo por hoy. Recojan sus cosas y vamos, de seguro sus padres ya están por venir.
-Maestra – llamó la pequeña peliblanca.
-¿Qué sucede Selene?
-Mientras llegan por nosotros, ¿Podría contarnos otro cuento de piratas? – Aquel pedido la había tomado por sorpresa, pero no era algo que le llamase la atención que los pequeños se hayan encariñado con las grandes historias de su libro…después de todo. Era en parte su historia.
-Claro, tomen asiento.  – los niños le hicieron caso. La mujer tomó asiento y cogió su libro de la mesa. Y la abrió en una de las páginas.

–Lo que es le contaré a continuación es solo la verdad y nada más que la verdad, la historia de los piratas que desafiaron al mismísimo destino para salvarse de una maldición.


“Cantad, catad todos. Pues si es nuestro final, nos encaminaremos con honor y dignidad. Llegaremos al borde de la tierra si es necesario, para salvar a nuestra descendencia del pecado.
Surcaremos los siete mares y recorremos todas las tierras, pues nuestro destino es conquistar y a la muerte derrotar. Hallaremos el tesoro y consigo el perdón, de aquel que nos arrojó la maldición.”


“Y así, la tripulación abordó sin pensar
y se fue a la mar, en busca de la verdad.
A su embarcación, subieron sin temor
en busca de quién les echó la maldición.”


Entre cantos y poemas, la profesora despidió un día más con sus alumnos. Sus padres fueron viniendo poco a poco a recogerlos y ella, con una dulce sonrisa los fue despidiendo amablemente. Aun le quedaban varias semanas del taller, pero no podía esperar hasta el día prometido, aquel día en que los volvería a encontrar para que cumplieran su misión.


-----------------------------------
Bueno, no sé que rayos he hecho. Pero creo que ya es hora de salir de la fase babys! Creo yo, que si tenemos alguna idea de niños podemos ponerlo con flash back!


Última edición por Mar. el Jue 31 Ago - 23:35, editado 1 vez
avatar
Mar.
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.

Géminis Femenino Perú

Edad : 22
Cumpleaños!! : 30/05/1995
Mi llegada : 27/12/2009
Mis Mensajes : 2366
<b>Listones</b> 220 <b>Medallas</b> 1615

http://weheartit.com/xiyozaqui

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll] New Generation

Mensaje por Fire. el Mar 18 Abr - 15:28

- Esto no es justo. - La muchacha de larga cabellera rosa cruzó las piernas con descontento, haciendo gala de sus desgastados y rotos(Gracias a sus incontables caídas) tejanos negros y observó a la pared gris en modo de rabieta.

- Sí que lo es linda. - El joven guardia pasó frente a la reja observándola de soslayo, casi que ya se sabía el libreto a seguir de esa obra mensual, y de vez en cuando semanal de su rutinaria y aburrida vida de policía.
En ese momento ella se levantaría, tomaría las rejas y comenzaría a recriminar su mal juicio.

Y de hecho, no se equivocó, así lo hizo.

- ¡Escúchame animal! - Tomó las rejas.

Punto para él, y desde ya, comenzaba con insultos. Dos puntos más. Y de hecho, ya todas las miradas estaban depositadas en esa ruidosa chica, que si tuviera que decirlo, era la única parte que no le agradaba de ella.

- ¡Es la segunda vez en el mes que me encierras por una estupidez! - Pegó su cara al espacio entre tubos, y arrugó el entrecejo todavía más de como cuando llegó.
- ¿Estupidez? - Casi lo dijo sorprendido. - Casi golpeas a los civiles de toda una avenida principal, te lanzaste a un coche hundiendo el techo al impacto, y mandaste a otro desviado contra un poste destrozando el capó, y, además de eso... Ocasionaste pánico urbano ¿Y por qué? ¡Por un estúpido bolso, Joly! Tu sentido de lo que es estupidez es algo nulo ¿No crees? - Aquello escondía cizaña, porque aunque sonara sarcasmo, no lo era. - Deberías agradecer de que no pasó a mayores y que nadie salió herido.
- No lo entiendes, no lo hice apropósito.
- Apropósito o no, lo hiciste, y eso se paga. Linda. - Lento y apropósito la hizo rabiar con la última palabra, sabía que detestaba ser llamada de esa manera.
- Pero ¿Por qué solo yo? El otro se fue libre y ni intentaron nada. - Comenzó a mover los brazos en frustración.
- ¿Será porque tiene expediente limpio y no ocasionó el alboroto que tú sí? - Él sonrió triunfante ella lanzó un quejido exasperada. En realidad si se lo habían llevado a la cárcel principal, donde pasaría algunos meses.
- ¡Se estaba robando un bolso!
- De una anciana que solo cargaba un maldito juguete.
- ¡No lo entiendes! - Él suspiró pesadamente, pero la chica siempre era un caso especial, se metía en líos que según ella, él no podía aceptar por su falta de empatía, pero violaba más leyes que muchos otros criminales, agregándole delitos a propio juicio como poseer tan buena herencia familiar en su exterior, que, si no fuera tan mal hablada y ruda, la dejaría salir en seguida.
- Entonces espera ahí. - Le dijo, para luego volver a sentarse en el asiento detrás de un pequeño escritorio. Era su hora de descanso, trataría de aprovecharla.
- ¡Déjame salir de una maldita vez! ¡Gray! - Llamó, recibiendo el pasar de una hoja de periódico como respuesta. Ella gruñó molesta, y dio una fuerte patada al hierro sin conseguir mucho más que hacerlo sonar. Y si no le dolió, fue gracias a sus zapatos, denominados punta de acero; por los que se arriesgó a dar una patada de tal calibre, y por su tamaño, e impacto de caída sabía que era culpable de hundir el techo de un auto.
Ella se giró para recostarse en el frío metal con los brazos cruzados, detestaba ese lugar aunque estuviera acondicionada a ello.

- Oye... - Una voz masculina en la misma celda se hizo presente. Una que ella conocía por vivir casi la misma cantidad de encierros, pero eso era diferente, él si se los merecía. - Deja salir a la princesa venenosa de una vez. - Se acercó hasta el metal y también lo sostuvo, pero mantuvo una mano en sus bolsillos.
- No necesito tu ayuda Darian. - Y si sabía quién era, es porque algunas veces lo había visto con Lyon, un amigo de infancia, con el que no tenía la mejor relación, pero que si aún lo veía y le hablaba era porque el trabajo de él estaba cerca de la pista de patinaje a la que ella acostumbraba a ir.
- Yo creo que sí princesa.
- No me digas así. - Lo miró sin que su expresión de molestia desapareciera, lo malo de ser llamado así por personas como él, era el sarcasmo de sus palabras.
- Y yo digo que no. - Volvió la mirada atrás inyectada de odio hacia el policía. - Me tocas y en lugar de un ojo morado, te quedas sin herencia. - Levantó un pie, mostrando sus zapatos, es decir, mala idea no hacer lo que ella decía. Aquello había hecho referencia a la vez que se lo encontró en la misma celda (las que eran mixtas y apestaban a todo olor fétido que podría existir en el mundo.) Y de hecho, solo le puso la mano encima para quitarle un pequeño bicho, lo malo es que no solo lo hizo con esa intención, recibiendo un golpe en lugar de un cálido y dulce "Gracias", como la linda y delicada chica que parecía.
Él chasqueó la lengua y se alejó, solo estaban ellos dos y otro joven que se había echado a los brazos de Morfeo desde antes que ella llegara. Y de hecho, desde su primera queja no pasó ni dos segundos dentro. Pues ya desde que llegaba la recibían como si fuese tan sorprendente ver a una chica ahí dentro, en realidad, quizá una chica como ella sí. Los ruidos mórbidos y de burlas no habían parado desde ahí. Pero acostumbrada estaba, después de todo, ella ya había encontrado de todo en ese cuartucho.

- Deberías de cambiar esa actitud. - Volvió a hablar Gray.
- No es tu problema.
- No vas a conseguir novio así.
- Que no es tu problema.
- Sí que lo es, acéptame de una vez. - Se rió en burla.
- ¡¿Y para eso me encierras?!- Se giró para enfrentarlo.
- No, realmente eres una delincuente. - Regresó al periódico, ella volvió a echar un bufido exasperada.
- Cuando salga voy a romperte la cara.
- Que bueno. – Sin prestar mayor atención continuó en las noticias locales como si fuese lo más entretenido que existiese, mientras que la muchacha de ojos lilas maldecía a diestra y siniestra su simple existencia.
Pasaron pocos minutos así.

- ¡Le diré a tu mamá!
- Ella está de acuerdo.
- Mentira, la otra vez me permitió comer tu postre como desquite.
- ¿Fuiste tú? – Bajó el periódico dejando que sus ojos azules la vieran con un brillo de venganza.
- ¿Quién más?
Él se levantó con calma y se acercó hasta que Joly tuvo que quitar el rostro de entre las rejas.
- Eso es cadena perpetua, ni creas que saldrás de aquí.
- ¡Vete a la mierda!
Entonces una risa interrumpió su siguiente maldición.

- Verlos discutir es todo un espectáculo.
Gray chasqueó la lengua. Joly abrió los ojos grandes y dejó que la alegría inundara su ser interior; por fuera todavía se veía molesta con Gray.
- Luca… - Descontento, Gray suspiró. – Dime que vienes por café.
- Aunque me gustaría, el señor Holyfield reclama a su hija.
- ¿El boxeador? – Preguntó con ironía. – No tengo a la hija de ningún boxeador aquí como ves, solo hay bestias salvajes, y para peor, todos son machos.
- ¡Hey! – El grito de reclamo de la muchacha no se hizo esperar. Gray puso los ojos en blanco.
El peliblanco volvió a reír de manera calmada. Y con una mirada que pedía resignación, más un levantamiento de hombros, Gray accedió a abrir la celda a regañadientes.



- A veces no me puedo creer que sean primos. – Comentó Luca al hacer arrancar la motocicleta. Joly iba con los brazos cruzados tras suya. – El casco. – Le recordó, la muchacha hizo caso sin mucha gana, y después suspiró.
- Es insoportable. Es la segunda vez en el mes.
- Lo sé… Es la segunda vez en el mes que tengo que venir por ti. – Rio divertido. Jolyne resopló.
- No sé cuántas veces le mentirás con eso de que mi padre “suplica” por mí. – Dijo irónica, pero con tono divertido.
- Es al único que respeta de nosotros. – Contestó al mismo tono. Pero, de hecho, lo había llamado pidiéndole que la fuera a recoger en cuanto Gray le había avisado que su hija nuevamente estaba detenida. – Quiero decir… ¿Has visto el miedo que da? De pequeño creía que en serio era Holyfield pero blanco. Hasta que le vi la cara, y… La perspectiva cambió.
- Mi padre no tiene la culpa que de pequeño fueras un miedica.
- Que no era el único, hasta a la maestra intimidaba.
Entre anécdotas divertidas y unas cuantas risas llegaron a la casa de la muchacha.
- Bueno, gracias. – Dijo al bajarse y entregarle el casco. Él sonrió. - ¿Qué pasa?
- Nada, simplemente pensé que me haces perder mucho tiempo. – Recibió un suave golpe en el brazo.
- Nadie te obliga en primer lugar.
- Míralo como favor de amigos.
Ella quedó pensativa, y después lo miró admirada.
- ¿No será que tienes otras intenciones? – Él iba a hablar pero la mano de Jolyne lo detuvo. – Que sepas que no me lio con los que ya tienen dueña.
El silencio se estancó. Hasta que Jolyne no aguantó la gracia y una risa salió de ella.
- Ja-Ja. – Rio sarcástico. – Según tú ¿Quién?
- ¿Me estás retando a que lo diga en alto? – Estuvo a punto de gritar pero el peliblanco se lo impidió tomándola del brazo.
- ¡No! – Pidió. – Y no es verdad. Solo somos amigos.
- Aja… - Como si fuera verdadera desilusión lo miró suspicaz.
- Sí. – Aquello le dio más gracia que otra cosa, así que simplemente dejó que una corta sonrisa decorara su rostro. – No te olvides de esa cosa. – Señaló a su espalda acomodándose en la motocicleta. Jolyne tomó su patineta sin esperar más.
- Casi se me olvida…
- ¿No serás tú la que tiene otras intenciones? – Se hizo levemente hacia atrás para mirar coqueto a la chica, ella miró hacia arriba.
- Por supuesto. De burro de carga me sirves mucho.
- Tan adorable como siempre. – Sin esperar más que unas cuantas risas, se fue.

Jolyne tampoco esperó mucho para entrar a su casa, la cual parecía estar vacía, pero no era el caso.
Pasó al cuarto de su hermano, al que encontró frente al plasma, y con la play.
Se sentó a su lado y tomó el mando desocupado.

- Pon el multi. – Dijo sin siquiera saludar. Su hermano solo la miró y luego volvió a la pantalla haciendo caso. - ¿Qué tal tu día?
- Me castigaron. – Contestó simplemente.
- ¿Por?
- No sabía que estaba mal llevar cucarachas al curso. – Jolyne miró hacia abajo aguantando la risa. Pero su hermano tenía 8 años, no podía simplemente hacer como si nada, después de todo, mamá lo hubiera castigado también.
- ¿La maestra se asustó?
- Se desmayó. – Y de nuevo tuvo que aguantarse.
- Tú sabes Jay… - Lo miró sin prestar mucha atención al juego. – No es correcto llevar el mayor miedo de la maestra a clase.
- No sabía… Además tú lo hiciste alguna vez ¿No?
- Pero fue diferente… Acá la araña se me había prendido en la ropa, y yo hice escándalo asustada. Aunque igual me castigaron… - Recordó. – Lo que no fue justo, estaba muy asustada.
- Pero la llevaste.
- Bueno, ya. – Dejó el mando. – Ganaste.
- Eres mala para esto.
- Solo te dejo ganar mocoso. – Le sacó la lengua, recibiendo una risa divertida de su hermano, ella solo sonrió. - Voy a ducharme, ha sido un día asqueroso.
- ¿Gray?
- Eres un genio.
- ¿Por?
- Según él casi aniquilé media ciudad… Y aunque sea verdad, no es para tanto. Pero, le dejé trabajo. – El niño la miró sin comprender. – Rompí su amada taza para café, y abrí unas dos celdas. – El niño regresó al juego tras entenderlo. – Tú no lo hagas.
- Trataré. – Quedó en silencio y cuando Jolyne dio media vuelta recordó. – Por cierto. – Ella se detuvo para mirarlo. – El próximo lunes debes de ir a mi clase.
- ¿Por el castigo?
- No, es por otra cosa. – Él sonrosó, ella le dedicó una sonrisa comprensiva.
- Bueno. Ahí estaré, ¿Te parece luego ir al parque de diversiones? – Preguntó lo más casual que pudo, al niño se le iluminaron los ojos y asintió. Estaba de vacaciones así que aprovecharía ese tiempo. Todavía Jolyne le debía muchas cosas a ese pequeño. Especialmente en sus primeros años de vida, donde su trato hacia él fue tan hostil, como el mismo que su padre le daba a ambos hijos, desde la muerte de su esposa.
Salió de la habitación y al pasar por el pasillo una hoja con el sello de la escuela de Jay llamó su atención.

Era una petición de un día de presentaciones, sobre la persona a la que más admiran. Justamente el día que le dijo el niño. Ella recordó que cuando le tocó hacer eso, le pidió a sus dos padres que fueran, pero ese día, su madre estaba ocupada, así que fue su padre el que terminó intimidando a más de los que ella misma podía recordar.
Aquello había sido divertido, y lo podía recordar dibujando una sonrisa verdadera; pero en la actualidad no podía decir lo mismo… Algo como eso era para llevar a los padres… No a una hermana buena para nada como ella. Pero, haría su esfuerzo.

Se fue a duchar, después de dejar prendida la computadora, descargando una película para luego ver con Jay, y mientras tarareaba la última canción que recordaba del supermercado.
Un mensaje llegó a su correo, uno que cuando lo viera, definitivamente, hasta ella lograría hacer una expresión de sorpresa.


HOLY DISNEY
Asunto: REUNIÓN DE LA BÚSQUEDA DEL TESORO

Día: Pasado mañana ~ ♥
Hora: 19H00 – Sé que no es una hora para que los niños estén fuera de casa ¡Pero ya hay que crecer mis marinos!
Lugar: El llanto de sirena (El aula de clases ♥)

Advertencia: El que no asista será obligado a saltar al mar amarrado de pies y manos, y no se le dará estrellita de buena conducta. ♦

Los espero ♥




A veces dudaba, aunque no se notara en su rostro, dudaba más de lo que dudaba su contrincante. Pero, si había algo en lo que no iba a hacer trampa nunca, era en ese juego de mesa.
Sabía que dependiendo de ello era su sueldo, pero no estaba tan necesitado, y era divertido. Por lo que siempre sonreía. Una amplia y amable sonrisa, que ponía los pelos de punta a más de uno.
Lyon siempre era amable, de hecho, eso le quedaba corto, era un caballero con todas las de la ley.
Siempre dispuesto a charlar, con su galante porte y tono de voz. Sin recurrir a la violencia por nada. Alguien, que si no fuera por su posición de empleado, sería confundido como un magnate, hijo de buena familia, y de modales perfectos.
Una de las mentiras más grandes del mundo.

- ¿Ya? – El pelirrojo se mantenía sereno, no se notaba ni rastros de estrés, o siquiera una gota de sudor surcando su frente. Demostrando su confianza inquebrantable, y careta de amabilidad. Lo que ocasionaba más presión a la persona al otro lado de la mesa. El que, tratando de mantenerse sereno, perdía inconscientemente ante los nervios. El sudor recorría sus manos y rodaba desde la frente y pasaba hacia la nariz encontrando un surco de libertad en barbilla.
- ¿Tú qué? – Preguntó con esperanzas de alguna reacción que ayudara a su gastada mente.
- Bueno… El clima está bien ¿No crees?
- ¿Qué clima? Estamos encerrados con aire artificial.
- Con más razón, tú te mantienes jovial como si el verano nos pegara de frente, actualmente yo tengo frío. – Hizo patinar hacia su contrincante el vaso de jugo que tenía un lado. El hombre lo apartó en seguida.
- Agradezco la consideración. Pero no acostumbro a recibir cosas de perdedores.
Lyon solo mantuvo su expresión. Y al notarlo más desesperado, con un ademán le ofreció otra carta de la baraja principal. El juez de mesa solo quedó mirándolo extrañado, pues el cambio límite ya había sido hecho.
- No lo necesito.
- Pero…
- ¡Que no lo necesito! ¡Y si estás tan confiado ¿Por qué no muestras tus cartas?!
- Por educación. – La voz de Lyon siempre se había distinguido por su tono medio, pero terso de hablar, algo que acunaba, que daba confianza y tranquilidad. Pero que hundía en desesperación cuando se lo tenía en contra.
- ¿Qué tiene eso de educado?
- No me entiendes… Trato de que muestres tu educación. – Sus manos señalaban al agotado con elegancia, como si la música clásica de fondo, no estuviera ahí más que para acompañar al compás de su cuerpo. – Tú me retaste. – Le recordó. Con ello el hombre quedó pensativo ¿Qué haría? Ese muchacho era empleado ahí. Había muchas razones por las cuales hacer trampa para él era sencillo. Y aún con el posible full que poseía, esa tranquilidad impenetrable del pelirrojo lo dejaba con la garganta seca. Necesitaba terminar con eso.
Pidió la carta que le cedió el mismo muchacho, y después de tomarse lo que quedaba de jugo. Lo sabía ¡Podía ganar!
El sonido de un celular sonó, el pelirrojo revisó sus bolsillos para verlo, y la sonrisa que dibujó en su rostro fue más cuestionable de lo que ese hombre podría interpretar. Poseía nostalgia, serenidad, y más que nada, negación. Pero ¿A qué? ¿Era a él?
- Me… Me rindo… - Dijo por fin, no podía con esa presión. ¿Y si le habían dicho que su juego era pobre? ¿Y él de hecho tenía una escalera completa? Su mente se derrumbó en el último momento con ese timbre, y ya no podía retractarse de sus palabras.
- ¿Eh? – Lyon lo miró hasta sorprendido, sabía que iba a ceder, pero nunca esperó que tan rápido y con algo tan simple como el hecho de que revisara su celular. – Vaya… Pensé que alardeabas tanto por algo, me doy cuenta de que no. – Y levantándose de su asiento, dejó su baraja en la mesa, a lo que los espectadores quedaron mudos.
- ¡No jodas! – La maldición del hombre no se hizo esperar, pero el chico de lentes ya había desaparecido entre la gente.
Esa mano… No era más que cartas sin un verdadero valor en el póker. Esa mano valía lo mismo que la basura orgánica. Y aun así… Fue derrotado por alguien con un juego tan pobre… Se sentía avergonzado y furioso.

Lyon por su parte había salido a la calle, el callejón al lado del casino en el que acostumbraba a estar cuando quería apartarse un poco del mundo de las apuestas.
No es como si fuera la noticia del siglo, pero nunca creyó que la siempre “simpática” Holy quiera volver a reunir a aquel grupo de mocosos. De los que prácticamente no sabía nada, a excepción de Joly, a la que a veces veía pasar para la pista de patinaje a dos cuadras. Y si no mal recordaba, no hace mucho había salido el reportaje de una joven lunática destrozando gran parte de la avenida.
Era bueno saber que los amigos que tuvo en la infancia eran delincuentes sin juicio. Si lo veía desde la perspectiva del Lyon amable, de hecho lo eran, si lo veía desde la perspectiva del real, estaban en pañales.

- ¿Ir o no ir? Esa es la cuestión. – Recordó Shakespeare, y después de una pequeña risa se decidió a entrar de nuevo, encontrando al hombre que había vencido antes bloqueando su camino. – Apártate. – Es verdad que el tipo era rudo y se veía molesto, pero Lyon era de las personas que detestaba perder el tiempo con quienes no le traían ningún beneficio. Y antes de que el mismo hombre se enterase, estaba siendo apartado por guardias de seguridad. El pelirrojo solo se encogió de hombros, era mejor que ellos se encargasen a que él empezara una disputa sin razón.

Unos pasos irrumpieron en sus oídos antes de que si quiera comenzase a caminar nuevamente.
Giró la cabeza a un lado y venían de la acera principal. Tenía mucho tiempo sin verlo, de hecho solo sabía que se había ido al extranjero, por razones de estudios. Si no fuera por el mensaje que acababa de leer hasta se sorprendería, pero al contrario, esperó a que regresase la mirada, y plantase con su típica expresión de vivaz confianza que siempre había poseído, para ir a saludarlo, después de todo… Él se había convertido en una persona así de social en los últimos años.



Se estiró una vez fuera del aeropuerto.
Habían pasado ya diez años desde que dejó la ciudad junto a su familia, y ahora, regresaba él solo. Sin un centavo en sus bolsillos, y una maleta simple con unos diez cambios de ropa máximo.
En un pasado eso habría sido una aberración para sus padres, pues los lujos de la mafia siempre habían sido a gran escala, y especialmente la de los Kniest. Pero eso ya era algo del pasado. Después de todo, esa organización ya tenía tres años en desaparición. Y él solo deseaba retomar las riendas de su vida, en la ciudad que lo vio nacer, y de la cual todavía recordaba a sus habitantes y amigos… ¿Qué dirían cuando lo vieran? Bueno, eso era algo que debería de averiguar por sí mismo, en dos días más. Pues en el transcurso del viaje recibió la gran noticia de que la encantadora Holly quería reunirse con sus antiguos alumnos.
Estaba muy emocionado, y la sonrisa en su rostro lo demostraba. Y lo sabía porque las personas que lo quedaban viendo en lugar de huir parecían más bien encantadas. Especialmente dos chicas que pasaban cerca… ¿Sería momento de pedir direcciones?
Bueno, algo de diversión no era mala idea antes de buscar hospedaje ¿No?


Eeeestoy viva... Viiiiivaaaa - Levanta estilo Mushu de entre un cenicero de incienso (? -
No, no me voy a disculpar por lo largo, no he tenido internet, así que estoy excusada (?
avatar
Fire.
.::♡.Moder*Contest.♡::.
.::♡.Moder*Contest.♡::.

Leo Femenino Ecuador

Edad : 21
Cumpleaños!! : 03/08/1996
Mi llegada : 30/06/2010
Mis Mensajes : 1261
<b>Listones</b> 288 <b>Medallas</b> 1110

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll] New Generation

Mensaje por Nya el Jue 20 Abr - 4:19

En el mundo siempre hay trabajos que casi nadie quiere hacer pero que son necesarios. Tan escaso era la cantidad de voluntarios que hasta la paga renumerada tenía demasiados ceros desorbitantes antes de llegar a otro número con valor real y de todas las personas, ella se había ofrecido voluntaria.
Aquellos quienes encontraban la desesperación en un mundo escaso y monótono, ella lo encontraba divertido. Allí no había ruidos antinaturales, no había que soportar las concurridas y tediosas calles del mundo lleno de ingratos e insolentes mocosos y en aquel lugar aún todavía quedaba humanidad en el.
Tras la masa verde que inundaba valles y colinas, en medio surgía un rastro de daño humano, una alta torre de madera con un solo punto de luz roja permanente en su cima. Allí era su casa y su trabajo como guardabosques. Era su deber mantener el ojo sobre aquel terreno aún virgen y sin conquistar por el hombre.
Tan solo dos personas se encargaban de ello. Uno mantendría un ojo permanente sobre el bosque y otro estaría de patrulla por la zona. Aunque no tenían autoridad como ley, si tenían suficientes como para imponer y excusarse en caso de usar fuerza bruta. Hoy en concreto, le tocaba patrulla.
- Este trabajo es tan aburrido. - Dijo una voz masculina a través de la radio. Ni hizo el amargo de contestar pues ya había oído aquello cientos de veces. - Esta primavera será mi última aquí. -
- ¿Ya me dejas sola? - El auto dio un brusco brinco tras encontrarse con una gruesa raíz saliente del camino. Aquello era tan rutina que ella misma infligía las leyes conduciendo con una sola mano al volante y la otra en la ventanilla con el microfóno de la radio en la mano. Una actitud demasiado despreocupada para un "oficial".

- Me gustaría quedarme contigo cariño, pero prefiero vivir en la ciudad, este sitio es muy gris y no quiero estar hasta mis sesenta años cuando me jubile. Tu sabes, un hombre y una mujer viviendo bajo el mismo techo durante años sin ningún tipo de roce... que desolación. -
- Te puede la abstinencia. -
- Ja. - Fue lo único que respondió. - Veo humo mas allá en la zona D3. -
- Aja. -
Sin mas puso camino hacia allá. Hubiera preferido terminar rápido la ruta y volver a la torre, era mas cómodo mirar el horizonte que estar soportando aquellos tumbos y baches tan dolorosos para el trasero. Un bote mas e iba a fracturarse la pelvis.
- Oi date prisa, ahora se ve mas. - Nea sonrió.
- ¿No que te aburrías? -
- Supongo que mi madre tenía razón. Nunca llames a la mala suerte. -

Nuevamente se hizo silencio. Aunque no tardó en llegar a la escena solicitada, podría haberlo hecho en menos tiempo, pero no lo hizo simplemente porque si aceleraba mas de los cuarenta kilómetros por hora, o iba a volcar el auto o iba a fracturarse realmente la pelvis del bote.
Salió del todoterreno y se puso su sombrero, oficialmente y distribuido por el estado aunque si lo rompía debía pagar uno nuevo o aguantar hasta el proximo recambio gratuito de ropa en seis meses.
Podía escuchar la melodía de una radio a todo volumen. Primera infracción: contaminación acústica. Suspiró. Tomó un walkie portátil.

- Deseame suerte. - Pidió resignada.
- ¡Suerte! Traeme un recuerdo lindo. -

- Oh si, ¿te parece un poco de rock? - Bromeó. Aquel sonido era infernal.

- Oh no, no esa birria. -

Continuó por el sendero no sin antes cerrar el auto. Incluso si no había personas, los animales si que eran mas listos y sabía de historias en las que aprovechaban el descuido humano para su propio beneficio.
- Si Michael Jackson oyera eso se revolvería en su tumba. -

Entonces, la presencia de un sujetador en el suelo, practicamente nuevo en la tierra, la sacó de sus pensamientos. De hecho podía ver mas adelante un rastro de ropa y aun lado en un minúsculo vacío del bosque, una hoguera que estaba yendo a incendio. Segunda ingracción: fuego sin supervisar.
Con el pie, arrastró tierra suelta hacia la hoguera que no tardó en apagarse o al menos diminuir lo suficiente para no poner en peligro su trabajo y miles de millones de dolares. Hoy no sería ese día.
Pero si logró ver lo que había pinchado en unos palos cerca del fuego para que se asara lentamente: setas y no precisamente las comestibles.
- Oh, ya no veo humo. ¿Problema solucionado? ¿Podemos volver a lo nuestro? -

- Ay, quizás quieras llamar a emergencias. -
- ¿Hm? - Nea suspiró.
- Típicos niños buscando el romance de sus vidas. -
- Oh si, justo lo que podríamos haber hecho nosotros. -
- Y comieron diablo. - Lo ignoró.

- ¡Genial! La selección natural ha dictado que eran inferiores para este mundo. Gracias señor por bendecirnos con tu sabi- -

- Creo que se te olvida que nuestras conversaciones siempre se graban. - Lo interrumpió.

- Ah. -
Siguió caminando por el sendero que conducía a un pequeño río aún sin fuerza de arrastre. Bañarse en él también era pecado. Esa agua era demasiado pura y dañarla con un solo dedo era quebrantar la ley. Fue entonces cuando vio dos cuerpos, femenino y masculino sobre una gigantesca roca.
- Sip, definitivamente llama a emergencias, trae un helicóptero médico. -
- ¿Quieres que llame a la policía también? -
- Es lo mas sensato. El fuego lo puedo apagar con un cubo de agua. -
- Vale. - Hubo una pausa. - ¿Quieres algo en especial para cenar?-
No contestó, pues había sacado el celular para echarle un rápido vistazo. Gracias a la torre de vigilancia, era posible tener internet y cobertura por sus repetidores de señal y su bendición, mataba esos pequeños momentos de aburrimiento del trabajo.
Y fue entonces cuando mirando el correo, entre tantas subscripciones estupidas que se había inscrito, un mensaje que le sacó una amarga sonrisa y varios recuerdos que creía ya haber enterrado bien el pasado.

- Creo que no voy a cenar hoy. -

¿Por que me uní a este rol? ¿Por que? Dia 165: Aún no leo las fichas.

avatar
Nya
**Fan*Contest**
**Fan*Contest**

Virgo Masculino España

Edad : 22
Cumpleaños!! : 12/09/1995
Mi llegada : 13/03/2011
Mis Mensajes : 454
<b>Listones</b> 65 <b>Medallas</b> 365

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll] New Generation

Mensaje por *Sab--loid09* el Vie 21 Abr - 19:19

-¡Una orden de spaguettis con salsa bolognesa! –Gritó una voz joven masculina a la par que se abrían las puertas de la cocina del local.

El muchacho pegó una pequeña hoja, donde anotaba las órdenes, junto a otro montón igual que ésta, en la entrada de la cocina. Algunos chefs que se encontraban cerca dieron un pequeño respingo, pues el ambiente entre los trabajadores estaba más agitado que de costumbre, y varios ya estaban un tanto nerviosos: Esa noche, la cantidad de clientes se había triplicado, y era entendible pues momentos antes había culminado un evento en un lugar cercano al restaurante, y ahora las personas que salían de allí buscaban lugares donde saciar su hambre.

-¡Sel! ¡Sel, ocúpate de la salsa un momento, por favor! –Llamó una voz femenina.
-¡Voy, mamá! –Respondió una joven de cabellos blancos como la nieve, que ahora no se podían apreciar casi por el gorro de protección que usaba, código de higiene #3.

Selene Bright, Sous Chef, 20 años. Aquello se leía en su carta de identificación, que colgaba ordenadamente junto a muchas otras en una pared. Ese puesto, a diferencia de lo que muchos pensarían, se lo había ganado por su propio esfuerzo. Sus padres, a pesar de serlo, llevaron a cabo el mismo orden con ella que el que hacían con el resto de los empleados: Primero, chef asistencial, luego chef de cocina, y así, fue subiendo de rango hasta llegar a asistente de los chefs principales, es decir, Sous Chef. Sus habilidades en la cocina habían aumentado en gran medida a través de los años, era una de sus pasiones, y no sólo lo había tomado por influencia de sus padres, sino porque era algo que le encantaba hacer. No era de las personas que se apegaran a las cosas sólo porque la gente cercana a ella lo hiciera, que el trabajo de sus padres la hubiese ayudado a impulsarse en ello, era otra cosa.

Cortaba ágilmente cebollas y ajos en pequeños trozos para luego repartirlos en las grandes ollas en las que preparaban la salsa, la cual iba a parar a la gran mayoría de los platos que servían en el lugar. Luego, se dispuso a derramar dentro del recipiente, la salsa que ellos mismos procesaban en máquinas que pasaban los tomates más frescos.

-¡Listo, ma…! –Un sonido interrumpió su frase, el intercomunicador, lo tomó- ¿Sí?
-Señorita, es el cartero. Tengo una carta a nombre suyo, estoy afuera.
-¡Dan! Ya voy –Respondió animadamente la muchacha.

Hace tiempo que no recibía una carta que fuese para ella, usualmente eran recibos del restaurante o documentos para sus padres. Ella, personalmente, agradecía que aún existieran carteros en su ciudad, pues para su gusto era algo lindo y emocionante recibir cartas, como ocurría en tiempos pasados. Así, salió por una de las puertas traseras del local y lo rodeó para no salir por la principal, pues allí se cruzaba con todos los clientes, y no era lo más apropiado.

-¡Daaan! –Exclamó acercándose rápidamente al muchacho con el ademán de abrazarlo.
-Selene, espe… -Fue interrumpido pues la chica ya lo había abrazado, suspiró resignado pero sonriente- Ten, tu carta.
-¡Ah, sí! –La joven la tomó en sus manos, y vio el sello, era algo particular, en él se apreciaba un barco en la mar, alzó una ceja.
-¿Pasa algo? –Ella negó al instante- Bonito gorro –Rió el joven.
-¡Hey! No te burles –Rió ella también.
-¿No deberías volver al trabajo?
-Sí, pero… Hace días que no hablamos, ¿Cómo te ha ido? –Insistió con su mirada azul.
-Ahm… Nada nuevo la verdad, el trabajo, de aquí para allá, lo de siempre. Ah, sí. Tenemos nuevas mascotas, que mi hermana las recogió de la calle.
-¡¿Sí?! ¿Qué son? –Los ojos de Selene brillaron, pues le encantaban los animales.
-Una gatita y un cachorro de perro –Sonrió Dan- Si quieres, vienes a visitarnos para que los veas.
-¡Sí! ¿Mañana se puede?
-Claro, siempre eres bienvenida. ¿Pero la chef tendrá tiempo para eso?
-Jajaja, tampoco así, para ustedes siempre tengo tiempo. Iré… A eso de las tres. ¿Te parece?
-Perfecto, mañana sólo tengo turno diurno, así que estaré en casa para ese momento.
-Bien, ¡Nos vemos entonces!

Una vez habiéndose despedido del muchacho, volvió a rodear el local para entrar. En el camino, en su rostro se formó una sonrisa que se debatía entre cariño y tristeza, recordando al muchacho que segundos antes había dejado atrás, esto debiéndose a que él era de los pocos amigos que tenía en su vida. Su nombre completo era Daniel, se pronunciaba “a lo inglés” por la familia de él, y era unos años mayor que ella, tenía veinticinco años, pero se conocían desde pequeños por haber frecuentado siempre la misma ciudad, los mismos lugares. Era una persona realmente buena, siempre dispuesto a ayudar, no había conocido gente como él, le daba pesar que en algún momento se dejaran de ver. Porque lo quería, no en un sentido romántico, era más bien algo casi fraternal.

Su rostro adoptó una expresión aún más melancólica cuando, al ya estar dentro del restaurante, se sentó en una silla dentro de la oficina de sus padres y abrió la carta que le había llegado. El impacto se causó desde el momento en que leyó el nombre de la remitente.

HOLY DISNEY
Asunto: REUNIÓN DE LA BÚSQUEDA DEL TESORO

Día: Pasado mañana ~ ♥
Hora: 19H00 – Sé que no es una hora para que los niños estén fuera de casa ¡Pero ya hay que crecer mis marinos!
Lugar: El llanto de sirena (El aula de clases ♥)

Advertencia: El que no asista será obligado a saltar al mar amarrado de pies y manos, y no se le dará estrellita de buena conducta. ♦

Los espero ♥


-La maestra Holy… -Pasó sus dedos suavemente sobre el papel, miles de recuerdos cruzaron su mente- ¿A las siete de la noche? Y llegar allá… Tendré que avisarle a mis padres, no creo que puedan llevarme así que…

La chica hizo una expresión de cierto pánico, pues sería de noche, tenía tiempo que no iba a ese lugar, y con su pésimo sentido de orientación tenía por seguro que se iba a perder.

-Iré en taxi –Susurró resignada, poniéndose una mano en la sien- Oh, menos mal que es en dos días, así puedo visitar a Dan mañana –Sonrió para sí- Y… A ver… -Leyó la advertencia de la carta “El que no asista será obligado a saltar al mar amarrado de pies y manos” , le dio un escalofrío por todo el cuerpo- Menos mal que es sólo un decir.

Se levantó de la silla, dejó el sobre en la mesa y tomó su celular, que reposaba en la misma.

-Supongo que la profesora sí nos conocía, porque enviar una carta, siendo que casi nadie lo hace ya… Un bonito gesto –Sonrió y clavó su mirada azul en la pantalla encendida, donde abrió una aplicación de chats y revisó sus contactos, que no eran muchos- Uh…

Recordó que al mudarse de ciudad, aunque fuese relativamente cercana a la otra, había perdido contacto con todos sus compañeros del taller, por ende no tenía ninguno agregado ni sabía cómo les había ido a cada uno en su vida.

-Será interesante, supongo –Volvió a susurrar mientras se lavaba las manos para seguir cocinando.

Verlos de nuevo, la animaba y más que todo le creaba una inmensa curiosidad.



avatar
*Sab--loid09*
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.

Cáncer Femenino Sin Bandera

Edad : 20
Cumpleaños!! : 09/07/1997
Mi llegada : 29/11/2009
Mis Mensajes : 1637
<b>Listones</b> 245 <b>Medallas</b> 1528

http://sab--loid09.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll] New Generation

Mensaje por Mar. el Miér 24 Mayo - 23:12


Aceleró. Le gustaba sentir la adrenalina cuando aceleraba. El aire en contra que rozaba  con los pequeños retazos de piel desnuda que dejaba al descubierto su atuendo. El sonido de aquella canción retumbando en sus oídos. Conocía tan bien esa ruta que podía tomarse el atrevimiento de dejarse llevar en la pista. Tuvo ganas de gritar de emoción pero se controló. Giró el manubrio de la moto dirigiéndola hacia su destino, no se detuvo ni un instante ni bajó la velocidad hasta que llegó al lugar y su diversión se terminó. Se paró en frente de un edificio, uno moderno, de aquellos altos y con tecnología de punta. Las rejas se abrieron y él entró hacia la cochera subterránea para estacionarse. Odiaba que alguien más lo hiciera por él. Suficiente tenía con vivir siendo perseguido por quienes sus padres consideraban “protectores”. Subió hasta el ascensor, presionó el botón y pasó la tarjeta de acceso. Aun se encontraba en su mundo, en la música, perdido en la letra y las melodías de aquella canción hasta que llegó a su piso y las puertas de ascensor se abrieron delante de él dejando ver la sala de un elegante departamento de diseño minimalista. El joven caminó hacia el sillón, arrojó la mochila que llevaba a cuestas y por fin se sacó los audífonos. Pronto, el sonido de su banda favorita fue reemplazado por el timbrar del teléfono. Sonrío para sí.  Sabía quién era la única persona que aún seguía llamando a un número particular en aquella época. Se acercó hacia el teléfono y lo tomó.
-Hola hermosa.
-¿Eso se lo dices a todas Martínez?
-¿Me crees capaz?
-Muy capaz – una risita se escuchó al otro lado del auricular. –Ya, en serio ¿Dónde has estado todo el día?
-¿Por qué? ¿Me extrañaste? – preguntó pícaro.
-Si te hace sentir bien creerlo, ¿quién soy yo para romperte la ilusión? – río.
-JA JA ¿y a que debo tu sorpresiva llamada? – el joven se recostó sobre el mueble.
-No me digas que no lo has visto.
-¿Ver qué?
-La carta de la señorita Holy
-¿Holy? ¿Del preescolar?
-Sí. La misma. Me sorprendí mucho al verlo.
-¿Y qué dice?
-Ah no, no lo leeré por ti. Búscala y me llamas cuando la hayas leído ¿sí?
-Que aburrida.
-Tengo que terminar unos trabajos, lo siento. Hablamos después.
-Claro, y la próxima ¿no quisieras llamarme al celular como una chica normal de tu edad? – dijo burlón el joven.
-No gracias, si llamo al celular quizás y me confundes con otra de tus fans –río la joven antes de cortar dejando al muchacho con una sonrisa dibujada en su rostro.

Así que una carta de su profesora de la infancia… Eso sin duda le había dado curiosidad. Recordaba aquel taller al que su madre lo llevó cuando era un pequeño niño, según era para ayudarlo con su timidez. Cosa, que en cierta forma funcionó, aunque no por lo que habrían imaginado. En aquel lugar conoció a gente que se hizo importante para él y a decir verdad, lo recordaba con cierto cariño.
Con esa nostalgia presente buscó las cartas y sobres que según sabía, debían de haber llegado ese fin de semana. Revisó en la cocina, y sobre el mostrador encontró una serie de sobres: cuentas, invitaciones y demás. Cosas dirigidas para sus padres y ahí, camuflado entre todos los grandes empaques se encontraba aquel sobrecito de papel. Lo tomó y lo abrió con cierta curiosidad.


-------------------------------------------------------


HOLY DISNEY

Asunto: REUNIÓN DE LA BÚSQUEDA DEL TESORO
Día: Pasado mañana ~ ♥️
Hora: 19H00 – Sé que no es una hora para que los niños estén fuera de casa ¡Pero ya hay que crecer mis marinos!
Lugar: El llanto de sirena (El aula de clases ♥️)

Advertencia: El que no asista será obligado a saltar al mar amarrado de pies y manos, y no se le dará estrellita de buena conducta. ♦️
Los espero ♥️


-------------------------------------------------------


Sonrío. ¿Qué rayos era eso? Esa profesora en verdad estaba completamente loca, pero era una locura que le agradaba.
-Así que una búsqueda del tesoro… suena interesante.  

Instintivamente, tomó su celular, su mochila y se dirigió a su habitación. Dejó el bolso en la silla, el celular y la tarjeta en su escritorio, y se metió a duchar. Al salir, se recostó sobre su cama y volvió a coger el celular revisando sus mensajes.

Luca: Ya la encontré.  Cool
Thara: ¡Felicidades! Very Happy ¿Y qué opinas?
Luca: ¿Qué tan malo sería no tener la estrellita?
Thara: ¡Muy malo! Esa estrellita valía oro.  Like a Star @ heaven
Luca: jajaja tienes razón.
Thara: Entonces… ¿vamos? *-*
Luca: No veo otra opción.
Thara: Yei! Very Happy ¿Y qué haces?
Luca: Dormiré.
Thara: ¿Tan temprano?   Me sorprendes.
Luca: jajaja ¿por qué la sorpresa?
Thara: Es viernes en la noche. Me sorprende que no tengas planes.
Luca: Tenía planes. Pero cierta chica me los canceló ayer.
Thara: Tengo que estudiar. No seas llorón. Ya haremos maratón otro día.
Luca: Mañana.
Thara: Jajaja lo pensaré.
Luca: No lo pienses mucho Wink Ahora… iré a dormir.
Thara:  Anda has algo más productivo.
Luca: ¿Cómo qué?
Thara: ¿Escribir? ¿Leer quizás? ¿Tocar algo en la guitarra?
Luca: ¿En serio?
Thara: Si no practicas no llegarás a ser el mejor.
Luca: Ya soy el mejor.
Thara: Jajajaja sí, claro.
Luca: jajaja
Thara: Bueno, que descanses.♥️
Luca: Igual Smile

Cerró la conversación y se acomodó en su cama. Había tenido un día muy agitado y solo quería dormir, pero en cuanto cerró sus ojos, los volvió a abrir inmediatamente. Se volvió a sentar y cogió la laptop. Mejor se ponía a hacer algo productivo, de lo contrario… Ella lo sabría.

•••

Escuchó el sonido del motor fuera de la casa y sabía que él había llegado. Se apresuró en tomar su pequeño bolso y tomar sus llaves.
-¿Saldrás querida? – preguntó su madre.
-Sí, iré a hacer unas compras…
-¿Sola? –
-No, Luca me acompaña.
-Ajá…- la voz de su madre sonó pícara y algo bromista.
-¡No es lo que crees! – se defendió ella con cierto rubor en las mejillas. Había pasado mucho tiempo desde que se conocían, pero pareciera que sus padres jamás dejarían de mal interpretar su relación.
-Si claro, mándale saludos a Luquita, dile que venga a visitarnos pronto.
-Sí – la joven se encaminó hacia la salida de la casa.
-¡Suerte en tu cita! – gritó la mujer desde la cocina antes de empezar a reír.
- ¡Mamá! – reprochó algo abochornada saliendo de la casa y cerrando la puerta detrás suyo. Allí, frente a ella, se encontraba el joven en su elegante corcel a motor.
Alzó la mano y ella bajó los peldaños hacia su encuentro. Él se quitó el casco dejando que sus cabellos albinos retomaran su posición desordenada natural.
-Te queda el look de motociclista rebelde – dijo acercándose a saludarlo.
-Lo sé, es lo que atrae a las chicas.
-¿En serio? Pensé que era la moto.
-No, es el chofer y su magnética personalidad – ella río ante el comentario de su amigo. Iba a responderle, pero vio como la atención del oji ámbar se enfocaba en un punto tras ella. Thara se giró para encontrarse con la imagen de una anciana, quién salía de la casa de al lado cargando una bolsa. Tara no tuvo tiempo ni de reaccionar cuando el joven se acercó rápidamente hacia la mujer.
-Buenos días señora Emilia. Qué hermoso día para verla- dijo galante, mientras tomaba la bolsa que ella sujetaba. Unos pequeños instantes le tomó a ella reaccionar con una gran sonrisa en el rostro.
-Oh querido, ¿otra vez por aquí? Que gusto de verte- respondió con voz cariñosa y maternal, mientras lo tomaba del brazo y caminaban hacia la calle.
-El gusto siempre es del que la ve – sonrío pícaro.
-Siempre tan galante.- río ella.
-Buenos días señora Emilia. ¿A dónde va hoy? – preguntó Thara cuando ambos se acercaron hacia dónde la castaña se encontraba.
-Hola Thara ¿cómo se encuentra tu mami?
-Bien, gracias señora.
-Que gusto. Hoy me voy a visitar a una prima. Justo ha llegado el taxi. – dijo al ver como un vehículo se estacionaba frente a su hogar. Ambos ayudaron a la mujer a subir al carro.
-Diviértase y tenga cuidado.
-Muchas gracias angelitos. Cuídense. Espero verte más seguido por aquí Luquita. Cuídate Thara preciosa – y sin más, el carro arrancó con la mujer aun despidiéndose desde el carro.
-Me quiere – dijo con alarde el peliblanco mientras veía como el carro avanzaba.
-Todos te quieren por aquí.
-Lo sé, soy adorable – la joven soltó una sonrisa dándole un suave golpe en el brazo al muchacho.
-Creído
-Bueno, ¿Y a dónde iremos hoy, my lady? – preguntó mientras bordeaba la moto para subirse en ella.
-¡Al centro comercial! – dijo animada la joven mientras subía detrás de él.
Con los cascos ya puestos y la joven sujeta a la cintura del peliblanco, este aceleró y emprendió su ruta al mall más cercano.



Última edición por Mar. el Jue 31 Ago - 23:33, editado 1 vez
avatar
Mar.
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.

Géminis Femenino Perú

Edad : 22
Cumpleaños!! : 30/05/1995
Mi llegada : 27/12/2009
Mis Mensajes : 2366
<b>Listones</b> 220 <b>Medallas</b> 1615

http://weheartit.com/xiyozaqui

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll] New Generation

Mensaje por *Sab--loid09* el Sáb 10 Jun - 3:38

-¡Mamá! Son las dos y media ya, iré a alistarme –Exclamó Selene, le hubiese gustado hablar en su tono habitual, pero había tanto ruido en el otro apartado de la cocina, que se extendía hasta allí.
-Está bien, Sel, cuídate mucho. Avísame cuando ya estés con Dan –Su madre se acercó y la despidió con un beso.
-Sí, mami.

La muchacha salió del restaurante, emprendiendo una corta caminata a su casa que no quedaba lejos de allí. Sonreía tranquilamente mientras andaba, cuando recordó la carta que le había llegado ayer.

“Vaya, sinceramente no sé que esperar del encuentro, digo, me pone algo nerviosa. Es bueno verlos de nuevo pero… ¿Alguno me recordará? ¿Qué voy a decir?” Estos pensamientos cruzaron la mente de Selene, quien nunca se destacó en ser alguien muy sociable. Sacudió su cabeza y retornó a su sonrisa calmada, “Hoy es un día lindo, iré a ver a Dan y su familia, conocer a sus nuevas mascotas… Sí, iré con personas que bien conozco y… No podrían ser más geniales” Amplió su sonrisa ante tal afirmación mental.

Al llegar a su casa, se cambió de su ropa de chef a una más casual, una simple blusa azul claro, de mangas cortas, unos zapatos cómodos y un blue jean. ¿Por qué un blue jean? Pues en casa de su amigo tenían más mascotas y un patio trasero, y ella siempre terminaba jugando con ellos en la tierra, así que el mejor pantalón para estos casos eran sus confiables blue jeans.

Salió de casa y emprendió el camino a la casa de Dan, quien vivía unas cuadras más lejos. Cuando llegó, el muchacho estaba en el pequeño jardín que hacía de entrada a su casa, y la recibió con una sonrisa radiante.

-¡Sel! Justo a tiempo –Revisó su sencillo reloj de mano, que se notaba tenía muchos años con él- Dos y cincuenta y nueve, ¿eh?
-Bueno, un minuto adelantada –Sonrió cálidamente ella, para luego dejar escapar una risilla.
-Ven, ven. Entremos –La animó.

Saludó a la familia de Dan, que se basaba en su madre y hermana, ellas recibieron a la albina con ánimo. Tantos años de conocerse ambas familias, que terminaron considerándose parientes muy cercanos. Los ojos azules de Selene se llenaron de brillos cuando vio a las nuevas mascotas de la familia, recién rescatadas de la calle.

-¡Owww! Son una ternura –En su regazo, descansaba una pequeña gatita con pelaje en tonos de gris- ¿Tienen nombres ya?
-Pues… Luego de discutirlo –Dan miró a su hermana, quien sonrió triunfante- Ella se llama Silver. Y el cachorrito se llama Gold.
-Ohhh, por sus colores –Ahora observó al cachorrito, quien correteaba entre sus piernas, era de un tono marrón claro.

Así, pasó la tarde, jugando con ambos cachorros y también con la otra perrita que tenía la familia desde hace años, Crystal, a quien llamaron así por su brillante pelaje. Selene corrió, se ensució de tierra, hizo una carrera de una esquina del patio a otro con Dan, a quien por poco le gana.

Tiempo después, el anochecer surcaba el cielo en tonos azules intensos, y las estrellas empezaban a danzar con su luz. La peliblanca y su amigo, se mecían suavemente en dos sencillos columpios que estaban colgados a un árbol en la esquina del patio. Hacían esto siempre que podían, desde que se conocieron de pequeños.

-Sabes, estas noches son muy bonitas –Habló Selene, con voz suave. Su mirada fija en el cielo.
-Sí, recuerdo cada vez que nos sentamos aquí a hablar. Siempre hay un nuevo tema en discusión –Rió Dan, girándose hacia ella quien se mantuvo callada, sus cabellos marrones se movieron un poco- ¿Pasa algo?
-¿Eh? Oh, lo siento, es sólo que… -Exhaló un pequeño suspiro- Mañana tengo una reunión.
-¿Una reunión? ¿Del restaurante? –Supuso él, pues ese era el ambiente en que ella siempre estaba, y su amiga no hablaba con compañeros del colegio luego de graduarse.
-No, no –Negó con una pequeña sonrisa- Es una reunión… Como de reencuentro. ¿Recuerdas el taller de niños al que iba de pequeñita?
-Ah, sí. No me digas, ¿Se van a ver luego de tanto? –Los ojos del chico se abrieron con sorpresa- Qué interesante sería algo así.
-Sí, bueno, no lo sé. Ha pasado tanto tiempo… Digo, era divertido estar con ellos pero… Supongo que todos hemos forjado nuestras propias personalidades, quién sabe qué ha sido de sus vidas……. Ni siquiera sé si lograré entablar alguna conversación.
-Bueno, esas cosas, ya las sabrás cuando estés allá –Daniel le sonrió para darle ánimos- Y… Si te sientes incómoda, siempre puedes sacar el celular y disimular –Rió.
-La vieja confiable –Rió Selene, esa táctica la había ayudado muchas veces.
-Es gracioso.
-¿Qué?
-Tú. Bueno, en realidad es curioso. No eres como tal tímida, más bien diría… ¿Mala en socializar? –Ella asintió ante esto- Pero no te preocupes, te irá bien. Y una vez que estés allá, algo lograrás.
-Gracias, Dan. Eres en serio muy amable –Respondió la ojiazul, ya con más ánimos- Te escribiré cuando esté allá, y seguramente hablaremos durante la reunión.
-Jajaja, de acuerdo, estaré pendiente del celular –El chico se levantó del columpio- ¿Y dónde es la reunión? ¿Hora?
-Ohhh, cuidado, tengo a un detective por aquí –Rió ella dulcemente- Pues… El mismo lugar donde era el taller, a las siete de la noche.
-¿En la noche? Qué curioso.
-Sí, no me entusiasma mucho eso, pero ya que. Lo tomaré como una de estas noches, que son bonitas para el recuerdo.
-Bien dicho, bieeen dicho –Afirmó Dan sonriente.

El chico la acompañó de vuelta a su casa, aunque ella insistió en que podía ir sola. Él dijo que de todas formas tenía que pasear a Crystal, a Selene no le quedó de otra más que acceder. Llegaron a la casa de ella, la joven se giró para despedirse.

-Bueno, mañana saldré temprano para poder llegar a la ciudad a tiempo. Y tú tienes que trabajar. Supongo que no nos veremos hasta después de mañana.
-Sí, bueno, será para la próxima –Le respondió él.
-Te extrañaré allá, me hará falta la comodidad que tengo contigo, sin hablar de tu amistad –Dijo Sel, algo indecisa aún.
-Ya te dije, todo saldrá bien –Él le revolvió el cabello con la mano en juego, dejándola muy despeinada.
-¡Oye! Malvado –Se rió ella, con su usual tono suave.
-Que te vaya bien mañana, avísame cuando estés allá, ¿eh? Aunque no esté muy lejos, es otra ciudad.
-¡De acuerdo!

Seguidamente, hicieron su típico saludo con las manos, uno que ellos mismos habían inventado. Selene abrazó repentinamente a Daniel, quien no se lo esperaba pero devolvió el gesto sonriente.

-Hasta pronto, cabellos de nieve –Se despidió con la mano mientras se alejaba.
-Nos vemos, cabeza de chocolate –Exclamó Selene con una risita.

Entró a su hogar, totalmente inconsciente de que esa sería la última vez que vería a su amigo, por un tiempo. Pensaba totalmente ajena a su futuro, qué ropa se pondría al día siguiente, además quería hablar con sus papás sobre el reencuentro nuevamente, y planear algo por si se tenía que quedar en esa ciudad luego del mismo.

Al acostarse, ya habiéndose bañado y con su pijama favorita puesta, cerró sus ojos azules. Cedió a la calma oscuridad de la noche, y justo antes de caer en brazos de Morfeo, una imagen borrosa de un niño de cabellos oscuros cruzó su mente. No tuvo tiempo ni ganas de descifrar nada, pues cayó rendida ante el sueño.
avatar
*Sab--loid09*
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.

Cáncer Femenino Sin Bandera

Edad : 20
Cumpleaños!! : 09/07/1997
Mi llegada : 29/11/2009
Mis Mensajes : 1637
<b>Listones</b> 245 <b>Medallas</b> 1528

http://sab--loid09.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll] New Generation

Mensaje por Fire. el Sáb 17 Jun - 21:52

Miró su reloj de muñeca, todavía era temprano, no pasaban de las seis, y ya estaba saliendo de su casa.
La verdad es que la escuela no le quedaba ni a diez minutos de caminata en su actual departamento, pero, había pedido permiso en el trabajo, y como eran vacaciones no tenía nada que hacer.

Se tomaría su tiempo y caminaría lo más lento que pudiese. Seguiría llegando antes de la hora, pero al menos no esperaría tanto. El verdadero problema fue pasar la esquina, un cachorro olisqueando la basura lo quedó mirando y no tardó en seguirlo.

No tenía nada en contra de los animales, algunos eran hasta tiernos si los miraba de cerca. Pero era una estupidez que lo siguiesen, después de todo nunca fue tener mascotas.

Se acomodó los lentes, miró un momento al cachorro que ahora caminaba a su lado. Se percató también de las incesantes miradas de algunas personas sobre él y el pequeño, seguramente pensarían que él era el dueño y lo estaba paseando. Puso los ojos en blanco y solo continuó caminando, hasta una panadería, dónde compró unas barras de pan y comenzó a compartir con el pequeño tirándolas al suelo si mucho cuidado.

Bueno, al menos así perdía algo de tiempo y luego solo le dejaría un pedazo más grande en una parte para perderlo. Pero aún cuando llegó a la pequeña edificación que ahora no estaba más que abandonada, éste seguía tras suyo.
Sí, había sido una mala idea, pero, ya que, si de regreso a casa seguía así le tocaría buscarle dueño.

Se quedó en uno de los columpios, el más cercano al roble que aún con sus años se mantenía en pie. Lo recordaba bastante ya que muchas veces usó su tronco como respaldar cuando se sentaba a leer. Sonrió instintivamente en burla. Que estupidez añorar días como esos.

No muy después un sonido lo hizo voltear, y hablando de estupidez.
- ¡Allen! - Saludó con la mano en alto para que viese en dónde se encontraba.
- Qué alivio. - Corrió a su encuentro con una sonrisa. - Pensé ser el único en llegar tan pronto, y pasaría aburrido.
- No es que yo sea muy divertido. - Dijo con su típico tono bajo y de amabilidad. El cachorro se había puesto en dos patas para que lo acariciase. Lyon se petrifico en ese momento, no lo recordaba.
- ¿Es tuyo? - Rió suavemente el de cabellos azules. Pues casi que se esperaba la respuesta.
- No, me siguió hasta aquí.
- Vaya... Tienes potencial con estas cosas ¿Eh? - Le miró divertido mientras tomaba al cachorro en los brazos. Lyon miró al cielo. Allen siempre había sido así desde dónde lo recordaba, demasiado optimista y alegre para su gusto. Pero no terminaba por molestarlo.
- No, no seré veterinario.
- Sí, sí, prefieres a los locos.
- Quien sabe y termines siendo atendido por mí.
- ¿Qué me intentas decir?
- Nada. - Los dos rieron.
- Oh, ¡Yup! - Escucharon aquel saludo y voltearon. - Díganme que me recuerdan, porque yo sí. - Por un momento puso rostro de disgusto al verlo pensar de más.
- La verdad es que no. - Dijo el joven de ojos azules con seriedad. - ¿Quién eres?
¿El conserje?
- ¿¡Qué!?
Entonces Allen echó a reír sin freno. Lyon solo se encogió de hombros.
- Ustedes... - Se acercó y los saludó son un suave golpe en el hombro a cada uno.
- Es un poco imposible no reconocerte ¿Sabes? - Le dijo el pelirrojo. Allen seguía aguantando la risa.
- Oh, eso me alienta. - Sonrió con orgullo.
- No creo que sea algo de lo que estar feliz.
- Pues a mí me alegra.
- No has cambiado ¿Eh? - Por fin pronunció Allen.
- Sí que lo he hecho, he crecido. - Se señaló. - Ustedes también. Mira a Lyon, hasta parece amigable.
- Eso mismo le dije yo cuando lo vi hace unos días. - Los dos se burlaron. El nominado solo negó con la cabeza y los dejó ser. Tanto Allen como Koujaku, continuaban siendo los vivarachos de siempre. Él, bueno él solo seguía siendo él con una sonrisa amable como perfecta máscara.



Salió de su casa tranquila, más de lo que quisiese, estaba de buen humor. Y aunque siempre pensó que tenía suficiente tenía con seguir en contacto con Luca. Y de vez en cuando viese a Lyon de improviso(Aunque solo fuese eso, una vista rápida). No quería decir que reencontrarse con los demás no la traía con curiosidad.

Dejó caer su patineta y después de subirse comenzó a rodar sin pensarlo mucho, llevaba una pequeña mochila a su espalda, por si terminaba en problemas de nuevo. No tenía ninguna gana de escuchar los reproches de su padre en un buen tiempo, en serio que no.

Avanzó a velocidad, no iba tarde, pero siempre había tenido la particularidad de llegar diez minutos antes, aunque se tratase de un lugar al que no quisiera ir, tenía que ver con carácter o algo así le habían dicho.

No tardó mucho en llegar y una vez allí no reconoció por completo las siluetas hasta que la luz del farol antiguo que tanto recordaba la ayudó iluminando las sombras. Es verdad que al principio solo reconoció a Lyon, pues esa cabellera roja y larga, era inconfundible. Después tuvo que enfocar la vista para poder hacerse una idea, y no fue hasta que se voltearon al escuchar las ruedas de la patineta con fuerza que los reconoció por completo, eran Allen y Kou. Y aunque no lo demostrase realmente le animó verlos ahí. Después de todo, cuando eran pequeños siempre tuvo una buena relación con ellos.

Se impulsó un poco, no había más obstáculos que una pequeña cerca que no se hizo problema en saltar, y luego con ayuda de un montículo de tierra como rampa dio un salto. Aprovechó la lejanía del más alto (Koujaku) de las barras metálicas tomando su dirección y usando su hombro como apoyo para rodear y terminar bien parada a un lado después de tomar la patineta en el aire con una mano.

- ¡Hey! - Saludó. El pelinegro había puesto el puño para que lo golpease, como diciéndole el buen trabajo que hizo en aquella maniobra. Ella lo correspondió en seguida más que nada por costumbre, era normal que saludara así a sus amigos de la pista. Luego saludó a Allen de la misma manera y cuando se vieron con Lyon a penas hizo una pequeña muca, casi imperceptible. Él por su lado no dijo nada, y se mantuvo sonriente.
- ¡Déjame adivinar! - Dijo Koujaku para sorpresa de la chica quien solo quedó en silencio. - ¡Jolyne! - Ella no tardó en darle un golpe en el brazo. - Definitivamente, nadie más da esos golpes. - Dijo sobándose exageradamente.
- Así que ¿Ahora nos dedicamos a sentenciar quién es quién? - Preguntó la chica mirándolo de manera desafiante, el más alto simplemente se encogió de hombros.
- Ha sido de improviso. - Aseguró el peliazul. - Y si no me crees ¿Quieres unirte al juego?
- ¿Qué pasa con el que no adivina? - Allen se encogió de hombros.
- Aún lo estamos pensando. - Ella dudó, pero asintió.
- Bien ¿Por qué no? - Pensó un poco. - ¿Puedo escoger el reto?
- Olvídalo. - Dijo Lyon. - Terminaremos yendo a la policía. - Dijo tranquilo. La chica lo miró con el ceño fruncido. - Tus mejillas se ven gordas cuando haces eso ¿Sabías? - En seguida la chica se tapó con las manos lo nombrado dejando caer la patineta. Lyon dejó salir una risa amortiguada que fue dejando escapar de a poco.
- ¿¡Quieres morir!? - Reclamó.
- Vamos tranquila. - Koujaku le palmó el hombro. - Es mentira, te ves adorable. - Dijo, la muchacha levantó una ceja. - De hecho te has hecho una chica muy alta. - Hizo una simulación de medición comparando a dónde le llegada Joly y si sus cálculos iban bien pasaba el metro setenta y tres. - Y bonita. Después de esto no te gustaría... - Fue interrumpido por el pelirrojo.
- Créeme. Intenta con alguien más. Esta mujer es todo menos buenas noticias. - Entonces una vez más tuvo que intervenir Koujaku, ahora con la ayuda de Allen para evitar la pelea que seguramente se abriría entre los dos.
La realidad era, que a Lyon se lo conocía por ser un caballero, desde siempre. Pero había un problema con esa chica. Y es que nunca tuvieron una buena relación, ni de pequeños, y cuando las cosas habían parecido mejorar, para ellos, pasaron muchas cosas que al final resulto en aquel trato tan despreciable entre ellos.
Pasó un rato para que la pelirrosa se calmase. Lyon regresó a su actitud calmada de siempre, hasta había dejado de molestarla.
- ¿Y el perro? - Preguntó agachándose a acariciarlo. Allen señaló a Lyon y ella lo miró raro. - ¿Ahora te dedicas a rescatar animales?
- Simplemente me siguió.
- ¿Tanto apestas?
- ¿Quieres comenzar esto de nuevo? - Puso los ojos en blanco.
- No, así está bien. - Dijo reincorporándose.


Bien, el perro no se lo van a llevar bien? Solo quería fastidiar un poco al personaje (? A la maestra no la van a ver. Solo aclaro, simplemente es para reunirlos en ese lugar y que comience la aventura (???
avatar
Fire.
.::♡.Moder*Contest.♡::.
.::♡.Moder*Contest.♡::.

Leo Femenino Ecuador

Edad : 21
Cumpleaños!! : 03/08/1996
Mi llegada : 30/06/2010
Mis Mensajes : 1261
<b>Listones</b> 288 <b>Medallas</b> 1110

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll] New Generation

Mensaje por Majestic el Dom 18 Jun - 18:54

Yo querer c:





Nombre: Chris Fleming.
Edad: 22
Apariencia:
Spoiler:

Personalidad: Chris es un chico muy extrovertido, gracioso a su manera (aunque nadie entienda sus chistes) y un perezoso innato. Por lo general es muy calmado, incluso en situaciones de pánico. Siempre piensa las cosas con cabeza fría. También es muy astuto y precavido.
Ascendiente: Yuli kuin.
Estilo:


Cañón (Yup, se la pasa encerrado en la andana baja aka la cámara/habitación de los cañones[? ).
- Arte Marcial (Karate Kid le decian :v).


Extras:


- Tiene heterocrómia, su ojo izquierdo es azul y el derecho es café. La mayoría del tiempo utiliza un parche en su ojo derecho debido a eso.
- Es medio ermitaño, pero para que sea mas activo lo tienen como el chico de los recados. 
- Entreno karate y hapkido desde los seis años.
- Es pasante en una empresa de diseño (cof chico de los recados cof).
- Algunas veces se le sale lo extravagante, cortesía de su tía lejana: Yuli.
Tiene reflejos de gato.
- Fuma cuando esta nervioso.


Pareja: No tiene, que sad(?
avatar
Majestic
**Nuevo*Miembros**
**Nuevo*Miembros**

Capricornio Femenino Sin Bandera

Edad : 15
Cumpleaños!! : 31/12/2002
Mi llegada : 02/05/2016
Mis Mensajes : 7
<b>Listones</b> 3 <b>Medallas</b> 5

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll] New Generation

Mensaje por Majestic el Jue 29 Jun - 12:20

4:53pm


Respiración frenética, mis pulmones ardiendo en mi pecho y un dolor que se había establecido en mis piernas debido a todo lo que había corrido, era lo único que mi cuerpo sentía. Cada zancada que daba me acercaba cada vez más a mi destino y pronto divise esa estructura familiar que había estado visitando por los últimos cinco meses. Los grandes ventanales de vidrio, las grandes letras que se acomodaban en lo más alto del edificio y las luces que iluminaban a “Phoenix Inc”, hacían que todo se viera mucho más intimidante.
 
Dirigí mi andar a uno de los costados del edificio porque, ¡Vamos! Estaba llegando tarde y necesito un atajo antes de que la flameante Victoria -Ah… Victoria -Recito mi conciencia-, pusiera una falla en mi expediente. De hecho ya me la imaginaba, con su saco de un gris Oxford, sus gafas redondas de marco dorado y una ceja alzada dirigida a mi persona. Si, más me valía llegar antes de que ella llegara al cubículo de los pasantes.
 
En un dos por tres me encontré subiendo por las escaleras metálicas de emergencia que daban a uno de los pasillos del tercer piso. Era el atajo más cercano que había para llegar al cuarto piso, donde se encontraba “El cuarto Neófito” (Según Jonas, un viejo del departamento de marketing), en donde siete miserables personas -Iguales a mí- se encontraban esperando a que fueran las cinco en punto para empezar sus propios horarios. En mi caso (Si es que no lograba llegar antes), me esperaría una larga charla sobre el valor de la puntualidad.
 
La gran puerta de acero apareció tan pronto pise el último escalón, gire la perilla de tal puerta y el horrible -Y nada sutil- chirrido que hizo la puerta me alarmo.
 
—Genial… —Susurre en voz baja —. Ahora solo falta que alguien haya escuchado. —Cerré mis ojos un momento antes de atravesar la puerta, lo mejor sería entrar rápido antes de que alguien venga. Apresure mis movimientos y pase a duras penas por la puerta— Al parecer nadie estaba en el pasillo —Razone—. Bueno, más vale que me apresure.
 
 
-&-
 
 
Apoye mi mano en el marco de la puerta para sostener mi peso.
 
—Y-ya llegue. —Respondí con mi respiración agitada. Resumiendo… el ascensor estaba fuera de servicio -¿Qué suerte la mía no?- y prácticamente corrí (En mi punto de vista) una maratón.
 
—Sí, nos hemos dado cuenta —Dijo Joshua con voz irónica. El entro al mismo tiempo que yo en “Phoenix”, así que podría decirse que somos amigos—. ¿Sabes? También fue gracias al alboroto que hiciste en los cubículos.
 
—Algunas veces te odio —Respondí mientras entraba en la instancia—. Y por si no te has dado cuenta —Señale a mi parche—, no es que pueda ver de maravilla. Además fue culpa de Astrid, ella se atravesó.
 
—Claro, lo que digas —Exclamo.
 
—Como sea, ¿Victoria ya lleno la carpeta de asistencia? —Esta vez me dirigí a las tres personas que estaban en el “Cuarto Neófito”— Esperen, tengo una mejor pregunta ¿Ya paso por aquí? —Pregunte esperanzado mientras cruce mis dedos tras mi espalda y a continuación me sentaba en uno de los sillones que daba la espalda a la puerta.
 
—Nop, pero adivina ¿Quién tomo asistencia esta vez? —Dijo esta vez Lisa con su característico acento. Ella es una chica de Texas, siempre con sus botas vaqueras.
 
—No pienso hacerlo, suéltalo de una vez. Igual va a ser malo. —Suspire derrotado.
 
—Como quieras. Tu bella Vic le dejo a cargo esa tarea a Mr. Park, así que acabas de llegar tarde. —Dijo de manera alegre.
 
—Ah… ¿Por qué lo dices? No creo que Park me haya visto, además no lo vi tonteando con las chicas del 2A en la cafetera y ya saben si él no est-.
 
—Eso es porque yo estoy aquí —Exclamo una voz grave (Una que conocía muy bien) a mis espaldas. Una de esas voces que derriten corazones a cada minuto. En seguida di la vuelta en mi sitio para mirar al ajeno, vi ese metro ochenta y cinco, recostado en la puerta mientras dirigía su mirada hacia mí—. Vamos continua, termina lo que ibas a decir. —Exclamo con falsa amabilidad en su voz.
 
Antes de que pudiera responder a su petición un sonido se instaló en la habitación. Mi celular, para ser más claros.
 
— ¡Oh Park siempre tan amable! —Me pare del sillón en el que estaba sentado mientras sacaba mi celular del bolsillo trasero de mis jeans— Pero… eh, el deber llama —Señale el aparato que aun vibraba en mi mano—. ¡Eh… nos vemos más tarde! —Salí a paso apresurado del cuarto para dirigirme al baño.
 
Gracias celular me has salvado de una grande. Mire el mensaje por el cual el aparato había estado sonando hace un rato. Esperen ¿Holy… Disney?



HOLY DISNEY
Asunto: REUNIÓN DE LA BÚSQUEDA DEL TESORO

Día: Pasado mañana ~ ♥
Hora: 19H00 – Sé que no es una hora para que los niños estén fuera de casa ¡Pero ya hay que crecer mis marinos!
Lugar: El llanto de sirena (El aula de clases ♥)

Advertencia: El que no asista será obligado a saltar al mar amarrado de pies y manos, y no se le dará estrellita de buena conducta. ♦

Los espero ♥



Holy... Creo recordarla. 
Recuerdo que fui uno de los últimos en llegar a ese "kinder", si podría llamarlo así. Había llegado entre Agosto y Septiembre por lo cual no tuve mucho para compartir tiempo con ellos, pero si fue el tiempo suficiente para encariñarme con los de la clase. Seria un bonito recuerdo el volver a verlos a todos. Sip, sin duda alguna voy a asistir a esa reunión.

Por cierto, olvidaba que debía ir a ver al encargado del departamento de finanzas. Ahhh tendré que volver a correr.



Ni idea lo ultimo que escribí. Lo que sale de escribir un renglón a cada cierto tiempo libre(?
avatar
Majestic
**Nuevo*Miembros**
**Nuevo*Miembros**

Capricornio Femenino Sin Bandera

Edad : 15
Cumpleaños!! : 31/12/2002
Mi llegada : 02/05/2016
Mis Mensajes : 7
<b>Listones</b> 3 <b>Medallas</b> 5

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll] New Generation

Mensaje por *Sab--loid09* el Vie 28 Jul - 1:24

En la noche durmió como un bebé, y en la mañana la alarma de su celular la despertó. Abrió sus ojos, algo confundida por estar medio dormida aún y le tomó unos segundos recordar el día que era: Hoy sería el reencuentro. No pudo evitar sentir una mezcla de ansias y nervios, pero buscó calmarse y se levantó a quitar la alarma, bañarse, comer y todo lo necesario de su rutina matutina.

Ahora, sólo le faltaba vestirse y tomar sus cosas. Había contemplado anteriormente lo que se iba a poner para ese día, una blusa azul marino, un pantalón con corte “pescador” (esos que llegan un poco más abajo de la rodilla) que era ajustado pero de una tela muy cómoda, y unos converse de un azul más claro. ¿Peinado? Bueno, la mayoría de su cabello era corto, sólo tenía dos mechones largos a los lados del rostro, lo suficientemente abundantes para hacerles peinados, así que optó por trenzar cada uno.

-Bueno, ya me voy. Mamá, papá –Llamó desde la sala de la casa, sus padres llegaron de la cocina, aún no salían al trabajo.
-Cuídate, hija –Dijo su papá, abrazándola- ¿Llevas abrigo?
-Sí, pá –Rió dulcemente- Por si acaso, como será de noche…
-No olvides avisarnos por dónde vas –Su mamá le besó la frente y también la abrazó.
-Sí, no se preocupen por eso –La chica respondió los gestos de sus progenitores.

Había llamado a un taxi para que esperara fuera de su casa, no por lujo, sino más bien para evitar retrasarse. Tomó asiento y se despidió una vez más desde la ventana del auto. Miró su reloj, eran las once de la mañana.

-¡Adiós, Sel! ¿Agarraste lo que ibas a llevar?
-¡Sí! Lo tengo en el bolso, ¡Nos vemos!

Así, el taxi arrancó y se perdió de vista al poco rato. Y ya extrañaba a sus papás, realmente era muy unida a ellos, algunas personas pensarían que la trataban como a una pequeña, pero ella agradecía todo el cariño que le daban, para ella eso no tenía edad.




Llevaba dos horas de viaje, ya se encontraba en un taxi diferente (el cual casi perdió por no encontrar la estación) y le faltaban dos horas más para llegar a su destino, pero a juzgar por el tráfico, se aumentaría una hora más a la travesía. Aún con ello, estaría en la ciudad con dos horas de adelanto.

Calles y más calles era lo que veía por la ventanilla, a veces se alarmaba porque olvidaba la vía, pero en cambio el taxista tenía las rutas tatuadas en su memoria.

-Bien, señorita, llegamos –El señor se estacionó al lado de una acera.
-Muchas gracias, señor –Respondió amablemente y le pagó.

Bajó del taxi y volvió a revisar su reloj, eran las 05:30pm. Bueno, tenía algo de tiempo. Pasearía por allí a recordar viejos tiempos, por suerte recordaba esas calles ya que no eran nada complejas. Caminó para estirar las piernas, no era agradable estar sentada tanto tiempo. También se detuvo a observar algunos locales, acariciar un gatito, ayudar a una señora con unas bolsas y se hicieron las 06:30pm.

-¡Ah! Tengo que tomar el último taxi –Se alarmó al ver la hora y que ya el cielo empezaba a oscurecer. Pagó una botella de agua que había comprado y caminó rápidamente a pedir un taxi.

“Bueno… Este es el último tramo” Pensaba, ahora sentía más nervios que nunca. Y eso que se puso nerviosa en el transcurso del día con el viaje y su pésimo sentido de orientación.

Llegó a tiempo y mientras se acercaba pudo divisar ese lugar que tanto conocía y la nostalgia la embargó con dulzura. Eso hasta que percibió unas siluetas que se encontraban en grupo, ahí sintió como si agua fría cayera en su estómago.

-¿Está usted bien? –El taxista justo en ese momento se había estacionado a dos metros de la entrada y había volteado a verla, y podría jurar que uno de los ojos de la chica había tenido un tic.
-Ah, sí, sí. No es nada –Negó moviendo las manos- Muchas gracias –Le pagó al señor y se bajó del auto.

“Tranquila, sólo camina hacia ellos, saluda a todos y ya.” Se trataba de calmar mentalmente. No era una persona tímida pero sí reservada y se le hacía pésimo socializar y buscar temas de conversación.

Se detuvo a llamar a sus papás para avisarles que había llegado al lugar, sostuvo una corta pero animada conversación con ellos, sin saber que no escucharía sus voces en un tiempo. “Cuídate y disfruta” le dijeron con cariño, se despidió y colgó la llamada. Pensó en avisarle a Dan, pero prefirió dejar ese mensaje para cuando estuviera con los demás, así tenía una excusa para revisar el celular.

Caminó el resto del camino hasta el punto donde ya era visible para los demás y reconoció sus rostros, todos habían crecido mucho pero mantenían rasgos característicos que la ayudaron a identificarlos. Respiró hondo.

-¿Eh? –La pelirrosa se giró al ver a los demás mirando hacia la entrada.
-Pero si es… -Empezó Allen, sonriendo.
-¡Selene! –Exclamó Koujaku sin dudarlo, esa cabellera blanca como la nieve era inconfundible. La chica saludó con la mano y llegó hasta ellos.
-Hola, chicos –Saludó alegremente, sin mostrar sus nervios- Wow… Cuánto han crecido.
-Digo lo mismo de ti, de un bonito retoño surgió una hermosa flor, ¿eh? –Recitó el pelinegro con entusiasmo.
-Oh, eh –El comentario la dejó algo descolocada, pero seguía sonriendo- Pues gracias –Rió dulcemente- Ustedes se ven muy bien.

Tenía la costumbre de saludar con un “beso de mejilla contra mejilla” a las personas y comenzó por Jolyne, la cual se vio algo sorprendida por el acto pero correspondió, esto junto con un pequeño abrazo que le proporcionó la albina, porque vamos, llevaba muchos años sin verlos, no podía evitarlo. El siguiente fue Koujaku, Selene tuvo que alzarse un poco para alcanzarlo al tiempo que él bajaba un poco la cabeza, y tocó su mejilla con la que el joven tenía al descubierto, también dándole un corto abrazo que fue correspondido sin miramientos. El muchacho le sonrió radiante al separarse.

-Qué alto estás, Kou –Volvió a reír con dulzura.
-Jajaja, no es para tanto –Rió él.

Luego, hizo lo mismo con Allen, quien seguía sentado en el columpio, y para ello se agachó un poco. Los dos intercambiaron un “¿Qué tal?”.

Por último estaba Lyon y la albina se detuvo a la mitad de su acercamiento. Si ese mundo perteneciera al anime, unas rayitas moradas habrían aparecido en su frente: Recordaba que nunca había tratado mucho con él, y sus comentarios no solían ser los más cariñosos, ¿Y si le rechazaba el gesto? Qué vergüenza.

Por suerte su pausa duró sólo un segundo, si no temería parecer descortés. El pelirrojo sólo la miraba con una suave sonrisa decorando su rostro, y una calmada expresión facial. Selene parpadeó un par de veces y avanzó nuevamente, lo saludó tocando sus mejillas y también le dio un pequeño abrazo, la chica se sorprendió al ser correspondida sutilmente. Bien, el chico no era de tener esos gestos, pero no era maleducado.

Habiendo terminado, Sel retrocedió unos pasos quedando de pie al lado de Jolyne y le hizo un cumplido sobre su patineta. Recordó lo que había traído y sacó un pequeño contenedor de su bolso, mientras los demás seguían hablando.

-Qué amabilidad –Le dijo Allen en burla a Lyon, quien se encogió de hombros.
-Es Sel, ¿Quién se niega a tanta dulzura? –Comentó Koujaku alegremente y despreocupado.
-Pero ya lo tocó, pobrecita –Dijo Jolyne refiriéndose a Lyon.
-Creo que realmente quieres empezar otra discusión –Dijo el aludido con calma.
-No –Bufó ella.
-Tra… -Empezó Selene, algo apenada, haciendo a los demás voltear- Traje algo para… Para ustedes.

“Rayos”, esta vez ganaron sus nervios y dudó al hablar. Su flequillo le tapaba parte de la cara pues había bajado un poco el rostro, y extendió sus brazos con el contenedor abierto en las manos.

-Sé que faltan los demás, pero… -Dijo suavemente. Se podía percibir el aroma de unas galletas que, gracias a la calidad del contenedor, estaban frescas y se veían deliciosas.
-¡Sel! No puede ser, te pasas de amable –Rió Kou, quien se había enternecido con el gesto.
-Vaya, gracias –Habló Jolyne, tomando una galleta.
-No te las comas todas, que falta gente –Dijo el pelirrojo con sorna.
-¡Cállate! –Ya la pelirrosa estaba perdiendo su poca paciencia.
-¿Las hiciste tú? –Preguntó Allen, quien había probado un bocado e hizo un sonido de gran aceptación al sabor.
-Pues, sí, para ustedes –Sonrió la ojiazul ya un poco más confiada y mirándolos nuevamente.
-Están deliciosas –Comentó el pelinegro comiendo una segunda galleta, y alentó a la albina a tomar una para ella también.

Le entregó una al perrito, que seguía recostado junto a ellos, y lo acarició con ternura.

Ahora sólo quedaba esperar por el resto.


Última edición por *Sab--loid09* el Lun 26 Feb - 0:42, editado 1 vez
avatar
*Sab--loid09*
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.

Cáncer Femenino Sin Bandera

Edad : 20
Cumpleaños!! : 09/07/1997
Mi llegada : 29/11/2009
Mis Mensajes : 1637
<b>Listones</b> 245 <b>Medallas</b> 1528

http://sab--loid09.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll] New Generation

Mensaje por Fire. el Miér 27 Sep - 0:48


▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬


- ¿Cómo están tus fósiles marinos? - Allen preguntó eso haciendo a todos recordar aquella vergonzosa colección que Jolyne todavía mantenía escondida en el armario.
- Tal vez estén llegando a Narnia, no sé. El junk express, realmente no es confiable para entregas así. - Levantó los hombros tranquila. Los demás rieron ante ello. Y la pelirrosa se mantuvo con los brazos cruzados, no es que se sintiera incómoda, pero quizá tendría que haber escogido una polera a aquella blusa vieja y remendada. Pero aun así, se mantuvo tranquila, se controlaba en no tiritar, ni tartamudear, pero sí se estaba moviendo bastante, como impaciente por la espera.
- ¿En serio? Parecía una colección bastante valiosa.
Jolyne negó quitando importancia a las palabras de Koujaku, mientras los demás recordaban el día en que la chica llevó una pequeña caja con múltiples especímenes, que solo un biólogo marino podría conseguir para llevarle a su pequeña hija por simple capricho.
- No era sano mantener esas cosas.
- ¿Cosas? - Allen miró a Lyon quien solo le regresó una sonrisa cómplice. - Pero una ostra... ¿Cómo se llamaba?
- María. - Puntualizó el pelirrojo con gracia, los demás rieron ante la reacción de la chica.
- ¡Cállate! Y no era María, era Elizabeth.
Y cuando escuchó las risas se llevó una mano a la cara dándose cuenta de la estupidez que había dicho.
- ¿Por qué no cambiamos de tema? ¿Qué tal tú Allen? - Dijo con toda la cizaña para vengarse. - ¿Cómo están los loros? - Ante eso los chicos lo miraron recordando que el chico alguna vez perdió los pantalones, ganándose así muchas risas.
- ¡Oh! Muy bien, los cargo ahora ¿Quieres ver? - Sonrió divertido.
- Que asco, no.

Siguieron conversando cuando Sel decidió revisar su celular, realmente no aportaba mucho, aunque ya se habían preguntado cosas como las cosas que habían hecho últimamente, escuchando cosas como: Patineta, peluquería, viajar y estudios.
No los había visto en tanto tiempo y el hecho de que discreparan tanto con ella misma le había, como entre ellos, la comunicación entre ellos se había hecho tan natural; mientras ella tuvo que buscar la excusa de ver el celular por algún mensaje para poder alejarse un poco y no sentir esa pequeña línea que no la dejaba conversar de esa manera.
Pero en cuanto revisó el mensaje de texto de su madre y salió para ponerse a jugar un poco bajando la pantalla, sintió como si algo estuviese demasiado cerca de su zona de confort. Y se obligó a mirar para arriba con los ojos muy abiertos en susto descubriendo al muchacho de cabellos negros.
- ¿Kou? ¿Qué ocurre? - Guardó el celular en cuanto tomó distancia y lo encaró componiendo la mejor sonrisa que pudo. Koujaku no evitó sonreír divertido ante los gestos de la peliblanca y luego ablandó su semblante a uno comprensivo.
- Bueno, te noto algo - Quedó pensativo. - Callada. - Sel lo miró con duda, después de todo ella siempre había sido así, y si la ponían en una conversación con personas de personalidades tan arrasadoras como las de ellos cuatro le hacían complicado seguirlo cuando no tenía la confianza. - ¿Estás nerviosa? - Sonrió.
- Bueno, no es tanto eso. - Explicó. - Sino que... Ha pasado tanto tiempo, estoy algo sorprendida de todo lo que han cambiado.
- ¿En serio? ¿He cambiado? - Preguntó señalándose sonriente, ella entendió que solo estaba bromeando con ello.
- Tu no, sigues igual...
- Ow...
- Es que ¿Era así no?
- ¿Así?
- De pequeños. Cada que sentía no encajar en la conversación o que me encerraba en mi pequeño mundo. Siempre corres a preguntarme si me pasa algo... Por eso sigues igual. - Sonrió con nostalgia. Aquellos eran parte de sus recuerdos más preciados del taller. Y aunque sabía que el chico era así con todas las personas, quizá de manera inconsciente, siempre fue muy atento con ella. Además siempre era el primero en arriesgarse a comer las pocas cosas que pudo preparar en ese tiempo, y había sido lo mismo hace unos minutos.
- Bueno, es porque me gustas. - Sonrió ampliamente.
- ¿Qué? - Las mejillas de Selene se sonrosaron al escuchar eso. El chico rió levemente.
- Pero no me tomes muy en serio. - Pidió.  Entonces ella se sintió confundida.

- ¡Nea! - El grito de Allen los hizo voltear al grupo y entonces a una rubia que llegaba caminando como si sus pies pesaran. - He ganado.
- Nisiquiera has dejado que llegue. - Reclamó la peli rosa.
- Bueno, nunca específicamos reglas, recordó el pelirrojo. Jolyne puso los ojos en blanco.
La chica llegó y simplemente hizo un saludo general. Quizá no debía de haber ido, y estaba cometiendo un gran error. Y, estuvo a punto de volver en sus pasos cuando una presencia a su espalda lo evitó.
- ¡Cuanto tiempo Nea! - Habló Koujaku. - Mira cuanto has crecido, y estás muy bonita. - Entonces la rubia se alejó y se colocó detrás de Jolyne, era una buena muralla después de todo.
- Descuida, me dijo lo mismo. - La calmó la pelirrosa. - Es inofensivo, solo no dejes que se te acerque mucho. - Y ante esas palabras Sel comprendió lo que había dicho el muchacho. al parecer... se había vuelto más coqueto de lo que esperaba en todos esos años, pues nisiquiera se enojó al ser descubierto solo se rió y e hizo un gesto como si hubiese sido atrapado en algo.
Aunque... Con ella no coqueteó tan directamente ¿O sí?
Pero le daría vueltas después, porque debía de saludar a Nea; que de alguna manera parecía muy inconforme con estar ahí.


▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬


No sé.. Algo hice (?
avatar
Fire.
.::♡.Moder*Contest.♡::.
.::♡.Moder*Contest.♡::.

Leo Femenino Ecuador

Edad : 21
Cumpleaños!! : 03/08/1996
Mi llegada : 30/06/2010
Mis Mensajes : 1261
<b>Listones</b> 288 <b>Medallas</b> 1110

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll] New Generation

Mensaje por Mar. el Miér 11 Oct - 1:54

-Oh vaya, parece que somos los últimos –
-¿Y de quién habrá sido la culpa? – respondió una voz risueña.

No había pasado mucho tiempo después de que Nea había llegado, cuando se oyeron los pasos de ambos jóvenes. El grupo se giró hacia ellos.
-Hola a todos, cuanto tiempo – saludó Thara risueña.
-Vaya, vaya. Miren quienes se dignaron a aparecer- sonrío Jolyne con sorna.
-Lo sentimos. Fue mi culpa. Mi bebé no quería arrancar – respondió el peliblanco con una sonrisa restándole importancia con un gesto de sus manos. Thara se había acercado al grupo saludando a todos, finalmente quedándose al lado de Sel, con quién se distrajo en una pequeña conversación.
-¿Trajiste la moto? – siguió la pelirosa.  
-¿Y en que más iba a venir, sino? Es parte de mi magia- guiñó el peliblanco con una sonrisa.
-Esperen, esperen, esperen – Allen llamó la atención de los presentes –Si ella es Thara, la luz de nuestros días de preescolar- Thara río ante aquel comentario - Eso quiere decir que este chico es… - Los tres chicos intercambiaron una mirada de burla.
-¡Es el pequeño Luca! – saltó el pelinegro.
-Ow, es cierto. Cuanto has crecido, casi no te reconozco con esa personalidad desorbitante – soltó Lyon con sorna. Luca se encogió de hombros antes de sonreír.
-Es la adolescencia muchachos. Al menos a mí sí me afectó – río.
-Vaya, alguien ya creció. Me siento tan orgulloso –Allen limpió unas falsas lágrimas antes de soltarse a reír seguido de todos, incluso de Luca.
-Lo tendrían que ver en su moto, parece hombre y todo- río Jolyne.
-Claro, como tú – respondió él.
-¿Qué dijiste? –presionó la pelirrosa.
-Ya, ya, calma – intervino la castaña –Nos acabamos de reencontrar con todos, no empezaran otra de sus peleas ¿verdad? – pidió con una sonrisa en su rostro. Jojo estiró sus manos libre de culpas.
-Esto…- Sel empezó a hablar, parecía un buen momento para ello –Me quedaron un poco de galletas para ustedes también.
-¿Trajiste galletas? – ambos jóvenes recién llegados se voltearon hacia la albina, quién asentó con la cabeza mientras sacaba su recipiente, lo abría y se los acercaban para que tomaran una.
-Oh por dios, están deliciosas – musitó Thara luego de la primera probada.
-Es cierto, aún recuerdo tus galletas de cuando estábamos en el taller…y estás están extraordinarias – alagó Luca. Sel agradeció con una sonrisa, mientras se giraba hacia Nea y le ofrecía una galleta. La rubia la observó por un segundo, luego al recipiente y sin pensárselo mucho, tomó una galleta.
-Gracias – mencionó, llevándosela a la boca. El sabor era dulce y la textura tan delicada que se deshacía en la boca.

-----------------------
Ok, si algo está mal. Disculpen. No me acostumbro a tantos personajes y sus personalidades! Cualquier cosita, lo cambio~

avatar
Mar.
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.

Géminis Femenino Perú

Edad : 22
Cumpleaños!! : 30/05/1995
Mi llegada : 27/12/2009
Mis Mensajes : 2366
<b>Listones</b> 220 <b>Medallas</b> 1615

http://weheartit.com/xiyozaqui

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll] New Generation

Mensaje por *Sab--loid09* el Lun 26 Feb - 23:02

Las galletas se habían acabado y el grupo de muchachos siguió conversando por unos minutos más. Todos se preguntaban cuándo llegaría la maestra y esa inquietud se incrementaba segundo a segundo, pues ya era extraño que se tardara tanto.

-¿Creen que venga o qué? -Soltó Joho con fastidio.
-No es como si tuvieras algo mejor que hacer, además de esperar aquí -Se burló Lyon.
-Eso iba a decir de ti -Respondió ella con desdén.
-Tranquilos, chicos, no querrán que los encuentren peleando -Allen se estiró tranquilamente.

“Estoy bien :3 llegué hace un rato y aquí están todos. Es algo difícil pero creo que poco a poco me siento algo menos incómoda” escribía Sel en el chat con Dan. “Bueno, cualquier cosa me avisas ;D! espero que te vaya bien” fue la respuesta del chico. La peliblanca sonreía mientras seguía tipeando, cosa que Koujaku notó.

-¿Quién es Dan? -Preguntó con tono fresco, pero interesado.
-¿Eh? -Dio un pequeño respingo, la diferencia de altura le daba ventaja al pelinegro para “espiarla”, apagó la pantalla- Un… Un amigo -Dijo algo incómoda.
-Ah, entiendo -Y le sonrió ampliamente. El celular de ella vibró.
-Uhm… -Encendió la pantalla de nuevo, dando un paso a un lado para evitar que Kou mirara- ¡Oh! -Se quedó mirando algo confundida.
-¿Pasa algo? -La sonrisa de el ojirubí se mantenía fresca e implacable.
-Chicos… -Se dirigió a todos- Revisen sus celulares, me llegó un mensaje de la maestra -Dijo con un hilo de voz, atreviéndose a interrumpir las otras conversaciones por ser algo importante.
-No vendrá -Exclamó Luca algo decepcionado, y se alborotó el cabello con un gesto.
-Entonces, esto no tiene caso -Añadió Nea, sabía, SABÍA que perdía su tiempo en ir ahí.
-Oh, vamos, atrás el desánimo -El peliazul se desperezó soltando un bostezo, tapándose la boca con una mano y con la otra sosteniendo el celular. A continuación, leyó en voz alta el mensaje-:

“¡Mis niños!
Se me presentó un improvisto de último momento, y no hay manera de que llegue al taller hoy. Por favor, entren al aula, hay algo que quiero que vean.
Un abrazo enorme para todos, espero que el reencuentro esté siendo agradable.

¡Sean buenos niños y no peleen!
Un beso: Maestra Holy.”


-Bueeeno, entonces vamos allá, que ya está haciendo mucha brisa -Propuso Thara, abrazándose a sí misma. Todos empezaron a entrar al aula.

Koujaku se quedó a un lado dando paso a todos, en realidad a las chicas, pero como pasaron en grupo, no le quedó más que esperar. Le guiñó un ojo a Selene cuando ella pasaba por la puerta, a lo que ella se sobresaltó de nuevo y no supo que rostro componer. Miró al frente para distraerse, y sus orbes azules se abrieron con sorpresa: El lugar estaba tal como lo recordaba, un mar de nostalgia la inundó por dentro. Y parecía no ser la única.

-Parece irreal, ¿No crees? -Le habló Thara con voz dulce, mientras posaba una mano en una de las pequeñas sillas del lugar.
-Oh, sí… Ha pasado mucho tiempo -A la albina se le formó un pequeño nudo en la garganta, esas cosas siempre le llegaban al corazón.

Y fue peor cuando divisó a lo lejos un juego de cocina, casi intacto menos por la fina capa de polvo que lo cubría superficialmente, se acercó a contemplarlo. Los demás recorrían con la mirada el lugar, dando vueltas tranquilamente. Luca, de pronto, llamó la atención de los demás.

-Esto debe ser lo que la maestra Holy nos dejó, vengan a ver -Indicó con mucho ánimo.
-A ver -La castaña se acercó a él posando una mano en el hombro del chico.
-¿Una carta? -Dijo la rubia sin mucho interés.
-Y un rollo de… pergamino -Analizó Lyon sin darle mucha importancia. Allen lo tomó.
-Veamos… -Luca abrió la carta, y se aclaró la garganta-:

“Actividad de Reencuentro: ¡Búsqueda del tesoro!

Numerosas leyendas hablan de botines preciosos y cómo son buscados sin descanso por muchos, pero se dice que sólo los que están verdaderamente destinados a encontrarlos son los que serán capaces de dar con ellos, y disfrutar sus beneficios.

¿Y qué mejor para una búsqueda, que hacerla con amigos?

En el camino, se encontrarán con verdades que los sorprenderán, y también con asuntos por descifrar y ayudar a concluir. Manténganse unidos, allí radica la fuerza, y muy probablemente, también el triunfo.

Recuerden que ustedes son, la nueva generación.

Sin más… ¡Éxito en su aventura, piratas! ¡Argh!”


-Qué… raro -Alcanzó a decir Jolyne, no encontraba otro adjetivo- Es muy profundo para algo tan simple. O sólo se sobrepasó en el dramatismo -Se cruzó de brazos sin comprender.
-¿Y se supone que debemos ir? -Nea rodó los ojos, era ridículo todo eso.
-Bueno, la maestra nos preparó una sorpresa, creo que sería de mal gusto no acudir -Respondió Luca sonriente.
-Además… Ya estamos aquí -Thara se encogió de hombros.

Lyon analizaba la situación en silencio, con una ceja alzada, algo no cuadraba. Allen le dio un pequeño empujón y le sonrió.

-Vamos, qué podría pasar además de encontrar una caja con algo dentro.
-Pueden ser recuerdos de cuando veníamos aquí de niños, cosas que la maestra haya guardado -Añadió Selene suavemente.
-Sí, eso tendría sentido -La castaña le dio la razón.

El peliazul desenrolló el pergamino con los demás a su alrededor mirando el pedazo de papel, y descubrió un mapa sencillo en el que se apreciaba una cruz roja que marcaba el punto donde seguramente se encontraba el tesoro.

-Se ve muy sencillo, vamos entonces -Dijo Luca, quien junto con Allen “lideró” al grupo fuera del taller.

Atravesaron el patio trasero del lugar y abrieron una pequeña puerta baja de madera que separaba el jardín de una extensión de monte que había atrás. Según el mapa, debían encaminarse unos pocos metros en la espesura del mismo para dar con el tesoro. Selene encendió la linterna de su celular para iluminar el camino, trataría de no tropezar ni encontrarse con algún insecto entre esa maleza. Kou, Jojo y Thara hicieron lo mismo con sus teléfonos.

-¿Ya llegamos? -Preguntó Kou, según él, llevaban diez minutos caminando.
-Creo que… Nos falta muy poco -Allen señaló el mapa- Un giro a la derecha, luego a la izquierda y ya estamos ahí.
-¡Ay! -Sel tropezó con un tocón, que antes habría sido parte de un árbol.
-Cuidado -Koujaku la tomó a tiempo de una mano antes de que diera de bruces con el suelo.
-Gra… -Sus ojos se toparon con la mirada rojiza del muchacho, se sintió extraña y avergonzada- Gracias, Kou.
-Por nada, dulzura -Le respondió tan simpático como siempre. Ella le sonrió, aunque seguía debatiéndose internamente, no entendía muy bien las reacciones de ese chico.

-¡Llegamos! -Exclamó Luca al rato.

Y efectivamente, se podía apreciar una caja colocada en un tocón aún más grande que el otro con el que la albina tropezó. Era un estilo de cofre pequeño, pero… ¿Qué podría haber adentro? ¿Un libro? ¿Recuerdos? ¿Una broma?

Como nadie se acercaba, Jolyne y Luca se adelantaron y abrieron el cofre. Dentro había un libro con aspecto sumamente desgastado y páginas amarillas. La tapa carecía de título. Todos se acercaron a mirar mejor, cuando ambos tomaron un extremo del volumen y lo abrieron.

Una luz cegadora, tan fuerte que opacó las luces de las linternas, se abrió paso haciéndoles entrecerrar los ojos entre exclamos de asombro, extrañeza y queja.

avatar
*Sab--loid09*
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.

Cáncer Femenino Sin Bandera

Edad : 20
Cumpleaños!! : 09/07/1997
Mi llegada : 29/11/2009
Mis Mensajes : 1637
<b>Listones</b> 245 <b>Medallas</b> 1528

http://sab--loid09.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll] New Generation

Mensaje por Fire. el Sáb 17 Mar - 7:03

La luz se desvaneció en el mismo instante que el mismo cachorro, que los había seguido hasta ahí, comenzó a ladrar en desconcierto.
Y cuando el pasto crujió, se detuvo para ver qué había sido aquello, la esencia le hizo correr hasta ello, encontrándose con una botas a las cuales olisquear efusivamente.
- Oh, pequeño, mira que traerte aquí. - La animada voz femenina retumbó en ese espacio lleno de tierra y árboles. Se agachó a acariciar al pequeño y se acercó al cofre del tesoro. - Descuida, quien sea que te haya traído acaba de tener su castigo. - Sonrió. Y luego su expresión alegre cambió a una de seriedad. Movió su mano en una pequeña danza que conocía desde hace mucho, y un punto de luz se generó en la punta de sus dedos. - Buscar solo al sol no será suficiente, deben llegar a las tinieblas y con el hechizo acabar, y solo entonces el pacto se romperá, y podrán regresar. - La luz fue directamente al libro en el que se formó un candado. Se agachó para tomarlo y se percató del suelo a su alrededor. Luego se llevó una mano a los labios en sorpresa. - Oh my… se me olvidó dejarlos con un poco de tecnología. - Tomó uno de los celulares, lo reconocía como el de Jolyne, era la única que podría cargar tan estropeado ese aparato. Además de ese fondo de pantalla con una ostra en el. Y había un mensaje que al parecer acababa de leer… Y al parecer su primo se encontraba hospitalizado por un presunto accidente. Bajó la mirada, ese joven iba a morir. Lo sabía. Lo había visto ya tantas veces… Y no es porque ese fuese su destino, sino porque así fue pactado.

Antes de ellos tuvo a otros pequeños a su cuidado, también descendientes de “llanto de sirena” así mismo como de “estrella negra” pero para ese tiempo… todos habían muerto ya. Ella misma ya había sufrido suficiente.

Regresó a ver el libro. Y puso su esperanza.

- Que la fortuna los acompañe pequeños… Ustedes son la última esperanza que me queda. - Sonrió con pesar. Recogió los celulares y junto con el libro los volvió a guardar en el pequeño cofre.

- Ven pequeño, no sería justo que te quedes solo aquí. - palmó en su vestido para que el animalito la siguiese. Holy Disney, al fin estaba cumpliendo su promesa.

---

Una luz iluminó de tal manera que su rededor parecía noche, aun cuando todavía era temprano y el sol irradiaba con fuerza.

Muchos se escondieron, otros se molestaron, otros simplemente quedaron impasibles.
y por primera vez vieron lo más parecido a una lluvia de personas, una por una, fueron cayendo sobre la cubierta, haciendo que los del rededor se comenzasen a acercar lentamente.
- Ugh. - Quejido tras quejido terminó en una pequeña montaña humana.
- ¿Qué es esto? - Koujaku levantó la cabeza estaba en la mitad de todo ese desastre. - Oh, que problema. - Dijo.
- ¿Ah sí? - Lyon sacó aquello con un tono tranquilo, pero estaba siendo sarcástico, estaba más arriba.
- Claro, no traje bloqueador.
- No creo que este sea el momento para bromear… - Dijo Nea, sentía que su cabeza daba vueltas, y aquello solo la hizo mantener un aura oscura de desconfianza.
- ¿Dónde estamos? - Preguntó Thara estaba en la cima junto a Selene.
- En Wonderland, probablemente. - Mencionó Luca, definitivamente en casa no estaban.
- Me importa poco… - La voz opaca de Jolyne los alertó a todos. - Bajense ya… - Ordenó malhumorada, estaba bajo todo, excepto por Allen que era el que soportaba hasta el último gramo de todos ellos.
- Por favor. - Pidió el ajiazul, casi ahogado. Todos comenzaron a bajar lo más pronto que pudieron. - Gracias. - Dijo rendido, sin levantarse del suelo y a punto de echarse una siesta.
- No creo que sea el tiempo para dormir… - La voz de Luca lo hizo levantar cabeza y ya nada tenía sentido, habían sido rodeados por personas con diferentes armas, unas más grandes que otras, así mismo como peligrosas. Allen se levantó pronto,todos comenzaron a retroceder el mismo paso que las armas se acercaban a ellos.
- ¿Nos habremos metido en algún tipo de película pirata? - Kou sacó aquel chiste mientras levantaba las manos en rendición, no se lo creía él mismo, pues con su experiencia y su familia, estaba acostumbrado, y sabía que esas eran armas reales y no simple utilería.
- Claro, Jack, debemos buscar el perla negra. - Lyon mantuvo un rostro serio, eso no era ninguna broma, ya sabía él que había algo extraño con esa maestra, y al parecer resultó ser demasiado especial como para desconocer el lugar en el que estaban, era pleno océano, estaba de día, y no se veía ni una sola pizca de tierra alrededor.
- ¿Qué se supone que es esto? - Jolyne puso cara de pocos amigos, poco le importaba que fuesen armas reales, estaba tan acostumbrada a dar contra hasta en momento como ese que el peligro poco o nada le importaba, y más importante… ¡Su patineta no estaba! Además por alguna razón a ella no la apuntaban con la firmeza y rudeza que hacían con los demás. ¿Por qué?
- Esperen. - Un hombre alto de cabellos largos y castaños bajó por las cortas escaleras que se podían apreciar en cubierta. Tenía un pajarraco negro y de gran tamaño sobre su hombro, un animal que no había visto antes ninguno de los nuevos tripulantes. - No se apresuren.
- ¡Pero Capitán! - Un joven de alocado cabello perdió su concentración al ver al nominado. - ¡Son extraños, y han caído del cielo, podrían ser demonios!
- Si lo fuesen ya nos habrían atacado. - Bajó levemente la mirada, y después pasó cerca de los jóvenes que estaban siendo amenazados, si ninguno movía un músculo era por evitar problemas, en primera, los superan en número, y tenían armas para descuartizarlos en cualquier momento.
- ¿Y si los hacemos camina por la tabla? - Una muchacha de cabellos rubios levantó la mano animada. - Sería divertido, tenemos tiempo sin hacer eso.
- ¡Es verdad! - Un hombre de cabellos castaños y claros se unió a la idea. - así si se transforman sabremos que si son demonios, si no, serán comida de tiburón, o se ahogan. - Se encogió de hombros. El hombre que parecía ser el jefe suspiró pesadamente.
- Les dije que no. Además… - Se plantó en frente de la peli rosa, quien frunció el ceño, el tipo no solo era gigante, y comparándolo con ella, era decir mucho, sino que con ese parche y ese pájaro, intimidaba. aunque claro, si quería hacer eso debía de haberse metido con alguien más. - Clark, Clive, vengan compruebenlo por ustedes mismos. - Él se alejó, pero en su defecto se acercaron otros dos hombres, uno más joven que el otro, pero que poseían similitudes en sus rostros. Y al mismo tiempo hicieron a Jolyne recordar a su pequeño hermano. Por lo que abrió los ojos grandes ¿Era ese el futuro de su pequeño hermanito? Quizá debería de haberlo educado mejor ¿No?
- ¿Elizabeth?
- ¿Jay?
Y el silencio se interpuso.
- ¿No sabes quienes somos? - Preguntó el hombre poseyente de un bigote prolongado, combinado con una mirada severa. Jolyne negó en su mala costumbre de no saber mentir. Lo que luego pensó fue mala idea, pero ¿De qué podría conocer a esas personas?
- Hermana. - El más joven se acercó a abrazarla tan repentinamente que ella no supo cómo reaccionar. Y como le recordaba al pequeño Jay, no se sintió incómoda. - Así que… te han borrado la memoria. Tenemos que hacer algo para recuperar a Elizabeth
- ¿Eh? - Se apartó. - Esperen, esperen - Retrocedió unos pasos encontrándose con el final del barco, más allá solo quedaba saltar al azul y salado mar. - Yo… No sé quienes son, y tampoco me llamo Elizabeth…
- ¿Qué? - Los dos hermanos se miraron entre sí.
- Me llamo Jolyne. - Todos quedaron atónitos.
- ¿Será que le pusieron otro nombre y le proporcionaron otros recuerdos? - El joven miró al mayor con duda y preocupación, la pelirrosa comenzó a perder la cabeza.
- Diles que eres su hermana y ya. - Habló el pelirrojo, si había una manera de salir de aquello, debían de valerse de lo que hubiera.
- ¿Disculpa? - La muchacha dio un paso al frente y suspiró pesadamente. - No, yo no conozco a esta gente, no conozco a ninguna Elizabeth tampoco, además nos están amenazando con armas que están contra la ley a día de hoy. - Los miró con mala cara. - Debería de darles vergüenza, no están en edad de jugar a los piratas, y menos con armas reales. Mi primo es policía y puede arrestarlos por el uso ilegal de cosas como esa…. - Ante ese discurso todos los demás se quedaron viendo extrañados y después de unos segundos comenzaron a reír.
- ¿Estás segura de que no eres Elizabeth? - Preguntó Clive al borde del llanto por la risa.
- Segura…. - Quedó atónita, nunca se habían reído de ella de tal manera, o nunca habían sido tantos.
- Bien.. - Clark hizo una seña. - Llevenlos a las celdas.
- ¿Qué?

---

- ¡Hey! ¡Esto se llama secuestro ¿Entienden?! - Tocaba con fuerza la puerta, como queriéndola echar abajo. - ¡Mi primo es policia ¿Saben? Y si no nos dejan salir va a llegar con unidades! - Pateó con fuerza haciendo mover vibrar los barrotes, sin conseguir moverlos en absoluto. Luego lanzó un grito histérico y hastiado. - ¡Déjenme salir! - Volvió a gritar.
- Niña, cálmate, no sacas nada gritando. - Lyon rodó los ojos, esa muchacha no aprendía a mantenerse callada. - Además para ti esto es rutina, no hagas dramas por nada.
- Para ti será rutina.
- Solo fueron tres veces.
- ¡Mentira!
- Ambos, calmense. - Pidió el chico de cabellos negros, todos estaban en el mismo cuartucho, separados por rejas, de tal manera que aunque tuviesen comunicación, el contacto era nulo. - Debemos de buscar la manera de salir de aquí.
- Y de cómo librarnos de todos esos locos. - Luca señaló hacia arriba, el barco era grande, quizá demasiado, y aunque lograsen escapar de las celdas, lo difícil era ir contra todos esos bárbaros.
- Y regresar a casa ¿Sabe alguno manejar una cosa de estas? - Nea estaba sentada con las piernas pegadas a sí misma, ese lugar no era agradable, no debía de haber asistido, en serio que no.
- ¿Tenemos cara de haber navegado en la vida? - Preguntó Allen con una amplia sonrisa.
- Tienen cara de no hacer nada por la vida. - Contestó la rubia de mala gana.
- Que malvada. - Rió un poco.
- Entonces ¿Cómo hemos llegado a esto? - Thara miró a sus amigos quienes solo o bajaban la cabeza o se encogían de hombros, mucho no había.
- Hubo una luz y ya, caímos aquí. - Explicó Luca.
- Eso lo sé, señor chistoso.
- Entonces, ni modo, simplemente estamos atrapados en medio del océano con una tribu de locos.
- Piratas. - Corrigió el pelirrojo.
- No me vengas con que crees eso… - Renegó la pelirrosa cruzándose de brazos.
- Es lo que son, y lo más probable es que estemos en algún lugar del pasado.
- ¿Pasado? - Los demás casi gritan ante ello.
- Vamos Lyon… no me digas que viniste fumando algo raro… - Preguntó Kou en preocupación. El nominado solo se rio.
- No seas idiota, no hago eso. Solo les digo lo que parece.
- Yo también lo creo. - Dijo Allen. - Esto no es normal, veámoslo por donde lo veamos, por lo que antes de hacer algo, debemos de pensarnos bien si realmente queremos salir de aquí, o ser comida de pez.
- Pero entonces, ¿Qué hacemos? - Jolyne se veía molesta. - ¿Esperar y morir aquí encerrados?
- No me refiero a eso… Debe de haber una manera en que podamos estar libres de tal manera que podamos regresar a casa.
- ¿Cómo hacernos sus amigos o algo así? - Thara sonrió ante su propio comentario. Allen tronó los dedos.
- Podría ser… O ganar su confianza, algo debe surgir… quizá. - Se encogió de hombros.
- Entonces, de todas maneras toca esperar. - Dijo Luca sentándose en las frías tablas. - ¿Por qué no le dijiste que eras su hermana Jolyne?
- ¿Y que me corten la cabeza cuando descubran la verdad? No gracias.
- Que poco confías en nosotros. - Dijo en drama falso.
- Bien, no son de confianza. Somos ocho idiotas contra una tripulación entera. ¿Quieres que tenga confianza?
- Opino lo mismo. - Asintió Nea.
- Por el momento, solo estemos tranquilos, hasta ver qué deciden hacer con nosotros. - Pidió Allen. - No creo que nos quieran hacer comida de pez solo porque sí.

---

- Hey… - Había pasado un rato desde que habían dejado de discutir, y algunos conversaban de manera normal, mientras otros se mantenían en silencio. Kou se había acercado al pequeño bulto de la esquina que en cuanto entró ahí se quedó en ese lugar hecho un ovillo y con la cabeza gacha. - Canitas. - Dijo, la nominada levantó los hombros en respuesta de que había escuchado. - No has dicho nada desde que llegamos ¿Te sientes mal? - Preguntó con suavidad, a leguas notaba que la chica no se encontraba bien. Y comprendía. - ¿Es por el celular? ¿Porque ya no puedes hablar con tu novio?
- ¿Eh? - Levantó levemente la cabeza? Kou estaba a un lado, separado por rejas, pero a un lado. El pelinegro rio suavemente. - ¿Qué pasa?
- Nada, solo creí que estabas llorando, y sentí como si debiera hacer algo al respecto. Pero ya veo que no es así. - Selene negó.
- Solo estoy… aturdida y… asustada…
- Comprendo. - Respiró hondo. - Estamos en un lugar desconocido, con personas desconocidas, rumbo a quien sabe donde… ¿Muy romántico, no crees? - Sonrió, Selene vio su rostro, o bien la mitad de su rostro, pues desde que de habían visto pasaba con la otra mitad tapada por sus largos cabellos negros, parecía tan relajado y contento, que se le hacía extraño tenerlo a un lado, y que haya dicho todo eso como si nada ¿Estaba acostumbrado a cosas así?
- No.
- Sí, yo tampoco lo creo. - se encogió de hombros. - Pero, confiemos en que lograremos salir de aquí, y podamos regresar a casa sin problemas. Después de todo, solo son piratas ¿Que nos pueden hacer?
- ¿Matarnos?
- No parece tan malo si estamos juntos, eso si es romántico.
- Y trágico.
- Pero romántico a fin de cuentas. - Levantó el índice. - Mira, piensa de esta manera; estamos viajando como compañeros de instituto. - Selene comprendió entonces que intentaba animarla. - Ya que no fuimos al mismo, podemos simular que ahora lo somos y nos dirigimos a las Bahamas. - Ella rio levemente, él sonrió.
- ¿Por qué las Bahamas? - Kou se encogió de hombros.
- Suena bien.
- Prefiero algo más tranquilo.
- Bien, vamos a una isla desierta.
- Eso es demasiado tranquilo.
- ¿Y qué me dices de Bali?
Y así continuó dando opciones hasta que pudiese encontrar el lugar correcto y dar paso a una conversación.
avatar
Fire.
.::♡.Moder*Contest.♡::.
.::♡.Moder*Contest.♡::.

Leo Femenino Ecuador

Edad : 21
Cumpleaños!! : 03/08/1996
Mi llegada : 30/06/2010
Mis Mensajes : 1261
<b>Listones</b> 288 <b>Medallas</b> 1110

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll] New Generation

Mensaje por *Sab--loid09* el Jue 29 Mar - 23:57

-¿Qué te parece Hawaii entonces? -Siguió el pelinegro.
-Mmmm…
-¿Demasiados turistas?
-Sí, pero… Creo que está bien, es agradable.
-¿Has ido?
-Cuando estaba más pequeña, fui con mis pa… -Cortó abruptamente la frase.
-¿Con…? -Siguió Kou, sin recibir respuesta.

Volvió a esconder el rostro. Sus papás. Los había dejado hacía horas. Recordó la calidez con la que se despidieron, y el último mensaje de texto que recibió de ellos. ¿Se enterarían de dónde estaba? ¿La buscarían? ...¿Qué tal si algo le pasaba?. Repasó en su mente el armamento con el que amenazaron a todo el grupo momentos antes, y tragó saliva. No podía permitirse que le pasara algo, ellos quedarían destrozados…

No entendía nada, tenía miedo, quería llorar pero las lágrimas no salían, debía ser por el estado de shock.

-Thara, ¿Tienes alguna de esas pinzas para el cabello? -Preguntó Luca.
-¿Ah? ¿Cómo para qué? -La nominada respondió algo confusa.
-Quiero probar algo.
-Creo que tengo alguno por aquí -Hurgó en sus bolsillos- Toma -Se lo extendió a través de los barrotes.
-Gracias -El peliblanco lo tomó con perspicacia, a la vez que los ojos le brillaban traviesamente, y empezó a maniobrar en la cerradura de su celda.
-¿Qué haces? -Esta vez fue Jolyne quien preguntó.
-Trato de salir de aquí -Seguía concentrado mientras se mordía la lengua, que sobresalía un poco de sus labios.
-¿No es mejor esperar a que alguno de ellos venga? -Dijo Nea, precavida.
-No está de más intentar.
-Si te descubren, te lanzarán al mar -Le advirtió la rubia.
-Quizás y no -El muchacho parecía muy decidido como para escuchar advertencias.
-Oye, capaz y funcione -Kou sonrió animado.
-¡Ajá! -Se oyó un “click” seguido de un chirrido, la celda de Luca estaba abierta y él salía airado- Ahora los saco a ustedes…

El albino logró sacar a Thara, Jolyne y Allen de sus celdas. Algunos vitoreaban en voz baja, otros se mantenían en silencio más cautelosos, atentos a cualquier sonido. Todos efectuaban algún tipo de movimiento, excepto Selene. El muchacho a su lado había pasado su mirada por todos sus compañeros, aún sonriente, hasta reparar en ella, que estaba estática y oculta.

-¿Sel? -Habló nuevamente Koujaku, ella se estremeció un poco- Oye, tranquila… -Se agachó y trató de deslizar la mano entre los barrotes que los separaban. La muchacha sintió la cercanía de su compañero y levantó el rostro hacia él.

En ese instante, se abrió de golpe la puerta de madera del amplio cuarto en el que estaban. Thara dio un salto y Jolyne ahogó un grito, mientras Luca maldecía en voz baja sin pensarlo. Selene abrió los ojos como platos y tomó con fuerza la mano de Kou, su rostro era de terror total. Ambos conectaron miradas por un segundo, y el pelinegro giró la cabeza hacia la puerta, estaba consciente de que sus compañeros, y él mismo, estaban en aprietos si los veían sueltos.

-¡Apresúrate, Elliot! -Decía una voz femenina, algo más lejana.
-En eso estoy, ah -El mencionado dejó escapar un largo suspiro cansino- De todos, me mandan a mí a ver a los raritos… ¿Eh? -Al subir la mirada, dio con el grupo de chicos liberados de las celdas, y los demás que lo miraban con aprensión- ¿Pero qué es esto? -Empuñó su pistola y la dirigió hacia ellos- ¡Shana! Ven acá, y avisa que los prisioneros intentan escapar -Exclamó hablando hacia un lado de su boca, sin moverse.

Thara y Luca alzaron los brazos en cuanto fueron apuntados con la pistola. Allen analizaba la escena algo más tranquilo que ellos. Jolyne… estaba a punto de sufrir un tic en el ojo.

-Eso… Es ilegal -Susurró apretando los dientes, ya harta- ¡Baja esa mierda! -Le gritó al pirata pelirrojo.
-Shh, ¿Eres tonta? -La retó Lyon desde su celda, a veces seguía impresionándole su imprudencia.
-Calla, Elizabeth…
-¡Que no soy Elizabeth!
-¿Ah, no? Yo lo reconsideraría -Siguió Elliot- Es tu boleto para quedarte a salvo aquí, y no terminar así -Ajustó su pistola haciendo un ruido sordo- Ni saltando por la borda.
-Grrrr…
-A ver, a veeeer -Canturreó la voz femenina que habían escuchado antes, y apareció ante ellos una joven de largos cabellos rojos- Wow-wow, ¿Qué tenemos aquí? -Desenfundó su alfanje y los apuntó- ¡Prisioneros a la fuga! -Gritó en voz bastante alta, de manera que debió haberse escuchado en otras partes del barco, y oyeron más pasos a lo lejos.

Seguidamente, llegaron más tripulantes que, bajo el comando del capitán, llevaron al grupo a cubierta, donde nuevamente se vieron rodeados, esta vez no los apuntaban con tanta fuerza, pero se mantenían totalmente atentos, impidiendo que alguno de ellos intentara hacer de las suyas.

-¿Por qué nos mandó a sacarlos, capitán? -Preguntó uno de los tripulantes.
-No tiene caso retenerlos en un sitio del cual, si quieren, pueden intentar escapar -Crown se encogió de hombros, despreocupado- Vamos a hacer lo que los piratas sabemos hacer.
-¿Matarlos?
-No.
-¿Hacerlos caminar por la tabla?
-Sólo si no cooperan.

Hubo algunos signos de molestia y decepción de parte de los tripulantes, que fueron rápidamente callados con un gesto de Leight.

-Ya sé, negociar -Dijo una chica de cabellos naranja. El capitán asintió.
-En primera, ¿Quién fue el que los liberó? -Se dirigió al grupo con rostro serio y sereno. Ninguno se movió- No vamos a castigar a nadie, aún -Enfatizó con una sonrisa.
-Yo -Luca dio un paso hacia adelante, decidido.
-Oh, intrépido, ¿eh? -La sonrisa suave del capitán se mantenía- Y… ¿Qué pretendían?
-Pues… -El albino le regresó la sonrisa- Escapar. ¿Qué pretendían ustedes, que estando encerrados no intentáramos algo? -Soltó en broma. Algunos piratas rieron.
-Jajaja, tiene sentido del humor -Habló un joven de cabellos castaños.
-Sí, Joseph, pero no tuvo éxito -Se burló a su lado un chico parecido a él, debían ser hermanos.
-¿Qué harán con nosotros? -Bufó Jolyne, un poco más atrás.
-Lo he dicho, negociar -Crown se tomó unos segundos para analizarlos- Y también, preguntarles algunas cosas.
-¿Como por ejemplo…? -Esta vez fue Allen quien se atrevió a contestar.
-¿Cómo llegaron aquí? -Señaló el cielo con la mirada por un segundo. Todos se quedaron en silencio, ni siquiera ellos lo entendían- ¿Y bien? -Insistió con aire sereno, empezando a pasear por la cubierta.
-Todos íbamos caminando en grupo, encontramos un cofre con un libro adentro, lo abrimos y, puf, aquí estamos -Explicó Koujaku haciendo gestos con las manos.
-¿Sólo así? -Dijo extrañado un hombre moreno, tenía aire de desconfianza total.
-¿Será parte de la ma…? -Empezó la pelinaranja, que fue interrumpida.
-¡Sh! Lauren, no hables de más -La regañó otra mujer, de ojos azules.
-Bien. -Volvió a hablar Leight- ¿Y esos ropajes? -Señaló.
-Venimos de muy lejos -Lyon se encogió de hombros.
-¿Y cómo lo saben?
-Bueno, estábamos en tierra, y ahora nos rodea un infinito mar -Respondió nuevamente el pelirrojo, con un toque de sarcasmo.

El grupo de piratas se reunió un poco más lejos de ellos, pero sin quitarles los ojos de encima y volviendo a apuntarlos ligeramente. Parecían decidir el destino de los muchachos, aunque ellos no llegaban a escuchar más que oraciones cortadas. Clive pedía que a Jolyne no le hicieran nada, mientras otros alegaban que eran demonios, y el resto aseguraba que sentían una extraña conexión con “esa gente”. Leight concluyó que podrían ser útiles, y se giró hacia ellos:

-Si demuestran habilidad para ayudar en la tripulación, les será perdonada la vida, por ahora -Habló con firmeza, caminando hacia ellos con tranquilidad- Al menos hasta que concretemos algunos… misterios.
-¿Qué debemos hacer? -Musitó Thara, algo indecisa.
-Deberán aprender los gajes del oficio, es obvio -Se acercó galante un hombre de larga cabellera rubia, señalando las armas.
-Pero nada de intentar cosas malas, o… serán castigados -Rió Joseph.
-Primero, hay que hacer algo cooooon esas cosas -Shana señaló las ropas de los muchachos.

Ninguno se movió.

-O cooperan, o los espera la mar -Les recordó Elliot con calma.

Todos reaccionaron algo tensos y, por qué no, reacios y confundidos. Selene estaba detrás de todos, oculta tras la alta figura de Koujaku, que era el que estaba más a su alcance, y apretaba con fuerza su camiseta. Thara se giró un poco hacia ella y suavizó el rostro, tomando una de sus manos, que notó muy fría.
avatar
*Sab--loid09*
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.

Cáncer Femenino Sin Bandera

Edad : 20
Cumpleaños!! : 09/07/1997
Mi llegada : 29/11/2009
Mis Mensajes : 1637
<b>Listones</b> 245 <b>Medallas</b> 1528

http://sab--loid09.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll] New Generation

Mensaje por Fire. el Lun 9 Abr - 7:30

- Entonces, por favor. - Clark los guió hasta un pasadizo del barco quizá algo olvidado. Llegaron a una puerta de madera, y después de esta montones de telas se abrían ante sus ojos.
Vestirse de manera diferente a la que se acostumbra no es cómodo para nadie, claro que algunos lo podían aceptar más que otros.
- Pueden tomar las ropas que quieran, y que se adapte lo más posible a nuestro barco. - Pidió. Y los miró, todos estaban dentro de aquella habitación, y realmente no encontraban el buen lado de todo eso.
- ¿Esto al menos es seguro? - Preguntó Joho al acercarse a una montaña y picar una tela, no es que estuviesen polvosas o tuviesen animales escondidos, pero era extraño no tener las cosas ordenadas.
- Pueden estar seguros de que no tienen ninguna enfermedad rara en ellas. - Explicó. Y luego se acercó a la pelirrosa. - Señorita ¿Podría hacernos un favor a mi hermano y a mí? - Sonrió con nostalgia Jolyne compuso rostro de complicación para luego ver a sus compañeros, que el que menos le rogaba con la mirada el que hiciera caso. Ella cerró los ojos con fuerza, como desperezando su rostro para despertar de un largo y placentero sueño pero esta vez sentía una pesadilla caer ante ella y después de abrirlos inhaló fuerte.
- Bien ¿Qué necesitan? - Se cruzó de brazos.
- Acompáñeme. - Hizo un gesto y la pelirrosa volvió a sus compañeros, y entendió que en realidad si no quería que le ocurriese nada a ella o a sus amigos debía cooperar, así que sin más salió de la habitación dejando a los demás ahí, realmente eso de parecerse a alguien no le venía para nada en gracia.
Los demás observaron el pasillo hasta que desapareció la figura de la pelirrosa, sabían que nada malo le podía pasar cuando era prácticamente la consentida entre ellos al parecerse a una chica de la tripulación. Y entonces había que buscar ropa, o de eso les alertó la presencia de dos chicos parecidos, uno castaño y con una amplia sonrisa, y otro peliplata con un rostro de seriedad.
- No tenemos todo el día. - Les recordó Dean, el sereno. Quien se apoyó a una de las paredes del pasillo.
- Escucharon. - Joseph en cambio ingresó jugado con la daga en sus manos, haciéndola girar de aquí allá. - Parecen bufones con esas cosas. - De alguna manera unos agradecieron la ausencia de Jolyne ante esas palabras.
- Claro, pero… - Las palabras de Koujaku interrumpieron la respuesta de Luca. - ¿Podrían darnos un poco de privacidad? - Preguntó. - Ustedes saben… no venimos de un lugar con sus mismas costumbres a nosotros no nos gusta que nos vean cambiarnos. - Explicó. Joseph rodó los ojos, y recordó lo que les dijo el capitán. “- No sean bruscos si no es necesario, además no pueden ir a ningún lugar fuera del barco, es solo océano” luego chasqueó la lengua y salió cerrando la puerta tras de sí. - Bien muchachos, vístanse. - Dijo. Las chicas se notaron más reacias a ello, por lo que el pelinegro se acercó a ellas, ustedes no, señoritas. - Dijo juguetón. Y le guiñó un ojo a la que tenía de frente que era Selene. - Entiendo que no es cómodo así que vayan escogiendo algo que les agrade y luego salimos para que se puedan vestir con calma. - Observó a los demás que no tardaron mucho en escoger algo que les sentara bien, pues además de los colores y algunos diseños y mangas, mucho no cambiaban las prendas, solo era saber escoger la talla adecuada. - Yo también debo cambiarme. - Sonrió y se alejó para buscar algo que le agradece, a lo que mucho no tardó, que aunque fuese un tanto complicado con la ropa, ahí abundaba la ropa más bien de talla grande, así que fue más fácil que en las tiendas de ropa a las que alguna vez había ido.

- Como si me fuese a cambiar con ellos aquí. - Se quejó en murmullo Nea, no era la gran cosa simplemente era privacidad, y a los chicos parecía no importarles, tanto ella como sus dos compañeras tuvieron que girar  cuerpo para no ver, por la misma privacidad, y porque de hecho si daba pena. No podía creer que fuesen tan poco consientes para mandarlos a todos a un mismo cuarto a cambiarse porque sí.
No pasó mucho para cuando escucharon la puerta abrir.
- Terminamos. - Dijo Allen con ánimo siendo el primero en salir, las chicas se giraron y pudieron comprobar que era verdad habían terminado de cambiarse y ya parecían parte de esa época y tripulación, especialmente Allen que había encontrado un parche y sin dudar se lo colocó encantado. Pues todo empezaba a resultarle hasta divertido, y si le tocaba ser pirata, jugaría un poco.

- Pónganse algo lindo. - Fue lo último que escucharon por psrte del pelinegro, como un canturreo divertido, pero que lo decía en serio. Todavía no era entendible qué era lo que intentaba con esas maneras decir las cosas.

- ¿Y ellas? - Preguntó Dean.
- Son señoritas, la ropa es más difícil de poner. - Dijo Lyon como excusa, estaba tranquilo y realmente poco le importaba si al final les tocaba hacer de vestidor mixto al mismo tiempo, pero debía de mantener su siempre caballerosa aura.
- ¿Acaso sus chicas no son así? - Preguntó Luca, sin recibir respuesta alguna además de un sonido de meditación por parte de Joseph.
- Depende. Unas sí, otras no.
- Shana se tarda porque se pone muchas cosas encima.
- Sabes que le gusta andar presentable.
- Mostrando casi todo.
- Por eso. - El castaño rió fuerte, los nuevos tripulantes solo prestaron atención a su charla y la verdad es que si les quitabas ñas armas parecían personas simpáticas.
- Muchachos. - Jolyne apareció con un estilo ciertamente de la época, pero que hacía preguntarles si realmente estaba bien. No solo estaba vestida demasiado bien, sino que hasta estaba peinada, lo que más bien dejó extrañados a los que la veían más, que eran Luca y Lyon. Por su contrario los hermanos la miraron con sorpresa. - ¿Y las chicas? - Se acercó a Luca.
- Se están cambiando todavía. Tu sabes, no todos tienen la suerte de un cuarto VIP.
- No fue tanto así… - Explicó abrazándose a sí misma. - Me sentí violada por un momento.
- ¿Ehh? - Luca se asustó ante la seriedad que ella tomó, pero luego ella le restó importancia.
- Los hermanos de Elizabeth no dejaron el cuarto, y una mujer me ayudó a ponerme estas cosas, aunque es fresco, es algo difícil de poner, hasta ahora no sé que va con qué. - Explicó tranquila.- ella misma me hizo el peinado. - Se llevó las manos a la cabeza. - ¿Está raro? - Preguntó.
- Está bien. - Le dijo el peliblanco con una sonrisa.
- Estás bellísima. - Asintió Kou dando el visto bueno con su pulgar arriba.
- No le mientan. - Lyon tomó la palabra, Joly lo miró de manera fulminante.
- Vaya que eres Elizabeth. - Escucharon la voz del castaño, la pelirrosa iba a corregirlo pero entonces la puerta se abrió dejando ver a las chicas ya cambiadas.
- Cuanta belleza. - Halagó Koujaku. - Deberíamos de hacer algún tipo de pasarela, seguro nos va bien. - Añadió con diversión.
- ¿Tú también serás modelo? - Preguntó Allen.
- Por supuesto, aquí donde me ves soy muy popular con las chicas. - Aceptó. Y no es que no le creyesen, pero después de todas sus frases, como de conquista cada que le hablaba a cualquiera de las chicas, no era una gran sorpresa. - Que reacción tan pobre…
- Como sea. - Dean tomó la palabra. - Siganme. - Comenzó a avanzar hacia cubierta, los jóvenes se miraron entre sí y obedecieron.

- Oye. - Jolyne miró hacia atrás Lyon iba al final, y tras ella. No quería realmente hablar con él pero pausó sus pasos, hasta estar al mismo que el del pelirrojo. Él se señaló la parte baja del ojo. Y ella rápidamente entendió, y se los comenzó a restregar. Él bajó la voz. - Si vas a disimular que estás bien, no te pongas a llorar. - Le dijo, ella hizo una mueca.
- A ti no te importa. - Dijo en el mismo tono. - Mientras nadie se de cuenta, está bien.
- ¿Y yo qué?
- Tú no importas.
- Bueno, es verdad, no me importa. - Con eso ella retomó su paso rápido. No es que fuese tan notorio, realmente era difícil descubrirlo cuando se trataba de esa chica, pero eso no quitaba que él se daba cuenta.

- Buenas, nuevos tripulantes. - El capitan los recibió con una sonrisa, ellos se mantuvieron atentos ¿Ahora qué? - Como dije aprenderán lo que es ser un pirata, pero para ello deben de saber defenderse primero. Frente a ustedes hay armas, me gustaría que tomasen una, la que más les guste, y dependiendo de ello, uno de nuestros compañeros les enseñará su uso.
- No pienso usar un arma… - Se quejó Joly, pero su sorpresa fue ver a Allen avanzar hacia las armas sin pensárselo mucho, seguido de Koujaku, y de Luca. Luego vio a Thara acercarse para observarlas con más atención, mientras que Nea simplemente esperó ahí, y Selene, parecía tan reacia como ella a utilizar algo como eso.
- Bueno, no sería extraño. - El castaño que reconocía como uno de los hermanos de Elizabeth se acercó. - Elizabeth no usaba armas convencionales.
- ¿A qué te refieres?
- No sé si será tu caso, pero por el momento. - Le pasó una espada. - Puede ganar un poco de práctica con esto. Jolyne solo la miró con desprecio, pero él insistió y no tuvo más opción que tomarla. Y era pesada. Ella poseía fuerza, pero tampoco era un Hércules, y eso pesaba lo suficiente para querer dejarla en el suelo.
- Esto está interesante. - La voz de Koujaku resonó. Se lo podía ver con una espada enorme, solo por un poco no era de su tamaño, y lo peor del caso parecía no tener problema con su peso.
- La verdad sí. - Allen tomó una tipo sable, que también aparentaba peso por su concentración de metal en casi al final del sable.
Nea tomó dos pistolas, las espadas en una lucha ameritaban mucho acercamiento, y no tenía ganas de ello. Y eso lo sabía por la televisión.
Luca por su parte tomó dos espadas, y Thara en cambio prefirió no acercarse, aun en esa época seguía siendo violencia. Aunque los demás parecían ceder de a poco a la utilización de aquellos artefactos, no es que todos estuviesen de acuerdo con ello, pero negarse no era la mejor opción, así que al final lo mejor era aprender a defenderse en un mundo que no conocían ¿Y qué mejor que con los que conocían ese mundo mejor que nadie?

Piratas.

Selene se acercó sin convencerse realmente, no estaba segura, y tampoco quería, estaba acostumbrada a usar armas de cocina, para hacer comida, o para apuntar a nadie y provocarle una herida de muerte… Eso no era para ella.
- ¿No te gusta ninguna? - Y otra vez, Koujaku se había acercado sin necesidad de decirle nada ¿Por qué parecía que la seguía? O quizá era simplemente su imaginación. Pero la verdad, también creía que lo de el cambio de ropa también lo había hecho pensando en ella, puesto que se había espantado tanto cuando escuchó al otro muchacho apurarlos que estaba pensando realmente en cambiarse con lo primero que viese en ese momento.
- No es algo que me llame la atención.
- Oh, vamos, puedes coger una espada, yo te enseño. - Selene abrió los ojos grandes.
- ¿Sabes usarla? - Preguntó, él ya se había amarrado el arma a la espalda.
- Algo así. Aunque esta de acá es muy pesada para ti. - La señaló. - Igual, no sería malo saber que estilo usan aquí, y hay que ver quien me enseñará también. - Observó a su rededor, y a la única que vio con una espada así, fue a una chica de cabellos naranjas. Vaya que de alguna manera fue sorpresa, pero le agradaba.
- Veo que te entusiasma. - Dijo bajando la mirada, realmente… ¿No podía ir a casa?
Kou la observó un momento y bajó a su altura.
- Está bien, no creo que te obliguen tampoco, por ahora puedes decir que no te sientes bien.
- Esta no es la escuela.
- Podría funcionar igual - Sonrió. - O podemos preguntar si no necesitan ayuda en alguna otra cosa que no tenga que ver con esto. - Señaló las que quedaron en el suelo.
- ¿Por qué me ayudas tanto? - Se le salió preguntar. Koujaku abrió los ojos perplejo.
- Bueno… Es que… No sé, simplemente creo que aun estamos en primaria. - Sonrió. - Claro, no al completo porque estás cambiadísima físicamente, eres una mujer preciosa. - Dijo tranquilo, Sel sintió sus mejillas arder. - Pero, estamos en una situación complicada ¿Bien? Debemos ayudarnos entre todos. - Concluyó. - No te preocupes, no le diré a tu novio que te cambiaste en una habitación donde antes se cambiaron hombres. - Posó su mano frente a ella, como una promesa seria. Selene no sabía cómo decirle que dejara de decir cosas que no son. - Por ahora, vamos a ver qué nos dice el capitán.
- ¿El Capitán? - Tragó fuerte.
- Por supuesto, parece comprensivo, ya veremos.


Liiiiistoooooo (?
No he definido los trajes porque agh, pereza, pero al menos los de mis personajes, son los mismos de su apariencia xD
Con eso dicho, lallalallalala ~ (?
avatar
Fire.
.::♡.Moder*Contest.♡::.
.::♡.Moder*Contest.♡::.

Leo Femenino Ecuador

Edad : 21
Cumpleaños!! : 03/08/1996
Mi llegada : 30/06/2010
Mis Mensajes : 1261
<b>Listones</b> 288 <b>Medallas</b> 1110

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll] New Generation

Mensaje por *Sab--loid09* el Vie 27 Abr - 20:45

-Los faltantes -Apresuró un hombre con una bandana en la cabeza.
-Tranquilo, Kiefer, déjalos escoger -Calmó el capitán, aunque sólo logró recibir una mueca de desconfianza.
-Se tardan -Alegó simplemente.

Koujaku y Allen se enfrascaron en una conversación que, a ojos de los más reacios del grupo, parecía difícil de creer: Estaban ahí, de lo más tranquilos, discutiendo por qué habían escogido cada tipo de espada y lo geniales que eran.

-Esto no está bien -Thara paseaba la mirada por las armas restantes con un gesto de preocupación.
-¿Tú crees? -Le dijo Jolyne, no disgustada con ella sino con la situación, y sujetaba su espada a regañadientes.
-Tranquila, Thari -Llegó Luca a paso calmado- Lo mejor es que tomes una, sólo por precaución, no sabemos cuándo nos tocará defendernos -Ella lo observó relajando el rostro.
-Tienes razón, pero aún así…

Cerró los ojos, tomó aire y exhaló un largo suspiro de derrota. No quería, pero no le quedaba de otra. Analizó los objetos, una espada no sería lo más conveniente por ahora ya que no estaba acostumbrada. Quizás… ¿Una pistola? Le estremecía sólo de pensarlo, pero al menos parecía más sencilla de dominar que el resto de las armas, así que tomó una que le pareciera cómoda a su agarre.

-¿Y tú? -La pelirrosa se giró hacia Lyon.
-Hmm -Posó una mano en su barbilla- Esta -Soltó inexpresivo, empuñando un rapier- ¿Por qué la pregunta?
-Nada, vi que los demás ya estaban tomando las suyas -Se encogió de hombros.

La situación no ayudaba a la albina del grupo, quien observaba a sus compañeros escoger poco a poco un arma que les conviniera, incluso los que no estaban de acuerdo con ello. Se estaba poniendo nerviosa pues ni quería tomar un arma, ni sabía cuál elegir aunque fuese a la fuerza, estaba sumamente indecisa. Y luego de ver a Lyon empuñar ese fino armamento, se percató de que era la única desarmada de todos, esto sólo aumentó su nerviosismo y miró rápidamente de reojo a la tripulación, no quería imaginar qué harían si se daban cuenta. Viendo cómo eran, y sus costumbres piratas, capaz la tacharían de cobarde, o débil, quizás inútil… Más allá que ofenderla, esto la asustaba porque podrían tomar medidas contra ella: Algún castigo o… Tirarla por la… ¿borda? Pensó al recordar las películas de piratas. Tragó saliva con fuerza justo un segundo antes de ser llamada por el capitán.

-Tú, la de cabello blanco -Llamó con un tono sereno pero imponente.

Ante esto, ella dio un leve respingo y casi se ahoga con la saliva que acababa de tragar. La llamada de Crown alertó a todos, incluso a sus compañeros, quienes guardaron silencio con una rapidez que pareció cortar el ambiente de charla anterior con un cuchillo. Koujaku, quien había estado con ella antes, giró el rostro rápidamente. Mostraba una expresión seria poco común en él, estaba claro que se encontraba alerta y algo sorprendido por lo repentino del llamado.

Selene avanzó aunque sentía que sus piernas pesaban toneladas, y se plantó frente al capitán, a unos dos metros, sus ojos bien abiertos y el resto de su expresión estática.

-¿No vas a tomar nada? -Preguntó casi incrédulo.
-Es que yo… -Soltó en un tono suave, que sólo los que estaban tan cerca como Crown podrían escucharla.
-Como pirata, o al menos parte inicial de ellos, debes hablar con claridad -Rezó Joseph despreocupado.
-E-es que no… -La incertidumbre sumada al montón de miradas sobre ella, le estaban haciendo una mala jugada.
-¿No te convence ninguna? -Crown alzó una ceja, no quería perder tiempo en algo así, pero se le hizo extraño que sólo una persona estuviera desarmada.
-No… Bueno, es que… -Y el capitán separó los labios para hablar nuevamente, pero fue interrumpido.
-Capitán, hay que recordar que no todo el mundo es igual -Se adelantó una mujer de cabellos castaño oscuro y ojos azules- Déjeme hablar con ella -Pidió, entre seria y serena.
-¿Alguna razón por la que quieras hacer eso tú? -Dean la miró sin entender.
-No, sólo aligero las tareas, así ustedes empiezan a repartirse la preparación de los novatos -Pasó su mirada del peliplateado de vuelta a Crown- Luego me avisan qué me tocó hacer -Habló con decisión- Tú, ven.

La albina miraba aún atónita, cuando la mujer la tomó del brazo sin hacer fuerza y la alejó un poco. Sentía las miradas de sus compañeros aún sobre ella y caminó con la cabeza gacha, su mente se debatía entre la vergüenza y el miedo.

-A ver, ¿Qué ocurre? -La castaña se apoyó en el borde del barco con tranquilidad.
-No estoy… acostumbrada -Susurró. Desde ahí pudo ver el amplio y oscuro mar sobre el que descansaba la embarcación, y un escalofrío le recorrió toda la espalda. Así que optó por alejarse unos pasos aún manteniéndose frente a la fémina.
-Ya veo… Mmm, bueno. ¿En qué destacas? ¿Fuerza? ¿Puntería? ¿Velocidad?
-… -Se lo pensó un poco, pero sentía que no era hábil para nada en ese mundo, aunque luego recordó- Puntería, creo… Un poco.
-Armas de largo alcance entonces -Se encogió de hombros- ¿Te escabulles con facilidad?
-Eh… Sí… -Balbuceó.
-Perfecto. Espera aquí.

La mujer caminó hasta donde tenían el resto de las armas, y Selene la siguió con la mirada para después observar a su grupo: Los piratas parecían estar siendo asignados para enseñarles los gajes del oficio. Rápidamente, la castaña regresaba con ella.

-Éstas te servirán -Le extendió un estuche, que Sel abrió para descubrir una colección de pequeñas cuchillas muy filosas.
-No creo poder… -Y la otra la miró atentamente, como analizándola.
-Peculiar. Entiendo. Entonces, si no te sientes dispuesta por el momento a usarlas -Señaló las armas, que brillaban con el reflejo del Sol- Tendrás que cubrir alguna tarea o te echarán -Selene volvió a tragar con fuerza.
-¿Qué podría hacer?
-Mmm… Limpiar, aunque eso es agotador, teniendo en cuenta como son este montón de… -Se detuvo- tripulantes. Eh, a ver. Ayudar a quien esté en el timón con un mapa -La albina rápidamente negó, lo que menos se le daba era la orientación- De acuerdo, entonces… Hacerle mantenimiento a los cañones, velas y sogas, aunque eso nos toca a todos por turnos de cualquier manera… Mmm… Cocinar, o quizás…
-¡Sí! -Exclamó de repente, aunque sin subir casi la voz.
-¿Mm? -Ella la miró algo sorprendida.
-Puedo cocinar, es decir… Bueno, se me da bien -Se explicó torpemente.
-Perfecto, le llegas como ángel a ella… -Sonrió.
-¿Quién?
-Ven, te llevaré a conocer a alguien -Se encaminó.
-¿Cuál es su nombre, disculpe? -Preguntó con suavidad.
-Tutéame, tutéalos a todos aquí o se pueden burlar -Le advirtió sin dejar su calma- Exceptuando al capitán, claro -Se acomodó el cabello que bailaba un poco con la brisa- Soy Alice Young, ¿Y tú?
-Yo… -No importaría dar su nombre, la época era totalmente ajena a la suya y Alice parecía buena persona, aunque muy decidida- Selene Bright. Sel, para hacerlo más corto -Esbozó una muy pequeña y casi débil sonrisa.
-De acuerdo, Sel. Sígueme.

Y la condujo al interior del barco, a través de algunos pasillos, para presentarle a alguien que se llamaba Lisa. Oh, y Connor, dijo algo de que venían en combo pero no le entendió muy bien.


~~~~~~
En primera, disculpen la mayoría de protagonismo en Sel, pero de alguna manera tenía que explicar las cosas xD
Reservé pensando en añadir más cosas pero nah~ únicamente edité un poco algunas partes de lo que ya tenía, lol. Y bueno, disculpen por la espera.
En cuanto a vestimenta, la ropa de pirata de Sel es la misma que en su ficha.
avatar
*Sab--loid09*
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.
.::░ღAdmin~Contest.ღ░::.

Cáncer Femenino Sin Bandera

Edad : 20
Cumpleaños!! : 09/07/1997
Mi llegada : 29/11/2009
Mis Mensajes : 1637
<b>Listones</b> 245 <b>Medallas</b> 1528

http://sab--loid09.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: [Roll] New Generation

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.